ANÁLISIS | La presidencia de Biden está bajo escrutinio como nunca antes por el caos en Afganistán

(CNN) — El presidente Joe Biden está luchando contra un examen cada vez más profundo de su juicio, competencia e incluso su empatía por la caótica salida de Estados Unidos de Afganistán. Y cada intento que hace la administración para sofocar un furor que está empañando la imagen de Estados Unidos solo provoca más preguntas sobre sus fallas de planificación y ejecución.

Un desafiante Biden el miércoles rechazó las críticas a su liderazgo, mientras luchaba contra el drama autoinfligido más significativo del mandato que ganó prometiendo un gobierno competente y franco con los votantes.

“No creo que haya sido un fracaso”, dijo el presidente en una entrevista con George Stephanopoulos de ABC News, refiriéndose a una retirada estadounidense que provocó escenas de afganos desesperados aferrándose a los aviones de evacuación de Estados Unidos y cayendo hacia la muerte.

El presidente había prometido repetidamente que la retirada de la guerra más larga del país sería ordenada, deliberada y segura y que no había circunstancias en las que Afganistán caería repentinamente en manos de los talibanes.

Pero en la entrevista de ABC News cambió de rumbo, diciendo que no había manera de que Estados Unidos se hubiera ido sin el “caos resultante” y que esas escenas siempre se contemplaron en la decisión de sacar todas las tropas este año.

ANÁLISIS | Estados Unidos depende de los talibanes para una salida segura tras la derrota en Afganistán

Biden no está explicando adecuadamente por qué falló tanto en predecir el rápido colapso del Estado afgano. Y su credibilidad se ha visto mancillada porque su confianza en minimizar los riesgos de la retirada se ha confundido repetidamente en los acontecimientos. Siete meses desde el comienzo de su mandato, Biden ya no recibe crédito simplemente por no ser Donald Trump.

El presidente habló con ABC News después de que surgieran detalles de una sesión informativa de alto nivel del Pentágono que parecía confirmar que Estados Unidos nunca tuvo suficientes tropas en Afganistán para facilitar la retirada ordenada y deliberada que Biden había prometido. Y la sesión profundamente incómoda en la que el secretario de Defensa, Lloyd Austin, y el principal oficial militar de la nación, el jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, hablaron con los reporteros también dejó abierta la grave posibilidad de que el ejército estadounidense no pudiera rescatar a todos los estadounidenses, ciudadanos y posibles refugiados afganos antes de que se marche definitivamente.

Lo que dijo Biden sobre el caos del aeropuerto de Kabul 0:49

La actitud defensiva, la imprecisión y los aparentes cambios de posición de Biden difícilmente proyectan confianza o competencia durante una crisis extraordinariamente sensible en suelo extranjero hostil. Cada vez que un comandante en jefe no parece tener el control o niega acontecimientos obvios es un momento que amenaza con infligir un daño político.

ANÁLISIS | Joe Biden se enfrenta a una crisis de competencia

Talibanes intimidan a reportera de CNN y su equipo 3:08

Un cambio de presidencia

La atmósfera alrededor de una Casa Blanca que estaba en racha ha cambiado en cuestión de días.

Hace poco más de una semana, Biden estaba dando una vuelta de victoria por su improbable hazaña de aprobar un acuerdo de infraestructura bipartidista en el Senado y también imponer un marco de gasto de US$ 3,5 billones a través de la cámara. A medida que la pandemia vuelve a fortalecerse, su declaración parcial de independencia del 4 de julio sobre el virus parece un momento de “Misión cumplida”, incluso si la renuencia de millones de estadounidenses a vacunarse ha alimentado su propagación.

Les ha dado a los enemigos republicanos la ventana más abierta de una presidencia en la que ha sido un blanco político difícil. Bien puede ser, si el resto de la evacuación transcurre sin problemas, que los estadounidenses acepten el argumento de Biden de que el caos y el colapso de Afganistán prueban que Estados Unidos debería haberse ido hace mucho tiempo.

