En medio de una cascada de crisis, podría empeorar la escasez de combustible en Haití

Puerto Príncipe (CNN) — Un inquietante silencio se cierne sobre el Hospital Universitario de la Paz en el barrio de Delmas de Puerto Príncipe, en Haití.

Los pasos resuenan en los pasillos vacíos. Los pitidos y silbidos normales de los equipos del hospital están ausentes. El caos organizado de una sala de urgencias de la ciudad es sustituido por sillas vacías atadas con cinta de precaución.

La quietud solo se ve atravesada por el llanto ocasional de una niña de unos dos años que está tumbada boca abajo en una cuna de la unidad pediátrica del hospital. Es una de las únicas pacientes admitidas actualmente en el que suele ser uno de los hospitales más grandes y concurridos de Haití.

La gran mayoría de los que se presentan en la puerta principal son rechazados.

“Es demasiado doloroso contar [a cuántos hemos rechazado]”, dijo una residente de primer año de medicina llamada Rachelle, que pidió a CNN que no utilizara su apellido.

El hospital, dijo Rachelle, no puede aceptar pacientes porque simplemente no puede proporcionarles atención.

El Hospital Universitario de la Paz funciona principalmente con generadores, que a su vez funcionan con gasolina. Pero, en medio de una grave escasez de combustible en todo el país, los depósitos están vacíos y el hospital permanece a oscuras.

El puñado de miembros del personal en el lugar -solo dos residentes de primer año y algunas enfermeras- están durmiendo allí. Si se van, es posible que no puedan volver, ya que comprar gasolina en estos días es tan difícil como caro. Además, existe el riesgo de ser secuestrados por el camino, una amenaza creciente en Puerto Príncipe.

La falta de combustible y la amenaza de violencia mantienen al resto del personal del hospital en casa, sin querer o sin poder acudir al trabajo. Por ello, el hospital ha dejado de funcionar.

El líder de la pandilla haitiana afirma que matará a los misioneros secuestrados si no obtiene lo que quiere

Las mujeres embarazadas que están a punto de dar a luz son enviadas a buscar atención en otro lugar. Los tanques de oxígeno están vacíos porque los servicios de transporte para llevarlos a rellenar se han detenido. Los pacientes, incluidos los niños, mueren de forma evitable, según el personal del hospital.

“Es muy triste”, dice otro residente de primer año llamado David. “Me duele mucho. Sin oxígeno, no puedo hacer nada. He tenido que ver morir a algunos bebés”.

La madre de un joven paciente, Ketia Estille, habló con CNN mientras sostenía la mano de su hijo de tres años. Dijo que había estado a punto de morir la noche anterior debido a un ataque de asma.

“El médico tuvo que usar la linterna de su teléfono para ver mientras intentaba dar oxígeno a mi hijo”, dijo. “Es tan grave que casi lo perdemos”.

Hospital Universitario de la Paz en Puerto Príncipe.

Razones de la crisis

La escasez nacional de combustible que cierra los hospitales de Haití ha durado meses, por razones que van desde las secuelas de la pandemia hasta la incompetencia del gobierno y la violencia de las bandas. Pero también está poniendo en evidencia cómo la política petrolera del gobierno haitiano lo prepara para enfrentar una crisis tras otra.

La ley nacional exige que Haití compre el combustible directamente a los vendedores internacionales a través de su Oficina de Monetización de los Programas de Ayuda al Desarrollo (BMPAD, por sus siglas en inglés), que compra el petróleo a los precios del mercado internacional.

Secuestros en Haití son un gran negocio para pandillas 2:46

Pero la ley también exige que la gasolina se venda aquí a un precio no superior a 201 gourdes haitianos por galón, es decir, unos US$ 2. Ese es uno de los precios más baratos del mundo y está muy por debajo de lo que se vendería en un mercado abierto, lo que supone una importante subvención que el gobierno del país, muy endeudado, no puede permitirse.

En su año fiscal 2020, que terminó el 30 de septiembre, el gobierno de Haití perdió el equivalente a unos US$ 300 millones en transacciones de combustible, según el Ministerio de Economía y Finanzas. Al mismo tiempo, los ingresos generales del gobierno fueron un 35% menos de lo esperado, según el banco central.

Sin otras fuentes sólidas de ingresos nacionales para compensar sus pérdidas relacionadas con el combustible, el gobierno a menudo no tiene suficiente efectivo a mano para comprar suficiente combustible para un país de más de 11 millones de personas.

E incluso cuando el gobierno tiene dinero en efectivo, no siempre es el adecuado. “A veces el gobierno tiene el dinero pero no tiene dólares”, dijo el economista haitiano Etzer Emile. “Nadie quiere comprar moneda haitiana en el mercado internacional porque es muy inestable”, explicó.

La capacidad también es un problema, según Emile. Haití no tiene suficiente capacidad de almacenamiento de combustible que le permita comprar grandes cantidades cuando tenga dinero para hacerlo, lo que impide que el país aproveche mejor los momentos en que tiene más dólares para gastar.

EE.UU. expulsó a cerca de 4.600 haitianos desde el 19 de septiembre

Todos estos problemas se pueden disimular más fácilmente cuando el precio internacional del petróleo es bajo. Pero el petróleo barato de Venezuela, que antes era uno de los principales proveedores, se ha agotado, y los precios en los mercados internacionales se han disparado este año, agravando los problemas generados por las insostenibles políticas de combustible de Haití.

Estos problemas estructurales existen desde hace mucho tiempo. Lo que es nuevo, y quizás igual de responsable de la crisis actual, es el creciente poder de las bandas de Haití y su control de las líneas de suministro.

