ANÁLISIS | La negativa de Biden al reclamo del privilegio ejecutivo enciende una nueva tormenta con Trump

(CNN) — Joe Biden y Donald Trump están inmersos en un extraordinario y creciente enfrentamiento que tiene profundas consecuencias políticas ahora y en 2024.

Biden llevó el enfrentamiento, que se desencadenó por las consecuencias de la insurrección en el Capitolio de Estados Unidos, a otro nivel este lunes al negarse a hacer valer el privilegio ejecutivo sobre un segundo lote de documentos que Trump quiere evitar que los Archivos Nacionales entreguen a la comisión selecta de la Cámara que investiga el ataque del 6 de enero. El desarrollo fue reportado primero por CNN.

En la historia de EE.UU. ha habido ocasiones en las que los expresidentes han atacado e intentado socavar a sus sucesores. Muchos presidentes han expresado su frustración en privado por las payasadas de sus predecesores. Pero nada en la era moderna iguala el enfrentamiento entre los presidentes 45 y 46.

Trump es el principal responsable de eso. Ha convencido a decenas de millones de sus votantes de que Biden es un presidente ilegítimo mediante mentiras sobre el fraude electoral. El intento del expresidente, dos veces impugnado, de obstaculizar la comisión del 6 de enero también está en línea con sus repetidos esfuerzos por evitar las consecuencias de su comportamiento antidemocrático.

¿Por qué Trump demandó a comisión que investiga insurrección? 1:31

Las afirmaciones de Trump de que solo él tiene derecho a hacer valer el privilegio ejecutivo también parecen diseñadas para obstruir el trabajo de la comisión con interminables demandas legales y recursos a través de múltiples tribunales.

Paradójicamente, los esfuerzos por hacer que el expresidente rinda cuentas pueden ofrecerle el tipo de oxígeno que anhela para su política de insurrección. Trump ya presentó una demanda para tratar de impedir que un lote anterior de documentos llegara a la comisión después de que Biden se negara a intervenir. Es casi seguro que añadirá el último material a su demanda, ya que pretende desbaratar el esfuerzo por investigar los orígenes de la revuelta multitudinaria que incitó el 6 de enero y hacer correr el reloj con la esperanza de que los republicanos ganen la Cámara el próximo otoño y cierren la investigación.

El enfrentamiento con Biden solo alimentará los intentos de Trump de convertir los esfuerzos por investigar el tumultuoso final de su presidencia en forraje para un regreso político. Ya está convirtiendo las elecciones de mitad de mandato y las presidenciales de 2024 en una plataforma para sus falsedades de que el poder le fue robado en unas elecciones amañadas. Trump y sus aliados han tachado la negativa de Biden a cooperar con sus ansias de poder político como prueba de una venganza política contra el expresidente.

Los investigadores del 6 de enero recomendaron un cargo de desacato contra Steve Bannon. Esto es lo que significa

Sin embargo, lo último que quiere Biden es un nuevo enfrentamiento con su otrora y potencialmente futuro rival. Desde que ganó las elecciones el año pasado, Biden ha intentado unir a un país fracturado, incluso cuando las mentiras de Trump sobre el fraude electoral y la desinformación vertida por sus propagandistas en los medios de comunicación no han hecho más que exacerbar el ambiente de furia entre los devotos de “Make America Great Again”.

En ocasiones, el actual presidente se ha referido a su predecesor como “el tipo anterior”, sin querer siquiera mencionar su nombre. Y la continua disputa entre Biden y Trump sobre los documentos es solo una de las disputas inconclusas que aseguran que el legado envenenado de la presidencia de Trump perdurará en Estados Unidos durante meses y años.

Ningún presidente desde Gerald Ford -que acabó indultando a Richard Nixon tras el escándalo del Watergate que le llevó a dimitir- ha recibido un legado tan torturado de un predecesor inmediato. Y Trump no hace más que avivar los ánimos febriles de sus partidarios desafiando casi a diario el derecho de Biden a ser presidente e incitando a profundizar las divisiones nacionales sobre la base de la mentira de que él ganó las elecciones.

Pero por mucho que quiera relegar a Trump al pasado, Biden tiene pocos incentivos para obstruir el trabajo de la comisión sobre la base de una cuestión de procedimiento como el privilegio ejecutivo.

