ANÁLISIS | EE.UU. apuesta por un polémico buque de guerra en las turbulentas aguas del Mar de China Meridional

Hong Kong (CNN) — Cuando la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, subió a bordo del buque de combate litoral USS Tulsa en Singapur el lunes, puso un nuevo foco de atención sobre posiblemente uno de los barcos más divisivos de la flota de la Marina de Estados Unidos.

Dependiendo de con quién hable, los buques de combate litorales (LCS, por sus siglas en inglés) son una amenaza naval capaz de “hacer estallar todas las operaciones chinas en el Mar de China Meridional” o un símbolo flotante de todos los problemas más perniciosos de la Marina de EE.UU. Y mientras los líderes navales de EE.UU. promocionan la velocidad y la agilidad del LCS en áreas costeras menos profundas, los críticos señalan su armamento limitado y su historial de averías mecánicas.

“La razón por la que estamos aquí es importante”, dijo Harris a la tripulación del Tulsa el lunes por la noche. “Nuestra presencia en el Indo-Pacífico tiene una larga, larga historia, incluso ahora, de ayudar a garantizar la paz y la seguridad, la libertad de comercio internacional, la libertad de navegación… y vías navegables abiertas, y el orden internacional basado en reglas que ha traído tanta seguridad y prosperidad a tantos”.

Los líderes de la Marina de EE.UU. dicen que el LCS, que es comparable en tamaño a los barcos de clase corbeta más estándar, tiene un papel integral para que eso suceda.

El buque de combate litoral USS Gabrielle Giffords, al frente, en ejercicios con la fragata furtiva multifuncional de clase formidable RSS Steadfast de la Marina de Singapur en el Mar de China Meridional, el 25 de mayo de 2020.

Y esperan que la LCS desempeñe un papel aún más importante a medida que EE.UU. enfrenta una presencia china más sólida en el Mar de China Meridional, enfatizada por su creciente flota e instalaciones militares fortificadas construidas por Beijing en islas artificiales.

“Beijing continúa coaccionando, intimidando y haciendo reclamos sobre la gran mayoría del Mar de China Meridional”, dijo Harris en Singapur el martes. Ella llamó a la acción de China “ilegal”.

Un posible caso de “síndrome de La Habana” retrasó el vuelo de Kamala Harris a Vietnam

‘Tácticas de letalidad distribuida’

China reclama casi todo el Mar de China Meridional de 3,4 millones de kilómetros cuadrados como su territorio soberano y dice que la presencia de buques de guerra estadounidenses allí es la causa de tensiones e inestabilidad.

Eso no ha impedido que la Marina de EE.UU. se reafirme en la vía fluvial, donde envía regularmente sus barcos para ejercicios y las llamadas operaciones de Libertad de Navegación, que desafían los reclamos de Beijing sobre las islas en disputa.

El vicealmirante Bill Merz, quien estuvo al mando de la Séptima Flota de la Marina de EE.UU. hasta junio, dijo en una conferencia en línea a principios de este año que la Marina tiene planes de desplegar hasta ocho LCS en el Pacífico Occidental para fines de 2022, incluidos cuatro operativos de una base en Singapur, donde ahora dos tienen su sede, a fines de este año.

Los comentarios de Merz se produjeron después de que un LCS, el USS Gabrielle Giffords, “prácticamente era dueño del sur del Mar de China Meridional” durante las operaciones el año pasado, dijo.

“Siguió machacando, estallando todas las operaciones chinas en el Mar de China Meridional. Fue un trabajo bastante impresionante”, dijo Merz.

Un portavoz de la Séptima Flota aclaró más tarde la efectividad del Gifford en el Mar de China Meridional, y le dijo a CNN en un correo electrónico que “nada fue realmente ‘estallado'”.

“Es un término comercial de influencia”, dijo el comandante Reann Mommsen. “Sin entrar en detalles, la presencia del USS Gabrielle Gifford influyó en las operaciones en todo el Mar de China Meridional”.

