¿Por qué las personas completamente vacunadas podrían necesitar vacunas de refuerzo? Cinco conclusiones sobre el anuncio de la Casa Blanca

(CNN) — Suena confuso: los funcionarios federales de salud dicen que las vacunas de covid-19 están funcionando bien y brindan más del 90% de protección contra enfermedades graves y la muerte. Mantienen a la gente fuera de los hospitales.

Sin embargo, también dicen que los estudios muestran que incluso las personas vacunadas tienen más probabilidades de infectarse ahora, por lo que ahora están trazando planes para proporcionar vacunas de refuerzo, si los reguladores federales dan el visto bueno.

¿Cómo pueden ambas cosas ser verdad?

Es debido a un triple golpe de una inmunidad naturalmente menguante, una nueva variante que se mueve rápidamente y una población que ha tardado en vacunarse en primer lugar.

Las vacunas contra el coronavirus, especialmente las vacunas de Moderna y Pfizer/BioNTech, son notablemente efectivas, proporcionando más del 90% de efectividad contra las infecciones que causan síntomas.

Pero es importante recordar que las vacunas no detienen el resfriado del virus.

“Algunas personas piensan que si están vacunadas, hay algún tipo de campo de fuerza que las rodea”, dijo Scott Hensley, inmunólogo y microbiólogo de la Universidad de Pensilvania.

Sin embargo, si el virus está en el aire, incluso las personas vacunadas lo inhalarán. Lo que hace la inmunidad es controlar lo que sucede después de eso.

ANÁLISIS | Mientras el gobierno habla de vacunas de refuerzo, es hora de abordar la realidad endémica del covid-19

Los anticuerpos importan

La primera línea de inmunidad viene en forma de anticuerpos. Estas proteínas pueden adherirse a un invasor como un virus y dificultar su ataque a las células o neutralizarlas por completo.

Una vacuna aumenta los niveles de estos anticuerpos y entrena al cuerpo para producir anticuerpos diseñados específicamente para detener un patógeno como el coronavirus.

Los anticuerpos pueden detener la infección viral rápidamente.

Esta producción comienza a disminuir con el tiempo, en gran parte porque el cuerpo necesita producir anticuerpos contra otros invasores, y el espacio es limitado.

Además, algunas de las nuevas variantes han desarrollado mutaciones que les ayudan a evadir los anticuerpos.

“Con algunas variantes, el virus puede llegar a entrar en las células y replicarse por una o dos rondas”, dijo Hensley.

Eso puede ser lo que está sucediendo en EE.UU.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) publicaron dos estudios el miércoles que mostraron que la inmunidad disminuyó entre las personas durante el verano. Si bien las vacunas todavía protegían en un 90% contra enfermedades graves y la muerte, aumentó el número de personas que contraían infecciones leves o asintomáticas.

“Los datos recientes dejan en claro que la protección contra las enfermedades leves y moderadas ha disminuido con el tiempo. Esto probablemente se deba tanto a la disminución de la inmunidad como a la fuerza de la variante delta generalizada”, dijo el director general de Sanidad de EE.UU., el Dr. Vivek Murthy, en una sesión informativa en la Casa Blanca el miércoles.

Un estudio de residentes de hogares de ancianos mostró que la inmunidad a cualquier tipo de infección se redujo del 75% en marzo al 53% en agosto.

Pero una tercera dosis de vacuna aumenta diez veces estos niveles de anticuerpos, dijo en la sesión informativa el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas. “Es posible que se requieran niveles más altos de anticuerpos para protegerse contra delta”, dijo.

Los refuerzos de la vacuna contra el covid-19 están autorizados para algunos. Esto es lo que necesitas saber

Una segunda línea de defensa

Hay una segunda línea de defensa involucrada: la respuesta celular.

Los virus se adhieren a ciertas células del cuerpo e inyectan su propio material genético en ellas, secuestrando las funciones naturales de las células y obligándolas a convertirse en fábricas de virus.

Las células inmunes llamadas células T pueden reconocer estas células secuestradas y trabajar juntas para matarlas antes de que produzcan más virus. Las células B establecen una producción de anticuerpos más duradera y también pueden ayudar a reconocer y neutralizar los virus.

Esta respuesta inmune a más largo plazo es probablemente lo que mantiene a las personas fuera del hospital, dijo Hensley. Las células B y las células T no pueden prevenir la infección, pero la cortan de raíz, antes de que las personas se enfermen gravemente.

“El virus se elimina de forma mucho más eficaz en las personas vacunadas”, dijo Hensley.

Aquí es donde entra parte del debate sobre la necesidad de refuerzos. La Organización Mundial de la Salud y algunos expertos en enfermedades infecciosas señalan que las vacunas todavía están haciendo su trabajo más importante: prevenir enfermedades graves y la muerte.

