ANÁLISIS | La manera en la que el 11 de septiembre forjó una era de agitación política

(CNN) — Estados Unidos entró en batalla el 11 de septiembre de 2001, unido en defensa de sus valores y forma de vida.

Veinte años después, está en guerra consigo mismo, su democracia está amenazada desde adentro de una manera que Osama bin Laden nunca logró.

Minuto a minuto: 20 años del 11 de septiembre de 2001

En su momento, los ataques del 11 de septiembre que ocurrieron en un cielo azul nítido, convirtió la mañana despejada en horror y demostró que los vastos océanos ya no podían proteger a Estados Unidos del terrorismo del mundo exterior.

Pero durante al menos unas semanas, todos —liberales, conservadores, sin importar la raza o el credo— fueron uno al guardar duelo por los casi 3.000 muertos y el miedo de sufrir más ataques.

Sin embargo, en retrospectiva, los ataques anunciaron el comienzo de una era de trauma político y turbulencia que apagó un breve período en el que un próspero Estados Unidos se había deleitado con un resplandor de paz posterior a la Guerra Fría, erigiéndose como una superpotencia solitaria.

Imágenes de la cobertura del 11 de septiembre de 2001 0:57

La historia da a los eventos una claridad de la que carecían en tiempo real. Pero no puede registrar el dolor, el pánico y la desorientación de esos terribles y dolorosos días después del 11 de septiembre que impulsaron las decisiones de los líderes políticos. En retrospectiva, ahora está claro que a pesar del heroísmo de miles de soldados muertos o mutilados en las guerras posteriores al 11 de septiembre, los excesos de la respuesta política de Estados Unidos causaron tanta, si no más, agitación como los propios ataques.

Todo lo que necesitas saber sobre los 19 terroristas que participaron en el 11 de septiembre de 2001

El 11 de septiembre de 2001 no lo explica todo. Pero la guerra contra el terrorismo llevó a Estados Unidos en una dirección política de la que no había vuelta atrás.

Una mordaz y exitosa guerra en Afganistán se sumió en un pantano de 20 años que terminó el mes pasado. Otra guerra en Iraq, librada con falsos pretextos, fue su propia versión inicial de una Gran Mentira. Un nuevo estado de seguridad gubernamental diseñado para frustrar los ataques subsiguientes perdura. La confianza en Washington se vio frustrada por vastos programas de vigilancia. El nombre de Estados Unidos fue manchado por la tortura. La guerra judicial contra el terror estiró la Constitución.

A 20 años de los atentados del 11S en EE.UU., así cambió la amenaza desde Afganistán

El presidente George W. Bush pasó de ser un campeón sobre los escombros en la Zona Cero a un líder destruido por su propia guerra. Su sucesor, Barack Obama, pasó dos mandatos luchando por llevar la campaña antiterrorista dentro de la ley y la moralidad internacional, pero el uso de drones para realizar ataques letales y eliminar objetivos terroristas también causó víctimas civiles y fue condenado por defensores de los derechos humanos.

Mientras tanto, los miles de muertos y heridos en guerras extranjeras, los billones de dólares gastados en la construcción de la nación, la furia contra las élites de Washington y los prejuicios contra el Islam generaron un grupo de resentimiento maduro para un demagogo. Y llegó Donald Trump, prometiendo prohibir a los musulmanes la entrada a Estados Unidos y alardeando de que era más inteligente que todos los generales que lideraron años de agotadores combates.

OPINIÓN | Soy musulmán, fui infante de Marina de Estados Unidos y serví el 11 de septiembre de 2001

Las heridas políticas de los años posteriores al 11 de septiembre quedaron al descubierto una vez más en los últimos días, cuando la caótica retirada final de Kabul cerró el círculo de la historia: los talibanes fundamentalistas —que dieron la bienvenida a al Qaeda— vuelven a gobernar Afganistán.

Bin Laden —que envió secuestradores suicidas para dirigir aviones cargados de combustible hacia íconos del poder político, económico y militar de EE.UU.— creía que Estados Unidos era corrupto, débil e inmoral. Pero incluso él se sorprendería al observar el amargo distanciamiento interno que ayudó a desencadenar.

