ANÁLISIS | Biden sigue adelante en infraestructura y en Afganistán donde Trump y Obama fallaron

(CNN) — Todos los presidentes desde George W. Bush han dicho que es hora de dejar Afganistán y dedicarse a construir nación en casa.

Pero solo Joe Biden lo está logrando.

Su enorme apuesta por más de US$ 4,5 billones en gastos de infraestructura y una salida de la guerra más larga de Estados Unidos, que amenaza con desencadenar un desastre de política exterior, se están desarrollando en un agosto dramático que podría definir su presidencia. Junto a estos impulsos históricos gemelos, la historia de la administración de Biden también está siendo moldeada por un resurgimiento de la pandemia que él pensó que había vencido y está profundizando la división política nacional que prometió sanar.

Estos momentos de tensión simultáneos reflejan tiempos extremos, pero también muestran al comandante en jefe de 78 años abriendo un camino audaz e implementando los objetivos personales que albergó durante décadas en Washington.

La aprobación del Senado de un paquete de infraestructura tradicional bipartidista de US$ 1,2 billones fue una gran victoria para Biden el martes y validó su promesa de tratar de curar las amargas divisiones y la desconfianza en una nación que está en guerra política consigo misma.

Una resolución presupuestaria complementaria de US$ 3,5 billones centrada en la infraestructura “humana” pasó por el Senado con solo votos demócratas el miércoles temprano y podría remodelar la economía y la sociedad estadounidense al financiar la atención médica en el hogar, los colegios comunitarios y las iniciativas climáticas.

Cinco cosas que no sabías que estaban en el proyecto de ley de infraestructura

Los proyectos de ley aún enfrentan un futuro complicado en el Congreso antes de que se conviertan en ley. Pero representan la declaración más importante de Biden de su credo de que el poder del Gobierno puede ejercerse para ayudar a los trabajadores estadounidenses. El gasto, uno de los esfuerzos gubernamentales más importantes para aliviar la pobreza y el dolor económico en décadas, también es un intento de drenar la sensación de que el país le había fallado a millones de estadounidenses del centro de EE.UU., un sentimiento que ayudó a alimentar el estallido populista que condujo a elegir a Donald Trump en 2016.

“Estoy comprometido a asegurarme de que nuestra histórica recuperación económica… esta vez llegue a todos y alivie la carga sobre las familias trabajadoras, no solo este año, sino en los años venideros”, dijo Biden el miércoles.

Pero al igual que con su política en Afganistán, Biden también enfrenta riesgos importantes. Los republicanos ya están aprovechando la explosión del gasto para retratar a los demócratas como libertinos y dedicados a romper el déficit “al estilo del socialismo” en un intento por debilitar a sus enemigos en las elecciones del Congreso del próximo año.

Noticias terribles en Afganistán

El triunfo de Biden en el Senado se desarrolló a medida que las noticias de Afganistán se vuelven cada vez más alarmantes y aumentan la probabilidad de una toma de poder de los talibanes, que se verá como la consecuencia directa de la decisión de Biden de llevar a casa a todas las tropas estadounidenses. También puede ser visto por enemigos extranjeros como una humillación y una señal de debilitamiento del poder estadounidense.

El avance relámpago de los talibanes, derrotados por las tropas estadounidenses hace 20 años por albergar a Osama bin Laden, ha conmocionado a todos en Washington. Ahora se ha apoderado de nueve capitales de provincia, incluida la segunda ciudad más grande del país, Kandahar. Las embajadas extranjeras están discutiendo improvisaciones y hay indicios de que la capital, Kabul, podría caer, poniendo fin a un sueño democrático comprado con la sangre de miles de estadounidenses.

ANÁLISIS | El miedo y el resentimiento reinan en Afganistán mientras los talibanes invaden más ciudades

Cualquier imagen equivalente de helicópteros estadounidenses que salen del techo de la embajada de Estados Unidos en Saigón en el retiro de la guerra de Vietnam podría convertirse en emblemática de la presidencia de Biden, tanto como una posible futura ceremonia de firma bipartidista con los republicanos en la Casa Blanca para el proyecto de ley de infraestructura.

Las posibles desventajas de una retirada de Afganistán ayudan a explicar por qué los expresidentes Barack Obama y Trump finalmente decidieron que no podían cumplir sus ambiciones de poner fin a esa guerra.

“Estados Unidos, es hora de centrarse en construir nación aquí en casa”, dijo Obama en un discurso de la Casa Blanca en junio de 2011, cuando anunció que retiraría 10.000 soldados de Afganistán a finales de ese año.

Pero al final de su segundo mandato, el expresidente recortó su último esfuerzo por poner fin a la guerra cuando decidió que podía mantener a 8.400 soldados allí hasta que dejara el cargo. Justificó su decisión diciendo que la situación de seguridad era precaria en medio de los avances de los talibanes y que el gobierno afgano necesitaba más tiempo para construir sus fuerzas.

Trump no estaba menos entusiasmado con ordenar que las fuerzas estadounidenses regresaran, habiendo aprovechado el agotamiento de Estados Unidos con una década y media de guerras extranjeras para ayudar a impulsar su campaña electoral de 2016.

Durante años, había criticado el despliegue en Afganistán.

