Los precios de la gasolina en EE.UU. están en su máximo de 7 años y Biden no puede hacer mucho al respecto

Nueva York (CNN Business) — Los estadounidenses están sintiendo dolor a la hora de poner gasolina en sus autos, y la Casa Blanca puede hacer poco para protegerlos.

Los precios más altos del petróleo y la gasolina desde 2014 están ensombreciendo la recuperación económica de la recesión por covid-19. El impacto de las acciones energéticas amenazan con intensificar el mayor susto de inflación del país en más de una docena de años.

La gasolina a US$ 3 el galón también plantea serios problemas políticos para el presidente Joe Biden, a pesar de que la culpa de los republicanos está fuera de lugar en gran medida. A los votantes no les gustan los altos precios de la gasolina y, sea justo o no, tienen un historial de culpar a quienquiera que esté en la Casa Blanca.

Hay “una creciente preocupación en la Casa Blanca por una peligrosa subida de precios que podría descarrilar la recuperación global”, escribió Helima Croft, jefa de estrategia de materias primas de RBC Capital Markets, en una nota a sus clientes esta semana.

La administración Biden ha dicho que “todas las herramientas en la caja de herramientas” están bajo consideración para combatir los altos precios de la energía.

Desafortunadamente, las fuentes de la industria dicen que la caja de herramientas es bastante limitada en este momento. Y algunas opciones que pueden estar bajo consideración podrían empeorar la situación.

Los precios de la gasolina en Estados Unidos están en un máximo de 7 años, justo a tiempo para el Día de los Caídos

Pronostican subida del petróleo a US$ 90 por barril 1:01

Diplomacia energética

El plan A era conseguir que la OPEP y sus aliados, conocidos colectivamente como OPEP+, abrieran los grifos. Eso no ha tenido éxito, al menos hasta ahora.

La OPEP+ anunció el lunes que solo agregaría suministro gradualmente al mercado, negándose a atender las llamadas de la Casa Blanca para aumentar drásticamente la producción.

La noticia de la OPEP+ hizo que el crudo estadounidense subiera por encima de los 79 dólares el barril por primera vez desde el 14 de noviembre.

Los precios en el surtidor también continúan subiendo. El precio promedio nacional de la gasolina regular subió a US$ 3,24 el galón el jueves, frente a los 2,18 dólares de hace un año, según AAA.

Señales contradictorias sobre el aprovechamiento de las reservas de petróleo de emergencia

La secretaria de Energía, Jennifer Granholm, sugirió esta semana que la administración Biden está considerando un Plan B, y posiblemente un Plan C.

A Granholm se le preguntó en la Cumbre de Estrategias de Transición Energética del Finantial Times si tendría sentido volver a liberar barriles de la Reserva Estratégica de Petróleo, la reserva de crudo de emergencia del país.

“Es una herramienta que se está considerando”, dijo Granholm, y agregó que “ciertamente el presidente lo considerará”.

Los precios del petróleo estadounidenses cayeron brevemente por debajo de los 75 dólares el barril luego de esos comentarios sobre la Reserva Estratégica de Petróleo (SPR, por sus siglas en inglés), que la administración Biden aprovechó el mes pasado a raíz del huracán Ida.

Sin embargo, el Departamento de Energía luego retiró los comentarios de Granholm, diciendo que “no hay un plan inmediato” para aprovechar la SPR. Tras esa aclaración, el crudo se recuperó cerca de 79 dólares el barril.

Gasolina: estas son las razones del aumento de su precio 3:54

“Llevar una pistola de agua a una pelea”

En cualquier caso, las fuentes de la industria se muestran escépticas de que aprovechar el SPR unilateralmente haría una mella significativa en los altos precios de la energía.

“Sería un gran error, como llevar una pistola de agua a una pelea”, dijo Bob McNally, presidente de la consultora Rapidan Energy Group. “Necesitas un cañón. La SPR es demasiado pequeña”.

De hecho, Goldman Sachs dijo que liberar hasta 60 millones de barriles de petróleo de la SPR solo sería de “ayuda modesta”, reduciendo el pronóstico de fin de año del banco de Wall Street para el crudo Brent de US$ 90 en solo US$ 3.

“El momento de tal lanzamiento de la SPR es sorprendente”, escribieron los estrategas de Goldman Sachs en una nota a los clientes el miércoles. “Aunque los precios del petróleo han aumentado este año, históricamente no son elevados”.

