ANÁLISIS | Biden se enfrenta a duras verdades de la pandemia antes de un discurso importante

(CNN) — Lo que más quieren los estadounidenses de Joe Biden está más allá de su poder: el fin de la pandemia.

Pero el presidente hará un nuevo intento el jueves de trazar un camino para salir de una pesadilla nacional que comienza a sentirse como una realidad oscura, repetitiva y permanente, y demostrar que es el líder que puede llegar a ese destino difícil de alcanzar.

Su discurso coincidirá con una nueva dimensión aterradora de la emergencia, con niños que ahora representan aproximadamente una de cada cuatro nuevas infecciones, con cientos hospitalizados, un aumento que aterroriza a los padres y amenaza las clases presenciales.

El furioso resurgimiento de la crisis este verano, impulsado por la variante delta del virus, no solo sembró aún más miseria humana, con muertes diarias que ahora promedian más de 1.500. Interfirió en la percepción generalizada de que la normalidad (vacaciones, visitas familiares, regreso a la oficina) podría estar regresando en medio de las esperanzas de un verano de libertad a principios de este año. La recaída en la crisis también dañó la credibilidad de Biden como presidente electo para dejar la pandemia en el pasado, ya que declaró el 4 de julio que la nación estaba saliendo de un “año de dolor, miedo y pérdidas desgarradoras” y dejó una clara impresión de que lo peor había pasado.

Pero como señaló el miércoles el corresponsal médico en jefe de CNN, Sanjay Gupta, la situación es de alguna manera más aguda ahora que hace un año, y eso tiene en cuenta el milagro de las vacunas altamente efectivas. Este Día del Trabajo, hubo 3,5 veces más infecciones por covid-19, 2,5 veces más hospitalizaciones y el doble de muertes diarias promedio que en el mismo momento hace un año, informó Gupta, citando cifras de la Universidad Johns Hopkins y el Departamento de Salud y Servicios Humanos.

Este Día del Trabajo vio en promedio un 300% más de casos nuevos de covid-19 que el año pasado en EE.UU.

La pandemia no ha seguido exactamente el mismo patrón creciente y decreciente que la última vez. Con la creciente comprensión de que las expectativas anteriores de eliminar el covid-19 eran demasiado optimistas, existe la necesidad de un ajuste de cuentas nacional y un reajuste de las nuevas expectativas que solo un presidente, con su megáfono y su perfil, puede lograr. De alguna manera, Biden es como un presidente en tiempos de guerra que prepara a su gente para muchos meses más de lucha. Y el discurso del jueves será observado de cerca para ver cuán duras serán las verdades que Biden, quien dijo mientras hacía campaña que siempre le hablaría directamente al país, estará preparado para compartir.

Dadas las sensibilidades políticas, puede que no sea tan directo como la doctora de la sala de emergencias Megan Ranney, quien ofreció un diagnóstico sin adornos de la nueva realidad de la nación el miércoles.

“El covid nunca va a desaparecer. Cualquiera que diga que lo vamos a erradicar o que está vencido, honestamente, está mintiendo”, dijo Ranney, decana asociada de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Brown.

“El covid va a existir para siempre. Tenemos que aprender a lidiar con él, y tenemos que convertirlo en algo que ya no sea tan peligroso como antes”.

ANÁLISIS | Mientras el gobierno habla de vacunas de refuerzo, es hora de abordar la realidad endémica del covid-19

Biden enfrenta una emergencia médica y política

La miserable realidad actual claramente no es culpa de Biden. Ha pasado meses suplicando a los estadounidenses que se apliquen vacunas gratuitas, efectivas y ubicuas que en la mayoría de los casos eliminan las enfermedades graves, la hospitalización y la muerte, y que millones de personas han recibido y utilizado para recuperar una apariencia de sus vidas anteriores. El hecho de que la liberación del covid-19 esté cerca, salvo alguna nueva variante que evite las vacunas, pero que millones se nieguen a aprovecharla es una ventana desconcertante a la polarización viciosa de la nación y su profunda desconfianza en el Gobierno. Incluso ahora, esa toxicidad se ve agravada por los ataques por motivos políticos a las pautas de salud pública por parte de varios gobernadores republicanos, incluidos Ron DeSantis de Florida y Greg Abbott de Texas, que se oponen al uso de mascarillas en las escuelas.

Pero Biden, sin duda, enfrenta una emergencia política, ya que es probable que sea juzgado más que por cualquier otra cosa por su manejo de la pandemia y a medida que los índices de aprobación de su trabajo comienzan a erosionarse antes del año de elecciones de mitad de período.

