Exclusiva CNN: ‘Algunos son solo psicópatas’: un detective chino en el exilio revela la magnitud de la tortura contra los uigures

(CNN) — Las redadas comenzaron después de la medianoche en Xinjiang.

Cientos de policías armados con rifles fueron de casa en casa en las comunidades uigures en la región del extremo occidental de China, sacando a las personas de sus hogares, esposándolas y encapuchadas, y amenazando con dispararles si se resistían, dijo a CNN un exdetective de la policía china.

“Los capturamos a todos por la fuerza durante la noche”, dijo. “Si hubiera cientos de personas en un condado en esta área, entonces tendría que arrestar a esos cientos de personas”.

El exdetective convertido en denunciante pidió ser identificado solo como Jiang, para proteger a los miembros de su familia que permanecen en China.

En una entrevista de tres horas con CNN, realizada en Europa, donde ahora se encuentra exiliado, Jiang reveló detalles poco comunes sobre lo que describió como una campaña sistemática de tortura contra la etnia uigur en el sistema de campos de detención de la región, afirmaciones que China ha negado por años.

“Patéalos, golpéalos (hasta que estén) magullados e hinchados”, dijo Jiang, recordando cómo él y sus colegas solían interrogar a los detenidos en los centros de detención de la policía. “Hasta que se arrodillan en el suelo llorando”.

China responde a investigación de CNN sobre familias uigur separadas

Durante su estadía en Xinjiang, Jiang dijo que cada nuevo detenido fue golpeado durante el proceso de interrogatorio, incluidos hombres, mujeres y niños de hasta 14 años.

Los métodos incluían encadenar a las personas a una “silla tigre” de metal o madera –sillas diseñadas para inmovilizar a los sospechosos– colgar a las personas del techo, violencia sexual, electrocuciones y ahogamientos simulados. Los reclusos a menudo eran obligados a permanecer despiertos durante días y se les negaba comida y agua, dijo.

“Todos usan diferentes métodos. Algunos incluso usan una barra de demolición o cadenas de hierro con candados”, dijo Jiang. “La policía pisaría la cara del sospechoso y le diría que confesara”.

Los sospechosos fueron acusados de delitos de terrorismo, dijo Jiang, pero cree que “ninguno” de los cientos de prisioneros que estuvo involucrado en los arrestos había cometido un delito. “Son gente común”, dijo.

Jiang dijo que fue enviado a Xinjiang “tres o cuatro” veces desde su puesto habitual en una comisaría de policía en China. Los despliegues a corto plazo vinieron con un pago adicional.

La tortura en los centros de detención policial solo se detenía cuando los sospechosos confesaban, dijo Jiang. Luego, por lo general, los trasladaban a otra instalación, como una prisión o un campo de internamiento atendido por guardias de la prisión.

Para ayudar a verificar su testimonio, Jiang le mostró a CNN su uniforme de policía, documentos oficiales, fotografías, videos e identificación de su tiempo en China, la mayoría de los cuales no se pueden publicar para proteger su identidad. CNN ha enviado preguntas detalladas al gobierno chino sobre sus acusaciones, hasta ahora sin respuesta.

CNN no puede confirmar de forma independiente las afirmaciones de Jiang, pero múltiples detalles de sus recuerdos hacen eco de las experiencias de dos víctimas uigures que CNN entrevistó para este informe. Más de 50 exreclusos del sistema de campos también dieron testimonio a Amnistía Internacional para un informe de 160 páginas publicado en junio, “‘Como si fuéramos enemigos en una guerra’: reclusión masiva, tortura y persecución de musulmanes en Xinjiang en China”.

EE.UU. y aliados anuncian sanciones contra funcionarios chinos por “graves abusos de derechos humanos” contra uigures

El Departamento de Estado de EE.UU. estima que hasta 2 millones de uigures y otras minorías étnicas han sido detenidos en campos de reclusión en Xinjiang desde 2017. China dice que los campos son vocacionales, destinados a combatir el terrorismo y el separatismo, y ha negado repetidamente las acusaciones de abusos contra los derechos humanos en la región.