Aceptar las afirmaciones de Trump de que está protegiendo la integridad de la oficina de la presidencia requeriría que Biden echara por tierra su propio argumento de que fue elegido para salvar la democracia estadounidense, que prevaleció a pesar de una dura prueba en los años de Trump y durante la transición presidencial en enero. Y Trump, que regularmente destroza el decoro y las tradiciones de la presidencia, no parecía demasiado preocupado por protegerla en cuatro años en el Despacho Oval.

Pence culpa a medios de denigrar el ataque al Capitolio 2:01

Pero la última escalada entre Trump y Biden también es probable que inflame aún más la conflagración política que se avecina ante el potencial regreso político de Trump e incluso una posible revancha presidencial en 2024 con su sucesor.

La comisión busca una amplia gama de documentación de la Casa Blanca

Los Archivos Nacionales van a empezar a entregar documentos a la comisión de la Cámara de Representantes antes del 12 de noviembre, a menos que Trump consiga una orden judicial para detener el proceso. Según una carta de la consejera de la Casa Blanca, Dana Remus, “el presidente Biden ha determinado que una afirmación de privilegio ejecutivo no está en el mejor interés de Estados Unidos, y por lo tanto no está justificado”.

“En consecuencia, el presidente Biden no mantiene la afirmación de privilegio del expresidente”, escribió Remus.

La comisión selecta de la Cámara de Representantes ha solicitado específicamente todos los documentos y comunicaciones de la Casa Blanca del 6 de enero, como registros de llamadas, agendas y reuniones de altos funcionarios y asesores externos, incluido Rudy Giuliani.

El enfrentamiento por los documentos no es la única disputa en la que Trump intenta hacer valer el privilegio ejecutivo, una doctrina bajo la cual los presidentes esperan que sus consejos y comunicaciones internas de los asesores sean confidenciales. Trump ha pedido a varios excolaboradores de alto nivel, incluido el exjefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, que también aleguen que no pueden cumplir con las citaciones de la comisión por el mismo motivo.

ANÁLISIS | La comisión del 6 de enero expone una oscura verdad al ir tras Bannon

El más controvertido de estos casos es el de Steve Bannon, que la semana pasada fue citado por la Cámara por desacato penal al Congreso. Las alegaciones del exgurú político de Trump son consideradas por los expertos legales como especialmente endebles, ya que no era funcionario del Gobierno en el momento de la insurrección del Capitolio. Y aparte de sus conversaciones con Trump, la comisión quiere interrogarle sobre cualquier contacto con los organizadores del mitin de Trump que precedió a la marcha en el Capitolio el 6 de enero.

Según cuentan los periodistas del Washington Post Bob Woodward y Robert Costa en su libro “Peril”, Bannon fue una figura clave en una “sala de guerra” en el hotel Willard de Washington, en la que también estaba Giuliani, y tuvo múltiples contactos con el entonces presidente e intentó presionar al entonces vicepresidente Mike Pence para que se negara a certificar la elección de Biden en el Congreso.

La decisión de procesar o no a Bannon en otro proceso judicial que podría retrasar el trabajo de la comisión corresponde ahora al Departamento de Justicia.

Moisés Naím: Trump puede ganar la elección en 2024 1:23

La cuestión de hasta qué punto los expresidentes pueden hacer valer el privilegio ejecutivo no ha sido probada definitivamente en los tribunales, que es una de las razones por las que las reclamaciones de Trump podrían llevar a un litigio prolongado y a un momento potencialmente histórico. Los presidentes se han mostrado a veces abiertos a las reclamaciones de privilegio ejecutivo de sus predecesores con la aparente esperanza de que puedan esperar una cortesía similar cuando dejen el cargo.

La práctica general ha sido que los anteriores presidentes consulten con el equipo jurídico de la actual Casa Blanca y que el presidente en ejercicio tome una decisión final sobre la solicitud de privilegio. Se considera que el privilegio reside en el presidente en funciones, no en cualquier persona que haya ocupado el cargo; de ahí que Biden tenga la última palabra sobre las reclamaciones de Trump.

Y pocos presidentes modernos han presentado reclamaciones de privilegio tan polémicas y de tan alto perfil como Trump, que está tratando de evitar que salga a la luz la verdad sobre el peor ataque a la democracia estadounidense en generaciones.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up