1 de 24
| La gente ata cintas azules frente al último pilar de las Torres Gemelas que quedó en pie tras los atentados del 11 de septiembre de 2001. La imagen es del 30 de mayo de 2017. (Crédito: Spencer Platt/Getty Images)

2 de 24
| Un detalle del “tridente”, una columna de acero que formó parte del soporte de la estructura de las Torres Gemelas (Crédito: STAN HONDA/AFP vía Getty Images)

3 de 24
| Así quedó el casco del bombero Dan Potter, que sobrevivió al atentado del 11 de septiembre de 2001. Su casco forma parte de la exposición del Memorial Museum (Crédito: Spencer Platt/Getty Images)

4 de 24
| Un par de lentes recuperados en la Zona Cero. El objeto forma parte de la exposición del Memorial Museum (Crédito: Spencer Platt/Getty Images)

5 de 24
| Objetos que fueron hallados luego del ataque al Pentágono del 11 de septiembre de 2001. (Crédito: STAN HONDA/AFP vía Getty Images)

6 de 24
| Fragmentos del avión del vuelo 11 que se exponen en el Memorial Museum. (Crédito: STAN HONDA/AFP vía Getty Images)

7 de 24
| La escalera de un camión de bomberos destruida durante los rescates tras el ataque a las Torres Gemelas. (Crédito: Spencer Platt/Getty Images)

8 de 24
| La camisa de un bombero que asistió a los rescates tras el atentado a las Torres Gemelas. Es parte de la exposición del Memorial Museum. (Crédito: Spencer Platt/Getty Images)

9 de 24
| Objetos de la Zona Cero, incluye una antena de televisión de la Torre Norte. (Crédito: Spencer Platt/Getty Images)

10 de 24
| La escalera destruida de un camión de bomberos que estuvo en los rescates tras el atentado. (Crédito: Spencer Platt/Getty Images)

11 de 24
| Artefactos de la Zona Cero. Este es un motor del ascensor de uno de los edificios. (Crédito: Spencer Platt/Getty Images)

12 de 24
| Una ambulancia del Departamento de Bomberos de Nueva York. (Crédito: STAN HONDA/AFP vía Getty Images)

13 de 24
| El casco utilizado por el bombero Christian Waugh el 11 de septiembre de 2001. (Crédito: STAN HONDA/AFP vía Getty Images)

14 de 24
| Varios objetos rescatados de la Zona Cero. (Crédito: Spencer Platt/Getty Images)

15 de 24
| La cédula de identidad de Glenn J. Winuk, que murió tras los ataques a las Torres Gemelas. (Crédito: Spencer Platt/Getty Images)

16 de 24
| Un portabicicletas recuperado de la Zona Cero. (Crédito: Spencer Platt/Getty Images)

17 de 24
| Kate Kuhl, curadora del New York State Museum, sostiene una bota de bombero rescatada de entre los restos de las Torres Gemelas. (Crédito: MYCHELE DANIAU/AFP vía Getty Images)

18 de 24
| Artefactos recuperados tras los ataques a las Torres Gemelas, en una exposición del New York State Museum. (Crédito: Will Waldron/Getty Images)

19 de 24
| La puerta de una ambulancia recuperada tras los ataques a las Torres Gemelas, en una exposición del New York State Museum. (Crédito: Will Waldron/Getty Images)

20 de 24
| Carro cisterna del Departamento de Bomberos de la ciudad de Nueva York que fue destruida en el atentado. (Crédito: NYS Museum/Getty Images)

21 de 24
| Parte de un teléfono que fue recuperado de los escombros tras el atentado. (Crédito: NYS Museum/Getty Images)

22 de 24
| Otro objeto recuperado de los escombros tras el atentado. (Crédito: NYS Museum/Getty Images)

23 de 24
| El volante de un BMW recuperado de los escombros tras el atentado. (Crédito: NYS Museum/Getty Images)

24 de 24
| Un cartel de plan de evacuación recuperado de los escombros tras el atentado. (Crédito: NYS Museum/Getty Images)

end div.modal

¿Valió la pena?

