ANÁLISIS | La fallida retirada de Afganistán de Biden es un desastre en el país y en el extranjero que se estaba gestando hace mucho tiempo

(CNN) — La debacle de la derrota de Estados Unidos y la retirada caótica en Afganistán es un desastre político para Joe Biden, cuyo fracaso en orquestar una salida urgente y ordenada sacudirá aún más una presidencia plagada de crisis y manchará su legado.

Pero una sorprendente guerra relámpago talibán siguió a más de 20 años de fracasos de las políticas de Estados Unidos y sus aliados, malentendidos de la política y la cultura afganas, la fatiga de la gente ante la guerra y la culpabilidad y corrupción de los líderes del Estado fallido.

Y mientras los rivales políticos y geopolíticos de Biden se apresuran a explotar sus errores, la verdadera magnitud de la crisis solo puede juzgarse en la tragedia humana de un pueblo nuevamente sujeto a la persecución de los talibanes. Y no cumplir con las tareas ahora aparentemente casi imposibles de evacuar a todos los traductores, trabajadores y mediadores afganos en quienes Estados Unidos dependía y que ahora enfrentan la retaliación de los talibanes, manchando la conciencia y la reputación mundial de Estados Unidos.

“Es una mancha para la integridad y el honor de nuestra nación que, incluso hace unos meses, no cumpliéramos con nuestra obligación con los hombres y mujeres, nuestros aliados afganos, que sirvieron junto a nosotros”, dijo Jake Wood, exinfante de marina estadounidense y veterano de guerra en Afganistán, a Pamela Brown de CNN el domingo. “Les debemos las visas de inmigración especiales. Les debemos seguridad, tanto como les debemos seguridad a los trabajadores de nuestra embajada en Kabul”.

Minuto a minuto: ¿Qué está pasando en Afganistán?

Estados Unidos lanzó la guerra afgana hace 20 años con un ánimo de venganza, determinación y unidad, después de que los ataques de Al Qaeda en Nueva York y Washington destruyeron el mito de la posguerra fría del hiperpoder estadounidense. Le está poniendo fin en una carrera apresurada por retirarse, humillado por una milicia primitiva, que sin embargo está lista para morir por la yihad en su suelo y está volviendo a imponer su mandato feudal en una nación devastada por la guerra que desangra a los invasores extranjeros.

Que una guerra que mató o mutiló a miles de estadounidenses, muchos más civiles afganos y costó un billón de dólares, terminara tan abruptamente fue impactante. Pero tal vez no debería.

Irónicamente, la mala gestión de Biden de la retirada de Afganistán subrayó su punto central: que las visiones de Estados Unidos de forjar una nación funcional eran ilusorias y que muchos años más de participación de Estados Unidos no habrían hecho ninguna diferencia. Ls evaporadas fuerzas y policía afganas en las que EE.UU. gastó miles de millones para luchar contra los talibanes desconcertó a muchos funcionarios de Washington. Esto resume cómo los altos mandos militares y diplomáticos fueron engañados por sus propias ideas preconcebidas y la inversión de años de la sangre y el tesoro estadounidenses, oleadas de soldados, retiros de fondos, ofensivas diplomáticas y plazos arbitrarios para irse.

La repentina crisis afgana, que se desarrolló a una velocidad asombrosa, al menos para la mayoría de las personas en Washington que desde hace mucho tiempo habían dejado de lado la guerra más larga del país, es el cambio político más serio hasta ahora para Biden. Y se produjo solo unos días después de que celebrara sus mayores victorias hasta el momento: la aprobación de más de US$ 4,5 billones combinados en infraestructura y gasto presupuestario a través del Senado. La victoria desafió a los escépticos que durante mucho tiempo se habían burlado de su promesa de unir a republicanos y demócratas, luego de la firma anterior de un enorme proyecto de ley de alivio de covid-19 y reforzó su reputación como un líder nacional eficaz. Gran parte de ese impulso, al menos por ahora, corre el riesgo de verse ahogado por las imágenes de la derrota estadounidense en el extranjero.

