ANÁLISIS | Los Bravos de Atlanta pueden ganar la Serie Mundial. Pero se enfrentan a un rival más duro fuera del campo

(CNN) — Atlanta es conocida desde hace mucho tiempo como la meca negra, pero en la década de 1990 también era conocida por algo más: el hogar de algunos de los superhéroes negros de béisbol más temibles del país.

Aquellos equipos de los Bravos contaban con una colorida alineación de superestrellas negras: Fred “Crime Dog” McGriff, el veloz Otis Nixon, la estrella de dos vías Deion “Prime Time” Sanders y la barbilla con hoyuelos de David Justice, que estaba casado con la actriz Halle Berry.

Los Bravos formaban entonces parte del corazón de la Atlanta negra. Los artistas de hip-hop llevaban sus gorras, y legiones de aficionados negros, acomodadores y vendedores ambulantes se mezclaban con los aficionados blancos en el estadio del equipo, situado en un histórico barrio negro cercano al centro de la ciudad.

El jardinero Otis Nixon de los Bravos de Atlanta en 1999.

Pero cuando el reverendo Michael Clayton Harris, copresentador del programa Red & Rev. Sports Show, asistió a un reciente partido de los Bravos en el Truist Park, se sentó entre una multitud de hinchas abrumadoramente blancos en un suburbio predominantemente blanco, mientras una banda sonora de música, principalmente rock y country, sonaba en el sistema de sonido.

“Cuando vas al partido, la afición tiene un aire a Trump”, dice Harris, que es pastor de la iglesia baptista Acts of Faith de Decatur, un suburbio de Atlanta. “Se me hizo raro por el simple hecho de que recuerdo cuando en las gradas había mucha más gente negra, y se atraía a muchos más a los partidos porque tenían más representación”.

La experiencia de Harris demuestra que uno de los argumentos más fascinantes de la Serie Mundial de 2021 ocurre fuera del campo. Los Bravos no solo están jugando contra los Astros de Houston, sino que también luchan contra la percepción de que la franquicia ha abandonado a la comunidad negra de la ciudad.

He vivido en Atlanta durante 30 años, y hace tiempo que oigo esta conversación en barberías y bares deportivos. Algunos aficionados negros dicen que el equipo tiene pocos jugadores afroamericanos, o ninguno, con los que puedan identificarse. Otros creen que el equipo se fue de Atlanta porque sus aficionados blancos de los suburbios se sentían incómodos al venir a los partidos del centro, donde estaban rodeados de personas negras.

Un peatón camina por la calle mientras el Turner Field, antiguo hogar de los Bravos de Atlanta, se sitúa en el fondo. Los Bravos abandonaron el Turner Field tras la temporada 2016 para instalarse en un nuevo estadio en los suburbios del condado de Cobb.

Atlanta, una vez conocida como la “ciudad demasiado ocupada para odiar”, en los últimos años se ha visto envuelta en la agitación racial: disparos de la policía a hombres negros, protestas raciales y enfrentamientos por el derecho al voto. Estas tensiones se trasladaron al mundo del deporte este año, cuando las Grandes Ligas de Béisbol (MLB en inglés) retiraron de Atlanta el Juego de las Estrellas de 2021 en protesta por las nuevas leyes estatales que dificultan el voto.

Una aparición en la Serie Mundial suele unir a una ciudad. Pero yo me pregunto: ¿puede una victoria de los Bravos en la Serie Mundial empezar a curar las fisuras con la comunidad negra de la ciudad?

Las tensiones raciales de Atlanta van más allá del deporte

Esta cuestión puede sorprender por la historia de los Bravos.

El jugador más famoso y querido de la franquicia, el difunto Hank Aaron, era un héroe en la comunidad negra. Recibió burlas racistas y amenazas de muerte cuando batió el récord de home runs de Babe Ruth en 1974, pero la organización de los Bravos abrazó a Aaron como símbolo de reconciliación racial en su retiro.

Hank Aaron posa para una foto durante un partido de exhibición en 1954. Fue su primera temporada en las ligas mayores.

El número de la camiseta de Aaron, el 44, está tallado en el césped del campo del Truist Park como homenaje al miembro del Salón de la Fama, quien falleció en enero.