Un paseo por las exuberantes avenidas cubiertas de hierba entre las tumbas de los muertos de la guerra de Estados Unidos después del 11 de septiembre en la Sección 60 del Cementerio Nacional de Arlington —a la vista de la trayectoria de vuelo del avión secuestrado que impactó contra el Pentágono—, plantea una pregunta inquietante: ¿Valió la pena el costo de la guerra contra el terrorismo?

20 años después de los ataques terroristas del 11 de septiembre: datos que debes saber

Filas de lápidas blancas —algunas con fichas como insignias de unidad, fotos o incluso botellas de cerveza— conmemoran a los perdidos en Iraq y Afganistán. Miles de civiles atrapados en el fuego cruzado de dos décadas de guerra estadounidense no tienen monumentos en Washington.

Robert Gates, exsecretario de Defensa de Bush y Obama, reflexionó el jueves sobre lo que se había ganado y perdido.

“Nadie el 12 de septiembre de 2001 hubiera soñado que pasaríamos 20 años sin otro ataque importante contra Estados Unidos”, dijo Gates en un evento del Foro de Seguridad de Aspen. “De la misma manera, creo que los costos de estas guerras en vidas perdidas, en vidas cambiaron para siempre por parte de nuestros militares y muchos de nuestros civiles que sirvieron y el costo para el país en términos de tesoro y todo lo demás ha sido enorme.”

A 20 años del 11S, revive la amenaza contra EE.UU. 4:10

En el furor por la salida mal gestionada de Afganistán, a menudo se olvidaba que las primeras batallas de la guerra contra el terrorismo tuvieron éxito, cuando Estados Unidos aplastó a al Qaeda, aunque bin Laden escapó por las cuevas de Tora Bora.

“Ir a Afganistán para sus propósitos declarados en ese momento hizo que valiera la pena”, dijo el exsecretario de Seguridad Nacional de Obama, Jeh Johnson, argumentando en un foro del Centro de Política Bipartidista que tres gobierno habían degradado la capacidad de al Qaeda para atacar a Estados Unidos.

Cómo una redada en Afganistán reveló que al Qaeda sigue teniendo alcance mundial bajo la “protección” de los talibanes

Si bien subrayó que nunca podría “valer la pena” perder a un hijo o una hija en la guerra, Johnson dijo: “Obviamente fue costoso, muy costoso. Terminamos en un lugar donde los talibanes están a cargo nuevamente, pero muchas cosas han sucedió en ese período de 20 años que creo que ha hecho que la patria sea más segura”.

Exclusivo: nuevos detalles sobre el alcance de al Qaeda 4:01

Las “guerras voluntarias”

Pero, ¿qué se puede decir de los años posteriores a los ataques contra Nueva York y el Pentágono y el accidente de un avión que se cree que se dirigía al Capitolio de Estados Unidos que fue derribado por los pasajeros en Pensilvania? Con al Qaeda derrotada, los estadounidenses seguían muriendo en un esfuerzo inútil por construir un estado afgano que funcionara. ¿Fueron sus muertes en vano en una guerra que terminó con la derrota de Estados Unidos? ¿Su servicio fue traicionado por líderes políticos?

Los interrogantes sin respuesta en torno a los ataques terroristas del 11 de septiembre

Tony Brooks —que se desempeñó como guardabosques del ejército en Afganistán e Iraq— insistió en que, a pesar de la reciente salida de Estados Unidos, los sacrificios de quienes sirvieron otorgaron libertad a una generación de afganos, citando el caso de cualquier joven mujer allí.

“Vivió su vida durante 20 años. Decir que todo es en vano es simplemente descartar a los niños y las mujeres de Afganistán, en mi opinión”, afirmó Brooks.

Brooks, quien dejó la universidad y se unió al ejército después del 11 de septiembre, también señaló que los obstáculos de la guerra contra el terrorismo no se compartieron por igual y dijo que la cobertura de los medios no reflejaba completamente la realidad de las pérdidas en todo el país.

