Cómo tomar decisiones de crianza como todo un experto

(CNN) — El cuidado de los niños más pequeños suele ser intensamente físico, pero con los mayores puede ser intensamente emocional. ¿Por qué? Debido a que hay muchas decisiones que tomar, y en un mundo en el que la clase media disminuye, los precios de la vivienda suben, y el clima social, político y natural es muy agitado, todo está en juego.
Para quienes somos desorganizados, poco constantes, sufrimos de agotamiento extremo, tenemos poco tiempo, dinero y paciencia, o simplemente tenemos hijos en edad escolar, el nuevo libro de Emily Oster, “The Family Firm: A Data-Driven Guide to Better Decision Making in the Early School Years”, pretende ayudar a navegar por las abrumadoras presiones que conlleva la crianza de los hijos en el siglo XXI.

El libro de la economista Emily Oster (en la foto) está orientado a ayudar a los padres a aprender a tomar decisiones para sus familias.

¿Debes iniciar a tu hijo en el jardín de niños a tiempo, o esperar un año para que sea el mayor de la clase? (Iniciar a un niño antes significa que algún día podría tener puntuaciones ligeramente más altas en los exámenes… pero predice un peor rendimiento en la escuela). ¿Extraescolares? ¿Cuántas? ¿Cómo se encuentra un buen colegio y cómo afecta eso al potencial de ingresos? ¿Qué es una “buena escuela”? ¿En qué medida afecta la carrera de los padres a cosas como los resultados de los exámenes o la obesidad? ¿Cuándo deben aprender a leer los niños?

Un padre y su hijo leen un libro tumbados en el suelo de su casa.

La manera de empezar, aconseja, es entender tus propios valores, y hay un libro de trabajo para ayudar a descifrarlos. Cuando una familia se enfrenta a una gran elección, sugiere un método llamado “Las cuatro F”: formular la pregunta, buscar los hechos, tomar la decisión final y dar seguimiento. Aprender a tomar decisiones tanto con datos como con modelos de negocio implica un tiempo inicial, pero facilita el proceso más adelante.

El método de Oster no trata tanto de cómo tomar la decisión “correcta” sino de cómo tomar una decisión buena para tu familia. Al fin y al cabo, las respuestas a ciertas preguntas como cuándo regalar un teléfono a tu hijo o si enviarlo a un campamento para dormir pueden variar de un niño a otro, incluso dentro de la misma familia.

CNN habló con Oster sobre la toma de decisiones en la era de la paternidad “quitanieve”, en la que los padres tratan de eliminar los obstáculos en lugar de enseñar a sus hijos a sortearlos, así como sobre las diferentes formas de conseguir un hogar feliz.

Esta conversación fue ligeramente editada y condensada para mayor claridad.

CNN: Afirmas que la crianza de los hijos en el siglo XXI es un ejercicio de “extrema complejidad logística”. ¿Qué significa eso?

Emily Oster: Cuando cruzas el umbral de los niños en edad escolar y, de repente, tus hijos hacen cosas fuera de la escuela, acabas en una situación en la que sorprendentemente gran parte de tu día es una gestión logística: programar actividades, conducir, averiguar cuándo es la hora de acostarse o cuánto necesitan dormir los niños.

Creo que, en cierto modo, esto es diferente a como era cuando yo era niño. Había menos actividades extraescolares estructuradas y más tiempo libre no estructurado, que puede ser bueno o no, pero que no requiere el tipo de gestión logística que caracteriza a esta época de la paternidad.

Actividades extracurriculares ayudan con la salud mental 0:42

CNN: Dices que no se trata de qué decisión tomar, sino de cómo tomarla. ¿Puedes explicarlo?

