ANÁLISIS | 5 razones por las que los demócratas deberían sentir pánico por lo que podría pasar en 2022

(CNN) — Este martes por la noche fue un desastre para los demócratas a nivel nacional. Punto.

Perder la carrera para gobernador de Virginia en un estado que el presidente Joe Biden había ganado por 10 puntos porcentuales solo un año antes ya es suficientemente malo. Pero la sorprendente cercanía de la carrera para gobernador de Nueva Jersey, junto con el rechazo de una medida electoral para reemplazar al departamento de policía en Minneapolis, sugiere que existe una amplia insatisfacción en el país por cómo los demócratas han manejado el poder que se les otorgó en 2020.

A continuación se presentan cinco razones por las que en este momento los demócratas deberían comenzar a entrar en pánico por las elecciones intermedias de 2022:

1. Donald Trump ya no es el hombre aterrador que alguna vez fue. Durante la totalidad de la presidencia de Trump, los demócratas tenían una fórmula simple para acelerar su base: recordarle a la gente quién estaba en la Casa Blanca. Trump era tan repugnante para los votantes demócratas, y también para muchos votantes indecisos, que cualquier candidato con una “R” después de su nombre corría el peligro de ser hundido por la mera mención de que ocupaban el mismo partido que el presidente.

Los resultados de este martes por la noche sugieren que Trump ya no evoca esa misma reacción apasionada. Lo que no quiere decir que sea muy querido. No lo es. Solo el 42% de los votantes de Virginia dijeron que tenían una opinión favorable del expresidente, mientras que el 54% tenía una opinión desfavorable. (Por lo que vale, los números de Biden fueron similares; el 45% aprobó el trabajo que está haciendo, mientras que el 54% lo desaprobó).

8 conclusiones de las elecciones de 2021 en Estados Unidos

Pero el hecho de que Trump no les gustara no fue el problema de la votación este martes como lo había sido en años anteriores. El exgobernador Terry McAuliffe pasó la totalidad de la campaña de Virginia tratando de vincular al republicano Glenn Youngkin con Trump. Pero con Trump fuera de la Casa Blanca, y con su perfil significativamente reducido debido a su prohibición en Twitter y Facebook, ese argumento no tuvo relevancia.

El odio por Trump no llevó a la base demócrata a las urnas como lo hizo en 2020. Y para los votantes indecisos, no estaban convencidos de que elegir a Youngkin, un hombre de negocios que se hizo un nombre en la campaña electoral vistiendo chalecos de vellón, era un clon de Trump.

2. Los suburbios vuelven a estar en juego. Tanto Virginia como Nueva Jersey están repletas de suburbios. (El norte de Virginia está dominado por personas que trabajan en Washington. Nueva Jersey tiene las metrópolis de la ciudad de Nueva York y Filadelfia limítrofes). Lo cual fue una muy buena noticia para los republicanos este martes.

Una mayoría significativa de los votantes (61%) en Virginia vivía en los suburbios y Youngkin ganó ese grupo del 53% al 47% sobre McAulliffe, un cambio sorprendente desde el margen de 8 puntos de Biden sobre Trump en los suburbios de Virginia en 2020. Algunas (¿muchas?) de las ganancias republicanas en los suburbios se pueden atribuir a que Trump no está en la boleta electoral o en el cargo. (Trump era especialmente poco atractivo para los votantes de los suburbios, especialmente las mujeres).

Pero, al menos en el caso de Virginia, el énfasis de Youngkin en la educación, desde los administradores “despertados” hasta las restricciones por el covid-19 y la teoría crítica de la raza, resonó entre los habitantes de los suburbios en formas que los republicanos han luchado por hacer últimamente.

Youngkin terminó ganando entre las mujeres blancas por 14 puntos un año después de que Trump las perdiera por 1 punto.

3. El “despertar” es un problema importante. Que Youngkin se postulara y ganara sobre la educación debería ser una llamada de atención para todos y cada uno de los funcionarios electos demócratas y los estrategas de partidos en el país.

La educación ha sido durante mucho tiempo un tema demócrata, pero Youngkin pudo darle la vuelta al enfocarse en la idea de que los maestros y administradores “despertaron” presionando a los niños, desde temas transgénero hasta razas, que son simplemente inapropiados. Entre 1 de cada 4 votantes de Virginia que dijeron que la educación era el problema más importante que enfrentaban los votantes, Youngkin ganó por 11 puntos.

“La gente quiere el centro, no las tonterías del despertar o la imbecilidad de Trump”, tuiteó Anthony Scaramucci, republicano y exaliado de Trump. Van Jones de CNN estuvo de acuerdo en gran medida, y señaló que su partido se ve como “molesto y ofensivo y parece fuera de contacto de formas que no creo que aparezcan en nuestros feeds, cuando miramos nuestra cámara de eco”.

Es difícil no ver el éxito de los mensajes de Youngkin sobre educación como una reacción a la cámara de resonancia liberal, más destacada en Twitter, que busca decirle a la gente lo que pueden decir y lo que no pueden.

El republicano Youngkin gana la carrera para gobernador de Virginia, según proyecciones de CNN

Ese rechazo a la corrección política estuvo en el centro del atractivo de Trump para los votantes y parece haber continuado incluso después de que dejó el cargo.

4. Las personas saben quién está a cargo y no les gusta lo que ven. En el musical “Hamilton”, el personaje de George Washington le dice a Hamilton que “ganar fue fácil, joven, gobernar es más difícil”.

Esa es la lección que los demócratas han aprendido durante los primeros 10 meses de este año, ya que han luchado por encontrar formas de aprobar las principales piezas de la agenda de Biden, incluso mientras controlan todas las principales palancas del poder ejecutivo y legislativo en Washington.

Las últimas seis semanas fueron desastrosas para las posibilidades del partido, con sus desacuerdos entre liberales y moderados sobre el llamado proyecto de ley de infraestructura “dura” y el proyecto de ley de red de seguridad social más costoso a la vista todos los días. Cuando los votantes le entregan el control total de Washington, esperan que se hagan las cosas. Y los votantes, especialmente los votantes de base demócrata, no ven el tipo de logros que esperaban a principios de año. Y eso conduce a la infelicidad y la apatía, ninguno de los cuales es un fuerte motivador para votar.

5. La base republicana está en llamas. En las encuestas previas a la carrera de Virginia, parecía haber una gran brecha de pasión entre las bases de los dos partidos, con los republicanos extremadamente entusiasmados para votar y los demócratas, bueno, menos. Eso nació en las encuestas a boca de urna este martes.

Casi la mitad de los votantes de Virginia, el 46%, dijeron que “desaprueban firmemente” la forma en que Biden estaba manejando la presidencia. Ese número fue el doble del 23% que dijo que aprobaba “firmemente” cómo Biden está haciendo el trabajo. Ese tipo de disparidad es un veneno electoral absoluto para los demócratas.

El demócrata Phil Murphy, enfrascado en la apretada carrera para gobernador de Nueva Jersey

“La lección una y otra vez en la política estadounidense reciente es que se puede formar una coalición más grande y enérgica en *oposición* a algo en lugar de *apoyarlo*”, tuiteó el reportero Alex Roarty. “El público tiene una idea mucho mejor de lo que no quiere que de lo que quiere”. Desde “Vamos Brandon” a la oposición a las órdenes de vacunación de Biden, está claro que la base republicana, para tomar prestada una frase, está encendida y lista para comenzar. Y la base demócrata, bueno, no.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up