Miembros de la Marina dicen que el LCS es ideal para el entorno del Mar de China Meridional.

Descrito por la Marina de EE.UU. como “perfecto” para las amenazas costeras, los pequeños combatientes de superficie pueden moverse rápidamente entre las características de las islas en la vía fluvial, protegerse de las amenazas entre esas características y entrar en puertos más pequeños que los destructores de misiles guiados de la Séptima Flota, lo que facilita cooperación con los estados socios de la región.

Los barcos, que cuestan alrededor de US$ 360 millones cada uno, vienen en dos variantes: Freedom, 118 metros de largo, e Independence, 128,5 metros de largo. Ambas variantes pueden alcanzar velocidades de más de 40 nudos.

“Cuando lo pones en el archipiélago con su firma baja, alta velocidad, resulta que es muy difícil de apuntar, muy difícil de matar”, dijo Merz en el Simposio virtual de Tecnología de Minas de la Asociación Internacional de Guerra de Minas en mayo.

Este puente ferroviario de 2.215 metros conecta a Rusia y China

Para hacer que el LCS sea más formidable, la Marina ha mejorado la potencia de fuego de los barcos con base en el Pacífico, armándolos con hasta ocho misiles de ataque naval, misiles de crucero que rozan el mar que son difíciles de detectar en el radar y que pueden maniobrar para evitar las defensas enemigas.

Merz dijo que la nueva potencia de fuego con los diseños originales del LCS los hace ideales para el Pacífico.

Las fuerzas armadas chinas han notado esa mejora, según un documento de investigación del gobierno chino de 2020 revisado por US Naval Institute News (USNI).

“El precio barato, la alta velocidad y otras características del LCS le permiten convertirse en una herramienta poderosa en futuras tácticas de letalidad distribuida”, se lee en el documento del Instituto de Investigación y Diseño Marino de China (MARIC), informó USNI.

“Letalidad distribuida” significa dispersar la potencia de fuego entre muchas unidades esparcidas, en lugar de emplearla en un solo lugar, como un grupo de ataque de portaaviones.

Pero los analistas cuestionan qué podría hacer el LCS en cualquier conflicto con la Marina del Ejército Popular de Liberación (EPL), que en el último año superó a la Marina estadounidense con la flota más grande del mundo, modernizándose rápidamente hasta llegar a casi la misma capacidad de la Marina de Estados Unidos.

Los LCS “no durarán mucho si se enfrentan a una unidad de la Marina del EPL en una situación de combate. Ese es un entorno para el que no fueron construidos, y la velocidad no te ayuda cuando los misiles están volando”, dijo Carl. Schuster, un excapitán de la Marina de EE.UU. que ahora es instructor en la Hawaii Pacific University.

Blake Herzinger, un miembro no residente del Foro del Pacífico en Singapur, se preguntó si Merz estaba exagerando la efectividad de la LCS contra China.

India y China, ¿qué país tiene mayor poderío militar?

“¿La marina más grande del mundo está aterrorizada por un barco de combate litoral que tiene ocho misiles en él? No lo sé”, dijo Herzinger, quien también hace parte de la Reserva Naval de Estados Unidos.

El buque de combate litoral USS Gabrielle Giffords realiza operaciones de rutina cerca del buque de perforación con bandera panameña West Capella, el 12 de mayo de 2020, en el Mar de China Meridional.

Dijo que el récord de accidentes mecánicos del LCS (esa clase ha sufrido una serie de averías de alto perfil desde su introducción en 2008) lo convertía en una mala elección para operaciones en las que podría entrar en contacto cercano con la Marina del EPL, como cerca de islas en disputa en el Mar de China Meridional, muchas de las cuales Beijing reclama como su territorio soberano y ha prometido defender como tal.

