Detenciones, deserciones y exilios: ¿qué está pasando en el Belarús de Lukashenko?

(CNN Español) — En medio de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, la atleta bielorrusa Kristina Timanovskaya desertó a Polonia debido al temor a ser encarcelada cuando retornara a Belarús por sus críticas al gobierno de Alexander Lukashenko.

El activista Vitaly Shishov, quien dirigía desde Ucrania una organización para ayudar a los refugiados bielorrusos (Belarusian House in Ukraine), fue hallado ahorcado en un parque de Kiev el 3 de agosto. Su muerte ha generado una ola de especulaciones y la policía de Ucrania ha iniciado una investigación sobre la posibilidad de que la muerte fuera un asesinato disfrazado de suicidio.

Desafíos Globales | El último dictador de Europa

En junio, el activista opositor Steffan Latypov se cortó la garganta durante una audiencia judicial en Minsk, capital de Belarús, donde se lo acusaba de organizar protestas. Sobrevivió a la herida y, tras curarse, fue enviado a un centro de detención.

Y un mes antes el periodista disidente Roman Protasevich fue detenido junto a Sofia Sapega luego de que las autoridades de Belarús forzaran al vuelo 4978 de Ryanair, donde volaba en dirección a Vilnius, Lituania, a descender en Minsk, en lo que la aerolínea ha denunciado como un “secuestro de Estado”.

Lukashenko: Desvío de avión Ryanair es legal 4:04

¿Qué está pasando exactamente en Belarús?

Desde las cuestionadas elecciones presidenciales realizadas el 9 de agosto de 2020, en las que Lukashenko fue reelecto con más del 80% de los votos, las miradas del mundo se han posado sobre esta ex república soviética que ha sido gobernada por la misma persona desde 1994 y donde crece la represión a opositores.

Protestas en todo el país

Las elecciones dieron inicio a una ola de protestas en todo el país, que llevaron a la detención de miles de personas, y una ola de represión a disidentes que aún continúa.

La semana pasada CNN reportó sobre la posible construcción de un centro de detención para disidentes en Novokolosovo, en las afueras de Minsk, según denuncias de activistas. En el lugar funcionaba un almacen de misiles en tiempos de la Unión Soviética, y un video parece mostrar que el gobierno ha estado renovando el lugar.

La cadena estatal bielorrusa ONT reaccionó al reporte mostrando imágenes captadas con drones del sitio en Novokolosovo y alegando que se trata de una base de almacenamiento de equipo militar del Departamento de Defensa Aérea de Belarús.

Manifestantes abrazan a policías en Belarús 0:58

Lukashenko, quien rechaza que haya represión en Belarús, también ha negado que se trata de un centro de detención.

Exilios y sanciones

Svetlana Tikhanovskaya, esposa del bloguero y candidato Serguei Tijanovski —arrestado en mayo de 2020— y convertida en líder de la oposición bielorrusa, se enfrentó a Lukashenko en las elecciones presidenciales y obtuvo el 7% de los votos, según datos oficiales. Luego debió huir de Belarús en agosto y se encuentra exiliada en Lituania.

Estados Unidos, la Unión Europea, Canadá y el Reino Unido han desconocido los resultados de las elecciones e impuesto sanciones en el país ante la “continua supresión de la democracia y los derechos humanos” en el país.

Lukashenko, quien se mantiene en el poder desde hace 27 años anulando cualquier tipo de oposición, ha sido descrito como el “último dictador de Europa”.

“No hubo represión”, dice Lukashenko

En una conferencia de prensa este lunes, cuando se cumple un año de las controversiales elecciones de 2020, Lukashenko, de 66 años, negó que haya represión en Belarús y acusó a Estados Unidos de conspirar contra el país.

La Unión Europea prepara sanciones contra Belarús 3:50

“No hubo represión de mi parte, no. He aceptado las reglas del juego de esos bandidos que, bajo la dirección de ustedes, los servicios especiales estadounidenses, actuaron contra nosotros, un Estado soberano e independiente”, dijo Lukashenko ante una pregunta de CNN.

El líder de Belarús también cargó contra Estados Unidos y acusó al país de vivir en “anarquía” tras “pisotear” al presidente “legítimamente elegido”, en referencia a Donald Trump y la invasión del Capitolio ocurrida el 6 de enero, cuando seguidores del republicano derrotado en las elecciones de 2020 ingresaron en el edificio el Congreso.

“¿A cuánta gente encerraron después de los sucesos del Congreso? Pisotearon al presidente legítimamente elegido, lo sacaron de los medios de comunicación, de CNN, también. ¿Fue legal? Ustedes votaron por correo, tiraron papeletas a la basura donde había votos para Trump. ¿Está creando anarquía en muchas partes del mundo y me habla de represión?”, dijo Lukashenko a CNN.

Ex república soviética con un pie en el pasado

Belarús, conocida anteriormente como Bielorrusia y con una poblacion de casi 10 millones de personas, se independizó de la Unión Soviética en 1991 y Lukashenko fue electo como su primer presidente en 1994, reemplazando al primer ministro Viacheslav Kebich.

Belarús estaría reformando campo de prisioneros 3:41

Pero, a diferencia de Rusia, que tras la turbulenta década de 1990 dio un salto hacia un capitalismo de billonarios y oligarcas, o Ucrania que ha intentando acercarse a Europa en medio de revoluciones y guerra civil y mantiene tensas relaciones con Moscú, Belarús se ha mantenido con un pie aún en el pasado soviético.

Lukashenko, ex instructor de ideología en el Ejército soviético y luego gerente de una granja colectiva, fue el único miembro del Parlamento de Belarús que en 1991 votó en contra del tratado de disolución de la Unión Soviética.

El presidente de Belarús, Alexander Lukashenko,  en un discurso tras ganar las controversiales elecciones en 2020. (Crédito: SIARHEI LESKIEC/AFP via Getty Images)

Desde su llegada al poder, hace 27 años, restauró la bandera de Belarús usada en tiempos soviéticos, mantuvo la agencia de inteligencia KGB (que las demás repúblicas que surgieron de la URSS disolvieron) y gobierna con base a la regulación estatal y la represión de la disidencia.

También lamentó el retiro de las armas nucleares desplegadas en Belarús por la URSS, calificando al hecho como un “error grosero sino un crimen”, y es un fuerte crítico de la presencia de la OTAN en los países del Báltico, sus vecinos.

Su controversiales políticas le han ganado, también, apoyo entre un sector de la población y una buena relación con el gobierno de Vladimir Putin en Rusia, su gigantesco vecino oriental.

“Los eventos recientes nos muestran que necesitamos manteneros cerca de nuestro hermano mayor y cooperar de cerca en todos los asuntos, incluyendo los económicos”, dijo Lukashenko en septiembre de 2020, después de las elecciones y las protestas, y tras reunirse con Putin en Sochi.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up