ANÁLISIS | La denuncia civil contra el príncipe Andrés tiene implicaciones más amplias para la familia real

(CNN) —  La reina Isabel fue recibida el lunes en su querida finca escocesa, el castillo de Balmoral, para su estancia anual de verano con una ceremonia completa con una guardia de honor y un poni de Shetland. El viaje debería haber sido una oportunidad para que la monarca se relajara tras un año difícil en el que falleció su marido, el príncipe Felipe, y pasara tiempo con sus seres queridos, que visitan habitualmente la remota finca victoriana en el valle del Dee, en Escocia.
En cambio, a menos de 24 horas del comienzo de las vacaciones, la familia real británica se vio arrastrada de nuevo a una crisis cuando se supo que el príncipe Andrés había sido demandado en Nueva York por una mujer que alega haber sufrido abusos sexuales por parte del miembro de la realeza cuando tenía 17 años.

¿Quién es el príncipe Andrés? La historia del “heredero de repuesto” que se enfrenta a una demanda por abuso sexual

Esta no es la primera vez que un miembro de la familia se enfrenta a una acción legal, dice la historiadora de CNN y experta en la realeza Kate Williams. Señala que el príncipe Carlos fue demandado por un estudiante de derecho en 1978 tras una aparición en Ohio. El estudiante lo demandó por supuesta privación de “varios derechos garantizados por la Constitución (de EE.UU.)”, (aunque el caso no prosperó). Y en 2002, la princesa Ana se convirtió en el primer miembro de la familia real en ser condenado por un delito penal, declarándose culpable de una acusación debido a que su perro mordió a dos niños en un parque. Pero esos casos palidecen en comparación con las acusaciones de agresión sexual a una menor.

Andrés en el funeral de su padre en abril.Créditos: Chris Jackson/Pool/AFP/Getty Images

Las acusaciones de Virginia Roberts Giuffre no son nuevas, pero es la primera vez que presenta una demanda civil contra el noveno en la línea de sucesión al trono británico, solicitando una indemnización por daños y perjuicios que se determinará en el juicio. Un representante del equipo legal del duque declinó hacer comentarios sobre el nuevo litigio el martes, al igual que el Palacio de Buckingham.

Virginia Giuffre presenta una demanda contra el príncipe Andrés alegando abuso sexual

Tradicionalmente, la familia real ha adoptado el mantra de “nunca te quejes, nunca des explicaciones”. Pero esa estrategia de gestión de crisis a base de silencio puede no ser suficiente esta vez.

A lo largo de los años, Andrés se ha convertido en un personaje recurrente en la saga de Jeffrey Epstein. Ya en 2019, se sentó con la BBC para responder a las preguntas sobre sus vínculos con el difunto financiero caído en desgracia y negó enérgicamente las acusaciones de Giuffre, diciendo inequívocamente que “nunca sucedió”. Estas declaraciones provocaron una crisis de relaciones públicas que él mismo provocó.

Esa entrevista, realizada en los terrenos del palacio, encendió una tormenta por la aparente falta de simpatía de Andrés hacia las presuntas víctimas de Epstein. La desastrosa entrevista tuvo como resultado el exilio efectivo del príncipe de sus funciones reales. En un comunicado de entonces, Andrés dijo que se retiraba “en un futuro previsible” y prometió “ayudar a cualquier agencia de la ley apropiada en sus investigaciones, si así lo requieren”. Desde entonces, Andrés se ha mantenido alejado de la escena pública y ha optado por refugiarse en su residencia real de Windsor.

A pesar de su promesa pública de ayudar a los funcionarios que investigan la presunta red sexual que una vez operó Epstein y sus asociados, los funcionarios de Estados Unidos dicen lo contrario. En enero de 2020, el entonces Fiscal del Distrito Sur de Nueva York, Geoffrey Berman, reclamó al príncipe, diciendo que había “proporcionado cero cooperación”. Los abogados de Giuffre también dicen que el equipo legal de Andrés ha estado “bloqueando” sus esfuerzos para obtener información durante el último año, dejando el litigio como el único curso de acción, lo que nos lleva a donde estamos hoy.

Las opciones de Andrés en este momento no son en absoluto claras. Según Melissa Murray, profesora de Derecho de la Universidad de Nueva York, si el equipo legal de Andrés decide no presentarse a la demanda civil, podría exponerse a un juicio directo y a una posible reclamación por daños y perjuicios. “Lo que (Giuffre) busca aquí no es su encarcelamiento, no es una declaración de culpabilidad, no es un proceso penal. Es simplemente una demanda civil para obtener una indemnización por daños y perjuicios”, explica Murray.

