CNN obtuvo un vistazo exclusivo a la Fuerza Espacial de EE.UU.

(CNN) — He estado en todas las ramas del ejército de Estados Unidos en múltiples ocasiones; en zonas de guerra y en la base, pero nada es como una mirada al interior de la recién creada Fuerza Espacial de Estados Unidos. Los “Guardianes” de la Fuerza Espacial, como se les conoce, realizan su trabajo a cientos, incluso a miles de kilómetros, de las líneas de frente de los conflictos que combaten.
Y, sin embargo, cada uno de los Guardianes con los que hablamos describe su lucha como tan hostil como cualquier otro frente actual.
“El espacio es un ámbito de lucha de guerra”, dijo el Coronel Matthew Holston, Comandante del Espacio Delta 8. “Es la razón por la que creamos la Fuerza Espacial de Estados Unidos como un servicio separado. Así que todos los días entrenamos a nuestros operadores para disuadir el conflicto, pero si la disuasión falla, para competir y ganar en el espacio”.

Mi equipo y yo visitamos el control de la misión en la Base de la Fuerza Espacial de Buckley, en Aurora, Colorado, donde los Guardianes vuelan los satélites de alerta de misiles de la nación. Mediante sensores infrarrojos, estos satélites, que orbitan a 35.000 kilómetros por encima de la Tierra, vigilan el planeta las 24 horas del día en busca de lanzamientos de misiles y detonaciones nucleares.

Siempre vigilantes

“Nunca paramos, siempre vigilantes y nunca hemos fallado”, me dijo el teniente coronel Michael Mariner, comandante del 2º Escuadrón de Alerta Espacial. “Y hay una razón para ello. Y es porque así de importante es esta misión para nuestra nación. Proporcionamos datos de calidad para la toma de decisiones a los combatientes tácticos de guerra en tierra para salvar sus vidas”.

En enero de 2020, estos satélites entraron en acción, detectando múltiples misiles procedentes de Irán que apuntaban a la base aérea de Al-Asad, en Iraq, donde se encontraban las tropas estadounidenses. Antes de que llovieran esos misiles, en cuestión de minutos, la Fuerza Espacial había dado un aviso que salvó vidas a las unidades estadounidenses en tierra.

“Es la velocidad del rayo”, me dijo la especialista 4 de la Fuerza Espacial, Sally Stephens, que estaba de servicio ese día. “No es muy frecuente que nos recuerden a dónde llegan nuestros datos, y esa noche fue una realidad impactante”.

China lanza exitosamente el cohete Gran Marcha 7-A Y2 y pone en órbita un satélite experimental

Los satélites de advertencia de misiles son solo una fracción de los cientos de satélites gubernamentales y comerciales de EE.UU. vigilados y defendidos por los guardianes de la Fuerza Espacial en la actualidad.

El problema es que el espacio, antes considerado en gran medida territorio amistoso, se ha convertido en una zona de guerra potencial.

China lanza satélites “secuestradores”, con brazos de agarre capaces de arrancar satélites de la órbita.

Rusia despliega satélites “kamikaze” capaces de embestir y destruir activos espaciales de Estados Unidos.

Y Rusia tiene una nueva arma que la Fuerza Espacial apoda “Nesting Doll” (por el funcionamiento de una “matrioska”).

El general John “Jay” Raymond, jefe de operaciones espaciales de la Fuerza Espacial de Estados Unidos, nos acompañó en uno de los episodios más alarmantes de una creciente carrera armamentística espacial.

¿En qué consistiría la privatización del espacio?

“Allá por 2017, Rusia lanzó un satélite, y te lo puedes imaginar algo así como esa muñeca”, dijo. “Se abrió y salió otro satélite. Y se abrió y salió un proyectil. Ese proyectil está diseñado para acabar satélites de Estados Unidos. Así que, en 2019, hicieron lo mismo, pero esta vez lo pusieron junto a uno de nuestros satélites. Se abrió, salió el segundo muñeco y empezamos a hablar de ello”.

“Hablar de ello” significaba, en efecto, advertir a Rusia.

Como me dijo el general Raymond, “describimos lo que es un comportamiento seguro y profesional; es importante. Hoy en día, no hay reglas en el espacio. Es el salvaje oeste”.

Un frente potencial

Rusia y China también disponen de armas de energía dirigida, que pueden dañar o inutilizar los satélites de EE.UU. a distancia. La era de los láseres en el espacio ya ha llegado.

La Fuerza Espacial es ahora una rama independiente del ejército de Estados Unidos debido a esta nueva y alarmante realidad: el espacio, antes un territorio relativamente pacífico, se considera ahora un frente potencial en cualquier guerra moderna.

Estados Unidos tiene muchos más satélites que cualquier otra nación: unos 2.500, frente a los 431 de China y los 168 de Rusia, según la Union of Concerned Scientists.