“Estas guerras fueron muy singulares en el hecho de que fueron 100% voluntarias”, señaló Brooks, y agregó que los combates ocurrieron en las “sombras” y recibieron cobertura solo cuando algo salió mal.

Huyó de Afganistán y volvió como militar tras el 11S 4:38

“Para ser honesto, no creo que (las tropas) hayan sido nunca honradas. Debido al ejército totalmente voluntario, fue fácil despedirlo. Si obligáramos a la gente a irse, sería una historia diferente”.

El presidente Joe Biden comprendió el número de víctimas que sufren los pequeños pueblos y ciudades de Estados Unidos, que sin duda influyó en la política de los últimos 20 años.

“¿Cuántos miles más de hijas e hijos estadounidenses estás dispuesto a arriesgar?” preguntó al explicar su decisión de salir de Afganistán. “¿Cuánto tiempo les permitirías quedarse? ¿Enviarías a tu propio hijo o hija?”

Biden ofrece un provocador discurso sobre la retirada de Afganistán: “No iba a extender una guerra para siempre”

Si los ataques del 11 de septiembre fueron una falta de imaginación por parte de las autoridades estadounidenses —¿quién hubiera pensado que una banda terrorista armada solo con navajas podría humillar a una superpotencia?— Iraq fue un caso de exceso de imaginación, ya que los líderes políticos, conmocionados por las bajas masivas del 11 de septiembre, se preocuparon por lo que podría hacer un tirano con armas nucleares.

Pero la invasión del gobierno de Bush también fue un ejemplo de la arrogancia de Estados Unidos, ya que buscó nuevos objetivos después de al Qaeda.

La imposibilidad de encontrar armas de destrucción masiva, el error de cálculo de que las tropas estadounidenses serían recibidas como libertadores en lugar de objetivos para los insurgentes y el mal funcionamiento de Irán –estado que Estados Unidos dejó atrás– asestó un golpe devastador a la confianza en el gobierno y la credibilidad de los principales medios de comunicación, que no se mostraron lo suficientemente escépticos sobre la guerra. Además, el vacío de poder dejado tras el derrocamiento, captura y ejecución del dictador Saddam Hussein generó un grupo terrorista más despiadado que al Qaeda: ISIS.

¿Qué es ISIS-K? Lo que sabemos del grupo terrorista afiliado a ISIS

Todos estos fueron factores que aumentaron la desconfianza que luego explotó Trump.

Con Trump, ¿habría pasado lo mismo en Afganistán? 1:47

Cómo las guerras del 11 de septiembre dieron forma al estado de ánimo nacional

Sin el desastre de Iraq, es posible que Estados Unidos no habría tenido su primer presidente negro. Cuando todavía era un legislador del estado de Illinois, Obama dijo que no era un pacifista sino que se oponía a las “guerras tontas”. El mensaje resonó en 2008, y su credo de esperanza ofreció un alivio de los años de Bush, cuando las guerras posteriores al 11 de septiembre iban mal.

ANÁLISIS | Bush, Obama, Trump, Biden: cómo cuatro presidentes crearon el desastre actual en Afganistán

Y si Obama no hubiera estado en la Oficina Oval, a Trump le habría faltado combustible para una campaña provocadora basada en la afirmación racista de que el 44° presidente no nació en Estados Unidos. Pero en 2016, Trump también tocó un estado de ánimo nacional, canalizando a los partidarios que creían que los establecimientos políticos, económicos, militares y de los medios de comunicación ignoraron una gran parte de un país que sufría.

Trump se postuló como un clásico hombre fuerte, explotando el cansancio de las guerras del 11 de septiembre, las economías rurales saqueadas y la sensación de que el mundo se estaba aprovechando de Estados Unidos. Su llamado a un “cierre total y completo” de la inmigración musulmana se basó en la sospecha de extranjeros que se quedaron después del 11 de septiembre y reflejó su demonización de los inmigrantes mexicanos. Su afirmación de que fue espiado por el gobierno de Obama habría encontrado menos tracción si no hubiera sido por las revelaciones sobre la vigilancia del gobierno por parte de Edward Snowden.

