5 conclusiones del triunfo del gobernador Gavin Newsom en la revocatoria de California

Costa Mesa, California (CNN) — El gobernador demócrata de California, Gavin Newsom, dio una respuesta decisiva a la pregunta de si los votantes penalizarían a quienes promulgaron políticas estrictas destinadas a frenar la pandemia de coronavirus, al triunfar el martes sobre un esfuerzo por destituirlo.

Newsom enfrentó la primera elección revocatoria en California en 18 años. En un momento, semanas antes de las elecciones, parecía estar en un peligro lo suficientemente grave como para que los demócratas decidieran enviar al presidente Joe Biden y a la vicepresidenta Kamala Harris a que hicieran campaña por él.

Los republicanos buscaron una repetición de 2003, cuando el actor Arnold Schwarzenegger ganó apoyo a través de líneas ideológicas y los votantes decidieron destituir al entonces gobernador Gray Davis. Esta vez, sin embargo, el principal candidato del partido, el locutor de radio Larry Elder, se acercó mucho más a la ortodoxia conservadora, lo que dificulta atraer el tipo de apoyo bipartidista amplio que se necesita para que un candidato republicano gane en California.

Y su larga historia de comentarios incendiarios, combinados con el extraño sistema de destitución que prácticamente garantizaba que Elder se convertiría en gobernador si se retiraba a Newsom, pareció motivar a aquellos que se habían desconectado en gran medida de la elección y podrían no haber emitido sus votos.

Aquí hay cinco conclusiones de la elección revocatoria de California:

Las políticas estrictas contra la pandemia obtienen una gran victoria

Las medidas agresivas de Newsom para frenar la propagación del coronavirus, las mismas restricciones que ayudaron a impulsar la elección revocatoria, recibieron un impulso significativo el martes por la noche, demostrando a los demócratas de todo el país que una política estricta contra una pandemia puede ser una buena política.

Newsom asintió con la cabeza a esto en sus comentarios a los reporteros durante la noche, al afirmar que si bien la gente votó “no”, ese voto significó que dijeron, “sí a la ciencia, sí a las vacunas … sí a poner fin a esta pandemia”.

Esta, más que cualquier otra lección que surja de California, es la que tiene más probabilidades de extenderse a otras elecciones a finales de este año y en 2022, lo que ayuda a respaldar a los demócratas que han impulsado medidas estrictas contra el coronavirus para frenar la propagación en curso de la variante delta frente a una pequeña pero ruidosa oposición.

Newsom apostó su campaña a sus estrictas medidas de covid, usándolas para señalar a Elder como laxo con la pandemia, contrastándose a sí mismo con los gobernadores republicanos en Texas y Florida y cumpliendo plenamente con los nuevos requisitos de vacunas que Biden anunció pocos días antes del día de las elecciones.

“Vimos el aumento de delta como un verdadero momento de inflexión en esta campaña”, dijo Sean Clegg, el principal estratega de Newsom. “Lo que delta trajo a un enfoque claro, claro fue lo que está en juego en esta elección cuando un partido se ha convertido básicamente en un partido anticiencia, antivacunas y antisalud pública”.

¿Una contienda Newsom vs. Elder en 2022?

Al mismo tiempo que reconoció la victoria de Newsom el martes por la noche, Elder insinuó otra carrera el próximo año, en la contienda para gobernador ya programada en California.

“Puede que hayamos perdido la batalla, pero vamos a ganar la guerra”, dijo Elder.

Eso podría ser un dolor de cabeza para los republicanos de California.

El partido tenía otras opciones, incluido el exalcalde de San Diego Kevin Faulconer, que podrían haber sido menos objetables para los votantes moderados y demócratas. Pero los conservadores del estado apoyaron a Elder. Su campaña enmarcó la contienda como una elección entre dos candidatos, uno de los cuales estaba muy fuera de sintonía con la abrumadora mayoría demócrata de California, en lugar de un simple referéndum sobre el gobernador.

Aún así, Elder, quien de ser elegido sería el primer gobernador negro de California, ha galvanizado a los conservadores en un estado donde los republicanos son prácticamente impotentes. Podría ser una voz destacada en el Partido Republicano en las próximas elecciones de mitad de período.

