Se debate una nueva retirada de personal de la embajada de EE.UU. en Kabul, según fuentes, mientras los talibanes avanzan rápidamente en Afganistán

(CNN) — Los funcionarios del Departamento de Estado están discutiendo activamente una nueva reducción del personal en la embajada de Estados Unidos en Kabul, según dos fuentes familiarizadas con las discusiones, ya que los talibanes siguen ganando terreno en Afganistán.

Esos avances -que se han producido mucho más rápidamente de lo que muchos funcionarios estadounidenses esperaban- han hecho que la situación sea más urgente y han acelerado las conversaciones que se vienen produciendo desde hace algún tiempo, dijo una de las fuentes.

Enfrentamientos en Afganistán dejan al menos 27 niños muertos y 136 heridos en las últimas 72 horas, según Unicef

Los funcionarios estadounidenses ya no hablan de seis meses como el plazo probable para el colapso del gobierno de Afganistán; ahora creen que podría ocurrir mucho más rápidamente, dijeron las dos fuentes. El ejército estadounidense comenzó a retirarse del país a principios de este año y ha completado más del 95% de la retirada de las tropas estadounidenses, que concluirá a finales de agosto.

Identificar al personal esencial

En este momento, el Departamento de Estado está trabajando para identificar al personal esencial en la embajada y es probable que se produzca algún tipo de reducción parcial de personal en los próximos días o semanas, dijeron las fuentes. La embajada ya redujo el número de diplomáticos en Kabul a principios de este año, donde prestan servicio cientos de personas, y ha seguido reduciendo lentamente el número total de funcionarios en los últimos meses. Una reducción parcial sería una continuación de los esfuerzos para reducir la presencia de EE.UU. debido a la situación de seguridad.

Presidente de Afganistán pide enfrentar a los talibanes 0:46

No se ha tomado una decisión definitiva sobre los detalles de una reducción adicional, pero se espera que la decisión se aclare en los próximos días, dijeron las fuentes.

Al pregutnarle por estas conversaciones, el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, dijo que la “postura de Estados Unidos no ha cambiado” desde que se ordenó la salida de la embajada en abril. Price añadió que el departamento está evaluando las amenazas a diario “para determinar cuál es la postura de personal que más conviene a los que sirven en la embajada, y cómo podríamos seguir manteniéndolos a salvo.”

La cambiante situación de seguridad

Algunos funcionarios de la administración Biden que se resistían a retirar a los diplomáticos estadounidenses están empezando a cambiar de opinión y están de acuerdo con el enfoque más prudente de los funcionarios que quieren comenzar el proceso ahora -incluso si eso solo significa retirar a un pequeño número de contratistas y diplomáticos estadounidenses- antes de que haya que retirar a un número importante de personal bajo presión, dijo una fuente. Estados Unidos no cree que Kabul, la capital de Afganistán, esté bajo amenaza inmediata, dijeron una fuente y un funcionario de Defensa, pero la sensación es que la administración Biden debe estar preparada.

Escenario de un ataque con coche bomba en Kabul, la capital de Afganistán, el 4 de agosto.

Un funcionario de Defensa dijo que los militares estadounidenses estarían en general a favor de que se redujera el número de personal en la embajada de EE.UU. porque si se hace necesaria una evacuación, es más difícil hacerlo con más gente. Este funcionario dijo a CNN que los militares están manteniendo una capacidad constante de seguridad y transporte para estar preparados en caso de que tengan que evacuar la embajada. Pero el funcionario de defensa también subrayó que los militares son conscientes de que la decisión sobre la embajada corresponde al Departamento de Estado.

Si se ordena una evacuación de la embajada, el plan de EE.UU. sería poner un número de tropas estadounidenses en tierra en ese momento para garantizar la seguridad en la embajada, el aeropuerto y las carreteras y el espacio aéreo entre los dos, según el funcionario de defensa. Sería muy robusto en gran parte para enviar un mensaje a los talibanes para que no interfieran.

Mantener el apoyo diplomático

Los funcionarios del Departamento de Estado han afirmado en repetidas ocasiones que tienen la intención de mantener su huella diplomática en Kabul una vez finalizada la retirada de las tropas estadounidenses. Sin embargo, una nueva reducción de personal en la embajada reforzará rápidamente la preocupación de que EE.UU. esté abandonando Afganistán mientras el país se hunde en una posible guerra civil, y pondrá en tela de juicio la afirmación de la administración Biden de que podrán mantener el apoyo diplomático al gobierno de Afganistán.