Goldman Sachs señaló que desde el año 2000 se han anunciado ventas pasadas a un precio promedio de US$ 93 el barril de Brent, ajustados por inflación.

Otro problema: si la liberación de barriles de la SPR funcionó para hacer bajar los precios del petróleo, podría disuadir a las compañías estadounidenses de petróleo de esquisto de aumentar la producción de petróleo (permanece por debajo de los niveles anteriores al covid-19, incluso cuando los precios se han recuperado más que completamente).

Una nueva demora en la producción de esquisto de Estados Unidos afectaría la producción de gas natural, “empujando los precios del gas natural de Estados Unidos fuertemente al alza”, señalaron los estrategas de Goldman Sachs. Los precios del gas natural en Estados Unidos casi se han triplicado durante el último año, lo que aumenta el riesgo de mayores costos de calefacción y electricidad en los próximos meses.

“Creemos que tales acciones podrían resultar perversamente inflacionistas”, escribieron los estrategas de Goldman Sachs sobre el comunicado de la SPR.

“Verdaderamente desastroso”

Pasemos al Plan C.

Hablando en el evento del FT, Granholm no descartó el paso más extremo de prohibir las exportaciones de petróleo.

“Es una herramienta que no hemos utilizado, pero también es una herramienta”, dijo Granholm. “Tenemos un proceso intergubernamental en curso. Como dijo [la secretaria de prensa de la Casa Blanca] Jen Psaki, todas las herramientas están sobre la mesa. Pero algunas están más disponibles que otras”.

Sin embargo, el Departamento de Energía también retrocedió, diciendo que no hay un plan inmediato para prohibir las exportaciones de petróleo.

Algunos observadores del petróleo son escépticos.

“No estoy seguro de que Jennifer Granholm se haya vuelto completamente deshonesta. Ella está telegrafiando la preocupación en la administración sobre los precios del petróleo y la gasolina, y una crisis energética más amplia a nivel mundial”, dijo Croft, analista de RBC, a CNN en una entrevista.

McNally, anteriormente asesor de energía del expresidente George W. Bush, ve entre un 5% y un 10% de posibilidades de que Biden inicie el largo proceso de prohibición de las exportaciones de petróleo, una decisión que desaconsejó enfáticamente.

“Eso sería verdaderamente desastroso y contraproducente”, dijo McNally.

El problema es que el petróleo es un producto básico que se comercializa a nivel mundial, y los precios del gas en Estados Unidos los establece el Brent, la referencia mundial. Si el mundo perdiera repentinamente el acceso al petróleo estadounidense, los precios del crudo Brent probablemente subirían debido a una oferta más débil. Y las refinerías estadounidenses requieren acceso a petróleo extranjero para producir gasolina, combustible para aviones y diesel. No pueden depender únicamente del esquisto estadounidense.

Eso significa que una prohibición de exportación podría ser contraproducente para los conductores estadounidenses.

“Irónicamente, sería particularmente optimista para la gasolina y los productos refinados”, escribieron los estrategas de Goldman Sachs.

El nerviosismo inflacionario responde a las preocupaciones climáticas

Un aumento sostenido de los precios de la energía solo exacerbaría las presiones inflacionarias.

Los precios al consumidor subieron este verano al ritmo anual más rápido desde 2008. El riesgo es que los altos precios en el surtidor impulsen las expectativas de inflación entre los consumidores y los directores ejecutivos, una situación que puede volverse autocumplida.

“Debemos observar esto de cerca. Los individuos construyen expectativas de inflación en torno a sus experiencias más recientes, como en la gasolinera o en las tiendas”, dijo a CNN Roger Ferguson, exvicepresidente de la Reserva Federal.

Todo esto trae a la Casa Blanca de regreso al Plan A: persuadir a la OPEP+ para que devuelva de manera más agresiva la producción que fue dejada de lado durante el apogeo del covid.

Por supuesto, la diplomacia energética con la OPEP podría interferir con otra prioridad este otoño: la diplomacia climática.

Biden se reunirá con los líderes mundiales en Glasgow a finales de este mes en la COP26. Se trata de una cumbre destinada a forjar apoyo para que la economía mundial deje de utilizar los combustibles fósiles.

Detrás de escena, los funcionarios de Biden probablemente se verán obligados a presionar a la OPEP para que produzca más combustibles fósiles. Es solo otro recordatorio de lo complicada que será la transición energética y de lo adicto que sigue siendo el mundo al petróleo.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up