Los Bravos también contrataron a Bill Lucas, el primer afroamericano en dirigir el departamento de personal de jugadores de un equipo de las Grandes Ligas.

Pero en los últimos años la afición de la ciudad se ha visto más segregada. Los Atlanta Hawks de la NBA y los Atlanta Falcons de la NFL son vistos por muchos como los “equipos negros”, mientras que los Bravos son cada vez más conocidos como el “equipo blanco”.

Los Bravos parecen ser conscientes de esta división. Cuando me puse en contacto con ellos esta semana para preguntarles sobre la relación de los Bravos con la comunidad negra, los responsables del equipo me enviaron una respuesta de 1.600 palabras con viñetas en las que detallaban todos sus esfuerzos para promover la diversidad racial: ser el primer equipo de la MLB en crear un departamento de diversidad e inclusión; crear fundaciones y jornadas profesionales para reclutar jugadores y talentos del front-office procedentes de universidades históricamente negras; y ofrecer una serie de programas comunitarios para promover el béisbol en los barrios negros de Atlanta, entre otros.

Pero las viñetas solo pueden llegar hasta cierto punto cuando la tensión entre los Bravos y algunos de los residentes negros de su ciudad va más allá de los deportes.

Un vendedor vende mercancía de los Bravos durante un partido en el Turner Field el 29 de julio de 2013, en Atlanta. (Foto por Pouya Dianat/Atlanta Braves)

En parte, esto es un derivado del tenso clima racial y político de la ciudad. Considera cualquier tema racial explosivo que se te ocurra -la fuga blanca, la supresión de votantes, las protestas raciales, los asesinatos captados en video- y de alguna manera ha detonado en Georgia en los últimos años.

Un agente de policía blanco mató a Rayshard Brooks, un hombre negro, en un estacionamiento de Atlanta el año pasado, solo unas semanas después del asesinato de George Floyd en Minneapolis, lo que provocó protestas y la dimisión del jefe de policía de Atlanta.

Ahora se juzga a tres hombres blancos por el asesinato de Ahmaud Arbery, un hombre negro, en febrero de 2020 mientras trotaba en una ciudad costera del sur de Georgia.

Y en marzo, ante las furiosas protestas de los votantes negros y los demócratas, la legislatura de Georgia, dirigida por los republicanos, aprobó una de las leyes de voto más restrictivas desde el punto de vista racial del país.

El ‘Tomahawk chop’ de los Bravos se vuelve político

El deporte y la política no deben mezclarse. Pero el actual gobernador republicano de Georgia hizo caso omiso de ese dicho durante la carrera de los Bravos en los playoffs de esta temporada.

Después de que los Bravos ganaran el banderín de la Liga Nacional, el gobernador Brian Kemp criticó la decisión de la MLB de mover el Juego de las Estrellas y atacó a Stacey Abrams, defensora del derecho al voto de los negros y una rival política.

Un aficionado sostiene un cartel que dice “el corte es racista” durante la novena entrada del primer partido de la Serie Mundial 2021 en el Minute Maid Park de Houston.

Kemp tuiteó: “Mientras Stacey Abrams y la MLB robaron el Juego de las Estrellas a los georgianos trabajadores, los Bravos se ganaron su viaje a la Serie Mundial esta temporada y lo están trayendo a casa a Georgia. Chop On, y Go @Braves”.

La referencia a “Chop On” de Kemp solo sirvió para resaltar el problemático símbolo y gesto del “corte de Tomahawk” de los Bravos, que según algunos grupos y activistas nativos americanos perpetúa estereotipos raciales “deshumanizantes”.

El expresidente Donald Trump se metió en la controversia el sábado por la noche cuando apareció en el cuarto partido de la Serie Mundial e hizo el corte de Tomahawk desde su suite del Truist Park. Las imágenes de un sonriente Trump cortando, rodeado de exuberantes aficionados blancos haciendo lo mismo, no ayudarán a la relación de los Bravos con la comunidad negra de la ciudad o con sus aliados blancos.

Los críticos llevan mucho tiempo exigiendo que los Bravos eliminen el gesto del “chop” y cambien el nombre de su equipo -como hicieron los antiguos Indios de Cleveland a principios de este año- en lugar de uno que muchos consideran un insulto racial.