“Quiero reiterar que el llamado genocidio en Xinjiang no es más que un rumor respaldado por motivos ocultos y una mentira descarada”, dijo Zhao Lijian, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, durante una conferencia de prensa en junio.

El miércoles, funcionarios del gobierno de Xinjiang incluso presentaron a un hombre en una conferencia de prensa que dijeron que era un exdetenido, que negó que hubiera tortura en los campos y calificó esas acusaciones de “mentiras absolutas”. No estaba claro si estaba hablando bajo coacción.

‘Todo el mundo debe dar en el blanco’

La primera vez que Jiang fue enviado a Xinjiang, dijo que estaba ansioso por viajar allí para ayudar a derrotar una amenaza terrorista que, según le dijeron, podría amenazar a su país. Después de más de 10 años en la fuerza policial, también estaba ansioso por un ascenso.

Dijo que su jefe le había pedido que tomara el cargo, diciéndole que “las fuerzas separatistas quieren dividir a la patria. Debemos matarlos a todos”.

Jiang dijo que fue enviado “tres o cuatro” veces desde su puesto habitual en China continental para trabajar en varias áreas de Xinjiang durante el apogeo de la campaña antiterrorista “Mano Dura” de China.

Un guardia patrulla el Centro de Detención Número 3 en Dabancheng, en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang, en el oeste de China.

Lanzada en 2014, la campaña “Mano Dura” (“Strike Hard”, en inglés) promovió un programa de detención masiva de las minorías étnicas de la región, quienes podrían ser enviados a una prisión o un campo de reclusión simplemente por “usar un velo”, dejarse crecer “una barba larga” o tener demasiados hijos.

Jiang mostró a CNN un documento con una directiva oficial emitida por Beijing en 2015, pidiendo a otras provincias de China que se unan a la lucha contra el terrorismo en el país “para transmitir el espíritu de las importantes instrucciones del secretario general Xi Jinping al escuchar el informe sobre trabajo antiterrorista”.

A Jiang se le dijo que se reclutaron 150.000 asistentes de policía de provincias alrededor de China continental bajo un esquema llamado “Ayuda a Xinjiang”, un programa que alentaba a las provincias continentales a brindar ayuda a áreas de Xinjiang, incluidos recursos de seguridad pública. Los puestos temporales fueron económicamente gratificantes: Jiang dijo que recibió el doble de su salario normal y otros beneficios durante su despliegue.

Pero rápidamente Jiang se desilusionó con su nuevo trabajo y el propósito de la represión.

“Me sorprendió cuando fui por primera vez”, dijo Jiang. “Había controles de seguridad por todas partes. Muchos restaurantes y lugares están cerrados. La sociedad era muy intensa”.

La persecución de los uigures no se detiene en la frontera china

Durante las operaciones nocturnas de rutina, Jiang dijo que les darían listas de nombres de personas para perseguir, como parte de las órdenes para cumplir con las cuotas oficiales sobre el número de uigures a detener.

“Todo está planeado y tiene un sistema”, dijo Jiang. “Todo el mundo debe dar en el blanco”.

Si alguien se resistía al arresto, los agentes de policía “sostenían el arma contra su cabeza y le decían que no se moviera. Si te mueves, te matan”.

Dijo que los equipos de policías también registrarían las casas de las personas y descargarían los datos de sus computadoras y teléfonos.

Otra táctica fue utilizar el comité de vecinos del área para convocar a la población local a una reunión con el jefe de la aldea, antes de una detención en masa.

Al describir el tiempo como un “período de combate”, Jiang dijo que los funcionarios trataron a Xinjiang como una zona de guerra, y se les dijo a los agentes de policía que los uigures eran enemigos del Estado.

Dijo que era de conocimiento común entre los agentes de policía que 900.000 uigures y otras minorías étnicas fueron detenidos en la región en un solo año.

Jiang dijo que si se hubiera resistido al proceso, también lo habrían arrestado.

ANÁLISIS | China dice que restringe los abortos para promover la igualdad de género. Los expertos se muestran escépticos

‘Algunos son solo psicópatas’

Dentro de los centros de detención policial, el objetivo principal era obtener una confesión de los detenidos, siendo la tortura sexual una de las tácticas, dijo Jiang.