“Estoy de acuerdo con el presidente Obama sobre Afganistán. Deberíamos tener una retirada rápida. ¿Por qué deberíamos seguir desperdiciando nuestro dinero? Reconstruir EE.UU.”, tuiteó Trump en 2013.

Pero Trump, como Obama, descubrió que prometer terminar guerras creó expectativas difíciles para su presidencia. En 2017, aumentó la guarnición de Estados Unidos para combatir el terrorismo. Para cuando dejó el cargo, había vuelto a agriar la guerra y llegó a un acuerdo con los talibanes que habrían de ver salir a todas las tropas estadounidenses antes del 1 de mayo, una fecha límite que Biden extendió ligeramente.

El presidente actual planea conmemorar el vigésimo aniversario de los ataques del 11 de septiembre diciendo que puso fin a la participación de Estados Unidos en la “Guerra eterna”. Pero parece probable que sea recibido con una pantalla dividida de las victorias de los talibanes en Afganistán.

Donde Trump y Obama fallaron en infraestructura

Tanto Obama como Trump también lucharon con la otra mitad del juego doble de Biden esta semana: la reforma de infraestructura.

“Debemos reconstruir nuestra infraestructura y encontrar fuentes de energía nuevas y limpias”, dijo Obama en ese mismo discurso en la Casa Blanca en 2011, pero no pudo montar un impulso serio para un proyecto de ley ya que los republicanos utilizaron el poder del Congreso para reprimir su agenda.

Biden anuncia nuevos estándares de emisiones, con el objetivo de que el 50% de los vehículos vendidos en EE.UU. para 2030 sean eléctricos

Después de hacer una fortuna como constructor, se consideró que Trump estaba en una posición ideal para aprobar su propia ley de infraestructura, especialmente porque los demócratas estaban ansiosos por encontrar algo en lo que pudieran estar de acuerdo.

Pero sus esfuerzos fallidos degeneraron en una auto-parodia cuando una serie de “semanas de infraestructura” temáticas se derrumbaron sobre su propia mala disciplina y el caos y las sacudidas salvajes de su ala oeste.

La culpa del desastre en Afganistán no es todo culpa de Biden.

El fracaso en la construcción de una nación y de unas fuerzas armadas viables tiene sus raíces en cuatro administraciones. Después de todo, las fuerzas estadounidenses ganaron la guerra contra los talibanes y derrotaron a Al Qaeda pocos meses después de los ataques del 11 de septiembre. Luego, Estados Unidos y sus aliados pasaron los siguientes 19 años perdiendo la paz, incluso con una desviación hacia Iraq.

CNN informó el miércoles que los talibanes podrían aislar Kabul en los próximos 30 a 60 días. Su regreso volvería a plantear la cuestión de si Afganistán podría ser un refugio para los grupos terroristas que planean ataques contra Estados Unidos.

ANÁLISIS | Las cosas se ven mal en Afganistán, incluso con la presencia del poder aéreo de Estados Unidos. En 21 días, podrían verse mucho peor

Si el caos en Afganistán empeora, Biden tendrá que responder por la brutal toma del poder por parte de los talibanes, un grupo fundamentalista que reprime los derechos de las mujeres y las niñas e implementa una forma dura de la sharia.

Biden, quien ha sido escéptico durante mucho tiempo sobre la presencia prolongada de tropas estadounidenses en Afganistán, está sin embargo firme en que el panorama cada vez más oscuro en Asia Central no hará que cambie de opinión.

“No”, respondió el martes cuando un periodista le preguntó si los acontecimientos actuales modificarían su plan de salida. En cambio, el presidente hizo hincapié en que los afganos proporcionaran su propia seguridad, con respaldo de los ataques aéreos y los fondos estadounidenses.

“Tienen que luchar por sí mismos, luchar por su nación… tienen que querer luchar”, dijo Biden.

Su respuesta puede parecer insensible dado que millones de afganos se enfrentan a un regreso a la edad oscura del gobierno feudal de los talibanes. Pero representa un juicio frío de los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos, una especie de “Estados Unidos primero” actualizado para la era Biden.

Biden rechaza la noción de que Estados Unidos necesita quedarse en Afganistán ahora por la misma razón que siempre lo hizo: para evitar que la nación sin ley y devastada por la guerra se convierta nuevamente en un refugio terrorista que podría amenazar a la patria estadounidense.

Es cierto que un grupo extremista podría elegir cualquier número de estados fallidos para formar una base. Y si bien la lucha contra el extremismo islámico fue una firma de las relaciones internacionales hace dos décadas, ha sido reemplazada por una nueva era de competencia de grandes potencias y ciberconflicto con estados nacionales como China y Rusia.

Hay una guerra cibernética en la actualidad, aunque no se habla mucho de ella

En última instancia, Biden ha llegado a la conclusión de que si Estados Unidos no se va ahora, nunca se irá.

“¿Cuándo será el momento adecuado para irse?”, preguntó Biden en abril.

Su actitud de “si ahora no entonces cuándo” también parece estar impulsando el uso del presidente de lo que puede ser una ventana estrecha de poder político, con elecciones de mitad de período que se avecinan el próximo año, para cumplir también sus ambiciones de infraestructura.

Barbara Starr, Kylie Atwood y Jennifer Hansler de CNN contribuyeron a este informe.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up