OPINIÓN | La mejor forma de vencer a la variante delta

Nota del editor: Kent Sepkowitz es analista médico de CNN y médico y experto en control de infecciones en el Centro Oncológico Memorial Sloan Kettering de Nueva York. Las opiniones expresadas en esta columna son suyas. Ver más opinión en CNN.

(CNN) — En julio de 2020, la pandemia de covid-19 se había calmado en muchas áreas de Estados Unidos, tranquilizando la psique nacional e introduciendo algo de esperanza para un otoño semi-normal lleno de proximidad social.

Pero para septiembre del año pasado, las cosas cambiaron: las clases se reanudaron, el clima comenzó a llevarnos de regreso al interior y surgieron nuevas cepas del virus. Así, volvimos al punto de partida sin vacunas todavía y con más problemas por delante.

Avance rápido hasta julio de 2021: las cosas vuelven a estar tranquilas en la mayor parte de EE.UU. Los casos han bajado, la vacunación ha subido mucho y se habla mucho de un otoño normal, o al menos se habló mucho de algo normal pronto.

Introduzca la cepa delta del coronavirus: el último salto evolutivo del virus hacia variantes cada vez más transmisibles. Está arrasando Europa y Asia, así como en todas partes, y ha establecido una presencia significativa en EE.UU., lo que representa más de la mitad de todas las nuevas infecciones.

Quizá ya no sea seguro volver al agua.

ANÁLISIS | Medios de comunicación deben enfatizar en las noticias positivas y el panorama general de la pandemia de covid-19

Incluso con esta última incursión, las noticias aún no deberían ser tan malas. Los estudios hasta ahora muestran que la variante delta está controlada por las actuales vacunas de ARN mensajero fabricadas por Pfizer y Moderna, pero su contagio significa que todos, incluidos los adolescentes y, tan pronto como se demuestre que es seguro, los niños más pequeños, deben vacunarse.

Esto incluye a los que dudan en vacunarse. Quizá los informes de la variante delta que abruman a las comunidades menos vacunadas y los temores de los picos locales pueden ayudar a convencer a la gente.

Además de inspirar a más personas a recibir la vacuna en defensa propia, por lo menos, la cepa delta también puede presionar a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. para que revisen su guía actual sobre máscaras y distanciamiento social, siguiendo el ejemplo de la Organización Mundial de la Salud y partes de EE.UU. Por ejemplo, el condado de Los Ángeles también ha restablecido el uso de mascarillas en los espacios públicos interiores, independientemente del estado de vacunación.

Y como para llevar el punto a casa aún más lejos, Israel, con una de las tasas de vacunación más altas del mundo –todo utilizando productos de ARN mensajero altamente efectivos– informó un aumento en los casos a medida que la variante delta se vuelve más común. Aunque la mayoría de los casos se observaron en jóvenes que aún no habían sido vacunados, también se han producido casos, incluidas enfermedades graves, entre adultos completamente vacunados, lo que llevó al Gobierno a considerar la posibilidad de volver a imponer restricciones más onerosas.

Las decisiones que tomarán los CDC en el futuro no solo son difíciles, sino que seguramente desatarán la ira. A pesar de la situación que cambia rápidamente, los CDC, por ahora, parecen estar firmes, lo que molestará a muchos que creen que se necesitan restricciones agresivas, y ahora. Pero el país y el mundo se han cansado de la vida aguafiestas de máscaras y restricciones. Los estadios de béisbol vuelven a estar repletos, los conciertos y los teatros han vuelto, y muchos han reanudado su rutina diaria.

La cifra global de muertos por covid-19 supera los 4 millones

Decir que todos tenemos que volver a la existencia como topos del uso de mascarilla y de súperprecaución les parecerá a muchos una admisión de que los CDC han administrado mal la respuesta del país. Y esta vez, no hay que culpar a Jared Kushner o Donald Trump, o incluso a la interferencia de la Casa Blanca de Trump.

De hecho, los CDC actuales, un objetivo principal del club “Maten al mensajero”, ya están siendo pintados por algunos como una manada de incompetentes, un grupo de burócratas crónicos que marchan de una reunión inútil a una reunión inútil en lugar de ayudar a los ciudadanos confundidos a averiguar cómo vivir sus vidas de forma segura. Su respuesta a veces se considera peor que la propia enfermedad.

