El mundo prometió reducir las emisiones de gases de efecto invernadero: estos países no están cumpliendo sus objetivos

(CNN) — Casi 200 países se han comprometido a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para evitar las peores consecuencias de la crisis climática. Sin embargo, todavía hay una enorme brecha entre lo que se ha prometido y lo que los científicos dicen que se necesita, según un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma, por sus siglas en inglés).

Cuando faltan apenas cinco días para que los líderes se reúnan en las conversaciones sobre el clima de la COP26 de la ONU en Glasgow (Escocia), decenas de naciones aún no han actualizado oficialmente sus compromisos de reducción de emisiones, como se supone que deben hacer según las normas del Acuerdo de París de 2015.

OPINIÓN | Los paracaídas climáticos en la COP26

De los países del G20, que representan el 80% de las emisiones mundiales, solo seis naciones han aumentado formalmente sus objetivos. El informe también reveló que seis naciones del G20, incluido Estados Unidos, nunca cumplieron sus antiguos objetivos. Los demás eran Canadá, Australia, Brasil, Corea del Sur y México.

El planeta ya se ha calentado 1,2 grados, según los científicos. Según el informe publicado este martes, el último conjunto de compromisos climáticos globales está muy lejos de lo necesario para limitar el calentamiento a 1,5 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales, un umbral crítico que, según los científicos, el mundo debería mantener por debajo.

El informe concluye que los compromisos nuevos y actualizados sobre las emisiones solo reducirán un 7,5% adicional para 2030, pero se necesita un recorte del 55% para cumplir el objetivo de contener el calentamiento a 1,5 grados.

Según el Pnuma, con los objetivos actuales de los países, el mundo seguirá calentándose hasta los 2,7 grados.

ONU: El mundo planea producir más combustible fósiles 1:06

“Los países se han esforzado, pero no lo suficiente”, declaró a CNN Inger Andersen, directora ejecutiva del PNUMA. “Muchos de ellos dan una especie de patada a la lata en el camino, y necesitamos ver no ya promesas, sino acciones reales”.

El informe anual sobre la “brecha de emisiones” señala la diferencia entre lo que los países han prometido y lo que hay que hacer. Para limitar el calentamiento a 1,5 grados, el Pnuma señala que el mundo debe reducir las emisiones actuales a la mitad en los próximos ocho años.

OPINIÓN | No son solo las emisiones de carbono. Las fallas humanas también están arruinando el clima

“No estamos ni de lejos donde queremos estar”, dijo Andersen. “Queremos ser optimistas y decir que la ventana aún está abierta, que aún podemos lograrlo, pero se está cerrando muy rápido. La realidad es que debemos lograrlo en esta década”.

En virtud del Acuerdo de París de 2015, los países presentan “Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional”, o NDC, un término que surgirá a menudo cuando los líderes mundiales y los negociadores del clima se reúnan en Glasgow para la COP26 -una cumbre del clima mediada por la ONU- que comienza el 31 de octubre. Las NDC establecen los recortes de emisiones previstos por cada país para alcanzar el objetivo del Acuerdo de París, que consistía en limitar el calentamiento a un mínimo de 2 grados, pero idealmente a 1,5 grados.

El registro provisional de NDC de la ONU muestra que actualmente hay 192 partes del Acuerdo de París, todas las cuales han presentado sus primeras NDC. Eritrea e Iraq son los únicos países que aún no han firmado el Acuerdo de París, pero han presentado sus NDC iniciales.

EE.UU., el país más generador de CO2 en la historia 0:53

Todas las miradas estarán puestas en los países ricos del G20 en la COP26, especialmente en los mayores emisores de combustibles fósiles del mundo. Los países del G20 son responsables de alrededor del 80% de las emisiones mundiales, según Andersen.

Tres de los principales emisores -Estados Unidos, India y la Unión Europea- se han comprometido a reducir sus emisiones para 2030. Pero China no tiene ningún plan para reducir las emisiones antes de 2030, sino que se ha comprometido a alcanzar el pico de emisiones en 2030 y a lograr emisiones netas cero en 2060.