El combustible solo se mueve si las bandas lo permiten

Hay dos lugares principales donde se importa el combustible en Haití, en los puertos de los barrios de Carrefour y Varreux de Puerto Príncipe.

El acceso a estas dos instalaciones depende totalmente de las carreteras nacionales 1 y 2. Todo el combustible que se entrega al resto del país circulará en algún momento por esas carreteras, que atraviesan el corazón del territorio controlado por algunas de las bandas más poderosas de Haití.

Algunos han empezado a aprovecharse de eso, estableciendo bloqueos en las carreteras para impedir que los camiones cisterna accedan al combustible que se entrega en los muelles. Cualquiera, incluido el gobierno, que intente pasar los controles de carretera de las bandas se enfrenta a graves consecuencias.

“Puede que te disparen, que tu camión cisterna explote, que te maten”, dijo un vendedor de combustible que pidió no ser identificado por razones de seguridad. “Si tienes suerte, la banda te secuestrará, y entonces puede que sobrevivas”.

En ocasiones, las bandas han permitido el paso de algunos camiones cisterna, pero solo tras pagar exorbitantes sobornos. Un camión cisterna vacío debe pagar al menos US$ 5.000 para pasar los controles de las bandas, mientras que a uno que lleve combustible le pueden cobrar hasta US$ 20.000, según el minorista.

Asesinato de Jovenel Moïse enfrenta a políticos de Haití 3:13

Las motivaciones de las bandas para bloquear las carreteras no son únicamente monetarias. Jimmy Cherizier, líder de una federación de bandas conocida como G9 que ha estado bloqueando la entrega de combustible, tuiteó el lunes por la mañana: “Exigimos la renuncia de Ariel Henry lo antes posible… La solución para la crisis es la renuncia de Ariel Henry…”

La oficina del Primer Ministro dice que no “trata” con las bandas.

La escasez de combustible afecta a todos los aspectos de la sociedad de Haití

Hay pocas partes de la sociedad haitiana que no se hayan visto afectadas por la escasez. En el mercado negro, un galón de gasolina llega a costar US$ 25, en un país donde muchos sobreviven con unos pocos dólares al día.

Las tensiones sociales aumentan. Las protestas de los haitianos frustrados por la falta total de acceso al combustible han paralizado a veces la vida cotidiana en la capital, con neumáticos quemados y escombros arrojados a las calles con la esperanza de crear el suficiente caos como para que el gobierno se vea obligado a abordar el problema.

En las dos últimas semanas se han convocado dos huelgas generales, en las que los miembros del sindicato del transporte no se han presentado a trabajar y los negocios han cerrado.

La falta de gasolina también ha obligado a algunas de las limitadas industrias más grandes de Haití, que emplean a mucha gente, a detener temporalmente la producción. Incluso la fábrica que produce Prestige, la cerveza más famosa de Haití, se vio obligada a dejar de llenar sus famosas botellas temporalmente, por falta de combustible para hacer funcionar los generadores que alimentan sus instalaciones.

El resultado es una cascada de problemas económicos. Cuando los vendedores tienen que gastar más en gasolina para llevar sus productos al mercado, esos costes se trasladan al consumidor. La tasa de inflación de Haití lleva varios años en los dígitos de la duda, y es casi seguro que seguirá aumentando. Mientras tanto, el crecimiento salarial palidece en comparación. El poder adquisitivo del haitiano medio, que ya es uno de los más bajos del mundo, seguirá disminuyendo.

Una cuestión de vida o muerte

Todavía es demasiado pronto para evaluar las consecuencias de la actual escasez de combustible para la salud pública. Pero cuando Kedner Pierre, el director del mayor centro de tratamiento del cáncer de Haití, Innovating Health International (IHI), se levanta cada mañana, su primera preocupación no es la quimioterapia ni las visitas de los pacientes ni el pago de las facturas: es la gasolina.

“Estamos mendigando, comprando uno o dos galones de gasolina a la vez”, dijo a CNN. “Es completamente insostenible. Estoy extremadamente frustrado”.

El centro sigue atendiendo a los pacientes y haciendo todo lo posible para no interrumpir los servicios cruciales que presta a los haitianos, independientemente de su capacidad de pago.

Pero los efectos de la escasez de gasolina son evidentes en todo el centro. Las máquinas de ultrasonidos y rayos X están inactivas, ya que el generador que las alimenta solo puede funcionar esporádicamente. Las operaciones se cancelan y reprograman en función de la disponibilidad de combustible para el funcionamiento del quirófano.

Un banco de heladeras que se alinean en una pared de una sala oscura llena de medicamentos para quimioterapia está apagado. Pierre pone hielo en las heladeras para evitar que los medicamentos se estropeen.

Se forma una multitud en una gasolinera de Puerto Príncipe.

El centro cuenta con un sistema de energía solar, pero la energía que genera tiene que destinarse a las piezas más esenciales del equipo, incluido el congelador que contiene 2.000 dosis de la vacuna Moderna covid-19.

Aunque el hospital pudiera acoger a más pacientes, muchas personas que necesitan atención no pueden encontrar transporte, lo que pone en peligro los planes de tratamiento para salvar vidas diseñados por el personal del IHI.

“Si el paciente no puede venir a tomar la medicina, a tomar la quimioterapia, el paciente puede morir”, dijo Pierre. “Esto es un gran problema para nosotros”.

Natalie Gallon, de CNN, y el periodista Etant Dupain contribuyeron a este informe.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up