Los casos civiles de este tipo rara vez llegan a la fase de juicio con jurado, dice Murray, y en su lugar se resuelven más comúnmente a través de un juicio sumario o mediante un acuerdo extrajudicial, este último podría ser un problema para la realeza.

“Él ha declarado que no tuvo nada que ver con ella… por lo que cualquier esfuerzo para llegar a un acuerdo en este momento parecería ser una declaración de que hay algo de verdad en sus acusaciones”, explica Murray.

Cabe señalar que Andrés nunca se ha enfrentado a cargos penales. Pero Murray señala que si se permitiera que el caso siguiera adelante, podría exponer a la realeza a un mayor escrutinio.

“Permitir que esto siga adelante, que se descubra, que se tomen declaraciones, que se presenten pruebas, significa que cualquier cosa que surja en esta demanda civil y que se haga pública puede servir de base para presentar cargos penales contra él, o contra cualquier otra persona cuyo nombre salga a la luz en esta disputa en particular”, dice.

“Tiene mucha exposición general y cosas en las que pensar en este momento”.

La reina y el príncipe Andrés viajan juntos a un servicio religioso el 11 de agosto de 2019, un día después de que Epstein falleciera por suicidio.Créditos: Duncan McGlynn/Getty Images

Cualquiera que sea la forma en que se desarrolle la presentación en la corte, también está la pesadilla de relaciones públicas que la familia debe navegar ahora, con comentaristas reales y expertos legales que sugieren que puede no haber vuelta atrás para Andrés.

Nigel Cawthorne, autor de “Prince Andrew: Epstein and the Palace”, dice que parece haber poco recurso para que el duque vuelva a sus funciones públicas. “Es muy difícil ver cómo puede volver a la primera línea de la monarquía, como ha expresado su deseo, con esta demanda pendiente o si un tribunal falla en su contra por ausencia”.

Alex McCready, jefe de reputación y privacidad del bufete de abogados londinense Vardags, especializado en llevar los casos de clientes de alto perfil, coincide en que las consecuencias de la demanda podrían dañar la reputación de la familia.

Bill Gates dice que lamenta el tiempo que pasó con Jeffrey Epstein: “Fue un gran error”

“Un enfoque de ‘ignorar el problema y esperar a que pase’ por parte de la familia real atraerá inevitablemente las críticas de muchos sectores”, afirma. “Sea cual sea el camino que elija el príncipe Andrés, ya se ha hecho un daño importante a su propia reputación y, posiblemente, a la familia real en general, que será difícil de mitigar”.

Difícil, pero no imposible, según Amber Melville-Brown, jefa de medios y reputación del bufete internacional Withers.

“Como dijo el príncipe Carlos al locutor y escritor Jeremy Paxman, la familia real es, después de todo, un telenovela. Pero si ese es el caso, la serie no va a ser cancelada pronto”, dice Melville-Brown. “La monarquía es más que la suma de sus partes familiares. A pesar del ataque a la reputación, es una serie que no será cancelada, incluso en la cultura de la cancelación de hoy en día”.

La reina se encuentra con los príncipes Carlos y Andrés durante un sobrevuelo del Palacio de Buckingham en 2019.Crédito: Max Mumby/Indigo/Getty Images

Y añade: “No hay una ‘salsa secreta’ de rehabilitación de la reputación que se adapte a todos los gustos. La aceptación, el arrepentimiento, la responsabilidad son algunos de los ingredientes, la dignidad, la empatía y la positividad otros, mientras que seguir haciendo el trabajo es un elemento clave”.

Y ahí es donde la reina destaca, porque todo lo que ha hecho a lo largo de su largo reinado ha sido al servicio de sus dominios.

A pesar de esta crisis, no hay evidencia de que la reputación de la monarca se haya visto empañada por el escándalo todavía. Pero en la era del #MeToo y en medio de un ajuste de cuentas global sobre la raza, la autoridad y los privilegios, eso podría cambiar y Andrés será sin duda consciente de la importancia de sus próximos movimientos.

Ivana Kottasová, Nina dos Santos y Ghazi Balkiz de CNN contribuyeron con este reportaje.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up