Víctima de una serie de homicidios en Atlanta recibe su lápida más de 40 años después de su muerte

(CNN) — Durante más de 40 años, el cuerpo de un niño asesinado durante una serie de homicidios que amenazaron a Atlanta ha descansado en una tumba sin nombre en una loma cubierta de hierba aproximadamente a 90 kilómetros al suroeste de la ciudad.

Esa situación cambió este domingo cuando un grupo de activistas, familiares y dueños de negocios locales se unieron para develar una lápida a nombre de Anthony Bernard Carter, quien fue encontrado muerto a puñaladas en julio de 1980 cuando tenía 9 años.

La lápida, que está hecha de granito y presenta pequeñas flores grabadas, se colocó cerca de donde la familia cree que fue enterrado Carter, en un cementerio en su ciudad natal de Hogansville, Georgia, para proporcionar un cierre para su familia, que espera que la reapertura de la investigación sobre los asesinatos de niños en Atlanta resuelva definitivamente el caso de Carter.

Las autoridades reabrieron la investigación en marzo de 2019 sobre los asesinatos que tuvieron lugar entre las décadas de 1970 y 1980 para volver a examinar la evidencia, con la esperanza de que los avances tecnológicos puedan apuntar a un asesino definitivo en los casos, la mayoría de los cuales nunca se resolvieron.

De Ted Bundy a Sam Little, asesinos seriales y casos sin resolver que asediaron a Estados Unidos

La muerte de Carter ha cobrado especial importancia para Hazel Jenkins, su tía de 85 años. Carter se quedaba con Jenkins a menudo después de que su madre Vera se fuera a Atlanta por una razón desconocida a fines de la década de 1970, dijo por teléfono a CNN Jenkins, que es la hermana mayor de Vera.

“No tuvo una buena vida. Nunca tuvo la oportunidad”, dijo Jenkins, llorando. “Era un niño dulce”.

Rearmando la historia

Carter nació el 31 de agosto de 1970 en Hogansville, del condado de Troup, que en 1980 albergaba a unas 50.000 personas, según datos del censo de Estados Unidos publicados por Associated Press.

Nicholas Burnston recuerda jugar con su primo menor cuando eran niños. “Anthony era un joven musculoso y sonriente que era muy inteligente y acababa de pasar al quinto grado”, dijo Burnston a CNN. “Era un niño inteligente. Era rápido. Tenía una velocidad que nadie podía igualar, nadie. Siempre sonreía”.

A Carter le gustaba comer sándwiches de mortadela y jamón condimentado, junto con pollo frito, su comida favorita, dijo Burnston.

“Pienso que habría sido jugador de fútbol”, dijo Burnston. Carter vivía principalmente con su abuela, pero se mudaba entre las casas de otros miembros de la familia y, en más de una ocasión, fue sorprendido durmiendo en un campo de béisbol de Hogansville, dijo Burnston.

Esta foto muestra a niños desaparecidos y asesinados en Atlanta. Anthony Bernard Carter es el que se ve junto a la letra N

Una de las casas donde vivía Carter pertenecía a la bisabuela de LaTunya Bright. Bright también es prima de Carter.

“Anthony era un niño muy agradable e inteligente. Era un poco más bajo que todos, era rechoncho. Era muy rápido cuando se trataba de deportes”, dijo Bright a CNN por teléfono.

Parte de la razón de la vida nómada de Carter fue porque su madre vivía en Atlanta, dijo Burnston.

“Su madre no le prestó la atención que necesitaba. Su padre…no amaba a Tony; no estaba allí”, dijo Burnston.

En un intento por darle a Carter algo de estabilidad, dejó Hogansville en el verano de 1979 hacia Atlanta para reunirse con su madre.

Aproximadamente un año después, el 7 de julio de 1980, Carter fue encontrado “muerto, descompuesto, boca abajo en un banco cubierto de hierba en la parte trasera de un almacén”, según el informe del médico forense del condado de Fulton.

Carter había sido apuñalado varias veces en el pecho y la espalda, según el informe.

En un relato escrito de los detalles que rodearon la muerte de Carter, que fue firmado por la exrepresentante estatal Mildred Glover, Vera describió el momento en que vio a su hijo en la morgue.

“Vi un horror que nunca abandonará mi mente”, dijo Vera Carter. “Me desmayé ante la conmoción del cuerpo mutilado de mi hijo”.

Carter fue la octava víctima en lo que se conocería como los asesinatos de niños en Atlanta. Su cuerpo fue transportado de regreso a Hogansville donde fue enterrado el 12 de julio de 1980, dijo Vera en su relato.