La exprimera dama y el expresidente de Estados Unidos Melania y Donald Trump hacen el gesto del “Tomahawk cho” antes del cuarto partido de la Serie Mundial entre los Astros de Houston y los Bravos de Atlanta el sábado en el Truist Park en los suburbios de Atlanta. (Foto por Elsa/Getty Images)

Algunos han sugerido que los Bravos cambien su nombre por el de “Hammers” en honor al apodo de “Hammerin'” de Hank Aaron.

El verano pasado los Bravos dijeron que estaban revisando el uso del gesto del “chop”, que tradicionalmente hacen los aficionados en el estadio para animar al equipo.

Pero los Bravos se han resistido hasta ahora a un cambio de nombre, diciendo en una carta de 2020 a los poseedores de abonos que “siempre seremos los Bravos de Atlanta” y citando la relación del equipo con grupos regionales de nativos americanos.

Para algunos aficionados, especialmente después del ajuste de cuentas racial sobre George Floyd, esta postura parece racialmente insensible.

Una lección de los Atlanta Hawks

Incluso la extensa geografía de Atlanta contribuye a este distanciamiento entre los Bravos y la comunidad negra de la ciudad.

La ciudad de Atlanta tiene un 51% de población negra, pero muchos suburbios, en lugares como Kennesaw y East Cobb County, son predominantemente blancos. Como alguien que ha trabajado en el centro de Atlanta durante más de 20 años, he visto una división racial en la base de aficionados de la ciudad.

Las multitudes de los partidos de los Falcons y los Hawks, en el centro de la ciudad, están llenas de rostros negros y morenos. Pero las multitudes de aficionados de los Bravos que pasaron por allí de camino al Turner Field eran notablemente más blancas. Y algunos aficionados blancos parecían palpablemente nerviosos mientras los veía sortear a las multitudes negras de camino al estadio de los Hawks y de los Falcons.

Los Atlanta Hawks y los Orlando Magic observan los veredictos de culpabilidad en el juicio de Derek Chauvin antes de un partido en el State Farm Arena el 20 de abril de 2021 en el centro de Atlanta.

Hablar abiertamente de esta óptica racial es lo que metió en problemas a un antiguo propietario de los Hawks no hace mucho tiempo.

Bruce Levenson, antiguo propietario mayoritario de los Hawks, vendió su participación en el equipo en 2014 y se disculpó después de que se hicieran públicos los correos electrónicos que envió a otros ejecutivos de los Hawks.

Levenson dijo que las multitudes en el estadio de los Hawks eran “70 por ciento negras” y que “ahuyentaban a los blancos”.

Un escritor dijo que los pensamientos de Levenson no eran únicos en el mundo deportivo de Atlanta.

“El mensaje por el que el propietario de los Hawks se disculpó -que los aficionados blancos son más valiosos que los negros- es exactamente el mismo que los Bravos de Atlanta han estado transmitiendo durante los últimos años”, escribió Robert Weintraub en un ensayo para Slate.

Si se suman estos elementos, se ha endurecido la percepción entre los residentes negros de que los Bravos no los atienden, dice Nubyjas Wilborn, nativo de Atlanta y escritor deportivo que cubrió a los Bravos de 2016 a 2018.

“Hay gente que cree que los Bravos son para los blancos cristianos heterosexuales”, dice Wilborn, que escribe para AL.com.

Los muchos retos a los que se enfrentan los Bravos

Uno de los mayores obstáculos a los que se enfrentan los Bravos para borrar esa percepción es una de las principales causas de la ruptura: la decisión del equipo de trasladarse a un suburbio predominantemente blanco para la temporada 2017.

Los directivos del equipo dijeron en su momento que dejaron el Turner Field en el centro de la ciudad porque no había suficiente estacionamiento ni transporte público confiable. Los Bravos juegan ahora en el condado de Cobb, cerca de una constelación de suburbios principalmente blancos al norte de Atlanta.

Dansby Swanson de los Bravos de Atlanta mira desde la tercera base durante la primera entrada contra los Cerveceros de Milwaukee en el cuarto juego de la Serie de División de la Liga Nacional en el Truist Park el 12 de octubre de 2021.