ANÁLISIS | Esta es la razón por la que es posible que las vacunas de refuerzo para todos no sean necesarias todavía

“La tercera dosis probablemente hará muy poco para aumentar aún más la capacidad de la vacuna para reducir las hospitalizaciones y las muertes. Eso se debe a que la vacuna ya es bastante buena en eso”, dijo Hensley.

Pero los funcionarios de salud federales dijeron que si bien no hay indicios de que este segundo nivel de protección haya comenzado a disminuir en EE.UU., los datos de Israel insinúan que puede haber comenzado a suceder allí. Debido a que Israel vacunó rápidamente a la mayoría de su población, los funcionarios estadounidenses están siguiendo el monitoreo allí para predecir lo que podría suceder en otros países.

Nuevas variantes

La variante delta ahora representa el 99% de las infecciones recién diagnosticadas en EE.UU., según los datos de los CDC. Es claramente más transmisible que las variantes anteriores. Esto por sí solo podría explicar los nuevos casos, pero existe una creciente evidencia de que puede eludir esa primera línea de defensa establecida por los anticuerpos.

“La efectividad de la vacuna generalmente disminuye contra la variante delta”, dijo la directora de los CDC, la Dra. Rochelle Walensky, en la sesión informativa de la Casa Blanca.

Para apoyar esta idea, Walensky citó los llamados estudios de cohorte, que son estudios que siguen al mismo grupo de personas a lo largo del tiempo.

Uno, que cubría a 4.000 trabajadores de la salud y otros en la primera línea, encontró que la efectividad de la vacuna contra infecciones sintomáticas o asintomáticas cayó del 92% antes de la llegada de delta al 64% una vez que se generalizó.

Lo que hizo que los CDC pensaran que delta era responsable fue lo siguiente: no importaba cuándo se vacunó a estos voluntarios, fue la llegada de delta lo que los hizo más propensos a infectarse.

OPINIÓN | Delta: ¿naturaleza o negligencia de nuestros políticos?

El aire que respiramos

Ninguna persona vacunada correría el riesgo de una infección posvacunación si el virus aún no estuviera circulando.

El coronavirus se transmite por el aire y, mientras las personas no estén protegidas y respiren, lo propagarán.

“Incluso si estás vacunado, todos respiramos el mismo aire”, dijo Hensley.

“Nuestras posibilidades de respirar realmente el SARS-CoV-2, ya sea que estés vacunado o no, siguen siendo las mismas”.

Es por eso que los CDC han pedido que incluso las personas vacunadas comiencen a usar máscaras nuevamente en el interior, cuando podrían estar expuestas a la propagación.

“Es la única manera de evitar que el virus se te meta por la nariz”, dijo Hensley.

Y aunque ningún estudio ha demostrado esto todavía, existe una creencia creciente entre los científicos de que se necesita una dosis menor de delta para infectar a las personas que con las variantes anteriores. Entonces, incluso si solo hay una pequeña cantidad de virus flotando en el aire, si las personas lo respiran, es más probable que se infecten.

Y cualquier persona infectada podría infectar a otra. El coronavirus puede ser transmitido por personas que no presentan síntomas.

Sin embargo, es casi seguro que las personas vacunadas eliminan la infección más rápidamente. “La inmensa mayoría de las hospitalizaciones y muertes continúan ocurriendo entre los no vacunados”, anotó Murthy.

¿Debes ponerte la vacuna de refuerzo? Esto es lo que sabemos

Inmunidad colectiva

Por eso, los funcionarios de salud, médicos y enfermeras de todo el país están pidiendo a gritos que se vacunen más estadounidenses y la OMS está presionando para que se distribuyan más vacunas al resto del mundo.

Mientras las personas se infecten con el coronavirus y lo propaguen, el virus infectará a algunas personas vacunadas. Y evolucionará hacia nuevas formas, quizá versiones que puedan evadir más fácilmente las vacunas.

De eso se trata la inmunidad colectiva: cuando hay suficientes personas inmunes a la infección que el virus deja de circular. Por lo general, esto solo ocurre con la vacunación generalizada.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) deben tomar la decisión de dar a las personas dosis de refuerzo, pero los funcionarios de la Casa Blanca dijeron que querían tener un plan listo para cuando eso suceda.

La OMS recomienda que los más vulnerables se vacunen antes de que se ofrezcan de manera más amplia las vacunas de refuerzo

“No estamos diciendo que necesitas una dosis de refuerzo en este momento”, dijo Walensky a CNN el miércoles por la noche.

“Estamos diciendo que estamos empezando a ver una disminución en la efectividad de la vacuna contra la enfermedad moderada y leve y nos estamos preparando para el próximo mes porque hemos visto en otros países que eso podría presagiar una disminución de la enfermedad grave”.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up