La historia de Aileen Wuornos, la asesina en serie de las carreteras de Florida

Vera Carter nunca volvió a ser la misma, dijo Glover, quien también fue el fundador de una organización de padres de niños asesinados, quien habló con el diario
The Atlanta Journal-Constitution, ahora desaparecido.

“Muchos de los otros padres podrían involucrarse en conversaciones sobre otras cosas. Pero las conversaciones de Vera serían sobre Anthony”, dijo Glover, quien sostuvo reuniones en su casa con los padres, en ese momento, según el diario. “Ella hablaba de los momentos que habían pasado y de cómo lo encontró tan mutilado. Solo lloraba cuando llegaba a esa parte”.

Vera Carter fue asesinada a tiros a fines de septiembre de 1986 después de tener una discusión con su vecino, informó el periódico. Tenía 34 años.

Meses conmemorativos en ciernes

Familiares de Anthony Bernard Carter durante la presentación de la lápida (Photo by Elijah Nouvelage/Getty Images)

Una representación artística de Carter se colocó al frente de la Iglesia Bautista de Springfield este domingo, donde más de tres docenas de personas se reunieron para recordar al niño y “honrar su legado y su vida”, dijo el pastor Collier Starks desde el púlpito.

“Anthony Carter era un niño. La vida de Anthony Carter importaba”, dijo Collier. “Vinimos para terminar asuntos pendientes”.

Sentado en la parte trasera de la iglesia estaba Burnston quien, después de ver un especial de televisión sobre los asesinatos de niños en Atlanta hace algunos años y notar la poca atención que recibió Carter, estaba decidido a asegurarse de que su primo no fuera olvidado.

“Solo hablaron de él durante cinco segundos”, dijo Burnston, recordando el especial de televisión. Burnston se conectó con Amie Davis, una benefactora privada, este verano después de que ella se uniera a un grupo de Facebook para los niños desaparecidos y asesinados de Atlanta del que él formaba parte.

“Cuando vino a verme en julio, le pregunté específicamente si quería que interviniera e intentara hacer algo. Dijo que absolutamente sí”, dijo Davis, recordando su conversación con Burnston sobre la creación de una lápida para su primo. “La razón por la que finalmente pregunté fue porque había algo diferente en la forma en que Nicholas estaba hablando de eso. Una tristeza diferente”.

Davis trabajó con Sunshine Lewis, fundadora de Grace and Mercy Concierge Bereavement Services en Atlanta, William Murray, propietario de William Gayleano Murray and Son Funeral Home, y otros para coordinar y crear la lápida.

En homenaje a Carter, el alcalde de Hogansville, Bill Stankiewicz, declaró el 24 de octubre de 2021 como un día de recuerdo.

“Se les pide a todos los habitantes de esta ciudad que hagan una pausa y reflexionen sobre una vida trágicamente truncada”, dijo Stankiewicz este domingo, leyendo la proclamación que le presentó a Jenkins.

En busca de un cierre para el caso de los asesinatos de niños

Hazel Jenkins, tía de Anthony Bernard Carter, es abrazada por el pastor Collier Starks y Bill Stankiewicz, alcalde de Hogansville.

Si bien la inauguración del monumento ayudó a proporcionar un cierre para la familia Carter, no es suficiente, dijo Bright.

“No tenemos a una persona que realmente haya matado a Tony”, dijo Bright. “Todos sentimos que Wayne Williams no fue el que mató a Tony. Y no soy solo yo, son todos los miembros de la familia Carter excepto uno o dos”.

Wayne Williams, el hombre implicado como el principal sospechoso de los asesinatos y que fue condenado en dos de las muertes, fue condenado a cadena perpetua en 1982. Williams afirma que es inocente y dijo que Atlanta estaba “presa del pánico” por los asesinatos y estaba decidida a condenar a un hombre negro porque arrestar a un hombre blanco podría haber provocado una guerra racial, según una entrevista que hizo con CNN en 2010.

El sentimiento de Bright fue compartido por otros miembros de la familia, incluido Burnston, que esperan que el esfuerzo de la alcaldesa Keisha Lance Bottoms para identificar a un nuevo sospechoso dé sus frutos.

El 18 de octubre, Bottoms tuiteó que los investigadores estaban viajando a Salt Lake City para proporcionarle a un laboratorio privado que trabaja con ADN antiguo “evidencia de los casos de niños desaparecidos y asesinados”.

“Tengo la más sincera esperanza de que haya respuestas concretas para las familias”, tuiteó Bottoms.

La evidencia de fibra se volvió a analizar en los 30 casos, y los investigadores también han extendido el cronograma de 1970 a 1985, para ver si hay niños o víctimas adicionales que puedan haber sido pasados ​​por alto, dijo la alcaldesa.

Hollie Silverman, Madison Park y Eliott C. McLaughlin de CNN contribuyeron a este informe.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up