El traslado recordó a algunos una versión de las grandes ligas de la “fuga blanca”, el patrón histórico de los años 60 y 70 en el que los residentes blancos huyeron de los barrios urbanos de todo el país hacia los suburbios cuando los negros se mudaron.

Sin embargo, para cualquiera que conozca Atlanta, decir que los Bravos se trasladaron a una comunidad blanca y conservadora es demasiado simplista. El condado de Cobb, el nuevo hogar de los Bravos, es cada vez más diverso desde el punto de vista racial, y ahora es un condado mayoritariamente demócrata.

También es injusto decir que los desafíos de los Bravos con respecto a la raza son exclusivos de ellos. Es cierto que la lista de los Bravos para la Serie Mundial incluye varios jugadores afrolatinos, pero solo un afroamericano: el jardinero reserva Terrance Gore.

Pero son pocos los atletas negros que juegan en las Grandes Ligas en 2021. La presencia de jugadores negros en las Grandes Ligas alcanzó su máximo en 1981, con un 18,7%, según la Society for American Baseball Research. El día de la inauguración de este año fue del 7%, dijo el grupo.

Will Smith, de los Bravos de Atlanta, celebra con Dansby Swanson tras cerrar la victoria por 2-0 contra los Astros de Houston en el tercer partido de la Serie Mundial.

Hay varias razones para este cambio. Hay más atletas negros que se dedican al fútbol y al básquetbol porque es menos costoso jugar y hay más becas universitarias disponibles. Y algunos jugadores negros dicen que se sienten aislados en los clubes de la MLB.

Harris dice que la escasez de jugadores afroamericanos en los Bravos es parte de un problema mayor.

“Lo que los Bravos están enfrentando no es solo un problema de Atlanta: es un problema de las grandes ligas”, indica.

Lo que una victoria de los Bravos podría hacer por la ciudad

Se dice que ganar lo cura todo.

Un título de los Bravos en la Serie Mundial puede no curar todas las heridas con la comunidad negra de Atlanta, pero podría ayudar al equipo a recuperar la lealtad de los aficionados de una época anterior.

“El deporte es el gran crisol de culturas”, dice Gerald A. Griggs, primer vicepresidente de la sección de Atlanta de la NAACP y que se describe a sí mismo como aficionado a los Bravos “desde que podía caminar”.

“Cuando se tiene la oportunidad de hablar de algo distinto a las cosas que nos dividen, es una gran oportunidad. A los aficionados afroamericanos les gustan los ganadores. Si ganan un campeonato, creo que una gran mayoría del área metropolitana de Atlanta, que es diversa, empezará a unirse y a apoyar al equipo”.

Los Bravos de Atlanta celebran tras ganar el sexto partido de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional de béisbol contra los Dodgers de Los Ángeles el 23 de octubre en Atlanta. (Foto: AP Photo/John Bazemore)

Si los Bravos ganan, el lugar donde se celebre el desfile de la victoria también podría ser clave. La última vez que el equipo ganó un campeonato en 1995, lo celebraron con un desfile en el centro de Atlanta. Yo era un espectador. La multitud parecía una minicolonia de arco iris, ya que los aficionados negros, blancos y morenos se alineaban para animar a los jugadores.

Si este año el equipo celebra un desfile de la victoria en el centro de la ciudad en lugar de en el condado de Cobb, podría enviar una señal a la Atlanta negra de que los Bravos no se han olvidado de ellos, dice Harris, el presentador de un programa deportivo.

“Definitivamente, el deporte puede utilizarse como un agente curativo”, afirma. “Demostraría mucho carácter que los Bravos fueran a conectar con la comunidad negra, especialmente cuando están en la cima”.

Si eso ocurre, esta Serie Mundial podría ser memorable por algo más que por los logros deportivos. Los Bravos dejarían de ser un símbolo de las divisiones raciales de la ciudad y el estado.

Se convertirían en parte de la solución.

Ese tipo de victoria no será tan dramática como un home run en la parte baja de la novena. Pero en una ciudad y una región que necesitan desesperadamente la curación racial, seguiría siendo un grand slam.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up