ANÁLISIS | Biden recurre a la construcción de la nación en casa, pero las amenazas políticas que dejó en Afganistán podrían volver a perseguirlo

(CNN) — El presidente Joe Biden puede haber terminado con la “guerra eterna”, pero los peligrosos cabos sueltos que dejó en Afganistán aún podrían frustrar su intento de dedicarse a sus objetivos nacionales de máxima prioridad.

En un ejemplo por excelencia de un enfoque que podría denominarse “los estadounidenses primero”, Biden pasará de la guerra más larga del país a la reconstrucción de una nación sitiada en casa por un nuevo asalto del covid-19 y un clima inclemente, con más de un millón de personas sin electricidad después del huracán Ida. El presidente también está ansioso por seguir vendiendo una propuesta multimillonaria de infraestructura y gasto social que reequilibraría la economía hacia los trabajadores, pero aún enfrenta un camino complicado en el Congreso.

Pero el final desordenado del conflicto afgano, que los estadounidenses dejaron atrás cuando terminó el puente aéreo estadounidense y las implicaciones geopolíticas y de seguridad nacional de un Estado anárquico fallido repleto de radicales significan que seguir adelante será mucho más complicado que declarar el largo conflicto de dos décadas por terminado.

ANÁLISIS | El huracán, la retirada de Afganistán y la pandemia exacerban la presidencia de crisis múltiples de Biden

Biden intentó trazar una línea firme bajo el caos, las recriminaciones y la tragedia de las últimas dos semanas el martes, defendiendo desafiante su manejo de una retirada final de EE.UU. que lo expuso a duras críticas, especialmente después de la muerte de 13 miembros del personal de servicio de EE.UU. escenas desesperadas fuera del aeropuerto de Kabul.

Trató de cambiar el enfoque de la cuestionable toma de decisiones de la retirada al punto más amplio de que había terminado una guerra que sus tres predecesores no pudieron, a pesar de los indicios de que el proyecto estadounidense siempre fracasaría.

Joe Biden a terroristas: pagarán con su vida 2:10

Cómo los acontecimientos de la posguerra podrían perjudicar a Biden

Si bien el presidente puede preferir hablar sobre cualquier otra cosa, hay buenas razones por las que debería estar atento a Afganistán.

El destino de quizá 100 a 200 estadounidenses que quieren irse y no pudieron ser rescatados representa un riesgo significativo para el presidente. Cualquier muerte, golpiza de alto perfil o situación de rehenes entre esos ciudadanos se convertiría en una gran noticia nacional. La difícil situación de decenas de miles de afganos que trabajaron con Estados Unidos pero no pudieron llegar al aeropuerto de Kabul y ahora temen que los talibanes los ejecuten representa un problema político menos visible para la Casa Blanca, pero sigue siendo una posible mancha en la conciencia de Estados Unidos.

La aparente confianza de la administración en su capacidad de apalancar a los talibanes para permitir que esos afganos se vayan parece contradecir las lecciones del pasado brutal del movimiento y podría llegar a considerarse ingenua.

La forma más peligrosa en que la salida de Afganistán aún podría salir mal es si el país se convierte nuevamente en un refugio para el terrorismo que amenaza los intereses de Estados Unidos en el país y en el mundo. Un resurgimiento de al Qaeda o un fuerte impulso de la afiliada de ISIS en el país que requiere botas estadounidenses en el terreno avergonzaría gravemente a Biden mientras los republicanos intentan atraparlo antes de las elecciones de mitad de período del próximo año. Pero el presidente sostiene que la amenaza está en todas partes, no solo en Afganistán.

Talibanes escoltaron a estadounidenses a las puertas del aeropuerto de Kabul en un acuerdo secreto con Estados Unidos

“Mantendremos la lucha contra el terrorismo en Afganistán y otros países. Simplemente no necesitamos librar una guerra terrestre para hacerlo”, dijo Biden, después de mencionar a Siria, Yemen, Somalia e Iraq.

Estados Unidos tiene capacidades “sobre el horizonte” para atacar a los terroristas. Pero la muerte de varios niños de una joven familia afgana en un ataque aéreo contra un posible coche bomba de ISIS-K durante el fin de semana en Kabul mostró la imprecisión de tales estrategias y el costo de la guerra a distancia con drones.

Otro posible inconveniente de la evacuación de Biden es que un Estado afgano ya fallido podría caer en una mayor anarquía. Flujos masivos de refugiados podrían salir del país y amenazar la estabilidad de los estados vecinos en Asia Central, e incluso causar problemas en Europa similares al éxodo de sirios que huyen de la guerra civil en la última década.

Una vez más, es probable que sea un problema menor en la política interna, dada la distancia entre Estados Unidos y Afganistán. Pero es poco probable que Biden se gane la simpatía de los aliados que aún no están convencidos de sus promesas de que “Estados Unidos ha vuelto” después de los distanciamientos provocados por el expresidente Donald Trump. Cualquier fractura de Afganistán que también desestabilice un Pakistán que tiene armas nucleares y haga más probable una toma del poder islámica radical podría hacer que la lucha del presidente para gestionar la retirada afgana parezca simple en comparación. Y se sumaría a los ya traicioneros desafíos nucleares de Irán y Corea del Norte.

Entonces, si bien la retirada de Biden ha evitado más bajas estadounidenses en Afganistán, sigue siendo vulnerable a lo que suceda en esa nación y ahora tiene una capacidad disminuida para influir en eventos que podrían dañar su presidencia.

