ANÁLISIS | Cómo el censo de 2020 explica el ascenso de Donald Trump

(CNN) — Donald Trump lo entendió.

Años antes de que los tan esperados datos del censo de 2020 publicados el jueves mostraran una imagen dramática de una nación menos blanca, más diversa, menos rural y más metropolitana, Trump construyó un aparato político sobre la idea de que el rostro tradicional de Estados Unidos estaba cambiando.

Desde su campaña racista contra el expresidente Barack Obama que cuestionaba su lugar de nacimiento hasta el lanzamiento de una campaña de 2016 dirigida contra inmigrantes mexicanos, Trump se posicionó como el portavoz de una cultura racial y social que describió como atacada.

Eso continuó cuando se convirtió en presidente, con su equívoco sobre los manifestantes supremacistas blancos en Charlottesville, Virginia (irónicamente, justo cuatro años antes de la publicación de los datos del censo), a su apoyo a los monumentos confederados que enaltecían a los hombres que lucharon por preservar la esclavitud.

Incluso ahora, su comité de acción política se llama Save America, lo que se suma al sentido –impulsado por titanes de los medios de derecha como Tucker Carlson de Fox News y activistas demagogos que enseñan sobre la historia de la raza en las escuelas– de que muchos ciudadanos blancos y culturalmente conservadores siempre supieron que de alguna manera usurpadores externos y las élites cosmopolitas los están robando.

Trump siempre ha sido más un showman que un politólogo. Pero su talento político, a menudo ruin, se basa en una lectura instintiva de las fallas políticas de una nación dividida y cambiante. Los datos del censo explican muchas de las tendencias que se propuso explotar con sus campañas ‘nativistas’ y populistas, que intuían un punto de inflexión demográfico en un momento dinámico de cambio.

Pero si bien agrega contexto al fenómeno Trump, los datos del censo también sugieren que las tendencias a largo plazo son desfavorables para su estrategia de apelar abrumadoramente a una base en declive de estadounidenses rurales en su mayoría blancos.

En ese sentido, este censo representa un hito en una forma de ver los eventos durante la última década y media de la política estadounidense: como un choque entre estadounidenses jóvenes y multirraciales representados por el movimiento de esperanza y cambio de Obama y las propias campañas de reacción de Trump con un grupo demográfico mucho más viejo y homogéneo.

Los nuevos datos sugieren que, en última instancia, si la política está dictada por la demografía, el futuro pertenece a los herederos de Obama y no a los de Trump, ya que las personas de color representaban el 43% de la población de EE.UU. en 2020, frente al 34% en 2010.  La proporción de la población de blancos no hispanos en EE.UU. cayó al 57% en 2020, 6 puntos porcentuales menos que el último censo en 2010, según los nuevos hallazgos.

Las 5 ciudades más pobladas de EE.UU. 1:00

Preguntas para los demócratas

El nuevo censo también plantea preguntas sobre cómo posicionan su partido en el futuro los demócratas, específicamente su actitud hacia una audiencia blanca de clase trabajadora. La apelación del presidente Joe Biden a estos votantes fue importante en los márgenes de las elecciones de 2020 y puede haber ayudado a reducir los márgenes de Trump en los distritos con mejor desempeño del expresidente en estados como Pensilvania y Wisconsin, en los cuales Biden ganó en noviembre pasado. El actual presidente, por ejemplo, ganó el 41% de los votantes blancos, según las encuestas a boca de urna, en comparación con el 37% de la candidata demócrata Hillary Clinton en 2016.

Gran parte del ambicioso programa económico de Biden, que incluye más de US$ 4,5 billones en gastos de infraestructura propuestos, apunta a muchos de estos votantes en un esfuerzo diseñado en parte para perforar el atractivo populista de candidatos como Trump. Pero dado que el crecimiento de la población se concentra en comunidades más diversas, habrá más presión entre los demócratas para apuntar al último grupo, lo que significa que el enfoque de Biden podría representar el último baile del partido con un bloque de votantes que alguna vez representó a gran parte de su base.

Los cambios demográficos que hacen que el país sea más diverso no significa automáticamente que los demócratas siempre se beneficien y obtengan más estados azules. Trump, por ejemplo, en realidad mejoró su posición entre los votantes hispanos en 2020. Activistas talentosos como Obama y Trump crean sus propias coaliciones y pueden cambiar las leyes matemáticas de la política para ganar el poder.

Pero los datos del censo también incluyen imágenes fascinantes que ayudan a explicar algunos de los conflictos políticos más intrigantes que hierven en una nación diversa.

El área metropolitana de más rápido crecimiento en el país entre 2010 y 2020 fue The Villages, una comunidad de jubilados en expansión en Florida, que creció de aproximadamente 93.000 personas en 2010 a aproximadamente 130.000. El área se ha convertido en un campo de batalla político en las elecciones recientes, y su crecimiento debería ser una buena noticia para los republicanos, ya que el condado de Sumter, donde está ubicado, se inclinó por Trump sobre Biden por 62.761 votos contra 29.341 en las últimas elecciones.

La campaña de Trump 2020 reembolsa millones a los donantes después de usar una táctica agresiva de recaudación de fondos, informa The New York Times

En términos reales, el aumento de población puede parecer pequeño. Pero en 2018, el ahora gobernador de Florida, Ron DeSantis, que busca la reelección el próximo año, venció a su rival demócrata, Andrew Gillum, por solo 32.400 votos en todo el estado y 30.000 en el propio condado de Sumter.