Pero aquí está el punto: los nuevos hechos requieren nuevas respuestas y cada día se acumulan nuevas pruebas. En un procedimiento de televisión de capa y espada, esta nueva información sobre las consecuencias del contagio de la variante delta sería aclamada como un “gran avance”, pero en el mundo real de la orientación de salud pública, ajustarse a la nueva evidencia de alguna manera se interpreta como un doble discurso vacilante, cobarde y burocrático.

Sin duda, la variante delta, la última de una serie de cepas cada vez más infecciosas de covid-19, ha cambiado los fundamentos de la pandemia. A medida que aprendemos, una variante altamente contagiosa puede empezar a mordisquear incluso en los límites de una comunidad bien vacunada, como ha demostrado Israel.

EE.UU. envía equipo de apoyo de covid-19 al suroeste de Missouri tras aumento de casos y hospitalizaciones por variante delta

Este es un ejemplo de evolución en acción. Al comienzo de la pandemia, el virus engañó a los expertos al demostrar una forma inesperada de propagación: contagio antes de los síntomas, además de un número inusualmente alto de personas con infecciones contagiosas completamente libres de síntomas. Las pruebas agresivas y la congregación cautelosa junto con el uso de mascarillas, el primer paquete de consejos, ayudaron a frenar esto.

Pero este enfoque probablemente introdujo una presión evolutiva que favoreció el surgimiento de la variante B.1.1.7 o alfa, una versión más rápida para propagarse que superó los atajos de la máscara y el distanciamiento social. Este primer conjunto de variantes, a su vez, fue domesticado por la introducción de vacunas eficaces.

Ahora las vacunas pueden estar ejerciendo más presión sobre el virus al aventar a la población susceptible, favoreciendo cepas aún más contagiosas que son más capaces de eliminar a la persona susceptible más difícil de encontrar entre la multitud.

La variante delta probablemente desaparecerá de una forma u otra, ya que eventualmente se quedará sin objetivos fáciles. Pero, según las reglas de la evolución, se promoverá y luego será reemplazada por la siguiente variante a medida que avancemos por el alfabeto griego. Quizás estas variantes causen síntomas más leves o quizás una enfermedad más grave antes de llegar a su límite. Mientras las personas susceptibles permanezcan, el virus seguirá haciendo su negocio sin objetivo de cambiarlo y saltar de aquí para allá.

De hecho, este patrón se repetirá independientemente de que se actualice o no la guía de los CDC sobre máscaras o distanciamiento o regreso al trabajo. Esta guía está diseñada para ser útil para la mayoría de las personas, la mayor parte del tiempo, pero nunca protegerá perfectamente a todos. Las actualizaciones frecuentes pueden agudizar el enfoque, pero, incluso entonces, la guía de salud pública sigue siendo un instrumento contundente que, por lo general, solo lo siguen con entusiasmo aquellos que ya están de acuerdo con las precauciones de seguridad.

Dadas estas limitaciones, la única forma de controlar verdaderamente la pandemia es vacunar a más y más personas. Así como la polio, la viruela, el sarampión y un sinnúmero de otras infecciones continuaron causando grandes daños hasta que se dispuso de una vacuna para cada virus, este coronavirus también nos seguirá hasta que seamos casi todos inmunes, por vacuna o enfermedad natural.

El 99% de personas que han muerto recientemente por covid-19 en Estados Unidos no estaban vacunadas

Hasta ahora, la muerte de 4 millones de personas en todo el mundo, incluidas 605.000 en Estados Unidos, no ha logrado convencer a un tercio de las personas en Estados Unidos de que se vacunen. A pesar de esto, las autoridades de salud pública continúan evitando el uso de mensajes contundentes de “táctica de miedo”, aunque es seguro que estos métodos funcionan. De hecho, solo hay que mirar el éxito de los esfuerzos de los fanáticos contra la vacunación para infundir miedo para ver su poder persuasivo.

Basta ya. En nuestro interés colectivo, me gustaría presentar mi anuncio de servicio público, de forma gratuita y con disculpas al estado de Nueva Hampshire: “¡Estados Unidos! Viva libre (de vacunas) y (tal vez) muera”.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up