El informe sobre la brecha de emisiones llega tras un verano repleto de desastres provocados por el cambio climático en todo el mundo: mientras que Estados Unidos se ha visto azotado por los incendios forestales, agravados por la incesante sequía, las inundaciones y los huracanes, China y Alemania han sufrido inundaciones mortales y el sur de Europa ha luchado contra sus propios incendios forestales.

En el Foro de las Principales Economías celebrado en septiembre, el secretario general de la ONU, António Guterres, afirmó que la próxima cumbre sobre el clima, en la que los líderes mundiales se reunirán para debatir los objetivos de emisiones, tiene un “alto riesgo de fracaso”.

“Está claro que cada uno debe asumir sus responsabilidades”, dijo Guterres.

Incluso el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, cuyo país es el anfitrión de la COP26, dijo el lunes que el éxito de las conversaciones estará “en el aire”.

Algunos países han anunciado otros objetivos, incluyendo fechas de cero emisiones netas, pero esos objetivos son ambiguos y están fuera de las NDC oficiales. Alcanzar las emisiones netas cero, es decir, que la cantidad de gases de efecto invernadero eliminada de la atmósfera sea igual a la emitida, es fundamental para los compromisos climáticos mundiales. Según el Pnuma, estas acciones, si se llevan a cabo, podrían reducir medio grado de calentamiento.

Aunque la tensión entre los dos países ha sido elevada, Estados Unidos y China acordaron en primavera cooperar en la crisis climática. Sin tener en cuenta la población, China es el mayor emisor de dióxido de carbono del mundo, seguido de Estados Unidos, la UE, India, Rusia y Japón.

Pero los países más pequeños también pueden influir: las emisiones del resto del mundo combinadas superan la producción total de dióxido de carbono de China.

Los países en desarrollo son los que tienen más probabilidades de sufrir los peores efectos de la crisis climática, a pesar de la pequeña cantidad que aportan a las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Andersen dijo que por eso es vital la financiación del clima, es decir, la financiación de los países en desarrollo para luchar contra la crisis climática.

“Los países más pobres son los que más van a sufrir, por lo que es fundamental garantizar un grado de equidad y solidaridad mundial para la financiación de la adaptación”, afirmó.

Aunque la reducción de las emisiones de gases es fundamental, el informe sobre la brecha de emisiones también hace hincapié en la necesidad de controlar un culpable más insidioso: el metano.

El metano, un gas invisible e inodoro que es más de 80 veces más potente que el dióxido de carbono, es el principal componente del gas natural que se utiliza actualmente para alimentar las cocinas y calentar los hogares. También se arroja a la atmósfera en grandes cantidades por los vertederos, el ganado y la industria del petróleo y el gas.

Los niveles de CO2 en la atmósfera alcanzan el nivel más alto de los últimos 3 millones de años, lo que aleja al mundo de los objetivos climáticos

Sin embargo, su vida en la atmósfera es más corta que la del dióxido de carbono: solo 12 años frente a los cientos de años del dióxido de carbono. Los científicos afirman que, debido a su corta vida, la reducción inmediata y estricta del metano limitaría el calentamiento más rápidamente que la reducción de las emisiones de carbono.

Andersen dijo que para cerrar la brecha de emisiones, el mundo necesita reimaginar y reinventar todos los sectores de la energía y el transporte.

“Significa una revisión fundamental de los sectores”, dijo. “La buena noticia es que hay soluciones ahí mismo, al alcance de la mano. Solo necesitamos unos cuantos empujones y políticas que marquen la pauta”.

Y aunque todavía hay margen para cambiar el curso de la crisis climática, Andersen añadió que es necesario actuar antes de 2030. Si no se reducen rápidamente las emisiones de combustibles fósiles, el futuro de la Tierra será cada vez más extremo.

“Esto es posible. Podemos hacerlo, pero no sucederá sin un liderazgo real”, dijo Andersen. “Y ahí es donde importan los acuerdos multilaterales. Hará falta el liderazgo de todos, incluso de los países más pequeños, pero sobre todo hará falta el liderazgo constante, firme y solidario del G20 y otras economías ricas”.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up