OPINIÓN | Nuestros aliados musulmanes deben dar un paso al frente para proteger a las mujeres en Afganistán

Donde Obama prohibió la tortura, Trump la defendió. Después de que Obama construyó puentes con el mundo musulmán, su sucesor se quejó de que Estados Unidos no robó el petróleo en Iraq.

“Hay que combatir el fuego con fuego”, dijo Trump, respaldando el ahogamiento. “Tenemos que ser fuertes. Tenemos que luchar con crueldad. Y violentamente, porque estamos tratando con gente violenta”.

En retrospectiva, la retórica de Trump presagió su introducción de la violencia en el debate político, que culminó en su incitación de las multitudes que invadieron el Capitolio de Estados Unidos inspirados por sus mentiras sobre el fraude electoral.

Fallan contra abogados de Trump y 7 policías lo demandan 2:23

Ruth Ben-Ghiat, profesora de historia de la Universidad de Nueva York, dijo que Trump fusionó elementos del nuevo estado de seguridad, como un duro Departamento de Seguridad Nacional y la tortura de sospechosos de terrorismo, en su propia marca.

ANÁLISIS | Más evidencia de que Donald Trump está dirigiendo una presidencia en las sombras

“Es difícil trazar una línea directa entre la reacción del 11 de septiembre y Trump, pero utilizó como arma las políticas y actitudes antiliberales que florecieron en esos años”, dijo Ben-Ghiat. “Toma todas esas semillas diseminadas en esos años y las pone en un paquete de política de estilo autoritario”.

“Se trataba de nosotros”

Veinte años después, el poder emotivo del 11 de septiembre ha disminuido, aunque no para los afligidos. Y los pequeños momentos pueden traer recuerdos de ese día de infamia que regresa rápidamente, como el destello de un avión sobrevolando los rascacielos de la ciudad o un reloj que muestra las 8:46 a.m., la hora en que el primer avión chocó contra la torre norte del World Trade Center.

A 20 años del 11S: así fue la mañana de terror 6:25

Una generación de estadounidenses ha crecido en el mundo que creó el 11 de septiembre. Los bebés que nacieron semanas después de los ataques ahora son estudiantes de segundo año de universidad. Algunos de los primeros estadounidenses en luchar ahora han enviado a sus propios hijos a campos de batalla extranjeros.

Bush advirtió una vez sobre una lucha multigeneracional contra el terrorismo. Pero el cambio climático y el ascenso de China ahora se consideran amenazas mayores. Y el peligro más agudo de los terroristas ahora es de cosecha propia. Es posible que al Qaeda no haya golpeado el Capitolio, pero el edificio fue atacado por extremistas que confirmaron las advertencias del gobierno de que el supremacismo blanco es ahora la principal amenaza terrorista del país. Después del 11 de septiembre, Estados Unidos se unió para defenderse. No hizo lo mismo cuando se enfrentó a un presidente que montó un asalto a la democracia.

ANÁLISIS | Supremacismo blanco, pero con un bronceado

Las divisiones también partieron al país en otra crisis nacional: la pandemia del coronavirus, que mata a más personas cada dos días de las que murieron el 11 de septiembre de 2001. Si ocurre un nuevo 11 de septiembre, es difícil creer que la unidad nacional y política se repetiría.

Más allá de la política, y mientras reflexiona durante el el vigésimo aniversario del 11 de septiembre, Brooks —que ahora practica la medicina quiropráctica y es autor de un libro “Leave No Man Behind”, sobre su servicio en tiempos de guerra— lamenta la pérdida de la unión nacional.

“Ese fue el evento más unificador de mi vida, y desde entonces sentí que cada evento importante que ocurre en el mundo simplemente nos divide aún más”, afirmó.

“No es el mismo mundo, donde la misión era más grande que uno mismo. Se trataba de nosotros, no de mí. Creo que ahora se trata de mí”.

Harris sobre 11S: “La unidad es imperativa en EE.UU.” 3:22

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

This content was republished with permission from CNN.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up