El plan de los talibanes para tomarse Afganistán 2:56

Biden paga los platos rotos

Biden ahora se encuentra pagando los platos rotos de dos décadas de pasos en falso de otros… después de agregar sus propios errores. Será acusado de apresurar la salida de Estados Unidos para crear una narrativa política favorable como el presidente que llevó a los soldados estadounidenses a casa antes del vigésimo aniversario de los ataques del 11 de septiembre en 2001 –planeados por Al Qaeda desde Afganistán– y antes de las elecciones legislativas de mitad de período del próximo año.

Al mismo tiempo, Biden estaba haciendo exactamente lo que quería la mayoría de los estadounidenses, agotados por largos años de atolladeros extranjeros y confundidos sobre por qué los soldados estadounidenses todavía estaban en Afganistán 20 años después del 11 de septiembre. No hubo apoyo nacional para intensificar la guerra. Para frenar el avance de los talibanes, el presidente habría tenido que desplegar miles de soldados estadounidenses más y emprender nuevos combates sin apoyo popular. Eso y su propio escepticismo a largo plazo sobre la guerra hicieron que su propia decisión de retirada fuera casi inevitable. Pero la fuerza del avance de los talibanes pilló a la Casa Blanca desprevenida.

¿Cómo es que los talibanes ganaron terreno tan rápido en Afganistán?

Como lo hizo el secretario de Estado, Antony Blinken, en los programas de entrevistas dominicales, no hay forma de hacer que los eventos de los últimos días sean otra cosa que un desastre político y geopolítico interno.

Después de decirle a los soldados que se fueran, Biden ha tenido que retener a 6.000 de sus camaradas en Afganistán para asegurar la retirada del personal estadounidense en la embajada, ya que el aeropuerto de Kabul está asediado por multitudes que quieren irse.

Un fracaso en sacar de manera segura a todos los estadounidenses, o las consiguientes bajas de soldados estadounidenses, amenazaría con un daño político catastrófico para el presidente en medio de nuevas comparaciones con el inquietante legado estadounidense de Vietnam.

El juicio de Biden como comandante en jefe está siendo cuestionado ya que está registrado, en un video condenatorio, diciendo que la victoria de los talibanes “no era inevitable”. Dijo que no habría fotografías al estilo de Saigón de helicópteros despegando del techo de la embajada de Estados Unidos en Kabul. Ese escenario exacto se desarrolló este fin de semana después de que EE.UU. se apresurara a sacar a su gente, y las rayas y estrellas de la bandera fueron derribadas del asta cuando la milicia fundamentalista, derrotada por EE.UU. en 2001, regresó a la capital afgana.

Biden permaneció en Camp David durante el fin de semana y no habló con la nación estadounidense en cámara. Sí emitió una declaración en papel que justificaba su decisión de abandonar Afganistán, en la que hablaba, engañosamente, sobre una evacuación “ordenada”. Y las fotos de Biden en una sala de conferencias segura en el retiro presidencial, con una camisa polo, hablando con funcionarios en la pantalla, apenas promovieron la imagen deseada de un comandante en jefe comprometido.

Presidente de Afganistán deja el país por avance Talibán 1:43

Los republicanos atacan

En “State of the Union” de CNN el domingo, Blinken argumentó que Estados Unidos había completado su misión –aplastar a Al Qaeda- y que Biden había quedado en una posición imposible debido al acuerdo del expresidente Donald Trump con los talibanes de que Estados Unidos se marcharía definitivamente en mayo, plazo ligeramente ampliado por su sucesor.