Oster: Las preguntas a las que se enfrenta la gente son realmente diferentes, y las respuestas pueden ser realmente distintas, dependiendo de su familia, dependiendo de qué niño es en su familia, dependiendo de todo tipo de cosas. Y es difícil saber si has tomado la decisión correcta, porque en algunas de estas decisiones nos preocupa que si no hago lo correcto, vaya a ocurrir algo malo a largo plazo. Pero no te vas a enterar de eso hasta mucho tiempo en el futuro. No hay una respuesta inmediata.

Buscamos cómo podemos pensar en tomar buenas decisiones frente a esa incertidumbre y esa falta de retroalimentación inmediata. Y gran parte del libro se centra en cómo se puede saber que se ha tomado una buena decisión, y distinguir eso de haber tomado la decisión correcta. Nunca sabrás si tomaste la decisión correcta. Pero puedes estar seguro de que tomaste la decisión de forma correcta y que fue una decisión meditada.

CNN: ¿En qué medida es aplicable este modelo de toma de decisiones de los padres orientado a los negocios?

Oster: Este enfoque es el más adecuado para las personas con tiempo ajustado que se enfrentan a muchas limitaciones. Una gran parte de esto es aprovechar el tiempo en los momentos en que lo tienes para tomar decisiones que luego te permitan tomar otras decisiones con mayor rapidez. Como estamos ocupados, porque estamos limitados de varias maneras, tomamos decisiones al margen, en el momento en que surgen.

Si tu hijo dice: “¿Puedo hacer esta extraescolar?” y en el momento, tu hijo se está quejando. Tú estás ocupado. Tratas de lidiar con su otro hermano.  Y te apresuras y aceptas que haga gimnasia después de la escuela con su mejor amigo. Pero lo que descubres es que, en realidad, la gimnasia extraescolar rompe impresionantemente con la rutina, y es realmente difícil de manejar. Te ahorraste un poco de tiempo al principio por no haber pensado detenidamente, pero ¿fue una buena decisión?

Perdiste mucho más tiempo después y algunos recursos y dinero, etc.

CNN: ¿Por qué son importantes las actividades extracurriculares? Según los datos que has recogido, parece que lo que hacen los niños, en términos de desarrollo físico o cerebral, importa menos que el que tengan un sentido de comunidad o de pertenencia social.

Oster: Cuando la gente habla de esto en el ámbito común, creo que tienen esta sensación pre-profesional de que “mi hijo debe hacer esto porque va a conducir a este tipo de beca”. O que tienen que estudiar música porque los va a hacer buenos en matemáticas y luego ser buenos en matemáticas los va a llevar a tal o cual lugar. A menudo se discute sobre las actividades extracurriculares como una forma diferente de alcanzar los objetivos.

Pero cuando profundizas en la bibliografía y piensas en lo que ofrece, la mayoría de las personas no van a la universidad porque les gusta practicar muchos deportes. Lo que sí vemos en estas actividades extracurriculares es el valor de ofrecer un conjunto de compañeros, los beneficios socio-emocionales de que los niños sean felices o se sientan más seguros. Los niños se benefician de sentir que encajan. Pero no todos los niños se van a sentir así en la escuela o en su grupo primario de compañeros. Las cosas que ocurren fuera de eso son otra forma de obtener esos beneficios.

Lo que los padres deben saber sobre cómo guiar a sus hijos durante la pubertad

CNN: ¿Qué notas en términos de cambios en la crianza de los hijos en la era de la pandemia?

Oster: Estamos en un momento interesante ahora mismo. A medida que la gente comienza la reincorporación pospandémica, si la variante delta lo permite, hay muchas familias en las que la gente hizo menos cosas durante el último año. Hay una oportunidad para pensar, OK, vamos a añadir algunas cosas de nuevo. ¿Queremos añadirlo todo? ¿O en realidad era demasiado? ¿Queremos que nuestros hijos pasen más tiempo del día, de la semana o del mes sin estructura y que se aburran y jueguen en el patio? Mucha gente se pregunta cuántas cosas son buenas. ¿Volveremos a estar como antes, con torneos de fútbol de fin de semana, o haremos menos? El jurado no está seguro de ello.