Pero el Partido Republicano busca reforzar las impresiones de incompetencia golpeando a Biden por la pandemia, el aumento de la inflación y los intentos récord de cruces en la frontera sur para fomentar una narrativa de decadencia política. En elecciones cerradas como las de mitad de período del próximo año, las impresiones poco halagüeñas que se apoderan de los votantes pueden ser desastrosas. El atractivo de Biden radica en su franqueza y competencia. Ambos están recibiendo un golpe.

La imagen del presidente en el exterior también está sufriendo una paliza. Su objetivo de revivir las relaciones de Estados Unidos con sus aliados después de declarar que “Estados Unidos ha vuelto” tras la administración de Trump se ha complicado por la consternación por la posibilidad de que los intérpretes y otros trabajadores que ayudaron a las tropas estadounidenses durante 20 años se queden atrás para enfrentar represalias de los talibanes.

OPINIÓN | Afganistán: el fracaso de Occidente

Se escuchan fuertes detonaciones en aeropuerto de Kabul 0:42

Preguntas que Biden debe responder

A pesar de los esfuerzos de Biden por describir la situación actual como una simple elección entre quedarse en Afganistán y luchar en una guerra sin fin, no se le pide al presidente que rinda cuentas por los errores de las tres administraciones anteriores, cuyos errores se volvieron la guerra en un fracaso estadounidense. La administración de Trump especialmente dejó a Biden con algunas decisiones difíciles en una estrategia que dejó a Estados Unidos con una guarnición esquelética y envenenó las relaciones con Kabul al negociar con los talibanes a espaldas del gobierno.

El problema ni siquiera es sobre la decisión del presidente de abandonar una guerra que hace mucho tiempo perdió el apoyo popular.

En cambio, se le pide que responda por cosas que estaban en su poder de influir: el esfuerzo de evacuación mal planificado, la incapacidad de acelerar el procesamiento de visas para miles de afganos y la oportunidad perdida de sacar a los ciudadanos estadounidenses antes.

A medida que aumenta la presión, el presidente planteó la posibilidad en la entrevista de ABC News de que el esfuerzo podría extenderse más allá del 31 de agosto, su fecha límite anterior.

“Haremos todo lo que esté a nuestro alcance para sacar a todos los estadounidenses y a nuestros aliados”, dijo Biden.

La operación en el aeropuerto de Kabul se está intensificando, con cientos de personas partiendo en vuelos de las fuerzas armadas estadounidenses y de otras naciones. Pero CNN informó que algunos de los que esperaban irse estaban siendo detenidos en los puestos de control de los talibanes, lo que refleja hasta qué punto las evacuaciones estadounidenses dependen de la tolerancia de una fuerza enemiga.

En la conferencia de prensa del Pentágono, Milley y Austin revelaron inadvertidamente las deficiencias de la evacuación de Estados Unidos.

Dijeron que no había fuerzas suficientes en el aeropuerto para mantener seguro su perímetro y aventurarse detrás de las líneas enemigas para recoger a estadounidenses o afganos aliados mientras se refugian de los talibanes en Kabul y otros lugares.

“No tenemos la capacidad de salir y reunir un gran número de personas”, dijo Austin.

Austin también dijo que las fuerzas estadounidenses tratarían de “desconfigurar” la situación con los talibanes para “crear pasillos para que lleguen al puente aéreo”. Pero también admitió que no tenía fuerzas suficientes para hacer mucho más.

“No tengo la capacidad para salir y extender las operaciones actualmente en Kabul”, dijo.

Esta fue la reacción del controlador de tráfico aéreo del C-17 que salió de Afganistán lleno de refugiados

Milley reveló que la falta de recursos también estuvo detrás de la decisión de cerrar la vasta antigua base estadounidense en el aeródromo de Bagram más lejos de Kabul, en comentarios que confirmaron implícitamente que las fuerzas nunca estuvieron en su lugar para garantizar la promesa de Biden de una retirada ordenada.

