Desde el country al punk, esta fue la huella de los ataques terroristas del 11S en la música

(CNN Español) — Si pensamos en los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, conocidos también como 11S, quizás la música no sea uno de los factores que se te vengan a la mente.

Este ataque se recuerda como uno que cambió la historia moderna. Se piensa en las 2.977 vidas que se perdieron en el país y se ve el impacto que, dos décadas después, dejaron los ataques en la vida de muchos, sin importar si estuviste en Estados Unidos o no.

La música como método de sanación

Los ataques marcaron una huella profunda en el país, no solo en los neoyorquinos. El dolor, la confusión, el miedo y la rabia son algunos de los sentimientos que afloraron durante las extensas transmisiones de televisión el día del ataque y semanas posteriores.

De manera inevitable, estos actos permearon en la cultura popular del país. Los estadounidenses acudieron a la música como una forma de sanar sus heridas, para unirse como país, para rendirle tributo a sus seres queridos que murieron y para recordarse de su valor como nación.

Uno de esos temas fue “The Rising” de Bruce Springsteen, que se desprende de ese álbum homónimo, el décimo segundo de su carrera lanzado en 2002.

La producción fue escrita en su totalidad para rendirle tributo a las víctimas de los ataques terroristas del 11S, y según Time Magazine, fue la “primera pieza de arte popular que respondió” directamente a los ataques terroristas.

El tema (y álbum) tuvo un impacto tan importante en la cultura popular estadounidense que ganó tres premios Grammy: mejor canción de rock, mejor interpretación vocal masculina de rock y mejor álbum de rock.

El panorama musical en 2001

2001 vio el nacimiento de estrellas como Alicia Keys, Jay-Z continuaba su ascenso en las listas de popularidad, el R&B y el hip hop eran géneros que sonaban cada día más en las radios de Estados Unidos. De hecho, “The Blueprint”, el sexto álbum de estudio de Jay-Z, fue lanzado el mismo día de los ataques, e irremediablemente quedó relacionado de por vida con el evento.

“Una de las cosas que más recuerdo fue que el número uno de ese momento fue The Blueprint de Jay-Z, que fue el disco que lo catapultó a la fama comercial, porque él había sido muy importante en el underground, pero en realidad fue The Blueprint, el primer disco que lo puso en un mapa generalizado y comercial”, recuerda Alejandro Marín, locutor y escritor colombiano y una de las voces más influyentes de la música en el país latinoamericano.

“De ahí salen dos cosas muy interesantes: de cómo cuando cayeron las torres (gemelas) y cuando se produjeron los ataques terroristas. (Y cómo) de Nueva York se estaba produciendo también un fenómeno de dimensiones colosales en el mundo del hip hop, que se tomó al mundo durante esa década”, agregó Marín.

No obstante, pese a que que artistas como Jennifer López con “I’m Real” y Alicia Keys con “Fallin’” lideraban el Hot 100 de Billboard la semana de los ataques, no fue ni el pop ni el hip hop los géneros que ayudaron al país a procesar la herida que dejaron los 19 terroristas ese 11 de septiembre de 2001, fue la música country.

El renacimiento del country: el patriotismo tras el 11S

Artistas como Alan Jackson o Toby Keith dieron a los estadounidenses dos temas que se transformarían en una especie de bandera para los que apoyaban el envío de las tropas estadounidenses a Afganistán.

“El country tuvo un renacer, tuvo un reavivamiento por ser una música tan raizal, por ser una música tan caucásica, por decirlo de alguna forma, y por representar un poco ese sentimiento de patriotismo que más adelante sería parte de las políticas de Estados Unidos y en particular de la administración de George W. Bush con la llegada del Patriot Act”, dijo Alejandro Marín a Zona Pop CNN.

Uno de esos temas fue “Where Were You (When The World Stopped Turning)” de Jackson. La canción plantea una pregunta que incluso los no estadounidenses se realizan en cada aniversario, “¿qué estabas haciendo durante los ataques terroristas?”.

La canción se estrenó dos meses después de los ataques, durante los Country Music Association Awards, los premios más importantes de la música country.

En una entrevista con Yahoo News en 2011, Jackson dijo que la canción llevaba un mensaje de fe y amor.

“Where Were You (When The World Stopped Turning)” ganó en 2002 el premio Grammy a la mejor canción de country y estuvo nominada en una de las categorías más importantes de la noche, canción del año.

El sencillo que estuvo en las bombas estadounidenses

Otro de los temas que puso letra y música a la rabia de los estadounidenses fue “Courtesy of The Red, White and Blue (The Angry American)”.

Toby Keith escribió e interpretó el sencillo en respuesta directa a los ataques terroristas y a la guerra que Estados Unidos iniciaba en Afganistán.

Según el programa “60 Minutes” de la cadena estadounidense CBS, Keith escribió el tema en tan solo 20 minutos. Letras que además serían plasmadas por soldados en Iraq en las bombas estadounidenses y hasta en los tanques de guerra, según “60 Minutes”.

