¿Qué es Evergrande?: 5 cosas que debes saber sobre los problemas del conglomerado chino que está al borde del abismo

Hong Kong (CNN Business) — Los problemas del conglomerado chino Evergrande han dominado los titulares en los últimos días después de que advirtiera una vez más que podría incumplir su deuda astronómica debido a una escasez de efectivo.

Los expertos han caracterizado las luchas de la empresa como una prueba importante para Beijing, que corre el riesgo de convertirse en el momento Lehman Brothers de China, provocando ondas de choque en la segunda economía más grande del mundo.

Esta semana podría ser crítica para la empresa. Según Bloomberg, el lunes debía devolver los intereses de algunos préstamos bancarios. El medio de comunicación informó recientemente que las autoridades de China comunicaron a los principales bancos que no recibirán esos pagos.

Evergrande no respondió inmediatamente a una solicitud de CNN Business para que comentara sobre esos pagos.

Y los pagos de intereses por un total de más de US$ 100 millones vencen a finales de esta semana en dos de los bonos de la compañía, según el proveedor de datos Refinitiv.

Esto es lo que debes saber sobre el conglomerado chino Evergrande y cómo llegó a la situación en la que está ahora.

¿Qué es Evergrande?

Evergrande es uno de los desarrolladores inmobiliarios más grandes de China. La compañía es parte de Global 500, lo que significa que también es una de las empresas más grandes del mundo por ingresos.

Cotiza en Hong Kong y tiene su sede en la ciudad de Shenzhen, en el sur de China, y emplea a unas 200.000 personas. También ayuda indirectamente a mantener más de 3,8 millones de puestos de trabajo cada año.

El grupo fue fundado por el multimillonario chino Xu Jiayin, también conocido como Hui Ka Yan en cantonés, quien alguna vez fue el hombre más rico del país.

La variante delta ha golpeado duramente a la economía de China y ahora se avecina una crisis inmobiliaria

Evergrande se hizo un nombre en la propiedad residencial, se jacta de que “posee más de 1.300 proyectos en más de 280 ciudades” en China, pero sus intereses se extienden mucho más allá.

Fuera de la vivienda, el grupo ha invertido en vehículos eléctricos, parques deportivos y temáticos. Incluso posee un negocio de alimentos y bebidas, que vende agua embotellada, comestibles, productos lácteos y otros bienes en toda China.

En 2010, la empresa compró un equipo de fútbol, que ahora se conoce como Guangzhou Evergrande. Desde entonces, ese equipo ha construido lo que se cree que es la escuela de fútbol más grande del mundo, a un costo de US$ 185 millones para Evergrande.

Guangzhou Evergrande continúa alcanzando nuevos récords: actualmente está trabajando en la creación del estadio de fútbol más grande del mundo, asumiendo que la construcción se complete el próximo año como se esperaba. El sitio de US$ 1.700 millones tiene la forma de una flor de loto gigante y eventualmente podrá acomodar a 100.000 espectadores.

Así será el estadio de fútbol más grande del mundo 1:11

Evergrande también atiende a turistas a través de su división de parques temáticos, Evergrande Fairyland. Su reclamo a la fama es una empresa masiva llamada Ocean Flower Island en Hainan, la provincia tropical de China comúnmente conocida como el “Hawai chino”.

El proyecto incluye una isla artificial con centros comerciales, museos y parques de atracciones. Según el reporte anual más reciente del grupo, comenzó a llevar clientes a modo de prueba a principios de este año, con planes para una apertura completa “a fines de 2021”.

¿Cómo se metió en problemas?

En los últimos años, las deudas de Evergrande se dispararon a medida que solicitaba préstamos para financiar sus diversas actividades.

El grupo ha ganado mala reputación por convertirse en el desarrollador más endeudado de China, con más de US$ 300.000 millones en pasivos. Durante las últimas semanas, advirtió a los inversores sobre problemas de flujo de efectivo, diciendo que podría incumplir si no puede recaudar dinero rápidamente.

Esa advertencia se subrayó este martes, cuando Evergrande reveló en un comunicado de la bolsa de valores que tenía problemas para encontrar compradores para algunos de sus activos.

De alguna manera, las ambiciones agresivas de la compañía son las que la llevaron a un aprieto, según los expertos. El grupo “se alejó mucho de su negocio principal, que es parte de cómo se metió en este lío”, dijo Mattie Bekink, director de la Unidad de Inteligencia de The Economist en China.

Los analistas de Goldman Sachs dicen que la estructura de la compañía también ha hecho que sea “difícil determinar una imagen más precisa de [su] recuperación”. En una nota de esta semana, señalaron “la complejidad del Grupo Evergrande y la falta de información suficiente sobre los activos y pasivos de la empresa”.

Pero las luchas del grupo también son emblemáticas de los riesgos subyacentes en China.

Empresarios alertan por burbuja inmobiliaria en China

“La historia de Evergrande es la historia de los desafíos profundos [y] estructurales de la economía de China relacionados con la deuda”, dijo Bekink.

El problema no es del todo nuevo. El año pasado, una gran cantidad de empresas estatales chinas incumplieron sus préstamos, lo que generó temores sobre la dependencia de China de las inversiones impulsadas por la deuda para respaldar el crecimiento.

