Cómo este “maníaco de las millas” ganó 40 millones de millas de viajero frecuente

(CNN) — Ya sea contratando una tarjeta de crédito que no necesitan, comprando un producto al azar o rellenando encuestas interminables, la mayoría de los viajeros han intentado algún tipo de truco para ganar más millas aéreas.
Algunos viajeros dedicados incluso hacen viajes específicos, conocidos como carreras de millas, con el único propósito de ganar millas y/o aumentar su estatus de viajero frecuente.

Sin embargo, es seguro que pocos han llegado a los mismos extremos que el experto en millas aéreas Steve Belkin, que tomó la noción de aprovechar los programas de recompensas en su beneficio y se lanzó a ello mucho antes de que la mayoría de los viajeros, o de las aerolíneas, comprendieran lo fructífero que podía ser.

Belkin consiguió ganar la asombrosa cifra de 40 millones de millas de viajero frecuente a lo largo de tres décadas, ideando elaborados planes como contratar a docenas de actores para que volaran con su nombre, asistir a reuniones sobre el transporte aéreo y suscribirse a cientos de revistas.

El emprendedor de viajes relata sus numerosas aventuras para ganar millas en su nuevo libro, “Mileage Maniac”, que salió a la venta a principios de este año.

La primera vez que se interesó por acumular millas aéreas fue en la década de 1980, cuando eran un concepto relativamente nuevo.

“Me topé con la idea de las millas aéreas”, explica a CNN Travel. “Y como tengo una mente un poco más retorcida, fui capaz de conectar las ideas y darme cuenta de que realmente tenía la oportunidad de ser un negocio escalable”.

Aventuras para ganar millas

Steve Belkin escribió un libro sobre los diversos planes que emprendió para ganar 40 millones de millas en 30 años.Cortesía de Steve Belkin

Una vez que se dio cuenta de que los distintos departamentos implicados en los programas de las aerolíneas no necesariamente se coordinaban entre sí, y que podía “apilar” ofertas, Belkin se lanzó al reto de ganar más y más millas.

Pasó horas y horas investigando un sinfín de programas y ofertas, tratando de idear formas ingeniosas y rentables de aumentar su creciente colección de millas.

Los viajeros frecuentes ¿vuelan gratis?

La primera gran estrategia de Belkin fue en 1988, cuando contrató a 25 “clones de millas” para que volaran bajo su nombre con el fin de aprovechar un programa de United Airlines que daba el triple de millas a los pasajeros que viajaran entre la costa este y la costa oeste en Acción de Gracias.

“Contraté a unos 25 actores desempleados y subempleados para que volaran de un lado a otro”, explica. “A finales de los 80 nadie comprobaba los documentos de identidad, así que podía hacer que 25 personas volaran como ‘Steve Belkin’ y fueran mis clones de millas.

Así ganaba todas sus millas.

“En el transcurso de un fin de semana, gané el equivalente a un millón de millas, lo que se consideraba una cantidad ridícula de millas en aquella época”.

Según Belkin, los actores aceptaron ser parte del plan después de que él se ofreciera a pagar sus boletos de avión.

“En aquella época, la mayoría de la gente no tenía dinero para ir y venir en avión”, explica, “era un buen negocio para ellos, así que todo el mundo se beneficiaba. Y ellos [los actores] no entendían ni les importaba que yo quisiera sus millas. Para ellos era dinero del monopolio”.

A medida que los programas de viajero frecuente y los sistemas de puntos se hacían más populares, tanto los viajeros como las aerolíneas se volvían más inteligentes respecto a los posibles hackeos, y Belkin tuvo que ser aún más creativo.

Uno de sus planes más extravagantes consistía en emplear a arroceros y masajistas tailandeses para que hicieran un trayecto de 30 minutos y US$ 8 por el norte de Tailandia con el fin de obtener el estatus de superélite en el programa Aeroplan de Air Canada, en un plan conocido como “baht run”.

“El baht run lo creó en realidad otra persona, yo simplemente lo aproveché al máximo”, admite. “El programa de Aeroplan era el único en el mundo en ese momento en el que, con ese estatus de nivel superior, no había un límite de capacidad ni restricciones a los viajes gratuitos.

