La variante delta está devastando el mundo, pero lleva al sudeste Asiático a un punto de quiebre

Hong Kong (CNN) — Los países de Asia están lidiando con sus peores brotes de coronavirus de la pandemia, impulsados por las bajas tasas de vacunación y la variante delta altamente contagiosa.

Si bien naciones como China, Japón y Corea del Sur están experimentando brotes crecientes, el borde agudo de la ola de la variante delta se siente profundamente en el sudeste asiático, y los países en la región experimentan aumentos rápidos en el número de casos y muertes.

Las naciones del sudeste asiático que lograron contener los brotes el año pasado ahora están luchando contra servicios de salud abrumados, falta de camas de hospital, equipos y oxígeno. También han vuelto a imponer confinamientos, cerrando fábricas en centros de fabricación cruciales y restringiendo el movimiento de ciudadanos que ya sufren económicamente.

La frustración entre los ciudadanos que se ven obligados a soportar aún más restricciones a sus libertades y su capacidad para trabajar está llegando a un punto de ebullición, y han estallado protestas contra el manejo de los brotes por parte de sus gobiernos en Malasia y Tailandia. Mientras tanto, Myanmar está al borde del colapso pues un golpe militar de febrero y la consiguiente sangrienta represión han destrozado el sistema de salud y las vacunaciones se han estancado por completo.

Trabajadores con equipo de protección bajan el ataúd de una víctima del covid-19 a una tumba para ser enterrada en el cementerio de Cipenjo en Bogor, Java Occidental, Indonesia, el 14 de julio de 2021.

Si bien países más ricos, como el Reino Unido y Singapur, están experimentando nuevos brotes, han vacunado completamente a más de la mitad de su población. Comparativamente, Vietnam ha vacunado completamente a menos del 1% de su población, Tailandia alrededor del 5%, Filipinas al 7,2% y el epicentro del virus, Indonesia, al 7,6%, según Our World in Data.

Más de un año y medio después de la pandemia, la variante delta más contagiosa está exponiendo las debilidades de las naciones con bajas tasas de vacunación, incluso si anteriormente tenían el control del virus.

La OMS pide posponer la aplicación de las vacunas covid-19 de refuerzo hasta al menos finales de septiembre

Vietnam

Quizás en ningún lugar del sudeste asiático ese giro sea más evidente que en Vietnam.

El año pasado, el país se destacó como un ejemplo destacado en la contención del virus gracias a una estrategia agresiva de detección temprana de pasajeros en los aeropuertos y un estricto programa de cuarentena y monitoreo. Durante el último año y medio, los residentes han podido llevar una vida relativamente normal y la economía creció un 2,9% en 2020, según el Banco Mundial.

Soldados del Alto Mando de Productos Químicos del Ministerio de Vietnam Defensa Nacional antes de rociar desinfectante en las calles de Hanoi el 26 de julio.

Pero desde finales de abril, Vietnam ha informado de un fuerte aumento en las infecciones de covid-19. El miércoles, Vietnam informó 7.623 nuevos casos, frente a los 8.620 del domingo con la mayoría de las nuevas infecciones en la ciudad de Ho Chi Minh, dijo el Ministerio de Salud. En total, Vietnam ha confirmado 177.813 casos, más del 85% de ellos fueron reportados solo en el último mes, según datos de la Universidad Johns Hopkins. De las 2.327 muertes de Vietnam, aproximadamente la mitad se informó en el último mes.

El Gobierno ha impuesto cierres estrictos en la capital, Hanoi, y la ciudad de Ho Chi Minh para tratar de frenar una mayor propagación y se han establecido centros de tratamiento de covid para acomodar a más pacientes.

Pero el brote ha ejercido presión sobre el Gobierno para que aumente el suministro de vacunas y aumente las inoculaciones. Hasta ahora, solo el 0,6% de los 96 millones de habitantes de Vietnam han sido completamente vacunados, según la Universidad Johns Hopkins.

Variante lambda: lo que sabemos de la variante de covid-19 identificada por primera vez en Perú

Indonesia

La cuarta nación más poblada del mundo, Indonesia, superó recientemente a India como epicentro del covid en Asia, y el brote ha sido devastador con un máximo de más de 50.000 casos al día.

De los 354 millones de casos reportados desde que comenzó la pandemia, 1,2 millones se registraron en el último mes, según Johns Hopkins. El miércoles, Indonesia superó las 100.000 muertes por coronavirus, convirtiéndose en el segundo país de Asia en hacerlo. El miércoles, el Ministerio de Salud reportó 1.747 muertes y 35.867 casos.

Si la propagación continúa sin cesar, los expertos dicen que podría llevar al sistema de salud de Indonesia al borde del desastre. Algunos temen que la situación sea peor de lo que muestran los números, porque no se están haciendo pruebas del virus a suficientes personas. Una encuesta local encontró que casi la mitad de los 10,6 millones de residentes de la capital, Yakarta, pueden haber contraído covid-19.