“Si mantuviéramos tanto a Bagram como a la embajada en funcionamiento, habría un número significativo de fuerzas militares que habrían excedido lo que teníamos”, dijo.

“Así que tuvimos que colapsar uno o el otro, y se tomó una decisión”.

Tanto Milley como Austin, un general retirado, parecían profundamente incómodos en la conferencia de prensa.

“Esta es una guerra en la que peleé y dirigí. Conozco el país. Conozco a la gente. Y conozco a los que lucharon junto a mí”, dijo Austin.

“Tenemos la obligación moral de ayudar a quienes nos ayudaron”, agregó. “Siento la urgencia profundamente”.

Con los talibanes celebrando una victoria extraordinaria sobre Estados Unidos, es posible que carezcan de un incentivo para orquestar enfrentamientos con las fuerzas estadounidenses confinadas en el aeropuerto. Pero el alcance de la paciencia del grupo no está claro. Y no hay garantías de que sus extremistas no abrirán cacería contra los afganos que consideran colaboradores estadounidenses antes de que puedan escapar al aeropuerto.

Esta posición de impotencia, en la que Estados Unidos está al capricho de una milicia variopinta, es difícil de aceptar para muchos estadounidenses, especialmente aquellos que sirvieron en uniforme.

El representante Adam Kinzinger, un republicano de Illinois, tuvo duras palabras sobre la posición en la que ahora se encuentra Estados Unidos en Kabul.

“Ahora estamos en una posición en la que estamos suplicando vergonzosamente a los talibanes que nos permitan salvar a los estadounidenses”, dijo Kinzinger a Jake Tapper de CNN.

Ser mujer en Afganistán: estas son 5 cosas prohibidas bajo un régimen talibán

Un momento de ‘Estados Unidos primero’

Los eventos de los últimos días han hecho más que dañar la reputación de competencia de Biden. También han expuesto como nunca antes el cálculo frívolo detrás de una política exterior que incluye algunos elementos del enfoque de “Estados Unidos primero” de Trump.

El martes, el asesor de seguridad nacional de Biden, Jake Sullivan, dijo que era desgarrador que las mujeres y niñas afganas ahora se enfrenten a la represión bajo los talibanes. Pero indicó que el presidente eligió esa opción en lugar de que se derrame más sangre estadounidense en Afganistán.

Todos los presidentes enfrentan decisiones imposibles. Y Biden está cumpliendo con su deber de proteger a los estadounidenses. Pero su proceder y su incapacidad para acelerar el procesamiento de los refugiados afganos hace meses, a pesar de las advertencias de los veteranos y miembros del Congreso, ponen en duda su compromiso con los civiles que confiaban en Estados Unidos.

Las duras críticas de Biden al ejército afgano han sido particularmente mal recibidas en el extranjero y pueden dañar su capacidad para ejercer el poder blando de Estados Unidos.

‘Talibán 2.0’, ¿estrategia publicitaria o realidad? 2:31

El presidente argumentó con razón la semana pasada que las fuerzas estadounidenses no deberían tener que librar una guerra que los soldados afganos se niegan a luchar. Pero al culpar a los afganos, ignoró las salvajes pérdidas de vidas entre las fuerzas armadas y policiales construidas con dólares estadounidenses, que superan con creces las bajas estadounidenses.

Su postura alimentó la ira en la Cámara de los Comunes de Gran Bretaña el miércoles, en un debate en el que el primer ministro, Boris Johnson, enfrentó una reacción violenta debido a su asociación con el presidente de Estados Unidos.

La decisión de EE.UU. de retirarse aceleró las cosas, dice Boris Johnson sobre situación en Afganistán

Tom Tugendhat, un miembro que sirvió en el ejército británico en Afganistán, criticó los comentarios del presidente de Estados Unidos.

“Ver a su comandante en jefe cuestionar el coraje de los hombres con los que luché, para afirmar que huyeron. Es vergonzoso”, dijo Tugendhat. “Aquellos que nunca han luchado por los colores que vuelan deben tener cuidado de no criticar a los que lo han hecho”.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up