Si Biden hubiera violado ese acuerdo, Blinken dijo: “Habríamos vuelto a la guerra con los talibanes. Y habríamos vuelto a la guerra, con decenas de miles de soldados que habrían tenido que entrar, porque los 2.500 soldados que teníamos allí y el poder aéreo no habrían bastado para hacer frente a la situación”. A pesar de su defensa de los preparativos de la administración, Blinken expresó sorpresa por el “vacío” de las fuerzas afganas y su colapso y el rápido plegamiento del gobierno democrático respaldado por Estados Unidos en Kabul.

Todo lo que debes saber sobre Afganistán, la “tumba de imperios”

El secretario de Estado planteó algunos puntos sólidos. La victoria inicial de Estados Unidos en Afganistán sobre Al Qaeda y los talibanes por albergar al grupo terrorista de Osama bin Laden impidió que se repitiera el 11 de septiembre. Y Trump tenía la intención de una retirada aún más rápida que Biden. No está claro si Trump puso en marcha algún plan para asegurar la evacuación del personal estadounidense, el personal de la embajada o los traductores afganos que apoyaron dos décadas de esfuerzo militar estadounidense cuando firmó un acuerdo con los talibanes para retirar los soldados estadounidenses en mayo de este año.

La decisión de la administración de Trump de mantener negociaciones con los talibanes, a quienes Trump esperaba invitar a Camp David, sin la presencia del gobierno afgano, hizo que los funcionarios del gobierno afgano y las fuerzas de seguridad cuestionaran el apoyo de Estados Unidos, dicen algunos analistas.

Escenas de la capital afgana dejaron al presidente expuesto a fáciles ataques republicanos.

“Le pido al presidente Biden que deje de buscar excusas por sus propios errores y se dirija al país en persona”, dijo en un comunicado el líder republicano de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, de California. El senador republicano y líder de la minoría Mitch McConnell se quejó de la salida “fallida” de Afganistán, y agregó en un comunicado: “Todos vieron venir esto excepto el presidente, quien pública y confiadamente rechazó estas amenazas hace apenas unas semanas”. En “State of the Union”, el principal republicano de la Comisión de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, el representante Michael McCaul de Texas, criticó a Biden por presidir un “desastre absoluto de proporciones épicas”.

Es poco probable que muchos de los que apuntan a las críticas más duras a Biden defendieran el tipo de políticas duras y el compromiso prolongado en Afganistán que fracasaron año tras año y ayudaron a conducir a este fin de semana, para sofocar la tormenta política que asola al presidente.

Base militar estadounidense ahora incautada por talibanes 4:47

Otro golpe a la imagen de Estados Unidos en el exterior

El desafío de Biden ahora debe evitar que se desarrolle una narrativa de fracaso en torno a su administración. El presidente ya se enfrentaba a un resurgimiento de la pandemia, gracias a la negativa de muchos conservadores a recibir vacunas gratuitas que salvan vidas. Y a pesar de las crecientes cifras de creación de empleo y la victoria de Biden en infraestructura, los republicanos están citando una inflación creciente y un número récord de inmigrantes indocumentados que son devueltos en la frontera de Estados Unidos para afirmar que su presidencia está en crisis.

Sin embargo, dado el profundo escepticismo del pueblo estadounidense sobre el costo y el resultado de las guerras posteriores al 11 de septiembre, los juicios rápidos de que la crisis actual herirá permanentemente a Biden son prematuros.

Sin embargo, a nivel internacional, la desordenada salida de Estados Unidos de Afganistán generará dudas sobre la firmeza de Washington como aliado.

¿Qué pasa con Afganistán ante el avance talibán? Corresponsal de CNN reporta “silencio ensordecedor” del Gobierno

Después de declarar que “Estados Unidos ha vuelto” tras la era alienante y desestabilizadora de Trump en su primer viaje al extranjero a Europa a principios de este verano, la primera crisis real de política exterior de Biden se debe a una retirada fallida de Estados Unidos. Y el clamor del presidente a favor de la protección de la democracia en el extranjero se verá socavado por su decisión de abandonar un frágil gobierno democrático en Afganistán.

Nicole Gaouette de CNN contribuyó a este informe

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up