Creo que la gente se ha dado cuenta del valor de la escuela presencial para sus hijos de una manera en la que quizás antes no habíamos reflexionado mucho. Y creo que, sobre todo para un conjunto de padres que antes habrían evitado el tiempo de pantalla, ha llegado, y no va a desaparecer.

Niños programadores: el futuro que ya nos alcanzó

CNN: Te centras mucho en las decisiones individuales de las familias, pero ¿qué tipo de cambios necesitamos a nivel político para apoyar a las familias y darles opciones?

Oster: Está claro que el conjunto de opciones de cuidado infantil que tiene la gente no es suficiente. Hay algunas formas que dificultan el trabajo de los padres que probablemente podríamos mejorar. Las políticas podrían incluir cosas como horarios de trabajo flexibles y guarderías subvencionadas por el gobierno.

CNN: ¿Qué has aprendido sobre las mujeres con alto nivel de estudios que trabajan fuera de casa y tienen una familia? He oído que son las más infelices.

Oster: Es un poco más matizado que eso. Lo que los datos nos dicen es que tener una familia puede proporcionar cierta felicidad, y que tener un trabajo puede proporcionar cierta felicidad. Pero que si se tienen ambas cosas juntas, no se tiene más felicidad.

Creo que parte de eso es que la gente está cansada, y está limitada. Esto es más cierto en el caso de las mujeres, que tienden a hacer el segundo turno, el de la crianza de los hijos y el de las tareas domésticas. Y eso puede ser agotador y hacer que la gente se sienta resentida.

Mujeres, las principales afectadas por el desempleo en México durante la pandemia: 5 puntos para explicar este problema

CNN: A veces en las familias microgestionamos a los niños o a las parejas de una manera que nunca haríamos en el trabajo. Tú haces hincapié en que si has transferido algunas responsabilidades, no critiques el método o el resultado. ¿Por qué?

Oster: La razón por la que es importante es precisamente por el desequilibrio que existe en un hogar entre la cantidad de trabajo que hacen las personas. Parte de lo difícil de ser una persona que hace gran parte de las cosas en el hogar es que no solo estás haciendo lo que hay que hacer, sino que tienes el conocimiento de lo que hay que hacer.

Hay una diferencia entre cocinar la cena, tener literalmente los ingredientes listos delante de ti, y cocinar y toda la otra serie de cosas que hay detrás, planificar la cena y comprar los ingredientes. Hay una tarea completa, y luego está la parte de la tarea. En el libro hablo de la idea de transferir toda la tarea y decir: “Si estás a cargo de algo, entonces estás a cargo de todo”.

Si le has dicho a alguien que va a hacer todas esas cosas, entonces es realmente contraproducente microgestionar cada etapa de eso, pararse sobre ellos para decirles las cosas que deben ordenar para la cena. Si le has dicho a alguien que planifique la cena para el miércoles, lo que deberías hacer es aparecer en la mesa ese miércoles y comer la cena. Y ese debería ser todo tu trabajo. Pero es muy difícil en el momento no microgestionar.

CNN: Este libro trata sobre cómo tomar buenas decisiones, pero ¿cómo es útil para las personas menos privilegiadas que tienen menos opciones?

Oster: Hay dos partes en este libro. Uno es sobre datos y hay algunos tipos de preguntas como “¿Cuántas horas deben dormir mis hijos?” o “¿Cuál es la mejor manera de que los niños aprendan a leer?” que no son tanto sobre opciones, sino sobre aprender algo a partir de los datos. Pero también creo que las buenas herramientas para la toma de decisiones no deberían ser el privilegio de un grupo concreto de personas. No importa cuál sea la situación en la que te encuentres, tomar decisiones de forma deliberada tiene su valor.

Lisa Selin Davis es autora de “TOMBOY: The Surprising History and Future of Girls Who Dare to Be Different”.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up