Y en 2018, el multimillonario Wang Jianlin se vio obligado a reducir el tamaño de su conglomerado, Dalian Wanda, cuando Beijing tomó medidas drásticas contra las firmas que solicitaban préstamos importantes para presionar en el extranjero.

En una nota el miércoles, Mark Williams, economista jefe de Capital Economics para Asia, dijo que el colapso de Evergrande “sería la prueba más grande que el sistema financiero de China ha enfrentado en años”.

“La raíz de los problemas de Evergrande, y los de otros desarrolladores altamente apalancados, es que la demanda de propiedades residenciales en China está entrando en una era de declive sostenido”, escribió. “El continuo colapso de Evergrande ha centrado la atención en el impacto que tendría una ola de incumplimientos de los promotores inmobiliarios en el crecimiento de China”.

¿Cómo está tratando de seguir adelante?

China Evergrande Center en el distrito Wan Chai de Hong Kong.

Este martes, Evergrande anunció que había contratado asesores financieros para ayudar a evaluar la situación.

Si bien esas empresas tienen la tarea de explorar “todas las soluciones factibles” lo más rápido posible, Evergrande advirtió que nada está garantizado.

Hasta ahora, el conglomerado ha luchado por detener el sangrado y no ha podido encontrar compradores para partes de sus negocios de vehículos eléctricos y servicios inmobiliarios.

Hasta el martes, no había logrado “ningún progreso material” en su búsqueda de inversionistas y “no está claro si el grupo podrá consumar dicha venta”, dijo.

La compañía también ha estado tratando de vender su torre de oficinas en Hong Kong, que compró por alrededor de US$ 1.600 millones en 2015. Pero eso “no se ha completado dentro del cronograma esperado”, dijo.

¿Cómo están reaccionando los inversores?

Los problemas de Evergrande salieron a las calles esta semana cuando, según los informes, estallaron protestas en su sede en Shenzhen. Imágenes de Reuters mostraron decenas de manifestantes en el lugar el lunes, abordando a alguien identificado como representante de la empresa.

Pero los accionistas han sido cautelosos durante meses: las acciones han perdido el 80% de su valor este año.

La semana pasada, Fitch y Moody’s Investors Services rebajaron las calificaciones crediticias de Evergrande, citando sus problemas de liquidez. “Consideramos que un incumplimiento de algún tipo es probable”, escribió Fitch en una nota el martes.

La situación podría asustar a los inversores en China en general, en un momento en el que ya se están recuperando de la represión de Beijing contra las empresas del sector privado, particularmente en el sector tecnológico.

“En nuestra opinión, la forma en que se resolverán las tensiones crediticias de Evergrande impulsará la confianza del mercado”, escribieron los analistas de Goldman Sachs, refiriéndose al mercado crediticio y la economía en general. Agregaron que el mercado de bonos chino podría verse afectado y una pérdida de confianza podría “extenderse al sector inmobiliario en general”.

Wall Street parece ser más optimista sobre los riesgos de contagio en el extranjero.

“No creo que el colapso de Evergrande y los problemas financieros de las empresas inmobiliarias chinas en general repercutan en la economía o los mercados estadounidenses”, dijo a CNN Business Mark Zandi, economista jefe de Moody’s Analytics.

¿Qué podría pasar después?

Los analistas esperan que el gobierno chino intervenga para limitar las consecuencias si Evergrande incumple. Y las autoridades claramente están observando de cerca, mientras intentan proyectar calma.

El miércoles, Fu Linghui, portavoz de la Oficina Nacional de Estadísticas de China, reconoció las dificultades de “algunas grandes empresas inmobiliarias”, según los medios estatales.

Sin nombrar a Evergrande directamente, Fu dijo que el mercado inmobiliario de China se ha mantenido estable este año, pero que es necesario observar el impacto de los acontecimientos recientes “en el desarrollo de toda la industria”.

Williams, de Capital Economics, predice que el banco central del país “intervendría con apoyo de liquidez” si se intensificaran los temores de un incumplimiento importante.

Se dice que las autoridades están tomando medidas. El martes, Bloomberg citó fuentes anónimas que dijeron que los reguladores habían contratado al bufete de abogados internacional King & Wood Mallesons, entre otros asesores, para examinar las finanzas del conglomerado. King & Wood Mallesons declinó hacer comentarios.

Según el informe, los funcionarios de la provincia natal de Evergrande, Guangdong, ya rechazaron una solicitud de rescate de su fundador. Las autoridades de Guangdong y Evergrande no respondieron a una solicitud de comentarios.

Pero algunos sugieren que puede que ya sea demasiado tarde para salvar a la empresa.

Los medios chinos han calificado ampliamente los problemas financieros de Evergrande como “un enorme agujero negro”, lo que implica que ninguna cantidad de dinero puede resolver el problema.

“En última instancia, esperamos que el gobierno intervenga en el caso de Evergrande, ya que no permitirá que los incumplimientos de la empresa se extiendan al sistema bancario”, dijo Bekink.

“Los impactos de un gran incumplimiento de Evergrande serían notables”, advirtió.

— Kristie Lu Stout, Julia Horowitz, Laura He y la oficina de CNN en Beijing contribuyeron a este informe.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up