ANÁLISIS | La comisión del 6 de enero expone una oscura verdad al ir tras Bannon

(CNN) — La comisión selecta de la Cámara de Representantes que investiga la insurrección del Capitolio está enviando un mensaje agresivo al que fuera gurú político de Donald Trump, Steve Bannon, y al propio expresidente.

Pero al avanzar en la detención de Bannon, el arquitecto del populismo nacionalista de Trump, en desacato penal por negarse a cumplir con una citación, el panel puede estar proporcionando al cerebro de la estrategia de Trump de volarlo todo una plataforma más para tratar de derribar las instituciones de Estados Unidos.

La acción que se desarrollará la próxima semana contra el alma gemela ideológica del expresidente pretende ser una señal de advertencia para aquellos que están en la órbita más amplia de Trump. Y el presidente de la comisión del 6 de enero, el representante demócrata Bennie Thompson, advirtió en CNN que nadie está “fuera de los límites” en cuanto a ser obligado a testificar, incluido el propio Trump.

El panel está decidido a utilizar todos los métodos posibles para encontrar la verdad sobre los preparativos de una turba pro-Trump que irrumpió en el Capitolio el 6 de enero. Pero los esfuerzos de la comisión también pueden terminar enfatizando una oscura verdad revelada por el tiempo de Trump en el poder, que es una amenaza creciente para el futuro, también, ya que ataca implacablemente las instituciones democráticas de Estados Unidos antes de una posible candidatura a la Casa Blanca en 2024.

Pence culpa a medios de denigrar el ataque al Capitolio 2:01

Los intentos de responsabilizar al círculo íntimo del expresidente a menudo se quedan cortos y acaban teniendo el efecto no deseado de politizar aún más las instituciones vitales del gobierno, un objetivo central del trumpismo y que Bannon lleva mucho tiempo encarnando.

El esfuerzo de esta comisión se enfrentará exactamente al mismo tipo de obstrucción e intransigencia que las anteriores investigaciones sobre el excomandante en jefe destinadas a someterlo a los controles y equilibrios del sistema constitucional estadounidense.

En un sentido más amplio, el próximo duelo legal también subrayará cómo la promesa constitucional de supervisión ha sido constantemente destrozada por Trump tanto dentro como fuera del poder. Bannon nunca ha ocultado su deseo de derribar las reglas establecidas por el establishment de Washington, por lo que puede disfrutar del desafío y de la oportunidad de lanzar una causa política célebre.

El panel del 6 de enero se prepara para presentar cargos penales mientras Steve Bannon se enfrenta a un plazo de citación

Si lo hace, demostrará una vez más que las figuras que alguna vez fueron poderosas y que deciden desafiar los límites normales del comportamiento político (y en el caso de Trump, el propio Estado de Derecho) a menudo descubren que pueden operar con cierto grado de impunidad.

En el caso de Trump, por ejemplo, ni siquiera la mancha histórica de dos procesos de destitución resultó ser un elemento de disuasión para el comportamiento aberrante y los abusos de poder, una realidad que plantea preguntas sobre la resistencia de la Constitución contra los presidentes con tendencias autocráticas.

Como mínimo, este último choque entre Trump y las normas que han regido durante mucho tiempo la vida política de Estados Unidos subraya lo desesperado que está el expresidente, por la razón que sea, por ocultar lo que realmente ocurrió el 6 de enero. Y mientras intenta ocultar la verdad de lo que ocurrió en las últimas elecciones, su conducta está ofreciendo un premonitorio adelanto de cómo podría actuar en un segundo mandato, si ganara las elecciones de 2024.

El panel liderado por los demócratas quiere averiguar qué le decían Bannon y otras personas del entorno de Trump antes de que incitara a una turba a invadir el Capitolio basándose en sus mentiras sobre el fraude electoral.

Por el momento no se ha sugerido que Bannon haya cometido un delito. Pero su afirmación de que sus contactos reportados con Trump a principios de este año están cubiertos por el privilegio ejecutivo (que permite a un presidente recibir consejos confidenciales de sus subordinados) es visto por muchos estudiosos del derecho como espurio ya que Bannon, despedido como asesor de la Casa Blanca en 2017, no tenía ningún trabajo en el gobierno bajo Trump en ese momento. La táctica, por tanto, se presenta como un intento de obstruir una investigación del Congreso legalmente constituida sobre uno de los peores ataques a la democracia en la historia de EEUU.

Trump ha destrozado la rendición de cuentas

Como ejemplo de cómo Trump tratará de politizar el último giro de la historia del 6 de enero, el expresidente sacó este jueves un comunicado en el que exigía que el “comité de no elección” debería “declararse en desacato criminal por hacer trampas en las elecciones” y acusaba a los fiscales de intentar destruir medio país. Y añadió: “El pueblo no lo va a tolerar”. Así que, más de seis meses después, el expresidente aprovecha los nuevos intentos de pedirle cuentas como una oportunidad para seguir incitando.
A lo largo del mandato de Trump, la Casa Blanca se resistió a la función de supervisión del Congreso y a las peticiones de documentos y testimonios en casi todo momento. En el pasado, algunas administraciones y líderes políticos han tratado a menudo de llegar a acuerdos con investigaciones como la de la comisión del 6 de enero, una de las razones por las que las remisiones penales han sido comparativamente raras en los últimos tiempos. Pero ese no es el estilo de Trump. Demostró como hombre de negocios y celebridad, incluso antes de entrar en política, que llevaría las convenciones y el estado de derecho hasta un punto de ruptura.