Las voces en contra de la guerra que se desató por el 11S

La agrupación Dixie Chicks, ahora conocidas como The Chicks, fueron de las primeras voces críticas de la guerra que se desató por los ataques y en específico, del presidente George W. Bush.

Natalie Maines, vocalista principal de la agrupación, dijo durante un concierto en Londres en 2003 que estaba avergonzada de que el presidente Bush fuese de Texas, estado natal también de la cantante.

Esos comentarios desataron uno de los primeros fenómenos de cancelación en la música, uno que desmoronó la exitosa carrera del trío y de la cual, dos décadas después, se pueden notar sus secuelas.

“Creo que fue el primer gran fenómeno de cancelación”, dijo Marín a Zona Pop CNN.

“Esta primera cancelación de un artista a raíz de una posición política que va aparentemente en contra de valores como la libertad, como la guerra contra el terrorismo, le costó a las Dixie Chicks su popularidad y su carrera durante las siguientes dos décadas, indiscutiblemente, por lo menos la gran parte de la segunda década de los 2000”, comentó Alejandro Marín.

Green Day y su “American Idiot”

Un año más tarde de este incidente con las Dixie Chicks salió una de las icónicas canciones de la banda de punk estadounidense Green Day, “American Idiot”.

El éxito, que se desprende del álbum homónimo, describía el sentimiento que tenía Billie Joe Armstrong ante la visión, que según el cantante, tenía el mundo de su país.

“American Idiot (salió) en el peor momento político en mi vida. Sin duda. En un momento en donde todo parecía apocalíptico, toda la información que recibías en la televisión. Había confusión, estaba confundido y asustado”, afirmó Armstrong en una entrevista con la ONG neoyorquina 92Y sobre la adaptación de “American Idiot” al musical de Broadway del mismo nombre.

“Luego del 11S recuerdo que parecía que el país se había apagado. Todo el mundo se sentía paralizado, nadie realmente sabía qué hacer, era algo que nunca nos había pasado. Y con el idiota que teníamos de presidente, en vez de ver (la situación) como una oportunidad para unirse al resto del mundo, él nos enajenó del mundo. Como país nos aislamos y solo había un concepto que la gente tenía en el extranjero sobre lo que era Estados Unidos. Sentí que eso no me representaba, que no era el país en el que vivía, no es mi Estados Unidos. Así es cómo nació la canción American Idiot”, contó Armstrong en la entrevista con 92Y.

La importancia de “American Idiot” en la cultura popular

“Es la obra conceptual más importante post 11S. Es indiscutiblemente no solamente la canción, es el disco entero. Creo que nunca antes se había hecho en el género del punk un disco conceptual. Y esto se debe a la naturaleza rápida y un poco digerible, también divertida y anárquica del punk”, dice Marín.

“De ese disco salen canciones como Wake Me Up When September Ends, salen canciones como Jesus of Suburbia, que fueron muy críticas de la administración de George W. Bush y que constituyen ese sentimiento de la comunidad artística alrededor de la invasión a Afganistán y de la guerra contra el terrorismo”, agregó Alejandro Marín.

“Es indiscutiblemente uno de los álbumes más importantes del siglo XXI, no solo por esa naturaleza política, conscientemente preocupada, sino también por esa diversidad que le dio al punk, por esa capacidad de hacerlo mucho más largo, más amplio y más interesante de explorar desde una perspectiva musical”, agregó Marín.

El impacto del 11S fuera de Estados Unidos

Las Dixie Chicks y Green Day no fueron las únicas bandas que a través de sus letras y ritmos expresaron el enojo en contra de una nueva guerra.

La agrupación británica Gorillaz también es una de las que figuran entre las voces en contra de la invasión a Afganistán en específico con el tema “9/11”. Sin embargo, esa influencia, según Marín, va más allá de ese tema particular. Se centra en específico en Damon Albarn, vocalista de Gorillaz y Blur.

“Si vamos a mirar más que esa canción de Gorillaz a Damon Albarn como este otro gran vocero de una política de más libertad y no de guerra, tendríamos que mirar un poco más detenidamente el álbum Think Tank de Blur, que es uno de esos momentos importantes del mundo de la música y la política conectadas, pero desde Gran Bretaña, por supuesto, y también de la participación Gran Bretaña en esa invasión, porque Tony Blair evidentemente apoyó al gobierno de George W. Bush en la invasión a Afganistán”, explicó Marín.

Cómo abordó Blur la guerra en Think Thank

“Think Tank”, que fue lanzado en 2003, se grabó a finales de 2001, año de los ataques del 11S. Albarn, vocalista de la banda, ha sido desde siempre un activista por la paz, pronunciándose en contra de la guerra e inclusive en 2003 protestó en contra del gobierno de Tony Blair por su apoyo a la invasión a Afganistán e Iraq.