“Si quieres que la gente confiese, usa el bastón eléctrico con dos puntas afiladas en la parte superior”, dijo Jiang. “Atamos dos cables eléctricos en las puntas y colocamos los cables en sus genitales mientras la persona está atada”.

Admitió que a menudo tenía que jugar al “policía malo” durante los interrogatorios, pero dijo que evitaba lo peor de la violencia, a diferencia de algunos de sus colegas.

“Algunas personas ven esto como un trabajo, otras son simplemente psicópatas”, dijo.

Una “medida muy común” de tortura y deshumanización era que los guardias ordenaran a los presos a violar y abusar de los nuevos presos varones, dijo Jiang.

Abduweli Ayup, un académico uigur de 48 años de Xinjiang, dijo que fue detenido el 19 de agosto de 2013, cuando policías con rifles rodearon un jardín de infancia que había abierto para enseñar a los niños pequeños su idioma nativo.

En su primera noche en un centro de detención policial en la ciudad de Kashgar, Ayup dice que fue violado en grupo por más de una docena de reclusos chinos, quienes habían sido instruidos por “tres o cuatro” guardias de la prisión que también presenciaron el asalto.

“Los guardias de la prisión, me pidieron que me quitara la ropa interior” antes de decirle que se inclinara, dijo. “No hagan esto, lloré. Por favor, no hagan esto”.

Abduweli Ayup dijo que fue violado en grupo por más de una docena de presos chinos que actuaban bajo las órdenes de los guardias.

Dijo que se desmayó durante el ataque y se despertó rodeado de su propio vómito y orina.

“Vi las moscas, como si volaran a mi alrededor”, dijo Ayup. “Descubrí que las moscas son mejores que yo. Porque nadie puede torturarlas y nadie puede violarlas”.

“Vi que esos tipos (se estaban) riendo de mí y (diciendo) es tan débil”, dijo. “Escuché esas palabras.” Dice que la humillación continuó al día siguiente, cuando los guardias de la prisión le preguntaron: “¿Lo pasaste bien?”

Mujeres uigur sobrevivientes de violación narran horrores sufridos en campamento de reclusión en Xinjiang, China

Dijo que fue trasladado del centro de detención policial a un campo de reclusión, y finalmente fue liberado el 20 de noviembre de 2014, luego de ser obligado a confesar un delito de “recaudación de fondos ilegal”.

Su tiempo de detención se produjo antes de la represión más amplia en la región, pero refleja algunas de las supuestas tácticas utilizadas para reprimir a la población de minorías étnicas de las que los uigures se habían quejado durante años.

CNN está esperando la respuesta del Gobierno chino sobre el testimonio de Ayup.

Ahora que vive en Noruega, Ayup todavía enseña y también escribe libros en idioma uigur para niños, para tratar de mantener viva su cultura. Pero dice que el trauma de su tortura permanecerá con él para siempre.

“Es la cicatriz en mi corazón”, dijo. “Nunca la olvidaré.”

‘Nos colgaron y nos golpearon’

Omir Bekali, que ahora vive en los Países Bajos, también está luchando con el legado a largo plazo de sus experiencias dentro del sistema de campamentos.

“La agonía y el sufrimiento que tuvimos (en el campamento) nunca desaparecerá, nunca abandonará nuestra mente”, dijo Bekali, de 45 años, a CNN.

Omir Bekali sostiene su formulario oficial en el que indica que fue puesto en libertad bajo fianza en noviembre de 2018, en espera de juicio.

Bekali nació en Xinjiang de madre uigur y padre kazajo, y se mudó a Kazajstán, donde obtuvo la ciudadanía en 2006. Durante un viaje de negocios a Xinjiang, dijo que fue detenido el 26 de marzo de 2017, y una semana después fue interrogado y torturado durante cuatro días y cuatro noches en el sótano de una comisaría de policía en la ciudad de Karamay.

“Me pusieron en una silla tigre”, dijo Bekali. “Nos colgaron y nos golpearon en la ingle, en las caderas con antorchas de madera, con látigos de hierro”.

Dijo que la policía trató de obligarlo a confesar que apoyaba el terrorismo, y pasó los siguientes ocho meses en una serie de campos de reclusión.