“Como ex presentador de radio, permítanme decirles esto: Estén atentos”, dijo Elder el martes por la noche.

Las lecciones de California son limitadas

Muchas de las lecciones que los demócratas de todo el país pueden aprender de la revocatoria son mucho menos definitivas, complicadas tanto por el hecho de que ese estado, con su ventaja de registro de casi 2-1 para los demócratas, se parece poco a la mayoría de las carreras clave en 2022 y que las elecciones revocatorias, por naturaleza, crean condiciones electorales únicas.

Los asesores de Newsom se apresuraron a argumentar que los demócratas nacionales harían bien en seguir su ejemplo, instándolos a vincular a sus oponentes con Trump, como hizo el gobernador, y a nacionalizar las carreras para aumentar las apuestas.

“Larry Elder está en la boleta aquí en la revocatoria, pero una versión de Larry Elder estará en la boleta en todo el país”, dijo Juan Rodríguez, gerente de campaña de Newsom. “Y esa es una lección importante para los demócratas y cómo se apoyan en el mensaje que hemos hecho”.

Los demócratas que buscarán ganar carreras clave en 2021 y 2022 estaban menos seguros de que California les proporcionara una hoja de ruta, dada la estructura política única del estado.

“Es muy difícil ver cualquier inferencia real que se pueda hacer a partir de los resultados de California”, dijo un demócrata de alto rango en Virginia, donde Terry McAuliffe se postula actualmente para un segundo mandato como gobernador, “es válido para algunos de los puntos de mensaje más amplios como se refiere a la respuesta de covid y la marca republicana”.

Elder no habló de fraude

California parecía lista para convertirse en la última incorporación a la “Gran Mentira” del expresidente Donald Trump, y los republicanos mostraban signos de negar la realidad del resultado de la elección revocatoria.

Elder había advertido sobre “travesuras” en el proceso de votación. Su campaña había lanzado un sitio web para aquellos que tenían problemas para votar o vieron evidencia de fraude para que presentaran declaraciones juradas. Y en el escenario el martes por la noche, antes de que Elder hablara, los oradores arrojaron dudas sobre la legitimidad del proceso electoral.

“Algunas estaciones de televisión dicen que está llegando a su fin, es demasiado pronto. Es demasiado pronto. Acaban de contar las boletas por correo. Todavía tienen que contar las boletas reales; los trabajadores que van a las urnas cada día”, dijo el ex vicegobernador republicano Abel Maldonado.

En cambio, parece que la charla sobre el fraude electoral fue simplemente una forma de impulsar a los votantes conservadores que han comprado las mentiras de Trump.

Elder pareció poner fin a esa charla en el escenario. No mencionó el fraude electoral. E interrumpió a los seguidores que abucheaban a Newsom. “Seamos corteses en la derrota”, dijo.

El enorme costo de la revocatoria

El precio de la elección revocatoria de California fue de US$ 276 millones, según el Departamento de Finanzas del estado.

En última instancia, las extrañas leyes del estado permitieron una elección que no estaba cerca de realizarse, a un costo enorme, solo 14 meses antes de que Newsom hubiera estado en la boleta para la reelección de todos modos.

En el camino, generó llamadas para reformar el proceso de destitución, que puede desencadenarse a través de una petición firmada por el 12% de los votantes de la última elección para gobernador del estado, por cualquier motivo.

“Un desperdicio de US$ 276 millones solo para reafirmar los resultados de 2018 con una elección en 2022”, tuiteó el martes por la noche el presidente de la Asamblea de California, Kevin Mullin.

Mullin dijo que las reformas deberían incluir elevar al vicegobernador al puesto de jefe ejecutivo del estado si un gobernador es destituido con éxito, en lugar de que los votantes elijan un reemplazo en la misma boleta.

La campaña de Newsom instó a los votantes a votar “no” sobre la posibilidad de retirarlo, y luego dejar en blanco la segunda pregunta, sobre quién debería reemplazarlo. Esa estrategia pareció problemática cuando las encuestas mostraron una carrera reñida sin un candidato demócrata viable si se retiraba Newsom. Pero finalmente ayudó a la campaña de Newsom a convertir el concurso en un enfrentamiento con Elder.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up