Tumbas para las víctimas del covid-19 en el cementerio de Rorotan en Yakarta.

El país está sufriendo una crisis de salud, con hospitales al límite, cementerios llenos expandidos para albergar a los muertos por covid y trabajadores de la salud agotados.

Los expertos dicen que Indonesia ahora está cosechando los costos de no implementar restricciones estrictas ni invertir lo suficiente en sistemas eficientes de rastreo de contactos.

Indonesia es ahora el epicentro de la crisis de covid-19 en Asia. Lo que debes saber

El lunes, el Gobierno anunció una extensión de las restricciones de Nivel 4 más altas en varias ciudades y áreas, incluida la capital, y las islas de Java y Bali por una semana más. Mientras tanto, el ministro de Salud del país dijo que la ola devastadora había alcanzado su punto máximo en algunas áreas y que las autoridades tenían como objetivo comenzar a reabrir gradualmente su economía en septiembre, según Reuters.

Malasia

A pesar del confinamiento nacional, Malasia también ha experimentado un aumento exponencial de casos y muertes, y el brote ha obligado a suspender el Parlamento durante un mes.

La ira entre la gente está aumentando. Cientos de personas rompieron las restricciones del coronavirus para protestar en la capital, Kuala Lumpur, durante el fin de semana contra el manejo del brote por parte del Gobierno y pidieron al primer ministro, Muhyiddin Yassin, que renunciara. Tras la suspensión de una sesión especial de la legislatura el lunes debido al covid, los legisladores de la oposición marcharon hacia el edificio del Parlamento también exigiendo la renuncia de Muhyiddin.

La frustración por las crecientes muertes, las tasas de vacunación y el dolor económico se ve agravada por la actual crisis política de Malasia, en la que el gobierno de Muhyiddin parece al borde del colapso después de tomar el control de la coalición gobernante tras las elecciones del año pasado.

La semana pasada, miles de médicos malasios con exceso de trabajo se declararon en huelga por las condiciones en los hospitales, diciendo que habían sido empujados al límite, ya que las camas y los ventiladores se estaban agotando.

Manifestantes sostienen cadáveres falsos durante una manifestación cerca de la Plaza de la Independencia en Kuala Lumpur, exigiendo la renuncia del primer ministro por su manejo de la pandemia de coronavirus.

La protesta se produjo cuando el total de casos de covid en Malasia superó el millón y el país informó su mayor número de infecciones diarias. El miércoles, Malasia informó un nuevo número récord de casos, con 19.819 nuevas infecciones, según el Ministerio de Salud, frente a las 7.000 de hace un mes. Las muertes por covid también se encuentran en niveles récord, con 257 reportadas el miércoles.

El brote se ha extendido desde los clústers de covid en las industrias de fabricación y transporte del país. Y aunque el brote obligó al país a volver a un confinamiento nacional el 12 de mayo, gran parte del sector manufacturero se consideró esencial y los empleados siguieron trabajando a pesar del creciente peligro, informó Reuters.

Las tasas de vacunación de Malasia han mejorado en el último mes, especialmente en comparación con sus vecinos regionales. Aproximadamente el 22,5% de las personas en Malasia están completamente vacunadas contra el covid-19, según Our World in Data.

OPINIÓN | Mi tío murió de covid-19 antes de que pudiera recibir una vacuna en Kenya, y yo conseguí la mía en una farmacia de EE.UU. Así se ve la desigualdad de las vacunas

Tailandia

Aunque fue el primer país en notificar un caso de covid-19 fuera de China en enero del año pasado, Tailandia mantuvo sus números de infección bajos en 2020 gracias a exitosas medidas de contención.

Este año, sin embargo, se enfrenta a un desafío mucho mayor. Después de contener una segunda ola que comenzó en diciembre pasado, Tailandia está luchando por frenar una tercera ola de infecciones que ha llevado el número de casos diarios y el número de muertes a niveles sin precedentes. El miércoles, Tailandia reportó un récord en casos confirmados diarios, con 20.920 infecciones, el segundo día de reportar más de 20.000 casos, según el Centro para la Administración de la Situación de Covid-19 (CCSA). Tailandia también registró 160 muertes, lo que eleva el número total de muertos a 5.663.

Los hospitales de la capital, Bangkok, se han visto abrumados por el aumento de casos y la demanda de camas ha superado con creces la capacidad. Las autoridades se apresuran a reducir la carga sobre el sistema sanitario. Bangkok está enviando más de 400 médicos y enfermeras de áreas provinciales a los barrios marginales de la ciudad y áreas densamente pobladas para realizar pruebas y aislar a 250.000 residentes, dijo el Dr. Supat Hasuwannakit, presidente de la Sociedad de Médicos Rurales.

“Es posible que no podamos reducir la tasa de infección por el momento, pero esperamos aliviar la situación de las camas en Bangkok y reducir la tasa de letalidad”, dijo Supat.