La administración no ha estado libre de culpa. La confusión reciente sobre si las vacunas de refuerzo estarán disponibles después del 20 de septiembre ha empañado ligeramente el mantra de la Casa Blanca de que la ciencia y no la política es su luz guía. Algunos expertos creen que la relajación de la guía de uso de mascarillas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) este año, que tuvo que restablecerse a medida que surgió delta, fue prematura. Y declarar la independencia parcial del virus el 4 de julio parece ser otro caso, como la retirada caótica de Afganistán, de cronogramas políticos que impulsan los eventos en lugar de la realidad.

El humor irritable de Biden y de endilgar culpas durante la crisis de Afganistán significan que tiene un motivo personal y político adicional para establecer una nueva narrativa de mando sobre la pandemia.

ANÁLISIS | Las próximas semanas definirán la presidencia de Biden y darán forma a las elecciones intermedias

La Casa Blanca promete metas específicas

Si bien es poco probable que otro discurso presidencial cambie las mentes de los escépticos de las vacunas que dudan de su legitimidad, el presidente podría presentar un caso emotivo de que recibir las vacunas ayuda a proteger a los niños estadounidenses. Las investigaciones muestran que la mayoría de los niños no se enferman gravemente por el covid-19. Pero si miles se infectan, incluso pequeños porcentajes de casos graves se acumulan rápidamente, lo que explica por qué las hospitalizaciones pediátricas están alcanzando niveles récord. Está quedando bastante claro que no habrá retorno a nada parecido a la normalidad hasta que se autoricen las vacunas para niños menores de 12 años, un hito que no se espera hasta finales de este año como muy pronto y posiblemente más tarde.

Dados estos nuevos hechos desconcertantes, le corresponde al presidente volver a enfocar la atención de la nación en la tarea que tiene por delante, tratar de restaurar la moral y ofrecer el tipo de verdades implacables que prometió como candidato.

Se espera que el presidente establezca un plan de seis puntos, que incluya un aumento en los requisitos de pruebas y mascarillas, algunos enfoques nuevos para los requisitos de vacunación del empleador o de la empresa y vacunas de refuerzo para los que ya están vacunados, informaron Kevin Liptak y Kaitlan Collins de CNN el miércoles.

ANÁLISIS | Un nuevo conflicto por el covid-19: cómo tratar a los no vacunados

Hospitales ‘inundados’

1,5 millones de niños quedan huérfanos por el covid-19 5:16

Un grupo de estadounidenses particularmente interesados en escuchar a Biden serán los médicos, enfermeras y trabajadores de la salud que han estado en el epicentro del desastre durante más de un año y que están exhaustos y, en muchos casos, cada vez más desesperados por las personas que se niegan a vacunarse.

No hay duda del horror que enfrentan. En Virginia Occidental, por ejemplo, los hospitales están “inundados” según el gobernador republicano, Jim Justice, quien durante semanas advirtió a sus conciudadanos que rechazar la vacuna es jugar a la lotería de la muerte. El gobernador demócrata de Kentucky, Andy Beshear, le dijo a Kate Bolduan de CNN el miércoles que los centros médicos del estado estaban llegando al punto en el que tendrían que racionar la atención debido al hacinamiento.

“Estamos en un lugar realmente difícil”, dijo Beshear.

Carolina del Norte informó el miércoles que estaba registrando un fuerte aumento en los brotes de covid-19 entre los equipos deportivos escolares, en otra manifestación del creciente desafío para mantener la educación presencial en el buen camino.

“Sorprendidos y decepcionados”. Los médicos que atendieron los puntos críticos de covid-19 el año pasado se enfrentan a un nuevo récord de hospitalizaciones

La nueva fase de la pandemia fue subrayada por nuevos datos de la Academia Estadounidense de Pediatría esta semana, que muestran que el 26,8% de los casos semanales de covid-19 en todo el país se produjeron en niños. La definición de niño varía según el estado, pero generalmente incluye a aquellos de hasta 17 o 18 años de edad.

La exactitud de los datos está siendo confirmada por la experiencia de los trabajadores de la salud en primera línea como la Dra. Patricia Manning-Courtney, jefa de personal de Hospital de Niños de Cincinnati.

“En esta época del año pasado, me consoló mucho poder decirles a las familias que no estaba tan preocupada por sus hijos, que la mayoría de los niños no se enfermaban y que los niños resistieron esto muy bien”, dijo Manning-Courtney en “Newsroom” de CNN.

“Y eso ha cambiado por completo”, dijo, y agregó que varios pacientes pediátricos en Ohio estaban en UCI y con ventiladores. Y si bien los niños con afecciones preexistentes estaban en mayor riesgo, también hay otros niños que se están enfermando gravemente.

“No puedo prometerle a ninguna familia que su hijo no se enfermará gravemente si contrae covid”, dijo Manning-Courtney.

El empeoramiento de la situación de los niños fue la última y más alarmante señal de que la pandemia ha entrado en una nueva fase. Durante la crisis de Afganistán, Biden describió su trabajo como emitir juicios que otros no harían o no podrían hacer. Se enfrenta a otro de esos fatídicos momentos de la pandemia.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up