“Cuando me pusieron las cadenas en las piernas por primera vez, comprendí de inmediato que venía al infierno”, dijo Bekali. Dijo que las manos y los pies de los prisioneros llevaban pesadas cadenas, lo que los obligaba a permanecer encorvados, incluso cuando dormían.

Dijo que perdió alrededor de la mitad de su peso corporal durante el tiempo que estuvo allí, y dijo que “parecía un esqueleto” cuando salió.

“Sobreviví de esta tortura psicológica porque soy una persona religiosa”, dijo Bekali. “Nunca hubiera sobrevivido a esto sin mi fe. Mi fe por la vida, mi pasión por la libertad me mantuvo con vida”.

Esta es la agonía de padres uigures en el extranjero con hijos atrapados en China: CNN viajó a Xinjiang para buscarlos

Durante su tiempo en los campamentos, Bekali dijo que dos personas que él conocía murieron allí. También dice que su madre, hermana y hermano fueron internados en los campos, y le dijeron que su padre Bakri Ibrayim murió mientras estaba detenido en Xinjiang el 18 de septiembre de 2018.

Los funcionarios del gobierno de Xinjiang respondieron a las preguntas de CNN sobre Bekali durante la conferencia de prensa del miércoles cuando confirmaron que había estado detenido durante ocho meses por presuntos delitos de terrorismo. Pero los funcionarios dijeron que sus denuncias de tortura y la detención de su familia eran “rumores y calumnias totales”. Su padre murió de cáncer de hígado, dijeron, y su familia “actualmente lleva una vida normal”.

A Omir Bekali le dijeron que su padre murió mientras estaba detenido en Xinjiang el 18 de septiembre de 2018. Los funcionarios chinos dijeron que murió de cáncer de hígado.

‘Soy culpable’

Desde su nuevo hogar en Europa, el exdetective Jiang lucha por dormir más de un par de horas seguidas. El sufrimiento duradero de aquellos que pasaron por el sistema de campamentos pasa por su mente; siente que está cerca de un colapso.

“Ahora estoy entumecido”, dijo Jiang. “Solía arrestar a tanta gente”.

El exrecluso Ayup también tiene dificultades para dormir por la noche, ya que sufre pesadillas de su tiempo de detención y no puede escapar de la sensación constante de que lo están observando. Pero dijo que todavía perdona a los guardias de la prisión que lo torturaron.

“No los odio”, dijo Ayup. “Porque todos ellos son víctimas de ese sistema”.

“Allí se sentencian a sí mismos”, agregó. “Son criminales, son parte de este sistema criminal”.

Abduweli Ayup mira uno de los libros para niños escrito en uigur que usa para mantener vivo el idioma.

Jiang dijo que incluso antes de su estadía en Xinjiang, se había “decepcionado” con el Partido Comunista Chino debido a los crecientes niveles de corrupción.

“Fingían servir al pueblo, pero eran un grupo de personas que querían lograr una dictadura”, dijo. Al huir de China y exponer su experiencia allí, dijo que quería “ponerse del lado del pueblo”.

Ahora, Jiang sabe que nunca podrá regresar a China, “me golpearán casi hasta la muerte”, dijo.

“Me arrestarían. Habría muchos problemas. Defección, traición, filtración de secretos del gobierno, subversión. (Los tendría) todos”, dijo.

“El hecho de que hablo en nombre de los uigures (significa que) podrían acusarme de participar en un grupo terrorista. Me podrían acusar de todo lo imaginable”.

Por primera vez, el papa Francisco se refiere a los uigures de China como “perseguidos” (2020)

Cuando se le preguntó qué haría si se encontrara cara a cara con una de sus antiguas víctimas, dijo que estaría “asustado” y que “se iría inmediatamente”.

“Soy culpable y espero que una situación como esta no les vuelva a suceder”, dijo Jiang. “Espero su perdón, pero sería demasiado difícil para las personas que sufrieron una tortura como esa”.

“¿Cómo le doy la cara a esta gente?”, añadió. “Incluso si solo eres un soldado, eres responsable de lo que sucedió. Necesitas ejecutar órdenes, pero muchas personas hicieron esto juntas. Somos responsables de esto”.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up