ANÁLISIS | ¿Cómo será un Afganistán bajo los talibanes? Su ascenso al poder en los años 90 pinta un panorama sombrío

(CNN) — A fines de 2001, las colinas al oeste de Maidan Shahr en Afganistán estaban marcadas por las erupciones negras de explosivos de alta potencia, mientras los últimos combatientes talibanes fueron golpeados por la artillería de la Alianza del Norte y los bombarderos estadounidenses. Entonces, tan repentinamente como un trueno, se hizo el silencio en el campo de batalla.

De inmediato, largas columnas de combatientes con turbantes negros comenzaron a caminar pacíficamente hacia sus enemigos y, entrando en sus filas, se les preguntó: “¿Qué pasó?”

Un combatiente del Talibán sonrió ampliamente y explicó: “Giramos nuestros turbantes”.

Sin la más mínima vergüenza, o duda, sus líderes habían decidido que preferían estar del lado ganador que morir sin sentido. Y así se rindieron, muchos optando por unirse a las fuerzas de la oposición.

¿Cómo es ser mujer bajo el régimen de los talibanes?

Pero esto no significa que el núcleo duro haya renunciado a la interpretación deobandista del Islam que los había ayudado a llevarlos al poder en 1996, que también encajaba cómodamente con su cultura en gran parte de étnica pastún.

Boris Johnson habla sobre situación en Afganistán 5:19

La ideología creció originalmente entre los estudiantes, los talibanes, de las escuelas islámicas en gran parte en el exilio en Pakistán, donde los refugiados buscaron refugio de la fallida invasión soviética a su país en 1979. Impulsados ​​por dinero del Golfo Arábigo y respaldados por patrocinadores dentro de las agencias de inteligencia de Pakistán, los talibanes destilaron su versión del Islam en un culto purista.

Con Afganistán desgarrado por los señores de la guerra, la corrupción y el odio, ese culto fue visto por muchos en Kandahar como la dura alternativa de la ley y el orden al horror que estaban viviendo. Los talibanes se levantaron en su corazón en 1994 y, en dos años, pudieron atacar gran parte del resto del país y tomar el poder.

Y ahora, 25 años después, lo han vuelto a hacer.

Minuto a minuto: Los talibanes toman Afganistán

El gobierno de Afganistán siempre fue débil, intensamente corrupto, dependiente de fuerzas extranjeras para su supervivencia, dividido por la lucha de facciones y contaminado por los señores de la guerra.

Entonces, cuando el Ejército Nacional Afgano fue abandonado abruptamente por EE.UU. y sus aliados a principios de este año, la única pregunta fue: ¿cuándo sus comandantes girarán sus propios turbantes?

El antecedente de 2001

En 2001, los talibanes fueron expulsados ​​del poder por la Alianza del Norte y las agrupaciones de otros señores de la guerra porque muchos afganos se habían cansado de su interpretación medieval de la ley sharia, cansado también ​​de estar dominados por los pastunes del sur y, sobre todo, muy enojados con la destrucción del extremadamente lucrativo comercio de opio.

Con un valor de alrededor de US$ 4 mil millones al año, fue, y es, la principal exportación de Afganistán y un negocio que atrajo a jefes rivales (khans), la policía, la milicia, espías paquistaníes, mafias de camiones y la élite de Kabul.

Talibanes aparecen dentro del palacio presidencial 1:12

Al acabar con él, los talibanes se hicieron enemigos acérrimos en casa, al igual que se convirtieron en enemigos peligrosos del resto del mundo occidental al proporcionar a al Qaeda un santuario antes, durante y después de que Osama bin Laden ordenó los ataques del 11 de septiembre en Estados Unidos.

Pero los talibanes nunca habían tenido interés en el terror internacional. Su apoyo a al Qaeda se basaba en una historia compartida. Bin Laden y sus seguidores habían luchado junto a los muyahidines afganos, que habían resistido la ocupación soviética después de 1979. Eran viejos camaradas, se les permitió establecer campos de entrenamiento y permanecer bajo el Pashtunwali, una tradición de la ley cultural que, entre otras cosas cosas, protege a los invitados.

