ANÁLISIS | Lo que los datos del censo nos dicen sobre el futuro del electorado de Estados Unidos

(CNN) — Los resultados del censo de 2020 ya están disponibles, y está claro que las tendencias que hemos observado en las últimas décadas no muestran signos de desaceleración. Se podría decir que hemos cruzado una especie de punto de inflexión que puede tener importantes implicaciones políticas de cara al futuro.
Estados Unidos es un país que se está diversificando y envejeciendo, a medida que la población sigue desplazándose más hacia las áreas metropolitanas.

Los estadounidenses blancos no hispanos representan ahora menos del 60% de la población. Alrededor del 57% si se cuenta Puerto Rico o un poco menos del 58% sin contarlo. Esta última cifra es inferior a la del 64% que había tras el censo de 2010. También es inferior al 69% registrado en el Censo de 2000.

La proporción de la población que es cada vez menos blanca no hispana no es algo que esté ocurriendo solo en un estado. Está ocurriendo en la mayor parte del país. De hecho, solo hay un estado (Maine) en el que el 90% o más de la población es blanca no hispana.

De hecho, ahora hay seis estados, el Distrito de Columbia y Puerto Rico donde los blancos no hispanos representan menos del 50% de la población. Esto incluye a California, el estado más poblado del país, donde los hispanos son ahora la mayoría, con un 39%.

OPINIÓN | El censo muestra que la base del Partido Republicano está disminuyendo rápidamente. ¿Por qué su poder parece estar asegurado?

El cambio hacia una menor proporción de blancos no hispanos en la población no es una sorpresa. Lo que sí fue inesperado fue el ritmo al que se produjo. La estimación de la población de 2019, por ejemplo, tenía a los blancos no hispanos formando el 60% de la población.

El hecho de que los blancos no hispanos representaran una proporción aún más baja de lo esperado desafió las expectativas de mucha gente. Se creía que los hispanos estarían potencialmente por debajo de las estimaciones anteriores (en parte debido al intento fallido de la administración de Donald Trump de añadir una pregunta sobre la ciudadanía), pero no los hispanos no blancos.

En cambio, los hispanos representan el 20% de la población del país incluyendo a Puerto Rico y el 19% sin incluirlo. Los hispanos eran apenas el 13% de los estadounidenses en el año 2000.

En términos de cómo esto puede afectar a la política, la línea de tendencia y la implicación son claras. Los candidatos ganadores tendrán una de dos opciones en el futuro.

Tendrán que apoyarse en coaliciones más diversas de lo que han estado acostumbrados en años anteriores, o tendrán que aumentar su puntuación con los votantes blancos. Donald Trump hizo esto último en 2016, pero en realidad ganó entre la gente de color en 2020.

ANÁLISIS | Cómo el censo de 2020 explica el ascenso de Donald Trump

En otras palabras, cabría esperar que esta tendencia a la diversidad fuera útil para los demócratas, pero no hay garantía de ello.

Una fuerza compensatoria que podría perjudicar a los demócratas en el futuro es que los grupos de mayor edad se están convirtiendo en una parte más grande de la población.

Los adultos (mayores de 18 años) representan ahora el 78% de los estadounidenses. Los niños (menores de 18 años) son solo el 22%. En el último censo, los adultos eran el 76% de los estadounidenses. En 2000, eran el 74%.

El envejecimiento de este país se está produciendo al mismo tiempo que la población del país crece a un ritmo más lento.

La población creció un 7% en la última década. Es el crecimiento más lento desde la Gran Depresión. Es un marcado descenso respecto al crecimiento del 13% de hace dos décadas y del 9% de hace una década.

Publicación del censo muestra que casi todo el crecimiento de Estados Unidos se produjo en las ciudades

Hemos visto a los dos últimos hombres que han llegado a la presidencia apoyarse en los votantes de más edad para ganar sus primarias. Los candidatos ganadores en el futuro harían bien en entender que el poder en el electorado vendrá cada vez más de los votantes de mayor edad.

Estos votantes de más edad, y también los más jóvenes, se concentrarán en menos lugares que antes. Según el censo, el 52% de los condados del país tienen menos población ahora que en 2010.

Los lugares que tenían mucha gente o que estaban ganando gente siguen haciéndolo.

En la línea de tendencia más amplia, 312 de las 386 áreas metropolitanas del país tienen más población que a principios de la década pasada. Muchos de los lugares que experimentaron aumentos de población se encontraban en el sur y el oeste, que se están diversificando, al igual que durante el último censo.

Aumenta la diversidad racial en EE.UU., según el Censo 2:04

Vemos que los demócratas son cada vez más competitivos en esos lugares, como lo ilustra el hecho de que el presidente Joe Biden se haya convertido en el primer demócrata en ganar Arizona y Georgia a nivel presidencial desde la década de 1990.

Puede que pronto nos encontremos con que los campos de batalla que se disputan en nuestras elecciones no son Michigan, Pennsylvania y Wisconsin. Más bien, serán las Arizonas y Georgias del mundo.

Por supuesto, hay lugares que quizá no encajen tan claramente en el panorama.

La ciudad de Nueva York, en el noreste del país, que sufrió mucho durante la pandemia de coronavirus a lo largo de la cual se realizó gran parte del recuento del censo, sigue siendo la mayor ciudad del país. Con 8,8 millones de habitantes, se registra como la ciudad estadounidense más poblada de la historia.

Nueva York demuestra que no siempre se cumplen todas las expectativas.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up