En otro hallazgo intrigante, en el contexto del rápido crecimiento de muchas ciudades, el censo ayuda a explicar las fuerzas actuales que agitan la política en Texas. Revela que Houston, San Antonio, Austin y Dallas-Fort Worth están creciendo mientras que la población de muchas áreas rurales está disminuyendo. Muchos de los enfrentamientos políticos en Texas, incluidos los derechos de voto y el uso de máscaras en las escuelas en medio de la pandemia de covid-19, involucran duelos entre el gobernador republicano Greg Abbott y la legislatura y los bastiones demócratas en las ciudades.

Con esto en mente, no es sorprendente que los republicanos en Texas estén presionando para que se realicen cambios en las leyes de votación que harían más difícil votar en ciudades pobladas, al reducir la votación anticipada o por correo, al tiempo que preservan o incluso ampliando el acceso a las urnas en las zonas rurales.

El creciente tamaño y poder de las ciudades revelado en el censo también sugiere que el Partido Republicano, que en los últimos tiempos ha tendido a presentar las áreas urbanas como un hervidero de crimen y corrupción, puede necesitar repensar y producir candidatos y políticas que atraigan las vastas áreas metropolitanas que parece probable que representen una mayor proporción de votos en las próximas décadas.

Los problemas del Partido Republicano también se extienden a las áreas suburbanas alrededor de las principales ciudades donde Trump a menudo tuvo un desempeño deficiente durante las elecciones de 2020. Esta fue una realidad emergente que también fue cierta en los estados históricamente rojos, y nuevamente ayuda a explicar la carrera por el Senado de 2018 en Texas, donde el senador Ted Cruz solo superó por poco a su contrincante demócrata, el exrepresentante Beto O’Rourke.

El cambio en Arizona muestra por qué los republicanos están tratando de montar un recuento falso

Otro estado donde el censo arroja luz sobre las batallas políticas actuales y las tensiones entre las ciudades en auge de Estados Unidos, que tienden a contener votantes más liberales, y las áreas rurales escasamente pobladas, es Arizona.

“La de más rápido crecimiento de estas grandes ciudades fue Phoenix, cuya población aumentó en un 11,2% en esta década”, dijo Marc Perry, demógrafo principal de la División de Población de la Oficina del Censo.

Phoenix se encuentra en el condado de Maricopa, el campo de batalla decisivo en Arizona donde Biden venció a Trump por 45.000 votos en el camino a capturar los 11 votos electorales del estado del Gran Cañón. También es el lugar para un recuento falso de los legisladores estatales republicanos basado en las mentiras de Trump sobre el fraude electoral. Si los republicanos no pudieron vencer a Biden por medios justos en el condado, están tratando de desacreditar su victoria basándose en afirmaciones falsas.

La evolución de Texas y Arizona, y los cambios más amplios a nivel nacional, no solo apuntan a desafíos a largo plazo para ambas partes. También proporcionan una justificación convincente para la serie de leyes de voto restrictivas que se están aprobando en los estados controlados por los republicanos luego del asalto de Trump a la democracia estadounidense.

Trump y su obsesión por la presunta auditoría en Arizona: insiste en su gran mentira de fraude electoral

Si un partido que es cada vez más atractivo para su menguante base blanca no está preparado para hacer más para cortejar a una gama más amplia de votantes, entonces tendrá que encontrar métodos más nefastos para mantenerse en el poder. Hacer que sea más difícil para los demócratas, los habitantes de las ciudades y las minorías votar es una forma de lograr este fin.

Martin Luther King III, el hijo mayor del venerado activista de los derechos civiles y presidente del Drum Major Institute, prometió frustrar los esfuerzos del Partido Republicano para evitar que la apariencia cambiante de la nación diluya su propio poder.

“Algunos funcionarios electos temen que si adoptan un Estados Unidos más diverso, perderán su poder”, dijo en un comunicado.

“Esas mismas personas están dispuestas a utilizar los nuevos datos del censo como arma para controlar el voto y manipular el sistema contra los estadounidenses negros y morenos”, dijo.

La sensación de que el Partido Republicano está buscando retener el poder a pesar de que su base se acerca más a una minoría permanente en la nación, probablemente genere más llamados de los liberales en los próximos años para la abolición del obstruccionismo del Senado. Los republicanos están utilizando la regla de la cámara que efectivamente requiere una supermayoría de 60 votos para aprobar una legislación importante para detener la reforma del derecho al voto redactada por los demócratas para contrarrestar las leyes estatales de represión de votantes.

“Si no eliminamos el obstruccionismo para aprobar las protecciones electorales federales, una vez más permitiremos que la minoría blanca gobierne esta nación”, dijo Stephany Spaulding, portavoz de Just Democracy, una coalición de justicia racial.

Eso impone presión adicional sobre demócratas más moderados como Biden y los senadores Joe Manchin de Virginia Occidental y Kyrsten Sinema de Arizona, quienes se oponen a la abolición del obstruccionismo.

La Legislatura de Florida aprueba un proyecto de ley electoral que agrega restricciones a la votación

A corto plazo, el censo puede contener buenas noticias para los republicanos, ya que iniciará la carrera por la redistribución de escaños en el Congreso. Como los demócratas tienen solo una mayoría de ocho escaños en la Cámara de Representantes, incluso cambios mínimos en el mapa podrían tener enormes implicaciones. La redistribución de distritos podría resultar en la pérdida de varios escaños de los estados azules y adiciones en otros donde Trump ganó el año pasado.

Aun así, también hay indicios de que el rediseño de los mapas, un proceso tenso que presenta demandas complicadas, puede no ser tan malo como temían algunos demócratas. El declive de las poblaciones rurales y el creciente poderío de las ciudades podrían significar que algunos escaños deben ser delineados para incluir a más votantes demócratas de una manera que puede ser un presagio para los desarrollos políticos en los próximos años.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up