El atollado de Helmand

Durante la insurgencia de los talibanes de los últimos 20 años, su liderazgo -que según la OTAN, el gobierno de Estados Unidos y Kabul está respaldado por Pakistán- vio a las fuerzas extranjeras quedarse atrapadas en el atolladero de Helmand. Han derramado sangre, tesoro y apoyo público para una guerra lejana y sin sentido.

Dos decisiones desastrosas en Helmand, primero para invadirlo y segundo para tratar de destruir el comercio del opio, garantizaron que una provincia agrícola pacífica que producía una riqueza gigantesca se convertiría en un campo de batalla y cementerio para las fuerzas extranjeras. Los talibanes podrían confiar en los khans de la droga para hacer la mayor parte de la lucha contra la OTAN. Todo lo que tenían que hacer los talibanes era ayudar de vez en cuando.

La lección para los estudiantes de la guerra de guerrillas fue que, muy pronto, Occidente perdería el estómago por la lucha. Como la OTAN tenía los relojes, los talibanes tenían tiempo, como les gustaba decir. Todo lo que tenían que hacer era esperar. Y tomar un diezmo de la producción de drogas que les permitió su caída del poder.

Funcionarios de Biden admiten un error de cálculo en Afganistán

Según numerosas fuentes de inteligencia occidentales involucradas en los intentos de erradicación de las drogas, los talibanes no obtuvieron sus fondos principalmente de las drogas. Los expertos y la ONU sostienen que tenían diversas fuentes de financiamiento, incluidos donantes privados en el Golfo, de la extracción ilegal de minerales y de los impuestos en las áreas que controlaban.

Un futuro aterrador para las mujeres

Su regreso al poder es una perspectiva aterradora para las mujeres. La última vez que gobernaron, se les prohibió asistir a la escuela. Fueron envueltas en burkas, condenadas a la vida en el hogar y vistas como posesiones masculinas. Una interpretación ultraconservadora de cómo vivía el pastún premoderno fue barrida en medio de una explosión en la educación femenina.

Las mujeres de la capital, Kabul, pudieron iniciar negocios, participar en la política, incluso en los gobiernos provinciales y dirigir ministerios.

No es de extrañar que las afganas liberales se presenten ahora en el aeropuerto ahora.

Su única esperanza puede residir en la realidad de que los talibanes pueden, concebible y probablemente sólo a corto plazo, ofrecer concesiones sobre los derechos de las mujeres e incluso alguna protección a la libertad de expresión.

En algunas de las provincias donde han gobernado durante los últimos 20 años, han adaptado sus relaciones públicas, asegurando algunos derechos limitados a las mujeres. Sobre todo, se han ganado una reputación de probidad judicial que el sistema de gobierno central nunca logró.

Ahora que se acerca al poder, los líderes talibanes pueden optar por seguir un enfoque “Talib-Lite”.

Un improbable resurgimiento de al Qaeda

Es casi seguro que no ofrecerán ningún socorro a los militantes del Estado Islámico que han reemplazado en gran medida a al Qaeda como la marca global líder detrás del terrorismo islamista internacional. En los últimos cinco años, los talibanes han eliminado con éxito la mayoría de los intentos de los rivales de ISIS por ganar terreno.

Mientras el gobierno prooccidental estuvo en el poder, sus líderes de inteligencia jugaron con la amenaza de al Qaeda. Pero hay poca evidencia de que los talibanes le hayan ofrecido un apoyo activo.

Hay muchas razones para suponer que, dado que no hay ventajas en promover el terrorismo internacional y no hay apoyo ideológico para él dentro de su propio movimiento, es improbable un resurgimiento de al Qaeda bajo el régimen talibán, aunque un informe de la ONU advirtió recientemente que los dos grupos permanecen “de cerca alineado”.

Los talibanes están regresando al poder. Pero saben que esto se debe a que muchos han girado turbantes que se pueden volver a girar.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up