¿Qué pasaría si Trump regresara al poder en Estados Unidos? 0:31

“Lo que hemos visto en los últimos años es un completo desprecio al poder de citación del Congreso”, dijo Kim Wehle, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Baltimore, en el programa “Newsroom” de CNN este jueves.

Además de ser un eco de los excesos de la administración anterior, el hecho de que Bannon esté de acuerdo con lo que parece ser un débil argumento de privilegio ejecutivo presentado por los abogados de Trump contiene una advertencia para el futuro sobre un comportamiento aún más autocrático si el expresidente es capaz de ponerse detrás del escritorio de la Oficina Oval de nuevo.

Por eso, la comisión del 6 de enero no tiene mucho tiempo para actuar. Lo que probablemente sea una batalla legal prolongada y posiblemente inconclusa con Bannon podría extenderse hasta las elecciones de mitad de período, cuando una posible nueva mayoría republicana en la Cámara de Representantes en enero de 2023 podría simplemente cerrar la investigación antes de que tenga la oportunidad de entintar un registro oficial para la historia sobre la indignación del 6 de enero. Por lo tanto, la estrategia de Bannon se parece mucho a un intento de hacer correr el reloj.

Un caso contra Bannon podría llevar “años

La comisión selecta de la Cámara de Representantes tiene previsto reunirse el martes por la noche para iniciar el proceso de remisión, que requerirá una votación en el pleno de la Cámara. A continuación, se remitirá al fiscal del Distrito de Columbia para que estudie los pasos a seguir. Dada la naturaleza profundamente política del caso, es casi seguro que corresponderá al secretario de Justicia de Estados Unidos, Merrick Garland, decidir si se inicia una causa penal contra Bannon.

Stanley Brand, antiguo consejero general de la Cámara de Representantes, dijo este jueves en el programa “Newsroom” de CNN que el proceso que se avecina está plagado de obstáculos y no está garantizado que produzca el resultado que el comité espera.

“La historia de esto no es tan fácil para el Congreso”, dijo Brand, que fue consejero general de la Cámara en 1983, la última vez que remitió un caso de desacato penal al Departamento de Justicia.

“Y aunque pueden, en cierto sentido, resoplar, hasta que consigan una condena y una sentencia definitiva, podrían pasar años”, dijo Brand.

Thompson, el demócrata de Mississippi que preside la comisión selecta del 6 de enero, dejó claro que su panel, que incluye a dos republicanos, está tratando de dar un ejemplo con Bannon al dar el paso comparativamente raro de hacer una remisión penal al Departamento de Justicia.

“Creemos que Steve Bannon tiene información que guarda relación con lo que ocurrió el 6 de enero”, dijo Thompson a Wolf Blitzer de CNN en “The Situation Room”.

“Si se niega a la citación como esperamos que siga haciéndolo, no nos queda otra opción que pedir al Departamento de Justicia que lo encierre y lo declare en desacato. Claramente, eso podría enviar un mensaje suficiente para que acepte hablar con nosotros”, advirtió.

Grisham publica libro crítico con Trump 2:54

Preguntado sobre si la comisión podría citar a Trump, Thompson respondió: “Nadie está fuera de los límites”.

La resistencia de Bannon no deja a la comisión sin dientes. Varios otros acólitos de Trump, entre ellos el exjefe de personal de la Casa Blanca, Mark Meadows, y el exfuncionario del Pentágono, Kash Patel, se están “comprometiendo” con la comisión (y el panel acordó breves aplazamientos de sus comparecencias), aunque sigue sin estar claro si ese contacto equivale a alguna forma de cooperación.

Es posible que la perspectiva de una remisión penal les resulte más problemática, a pesar de que los abogados de Trump ya han afirmado que sus deliberaciones con él están cubiertas por el privilegio ejecutivo. Y la comisión ya ha escuchado al exsecretario de Justicia en funciones Jeffrey Rosen, que sirvió en los tumultuosos días finales de la administración Trump cuando el entonces presidente trató de frustrar la victoria de Joe Biden en las elecciones presidenciales en múltiples frentes.

ANÁLISIS | La investigación del 6 de enero enfrenta un eterno dilema: cómo hacer que Trump rinda cuentas

Pero incluso mientras la comisión avanza, el tiempo se acerca a las elecciones de mitad de período en noviembre de 2022, lo que podría significar la eventual desaparición de la investigación. Múltiples y largas acciones legales, como la que involucra a Bannon, podrían obstaculizar su capacidad para obtener todos los hechos.

Según Wehle, profesor de derecho, eso sería una “tragedia para la propia democracia y el pueblo estadounidense, francamente”.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up