La única canción del disco en la que hace referencia directa a la guerra es en “Good Song”:

The country’s got a hold of my soul,
El país me tomó el alma
TV’s dead and there ain’t no war in my head, no…
La televisión está muerta y no hay guerra en mi cabeza, no…

En “Out Of Time”, por ejemplo, critica la falta de interés de algunas personas con lo que estaba ocurriendo en el mundo en esos momentos:

And you’ve been so busy lately
Has estado tan ocupado últimamente
That you haven’t found the time
Que no has encontrado el tiempo
To open up your mind
Para abrir tu mente
And watch the world spinning
Y ver al mundo dando vueltas
Gently out of time
Poco a poco, fuera de tiempo

Y si en las letras fue muy sutil el mensaje, en el arte del disco fue más que evidente el desdén ante la situación política mundial. Todo el arte del álbum estuvo a cargo de Banksy, el artista británico conocido por sus piezas contra la guerra.

Por ejemplo, la portada del sencillo “Crazy Beat”, es la famosa imagen Petrolhead, la cuál se usó ámpliamente en el Reino Unido para protestar en contra de la invasión a Iraq. Por otra parte, la portada de “Good Song” muestra a dos niños parados en la cima de una montaña hecha por rifles automáticos. Se trataba de la obra “Kids On Guns Hills”.

El “Empire State of Mind”: la unión tras la polarización

La música es sin duda un vehículo a nivel mundial para describir los sentimientos de una generación. Y no solo ocurrió con los ataques del 11S, también vimos como, a través de Woodstock, artistas se pronunciaban en contra de otra guerra, en este caso la de Vietnam.

Sin importar el paso de los años, hay temas que se convierten en lemas o himnos. Eso es lo que ocurrió con “Empire State of Mind” de Jay-Z y Alicia Keys, dos de esas figuras que resaltaban en 2001: una naciente y otro estableciéndose.

Ocho años más tarde de esos ataques llega esa canción, que describe la resiliencia de Nueva York y su gente. De la jungla de concreto que, como dice el éxito, es donde se hacen los sueños.

“Luego del 11S era difícil tener un sentimiento positivo sobre Estados Unidos porque estábamos divididos como país”, dijo el crítico de música Jason King en la serie original de CNN, “Soundtracks: The Songs That Defined History”.

“En 2009, Jay-Z y Alicia Keys lanzan su canción Empire State of Mind y de alguna forma creo que (el tema) fue un elemento unificador…. Hay algo sobre esa canción que se siente más grande que el tema mismo, eso es lo que es un himno”, dijo King.

“Mira cómo la música conecta diez años después, 20 años después. Estábamos viendo la llegada de dos figuras que en 2009 celebraban el espíritu de resurrección de la ciudad de Nueva York, con una canción que fue un contundente número uno como fue Empire State of Mind, pero el 11 de septiembre de 2001 apenas comenzaban, apenas se construían una reputación y un catálogo”, dijo Marín a Zona Pop CNN.

La respuesta latina a los ataques

Y aunque en el mercado latino el pronunciamiento no fue tan masivo como en en anglosajón, sí hubo reacciones. La conexión de Nueva York con el espíritu latino es indiscutible. En la década de los 2000 el 27,8% de la población de la Gran Manzana era latina, según datos de la Universidad de Nueva York. Y sin irnos muy lejos, la salsa nació en las calles de la metrópoli, gracias al legado de los puertorriqueños y los cubanos.

Y precisamente de este género, la salsa, uno de sus mayores exponentes, Rubén Blades, presentó la canción “Danny Boy” junto a su esposa, Luba Mason. El tema está dedicado a los bomberos, policías y rescatistas que trabajaron en la zona cero. Este grupo en particular son considerados héroes nacionales.

“Dedicamos esta canción a los policías, a los bomberos, a los miembros de los servicios de emergencia que dieron su vida para ayuda a otros ese 11S. A las víctimas, a sus familias y a la inmortal ciudad de Nueva York”, dijo Blades al final de la canción “Jiri Son Bali” de su álbum “Mundos”.

El tributo de estrellas

También destaca el tema bilingüe “El Último Adiós (The Last Goodbye)”. Gian Marco, Gloria Estefan, Jon Secada y Emilio Estefan Jr. –quien también la produjo– escribieron el tema. Según MTV News, el tema fue persentado por Gloria Estefan y Jon Secada en la Casa Blanca.

El sencillo, que buscaba la unión en un país roto, contó con las voces de decenas de artistas, entre ellos Ricky Martin, Alejandro Sanz, Olga Tañón, Jennifer López, Christina Aguilera, Shakira, entre otros.

Y un dato curioso, la única vez que los premios Latin Grammy han sido cancelados fue en 2001 debido a los ataques terroristas.

Otros temas inspirados o relacionados con el 11S:

“I Can’t See New York” de Tori Amos.
“Antichrist Television Blues” de Arcade Fire.
“An Open Letter to NYC” de los Beastie Boys.
“Freedom” de Paul McCartney.
“Politik” de Coldplay.
“New New York” de The Cranberries.
“My Dad’s Gone Crazy” de Eminem.
“Illume (9-11)” de Fleetwood Mac.
“Ground Zero” de Chris Cornell.
“Hello God” de Dolly Parton.
“America” de Imagine Dragons.
“What More Can I Give” de Michael Jackson.
“My List” de Toby Keith.
“Skylines and Turnstiles” de My Chemical Romance.
“Let’s Roll” de Neil Young.
“My Last Breath” de Evanescence.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up