“Eso significaba que si querías seis pasajes de clase business en Navidad para ir a Australia, tenían que canjearlos por ti. Era una ventaja increíble. Pero volar 200 segmentos era abrumador”.

Derrotando al sistema

Belkin en Raja Ampat, Indonesia.Cortesía: Steve Belkin

Decidió reunir un equipo para volar 200 segmentos entre las dos ciudades durante cinco días a la semana en un periodo de seis semanas, una tarea que admite que fue muy difícil de gestionar, y que posteriormente le llevó a ser confundido con un narcotraficante.

“Estaba sentado en Cleveland viendo pasar los kilómetros, y recibí una críptica llamada de la Administración para el Control de Drogas (DEA) en Tailandia”, cuenta.

Cuando voló de vuelta para reunirse con ellos, la DEA le informó de que la ruta que su equipo contratado recorría a diario estaba relacionada con el contrabando de opio.

Al darse cuenta de la gravedad de la situación, sacó su hoja de cálculo de kilometraje y empezó a explicar los pormenores de su plan al desconcertado agente que le interrogaba.

“Estaba un poco molesto, pero también aliviado”, dice Belkin. “Hacia el final de la reunión, dijo: ‘Steve, compraste todos estos boletos con tu tarjeta de crédito, tienes gente en los mismos aviones, utilizas las mismas agencias de viajes, te presentas en el aeropuerto. Estaba pensando que o eres el contrabandista de drogas más brillante que he conocido, o el más estúpido’”.

“Por suerte, no era ninguna de las dos cosas. Estaba contrabandeando millas, no estaba contrabandeando drogas. Así que ese encuentro terminó con una nota feliz”.

Reapertura del turismo: Francia, España y otros países se preparan para recibir a viajeros internacionales

Después de pasar tantos años ideando formas de hacer que los esquemas de puntos y los programas de las aerolíneas funcionen a su favor, Belkin admite que se frustra con aquellos que son indiferentes a sus millas.

“Tenía un tío que tenía muchas millas, pero no sabía cómo utilizarlas”, dice. “Iba a gastar como 300.000 millas por persona volando a Australia, y yo sabía que se podía llegar allí por 100.000 millas por persona”.

Belkin cuenta que le rogó a su tío que le dejara pagar el boleto y canjear las millas él mismo, pero se negó a aceptarlo.

“Me dijo: ‘bueno, creo que es un gran trato’. Ahora apenas nos hablamos”, bromea.

Aunque la afición de Belkin le ha permitido viajar por el mundo a lo grande con su familia durante años, insiste en que ese nunca fue su objetivo.

De hecho, fue simplemente la “idea de ganarles a las aerolíneas en su propio juego” lo que le animó a hacerlo.

“Intentaba averiguar cómo ganar más y más millas y hacer cosas cada vez más complejas y enrevesadas”, dice. “Nunca pensaba en ‘qué voy a hacer con todas estas millas, o a dónde voy a ir’”

“Canjear las millas fue casi una idea de última hora. He tenido mucha suerte de tener todas estas millas, y puedo ir a donde quiera, cuando quiera. Pero no es ahí donde encuentro satisfacción. La satisfacción fue que descubrí la manera de ser mejor en su propio juego”.

Comunidad clandestina

Belkin dice que disfrutaba ganando a las aerolíneas en su propio juego y que ganar millas era algo secundario.Cortesía de Steve Belkin

Sin embargo, los viajeros que estén pensando en lanzarse a probar una de sus artimañas para obtener millas aéreas deberían pensarlo dos veces.

Según Belkin, hoy en día ya no es posible salirse con la suya en la mayoría, si no en todos los esquemas que aparecen en “Mileage Maniac”.

“Esa es una de las razones por las que escribí este libro”, explica. “La mayoría de estas cosas no son replicables en 2021. Si no las hiciste en su día, es más una fábula que una realidad ahora”.

De hecho, muchas cosas han cambiado desde que Belkin empezó a acumular millas aéreas, y la diferencia más significativa es que la mayoría de los programas ofrecen ahora millas en función de la cantidad que gasta el cliente y no de cuántos vuelos toma.

“Ese fue realmente el punto de inflexión de los programas”, añade Belkin. “Al principio se llamaban programas de viajeros frecuentes, y te recompensaban por la cantidad de vuelos que hacías”.