El martes, Tailandia extendió su confinamiento nacional hasta fin de mes para frenar el aumento de casos. Ahora, 29 provincias han sido puestas bajo el protocolo más estricto, lo que significa que el 40% de la población del país estará bajo confinamiento, según el cálculo de CNN de los datos de la CCSA.

Unas 1.800 camas de cartón se preparan en un hospital de campaña de covid-19 dentro de un almacén en el Aeropuerto Internacional Don Muang en Bangkok el 27 de julio.

Un almacén de carga en el aeropuerto Don Muang de Bangkok se ha convertido en un hospital de campaña de 1.800 camas para pacientes con covid-19 con síntomas menos graves, y 15 trenes de pasajeros se están convirtiendo en una instalación comunitaria de aislamiento para pacientes con covid-19 que esperan camas en el hospital.

El dolor económico prolongado y los temores de un aumento de las muertes por covid están pasando factura a los ciudadanos tailandeses. Hubo indignación pública después de que se encontraran varios cuerpos en las calles de Bangkok y se dejaran tirados en la carretera durante horas antes de que una ambulancia los recogiera.

¿Qué países de América Latina han comenzado vacunar a menores de edad contra el covid-19?

Y miles de personas se unieron a las protestas contra el Gobierno en todo el país el domingo, pidiendo la renuncia del primer ministro, Prayut Chan-o-cha, cuyo gobierno ha sido fuertemente criticado por su manejo de la pandemia.

Tailandia tiene como objetivo vacunar a 50 millones de personas antes de fin de año. Pero según los datos publicados por la CCSA, el 23% de los 70 millones de habitantes del país han recibido al menos una dosis de la vacuna de covid-19, mientras que el 5% están completamente vacunados.

Myanmar

En la frontera con Tailandia, Myanmar está colapsando bajo la doble crisis de la pandemia y el golpe militar. Hay una escasez desesperada de oxígeno en el país, y las familias de los enfermos graves hacen cola para recibir oxígeno o buscan frenéticamente en línea tratamientos para el covid.

Los residentes eligen autotratarse en casa, dicen los médicos. Si van al hospital, a menudo son rechazados porque las instalaciones se están quedando sin oxígeno, tratamientos y camas, y no hay suficiente personal para atender a los pacientes, dijeron. Las Naciones Unidas estiman que solo el 40% de las instalaciones de atención médica del país aún pueden funcionar.

Militares en Myanmar parecen haberle declarado la guerra a su propia gente, según enviado ante la ONU

Los casos diarios notificados en Myanmar han aumentado de unos 100 a principios de junio a unos 5.000 por día, con un total de contagios confirmados en 315.118, según la Organización Mundial de la Salud. Myanmar también ha informado de 10.373 muertes.

Pero los médicos y los grupos de voluntarios dicen que esos números están subestimados. Las vacunas se han estancado bajo el gobierno de la Junta, y las pruebas mínimas, la falta de datos oficiales y la desconfianza generalizada de la gente hacia el Ejército significa que nadie tiene una idea clara del alcance de la crisis.

La semana pasada, la embajadora del Reino Unido ante la ONU, Barbara Woodward, advirtió que la mitad de los 54 millones de habitantes de Myanmar podrían infectarse con covid-19 en las próximas dos semanas.

Un hombre usa su teléfono móvil frente a botes de oxígeno vacíos fuera de una fábrica en Mandalay, el 13 de julio.

Para agravar el trauma, los que están en el país dicen que las Fuerzas Militares, que tomaron el poder en febrero, están empuñando la crisis de covid contra la gente y, a medida que aumentan las infecciones y las muertes, la Junta intensifica sus ataques contra médicos y trabajadores de la salud, muchos de los cuales se declararon en huelga para protestar por el golpe y se han visto obligados a esconderse para evadir el arresto.

Fuerzas Armadas de Myanmar cobran US$ 85 por recuperar los cuerpos de familiares asesinados en la represión

La ONU ha documentado al menos 260 ataques contra personal e instalaciones médicos. Al menos 67 trabajadores de la salud están detenidos, con más de 600 órdenes de arresto pendientes de médicos y enfermeras. Ahora hay llamados internacionales para que la ONU presione por un “alto el fuego de covid” exigiendo que la Junta deje de atacar a los trabajadores de la salud.

El Ministerio de Salud, controlado por los militares, tiene como objetivo vacunar al 50% de su población este año y planea comenzar con las vacunaciones de covid-19 a principios de agosto en la ciudad más grande de Yangon, según los medios estatales. Pero incluso si se obtienen esas dosis, los residentes dicen que existe una profunda desconfianza en que el régimen les dé una oportunidad para salvarles la vida, cuando sigue matando y deteniendo a sus ciudadanos.

Kocha Olarn de CNN en Bangkok, Masrur Jamaluddin en Yakarta y Joshua Berlinger, Nectar Gan, Jessie Yeung, Sophie Jeong y Meenketan Jha en Hong Kong contribuyeron.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up