ANÁLISIS | La guerra de Estados Unidos en Afganistán ha terminado, pero la batalla por el legado de Biden apenas comienza

Es una de las razones por las que dijo anteriormente en la crisis que había sido elegido para emitir juicios que nadie más puede o hará.

“Les doy mi palabra con todo mi corazón, creo que esta es la decisión correcta, una decisión sabia y la mejor decisión para Estados Unidos”, dijo Biden el martes.

La Historia, sin embargo, todavía tiene la última palabra.

Biden a ISIS-K: No hemos terminado con ustedes 2:21

Aquellos que soportaron el peso de la guerra

Biden argumentó que terminar el combate terrestre en Afganistán sería visto con amabilidad por la Historia al destacar a los estadounidenses que lucharon y murieron en batalla, incluso cuando muchas élites de Washington en política, asuntos militares y del periodismo atacaron salvajemente la retirada de Estados Unidos y su manejo.

“Hemos sido una nación en guerra durante demasiado tiempo”, dijo Biden en la Casa Blanca, en otro discurso nacional en el que intentaba replantear las malas impresiones de su liderazgo en los últimos días.

“Muchos de nuestros veteranos y sus familias han pasado por un infierno: despliegue tras despliegue, meses y años lejos de sus familias, cumpleaños perdidos, aniversarios, sillas vacías en vacaciones, luchas financieras, divorcios, pérdida de extremidades, lesión cerebral traumática, estrés postraumático”, dijo Biden.

“Lo vemos en las luchas que muchos tienen cuando regresan a casa. Lo vemos en la tensión de sus familias y cuidadores. Lo vemos en la tensión de sus familias cuando no están allí. Lo vemos en el dolor que sienten por sus sobrevivientes, el costo de la guerra lo llevarán consigo toda su vida”.

Fue un momento de compasión y una percepción poco común por parte de un comandante en jefe de las cargas que soportan quienes siguen sus órdenes en los campos de batalla extranjeros y sus familiares en duelo cuando no regresan a casa, lo que hizo eco del segundo discurso inaugural de Abraham Lincoln.

Biden explicó su cosmovisión y repudió a los expertos que argumentaban que quedarse en Afganistán no implicaría costos significativos.

ANÁLISIS | ¿Cómo volvió Estados Unidos al punto de partida en Afganistán?

Estaba animado, decidido y franco, aparentemente convencido de la justicia de su propósito. En esencia, está apostando a que los estadounidenses tolerarán la retirada desordenada de la guerra para poder deshacerse de ella. Siguiendo el ejemplo del primer ministro del Reino Unido Winston Churchill, quien describió efectivamente la retirada de Europa continental de Dunkerque en 1940 como una victoria que elevó la moral en lugar de la derrota que fue, Biden también calificó la evacuación de Estados Unidos montada apresuradamente después de la caída de Kabul como “un éxito extraordinario”.

El discurso se dedicó casi en su totalidad a una audiencia política nacional, a pesar de que las palabras de un presidente de Estados Unidos suenan en todo el mundo.

Biden saludó el rescate de 100.000 afganos en el puente aéreo. Pero en otra señal del enfoque de “Estados Unidos primero” de este presidente, hubo pocas palabras de consuelo en nombre de Estados Unidos para los afganos que han visto a su país sacudido por dos décadas de guerra, errores estadounidenses que mataron a civiles y un conflicto que ha matado a miles de los soldados afganos que Washington entrenó, y a quienes Biden reprendió por no luchar después de retirar el apoyo militar.

Entre 100 y 200 estadounidenses se quedaron en Afganistán 0:51

Control de daños políticos

También había una clara estrategia política en funcionamiento. Biden hizo campaña sobre la competencia y la empatía, posicionándose como un experto en política exterior que se comprometió a ser siempre transparente con el pueblo estadounidense. Cada una de esas cualidades se ha visto empañada por su desempeño durante las últimas dos semanas.

Los republicanos ahora tratarán de mantener viva la controversia sobre la retirada, esbozando una narrativa de desdicha política en la que incluir otras críticas a Biden, incluido su manejo de la pandemia, la afluencia de migrantes en la frontera sur y el aumento de la inflación. Sin embargo, los ataques republicanos están llenos de hipocresía, dado el acuerdo de Trump con los talibanes para una retirada aún más agresiva antes del 1 de mayo, que muchos republicanos elogiaron.

Situación en Afganistán, minuto a minuto: “No iba a extender una guerra para siempre”, dijo Biden

Muchos de los republicanos que piden consecuencias para Biden han apaciguado y permitido los peores ataques a la democracia en casa por parte de cualquier comandante en jefe. Por ejemplo, uno de los principales blanqueadores de Trump, el líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy de California, pidió el martes que el actual presidente enfrente la “responsabilidad”, un proceso que bloquea repetidamente cuando se trata de Trump.

Un republicano, sin embargo, con la claridad moral para criticar a Biden después de hacer que Trump rinda cuentas es el senador republicano Ben Sasse, quien votó para condenar al expresidente por insurrección a principios de este año en el segundo juicio político de Trump. El congresista de Nebraska condenó a Biden por irse en línea con un plazo acordado con los nuevos gobernantes de Afganistán, pero no cumplió con su promesa de no retirarse por completo hasta que todos los ciudadanos estadounidenses fueran rescatados.

“Cumplió su promesa a los talibanes y mintió al pueblo estadounidense. Estas mentiras costarán a los estadounidenses en las próximas décadas”, dijo Sasse.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up