“Luego, a mediados de la década de 2000, las aerolíneas empezaron a darse cuenta de que tenían que recompensar a la gente que pagaba mucho. Entonces empezaron a llamarlos programas de fidelización. Así que hoy en día, la fidelidad significa básicamente que cuanto más profundos son tus bolsillos, más recompensas obtienes”.

Belkin también señala que, aunque los viajeros sean capaces de idear nuevos trucos, es muy difícil mantenerlos en secreto hoy en día debido a las redes sociales, por no hablar de los numerosos blogs dedicados al hacking de viajes.

“Antes había una pequeña comunidad de aficionados de los vuelos frecuentes”, dice. “Y cuando se te ocurría una buena idea, podías compartirla con unas cuantas personas y ayudarlos a conseguirla hasta el punto de hacerla aún mejor y más efectiva”.

“Era muy satisfactorio y había una sensación de camaradería y comunidad”.

Pero una vez que esa comunidad se expandió, Belkin empezó a sentir que “la gente estaba esperando que a gente como yo y un par de estas otras mentes maestras se les ocurrieran cosas y las compartieran con ellos para poder hacerlo”.

Tras darse cuenta de que se corría la voz y las compañías aéreas estaban “bloqueando” algunos de los métodos, él y los demás “acabaron pasando a la clandestinidad”, compartiendo sus técnicas solo con un pequeño círculo.

“La mayoría de los trucos que se leen [en el libro] son bastante clandestinos”, dice. “Incluso la gente que dice saber cómo jugar al juego dice: ‘Vaya, no sabía nada de eso'”.

Aunque todavía existe una comunidad de viajeros frecuentes, Belkin cree que las recompensas obtenidas por “vencer al sistema” son mucho menores hoy en día.

Las mejores aerolíneas del mundo para 2021, según AirlineRatings.com

Vida de jetset

Steve Belkin con su esposa Julie.Cortesía de Steve Belkin

“Siempre hay formas de jugar el juego”, dice. Pero para la mayoría de la gente, la cantidad de tiempo y esfuerzo que se necesitaría probablemente no justificaría la ventaja, a menos que sea algo que realmente, realmente, te comprometas a hacer”.

“Yo diría que si quieres jugar a un juego, juega al tenis. No juegues al juego de las millas”.

Sin embargo, recuerda aquellos días de gloria de las aventuras de ganar millas con extremo cariño.

“Fue divertido quedarse despierto hasta altas horas de la noche, haciendo cuentas, reclutando grupos de trabajo y averiguando cómo pedir un préstamo con garantía hipotecaria sin que mi mujer lo supiera”, dice Belkin, que cuenta con Randy Petersen, fundador de la revista mensual “InsideFlyer” como una de sus mayores influencias.

Aunque ha recibido muchos elogios por su habilidad para adquirir millas, Belkin también ha recibido críticas, algo que realmente le desconcierta.

“Si se sustituyera el dinero por millas, y alguien dijera ‘he estado jugando a la bolsa y he triplicado mi dinero’, nadie lo criticaría”, dice.

“Nadie critica a la gente por acumular dinero o acumular bienes inmuebles. Pero de repente, cuando se trata de millas, parece que hay un criterio un poco diferente en juego”.

Hyatt le apuesta al turismo de lujo con un acuerdo de US$ 2.700 millones por un operador de resorts

Cuando se le pregunta qué pensarán los ejecutivos de las aerolíneas de sus planes, Belkin dice que le gusta pensar que disfrutaron de la publicidad que les generaron sus payasadas.

“Diría que no les gustó el hecho de que hiciera todas estas locuras”, añade. “Pero realmente les mantuvo en los titulares durante un tiempo”.

Aunque su mujer, Julie, estaba perpleja por su fijación con las millas aéreas en aquellos primeros días, al final se convenció, y la pareja sigue disfrutando de un estilo de vida jetset.

“Mi mujer no lo entendía al principio y no se lo expliqué bien”, admite Belkin, que todavía tiene entre seis y nueve millones de millas para gastar.

“Pero ahora tenemos unos cuantos millones de kilómetros y, si queremos ir a algún sitio, podemos ir con estilo. Así que creo que está en paz después de haber estado desconcertada durante todas esas décadas”.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up