Qué significa “Blackfishing” y por qué la gente lo hace

(CNN) — Primero estaba el “blackface”. Ahora está el “blackfishing”.

El término ha aparecido cada vez más en las noticias para describir el comportamiento de los artistas blancos que parecen estar imitando la apariencia de los negros. No es un cumplido.

El último ejemplo es la estrella del pop Iggy Azalea, quien ha recibido críticas por su apariencia en un nuevo video musical.

Aquí un vistazo a lo que es Blackfishing y por qué la gente lo hace.

¿Qué es Blackfishing?

El término blackfishing saltó a la fama en un hilo de Twitter hace dos años cuando la periodista Wanna Thompson dijo que notó que las celebridades blancas y las personas influyentes se disfrazaban de mujeres negras en las redes sociales.

“El blackfishing es cuando las figuras públicas blancas, personas influyentes y similares hacen todo lo que está a su alcance para parecer negras”, dijo Thompson a CNN esta semana. “Ya sea que eso signifique broncearse excesivamente la piel en un intento por lograr la ambigüedad, y usar peinados y tendencias de ropa que han sido pioneras en las mujeres negras”.

“Blackface”: es por esto que pintarse la cara de negro es ofensivo

Los críticos lo han descrito como una forma de blackface (una expresión usada para referirse cuando alguien se pinta la cara de color negro para parecer alguien de otra raza, algo considerado ofensivo), diciendo que esto crea una peligrosa paradoja ya que celebra la belleza y la estética negras, pero solo cuando lo destacan los blancos.

“En lugar de apreciar la cultura negra desde fuera, existe la necesidad de poseerla, de participar en ella sin querer la experiencia completa de la negritud y la discriminación sistémica que la acompaña”, dijo Thompson.

¿Quién ha sido acusado de ello?

Los últimos titulares de blackfishing involucran a Azalea, la estrella australiana de hip hop que ha sido acusada de apropiarse de la cultura negra desde que su carrera despegó hace una década.

La rubia Azalea luce una peluca oscura en el video musical de su nuevo sencillo, “I Am the Strip Club”. Los críticos en las redes sociales notaron que en el video su piel parece ser más oscura de lo habitual, pero ella lo descartó.

“Soy del mismo color de siempre, solo que en una habitación con luz tenue y luces rojas”, dijo. CNN se ha comunicado con los representantes de Azalea para obtener comentarios adicionales.

Kim Kardashian tampoco es ajena a tales críticas. En 2017, antes de que apareciera la palabra blackfishing, caracterizó a Jacqueline Kennedy Onassis para una sesión de fotos que, según algunos, hacía que Kardashian se viera más oscura de lo habitual.

México acusa a Zara, Anthropologie y Patowl de ‘apropiación cultural’

Casi al mismo tiempo, los críticos también la acusaron de lucir blackface en una serie de anuncios para su línea de maquillaje.

“Obviamente, nunca querría ofender a nadie”, dijo Kardashian, quien es de ascendencia armenia, sobre la sesión de fotos. “Utilicé a un fotógrafo increíble y a un equipo de personas. Estaba muy bronceada cuando tomamos las imágenes, y podría ser que el contraste no estuviera bien”.

La cantante Ariana Grande, cuya herencia es italiana, enfrentó una reacción violenta similar en 2019 por una portada de Vogue en la que algunos dijeron que su piel parecía más oscura.

Y Bruno Mars se ha defendido de las acusaciones de que se apropia de la cultura negra en su música y apariencia. En 2018, la escritora y activista Seren Sensei dijo que Mars “aprovecha su ambigüedad racial para cruzar géneros”.

Mars, quien nació de una madre filipina y un padre mitad puertorriqueño y mitad judío, respondió que “No se puede encontrar una entrevista en la que no haya hablado de los artistas que me han precedido. La única razón por la que estoy aquí es por James Brown, Prince, Michael”.

¿Por qué la gente lo hace?

Cuando los artistas o influencers de las redes sociales parecen ser de raza mixta o racialmente ambiguas, pueden crear oportunidades de marketing para ellos porque se consideran elegantes y exóticos, dicen los expertos.

Algunas personas que participan en el blackfishing se sienten con derecho a la cultura negra y la usan para obtener moneda social y ganancias monetarias, dijo Thompson.

Pero funciona en prejuicio de las personas negras, que pueden no ser vistas de la misma manera a pesar de contar con características naturales similares.

Leslie Bow, profesora de estudios asiático-americanos en la Universidad de Wisconsin, describe al blackfishing como “una farsa racial que opera como una forma de fetichismo racial”.
Bow dijo que hay una dinámica de poder específica en la sociedad estadounidense que implica que los aspectos de la cultura racial deben ser validados por aquellos con estatus para que sean considerados positivos o valiosos.

“Podrían pensar que funciona como un homenaje porque parece honrar al estilo negro. En este caso, se basan en lo que los académicos han llamado la esthétique du cool que acompaña a la cultura negra”, dijo Bow en un correo electrónico.

“En realidad, el blackfishing sitúa ese estilo como una mercancía. Tiene el efecto de reducir a un pueblo con una historia específica a una serie de rasgos u objetos apropiados”, agregó. “El blackfishing es una forma de amor racista, cómo nos apropiamos de la otredad”.

¿Cómo se diferencia de la apropiación cultural?

El blackfishing y la apropiación cultural están interconectadas: no se puede tener una sin la otra, dijo Thompson.

La apropiación cultural, según el Diccionario de Cambridge, es “el acto de tomar o usar cosas de una cultura que no es la tuya, especialmente sin demostrar que comprendes o respetas esta cultura”.

Por ejemplo, numerosas celebridades blancas han sido criticadas por usar su cabello en trenzas de caja o rastas, estilos que tradicionalmente usan los negros.

La escritora y oradora Feminista Jones ha descrito la apropiación cultural como cuando las personas con poder y privilegios toman costumbres y tradiciones por las que las personas oprimidas han sido marginadas durante mucho tiempo y las reutilizan como algo nuevo y candente.

“La gente no tiene respeto por la cultura negra; creen que está en disponible, y la tomarán y participarán en ella y la explotarán porque ha sido mercantilizada”, dijo Thompson. “Vemos esto en todas las aplicaciones sociales, pero cada vez más en TikTok”.

Pero cuando las personas cambian su apariencia con maquillaje, cirugía estética o edición digital para parecer negras, va un paso más allá de la apropiación cultural. Es blackfishing.

Rihanna causa polémica con provocadora fotografía 0:50

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up