“Me inclinaría lejos de ponerlo en posiciones en las que la defensa propia se convierta en un problema”, dijo Herzinger. “Cruzas una de esas a través de las (disputadas) Spratlys y se quiebra, eso se convierte en un gran problema”.

‘Un marcador de posición’ en el Pacífico

En contraste con las dudas de los analistas, la Marina de Estados Unidos está mostrando fe en el LCS, de los cuales tiene 34 en la flota o en varias etapas de producción. El LCS viene en variantes monocasco y trimarán y son estos últimos los que tienen su base en el Pacífico.

Durante una conferencia telefónica con reporteros a principios de este verano, el capitán de la Marina de EE.UU. Tom Ogden, quien dirige el Destroyer Squadron 7, que supervisa las operaciones de barcos de combate litorales en la región, señaló que en 2019 y 2020, el LCS realizó tres operaciones de libertad de navegación –donde la Marina de Estados Unidos desafía lo que llama reclamos marítimos excesivos de naciones extranjeras– en la cadena de Spratly.

Ogden también elogió el despliegue de 2020 del Giffords en el Mar de China Meridional.

EE.UU. advierte a China que está comprometido con la defensa de Filipinas, en medio de tensiones en el Mar de China Meridional

“A veces estaban en el lugar correcto en el momento correcto, y funcionó con lo que la Séptima Flota asignó a la nave”, dijo Ogden.

El buque de combate litoral USS Montgomery sale de la Base Naval de San Diego para realizar operaciones de rutina y entrenamiento en el Océano Pacífico en 2018.

Herzinger, el analista con sede en Singapur, dijo que los problemas mecánicos han limitado la capacidad del LCS para estar donde se necesita cuando se necesita.

“La reputación del LCS… ha recibido una gran paliza en el Sudeste Asiático”, dijo, y se descartaron las interacciones con aliados y socios.

“Tuvieron problemas de mantenimiento, cancelaron los ejercicios porque el LCS no pudo llegar porque estaba roto”, dijo.

Pero si es confiable, podría ser efectivo para mostrar la bandera de Estados Unidos y liberar plataformas más capaces como destructores y cruceros para misiones más vitales, dijeron Herzinger y otros analistas.

“El buque podría proporcionar apoyo simbólico y una presencia militar localizada en aguas en disputa y, por lo tanto, liberar activos de alto nivel para ser empleados de manera más dinámica o mantenidos en alta preparación para escenarios de guerra”, dijo Sidharth Kaushal, investigador asociado de energía marítima en el Royal United Services Institute en Londres.

“Es un uso eficaz de un activo menos que ideal”, dijo Herzinger.

Kaushal llamó al LCS “un marcador de posición” en el Pacífico, llenando un vacío hasta que nuevas fragatas, la primera de las que ordenó la Marina en 2020, comiencen a funcionar en cinco años.

Las fragatas clase Constellation, de las cuales se planea una flota de 20, estarán equipadas para realizar operaciones de defensa aérea, defensa de superficie, guerra antisubmarina y electromagnética tanto en entornos litorales como en mar abierto, según documentos gubernamentales.

Pero con solo dos de los buques de guerra de mil millones de dólares en orden y su despliegue real dentro de años, la situación de la fragata LCS muestra cuán extendidos están los recursos de la Marina en el Pacífico, dijo Herzinger.

Retratan al portaaviones HMS Queen Elizabeth del Reino Unido en el mar de la China Meridional

Señaló que el presupuesto propuesto por la Marina para el próximo año fiscal tiene solo cuatro barcos de combate de superficie y solo una fragata.

“Eso ni siquiera es suficiente para permanecer igual. Eso es una Marina que se está encogiendo”, dijo. Y al menos a corto plazo, deja a la Marina sin otro lugar a donde acudir que a los LCS.

“Es mejor que tenerlos amarrados al muelle de San Diego”, dijo Herzinger. “No es el barco que necesitábamos, pero es el barco que tenemos”.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up