“Estamos retirando nuestras fuerzas de Afganistán, pero no estamos abandonando Afganistán. Seguiremos comprometidos diplomáticamente, apoyando a Afganistán con ayuda económica, humanitaria, de desarrollo, para sus fuerzas de seguridad, y haciéndolo con nuestros socios”, dijo el mes pasado el secretario de Estado Antony Blinken.

Alarma por el avance de talibanes en Afganistán 0:43

El presidente Joe Biden se ha hecho eco de estos sentimientos, afirmando que Estados Unidos mantendrá su presencia diplomática en el país.

Reducciones en la embajada en Kabul

El Departamento de Estado ya había reducido el personal de la embajada estadounidense en Kabul, uno de los mayores puestos diplomáticos de Estados Unidos en el mundo. En abril, el departamento “ordenó la salida de la Embajada de EE.UU. en Kabul de los empleados del gobierno de EE.UU. cuyas funciones pueden ser realizadas en otro lugar debido al aumento de la violencia y los informes de amenazas en Kabul”.

Este fin de semana, la embajada instó a los ciudadanos estadounidenses en Afganistán a salir del país “inmediatamente utilizando las opciones de vuelos comerciales disponibles.”

“Dadas las condiciones de seguridad y la reducción de personal, la capacidad de la Embajada para asistir a los ciudadanos estadounidenses en Afganistán es extremadamente limitada, incluso dentro de Kabul”, decía la alerta de seguridad de la embajada.

El jefe del Mando Central de los Estados Unidos, general Kenneth McKenzie, durante una conferencia de prensa en Kabul, Afganistán, el 25 de julio.

A pesar de las reducciones que ya se han producido, la embajada en Kabul “continúa con su agenda completa de asuntos, incluyendo el apoyo a la paz, la seguridad, la asistencia económica, humanitaria y de otro tipo, la cooperación en la lucha contra el terrorismo y la aplicación de la ley, los servicios consulares, incluyendo especialmente el programa de visados especiales para inmigrantes, y los asuntos públicos”, dijo un portavoz del Departamento de Estado.

Límites al trabajo diplomático

Pero aunque estas funciones básicas se están llevando a cabo, hay límites a lo que los diplomáticos pueden hacer sobre el terreno, dadas las preocupaciones de seguridad.

“Es un entorno de seguridad difícil”, dijo Price este martes. “Si tuviéramos confianza, si nos sintiéramos cómodos teniendo una mayor presencia de personal allí, lo haríamos, pero estamos evaluando el entorno de amenazas, a diario”.

Las discusiones sobre una reducción se producen mientras Estados Unidos sigue presionando por una solución diplomática aunque los talibanes sigan tomando territorio por la fuerza.

Murales pintados en las paredes de la embajada de Estados Unidos en Kabul, Afganistán, el 30 de julio de 2021. (Crédito: Paula Bronstein /Getty Images)

El representante especial de Estados Unidos para Afganistán, Zalmay Khalilzad, partió el domingo hacia Doha “para ayudar a formular una respuesta internacional conjunta al rápido deterioro de la situación en Afganistán”, según anunció el lunes el Departamento de Estado.

Khalilzad “presionará a los talibanes para que detengan su ofensiva militar y negocien un acuerdo político, que es el único camino hacia la estabilidad y el desarrollo en Afganistán”, dijo el departamento.

Contacto con aliados

En las últimas semanas, el Departamento de Estado también ha dado a los aliados cercanos la opción de mantener una pequeña huella diplomática ubicándose al lado de EE.UU. en los terrenos que solían ser ocupados por la Misión Apoyo Decidido (Resolute Support) de la OTAN, según tres fuentes familiarizadas con la situación. El Departamento de Estado y sus contratistas se han hecho cargo de las operaciones y la seguridad de esos terrenos, que están justo al lado de la embajada estadounidense.

Algunos países se lo están planteando, pero no consideran que el momento actual sea oportuno para tomar esa decisión, dada la rápida desintegración de la situación de seguridad. También hay cierta preocupación por la durabilidad de algunas de las estructuras del terreno que ahora se denominan “embajada sur”.

Mientras tanto, a medida que se intensifican los avances de los talibanes, los aliados de EE.UU. están compartiendo en silencio un mensaje contundente con sus homólogos estadounidenses: EE.UU. tiene que tomar medidas para detener la ofensiva, según los diplomáticos estadounidenses en el extranjero.

“Los funcionarios alemanes sienten que hay que arreglar esto, y nos lo están diciendo”, explicó un diplomático estadounidense.

Con información de Barbara Starr, Jennifer Hansler y Christian Sierra.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up