Y toda una serie de tecnologías militares dependen de ellos: los satélites ayudan a los buques de guerra y a las aeronaves a navegar y comunicarse… ayudan a las bombas inteligentes y a los misiles guiados a alcanzar sus objetivos… ayudan a los combatientes a vigilar las amenazas en tierra, mar y aire.

¿Por qué EE.UU. está preocupado por estos satélites rusos? 2:04

“No hay nada que hagamos como fuerza conjunta, ya sea asistencia humanitaria, ayuda en caso de catástrofes o combate, que no sea posible gracias al espacio”, dijo Raymond.

Más de lo que muchos estadounidenses creen, las tecnologías civiles dependen igualmente del espacio.

La constelación de satélites GPS de la nación, volada por el 2º Escuadrón de Operaciones Espaciales en la Base de la Fuerza Espacial Schriever en Colorado Springs, es la columna vertebral de múltiples infraestructuras críticas.

“El pueblo estadounidense estándar probablemente utilizará el espacio entre 20 y 30 veces entre el momento en que se levanta y el momento en que desayuna”, dijo el Coronel Miguel Cruz, Comandante del Espacio Delta 4.

¿Cómo exactamente? explicó Holston, comandante del Space Delta 8.

“Si nos fijamos en la vida cotidiana, los sectores financieros dependen de la información de posicionamiento y sincronización para realizar operaciones y transacciones bancarias precisas, los mercados financieros sincronizan todas esas operaciones, nuestro sector del transporte para el posicionamiento y la sincronización, el aire, la tierra, el mar y el ferrocarril, todos dependen del sistema de posicionamiento global para poder ejecutar nuestra infraestructura crítica”, explicó.

Raymond describió la importancia del espacio para la vida estadounidense diciendo que “Estados Unidos es una nación espacial. Hace tiempo que entendemos que el espacio es la base de todos nuestros instrumentos y del poder nacional”.

Esa dependencia del espacio es una de las razones por las que la Fuerza Espacial se erigió como su propia rama separada del ejército en diciembre de 2019. Ese paso, en términos prácticos, supone “una diferencia significativa”, dijo Raymond.

“El objetivo está en tu espalda”

“Nos permitió atraer más talento, desarrollar ese talento de una manera que no hemos podido en el pasado”, explicó Raymond. “Nos ha ayudado a reforzar nuestros requisitos. Me convierte en miembro de la Jefatura Conjunta. Me permite integrar el espacio en las construcciones conjuntas de lucha contra la guerra. También me pone a la altura de los jefes internacionales con los que trato, lo que nos permite reforzar nuestras asociaciones”.

El trabajo de defender las casi tres docenas de satélites GPS recae en un equipo notablemente pequeño: diez Guardianes que están de servicio en cualquier momento, superados casi tres a uno por los satélites de US$ 500 millones que pilotan.

La Base de la Fuerza Espacial de Schriever controla múltiples constelaciones de satélites estadounidenses, cada constelación con docenas de satélites, cada uno de los cuales proporciona capacidades, como el GPS, comunicaciones militares seguras y, cada vez más, el conocimiento de la situación en el espacio, es decir, la vigilancia de los adversarios y las armas que apuntan a los activos espaciales de Estados Unidos.

El peligro para Estados Unidos es que una mayor dependencia del espacio equivale a una mayor vulnerabilidad.

“Nuestro mayor reto es mantenernos en la cima, ¿verdad?”, dijo Mariner, comandante del 2º Escuadrón de Alerta Espacial. “Cuando estás en, cuando estás en la cima, el objetivo está en tu espalda, todo el mundo te está disparando. Así que desarrollan una tecnología mejor”.

Los nuevos satélites se diseñan con mayor facilidad de maniobra, blindaje para bloquear las armas de energía dirigida y resistencia para que la pérdida de uno o varios no inutilice el sistema.

La Fuerza Espacial dice que unos satélites rusos están siguiendo un satélite estadounidense

Los mandos de la Fuerza Espacial celebran la entrada del sector privado en el espacio, ya que crea más opciones, más económicas, para ponerse en órbita. En junio de este año, el último satélite GPS se lanzó en un cohete de SpaceX.

“Apostaría por la industria estadounidense cualquier día”, afirmó Raymond. “Es una gran ventaja que tenemos”.

En cuanto al armamento de EE.UU., la Fuerza Espacial quiere evitar una carrera armamentística espacial.

“Preferiríamos que el dominio permaneciera libre de conflictos”, dijo Raymond. “Pero como en cualquier otro dominio, aire, tierra, mar y ahora espacio, estaremos preparados para proteger y defender”.

Los adversarios ya han intentado utilizar armas espaciales para inutilizar temporalmente los satélites estadounidenses, utilizando láseres y armas de energía dirigida para cegarlos o “deslumbrarlos”.

La guerra espacial no es ciencia ficción, sino una batalla que ya ocurre.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up