La Casa Blanca se prepara para combatir la desinformación sobre las vacunas contra el covid-19

(CNN) — Funcionarios de la Casa Blanca están ideando formas de luchar contra la propagación de falsedades peligrosas sobre las vacunas contra el covid-19, según dijeron funcionarios del gobierno a CNN, mientras los republicanos y sus aliados de los medios de comunicación aumentan su escepticismo manifiesto sobre las vacunas.

El presidente Joe Biden podría enfrentarse pronto a algunos de los mensajes corrosivos que emanan de la derecha, dijeron los funcionarios, a medida que los esfuerzos de vacunación de la administración chocan con un muro justo cuando la variante delta del virus, altamente transmisible, se extiende por todo el país. CNN habló con cinco personas del gobierno que describieron los esfuerzos de la Casa Blanca para luchar contra la desinformación que gira en torno a las vacunas contra el covid-19.

Algunos estados buscan bloquear los requisitos de la vacuna covid-19 en las escuelas públicas

Y esta semana, el Dr. Vivek Murthy, director general de Sanidad de Estados Unidos, hará una aparición poco habitual en la sala de prensa de la Casa Blanca para hablar de cómo el nivel de desinformación es ahora un problema urgente de salud pública, según una fuente familiarizada con el plan.

Los funcionarios son cautelosos a la hora de tomar medidas que puedan alienar aún más a los republicanos y generar más escepticismo sobre unas vacunas que los expertos en salud afirman de manera unánime que son seguras. Y Biden ha reconocido abiertamente que ni él ni su administración son los más indicados para convencer a los republicanos de que se vacunen, señalando en su lugar a los médicos locales, farmacéuticos o miembros del clero como mensajeros de mayor confianza.

Un alto funcionario del gobierno dijo que se había tomado la decisión de adoptar una postura más dura contra la desinformación, con planes en los próximos días para llamar la atención a los funcionarios electos republicanos y a plataformas específicas de medios sociales.

“Estamos viendo el impacto de la desinformación”, dijo un alto funcionario de la administración, que reconoció el difícil equilibrio que el Ala Oeste estaba tratando de lograr integrando al presidente en la contienda.

Sin embargo, la Casa Blanca observa con preocupación cómo empiezan a abrirse brechas geográficas entre los lugares con mayores tasas de vacunación y aquellos en los que relativamente poca gente se ha vacunado. Para Biden y sus ayudantes, la realidad es que vacunar a todo el país será el trabajo de toda su presidencia, y que las zonas de la nación donde las tasas de vacunación siguen siendo bajas seguirán sufriendo brotes que obstaculizarán el esfuerzo de recuperación a nivel nacional.

Cinco grupos subvacunados contra el covid-19 ponen en riesgo a todo Estados Unidos

Se prolonga el desafío

El debate sobre las vacunas, muy politizado y plagado de desinformación, supone un reto duradero para Biden, incluso cuando anticipa la trayectoria general de la pandemia.

En todo el país, las tasas de vacunación están disminuyendo, mientras que en 45 estados, las tasas de casos nuevos de esta última semana son al menos un 10% más altas que las de la semana anterior, según datos de la Universidad Johns Hopkins. Los funcionarios están planeando una llamada de atención más que una llamada a la acción, según un funcionario.

Los casos de covid-19 están en aumento en 45 estados. En una zona crítica, los pacientes hospitalizados son más jóvenes que nunca, según un médico

La brecha entre vacunados y no vacunados ha empezado a romperse siguiendo líneas políticas, con zonas de tendencia demócrata por delante de las republicanas en cuanto a tasas de vacunación. Los funcionarios atribuyen parte de la razón de las discrepancias a los mensajes que se repiten en los medios de comunicación conservadores que cuestionan por qué la gente necesita la vacuna y que los intentos de Biden de vacunar al país equivalen a una extralimitación del gobierno.

Algunos de los asesores de Biden ya han empezado a adoptar una postura más firme frente a los republicanos que cuestionan los esfuerzos del presidente por hacer llegar las vacunas a todos los estadounidenses. Los funcionarios federales de salud, incluido el Dr. Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas del país que ha sido denostado en los medios de comunicación conservadores, han insistido constantemente en que la vacuna quede al margen de la política.

Fauci advierte que pronto puede haber “dos EE.UU.” a medida que se amplía la brecha entre áreas vacunadas y no vacunadas

En un discurso pronunciado el lunes en Detroit, la vicepresidenta Kamala Harris animó a una multitud de trabajadores sanitarios a rebatir las falsedades que se han difundido sobre la vacuna.

“Tenemos que dar a conocer los hechos, porque lamentablemente hay mucha desinformación”, dijo Harris en su intervención del lunes. “Así que sepamos lo que es, y hablemos con nuestros vecinos y nuestros amigos y digamos: Ven, déjame contarte los datos”.

Preocupación persistente en la comunidad, y en Internet

La escena dentro del evento de Harris, celebrado en un centro de convenciones situado en el centro de la ciudad, se asemejaba a la época anterior a la pandemia: la mayoría de los asistentes se habían quitado las mascarillas y un coro de jóvenes cantaba a todo pulmón, sin preocuparse por la dirección de los aerosoles que exhalaban.

El cuadro era exactamente el mismo que la Casa Blanca esperaba que tuviera el país a mediados del verano, a medida que las tasas de vacunación aumentaban y el número de casos disminuía.

Biden también ha vuelto al tipo de política en persona que le caracteriza. Tras un discurso sobre el derecho al voto el martes, pasó 45 minutos entre la multitud estrechando manos.

Pero bajo las escenas de normalidad existe una preocupación persistente: los esfuerzos de la administración para promover la vacunación se han estancado mientras la variante delta hace estragos.

“Tenemos que ser sinceros. Ahora mismo, al menos en Detroit, nos hemos quedado atrás”, dijo el alcalde de Detroit, Mike Duggan, en el acto de Harris. “Tenemos menos del 40% de vacunación en esta ciudad. Y la gente dice: no conozco a nadie que esté enfermo en este momento. Sabemos lo que va a pasar. Sabemos cómo es la temporada de gripe estacional. En noviembre, esta variante delta va a golpear con fuerza a este estado”.

En Detroit, los límites de la capacidad de la administración para promover la vacuna eran evidentes: casi todos los que acudieron a escuchar el discurso del vicepresidente ya se habían vacunado. Harris, en cambio, animaba a la multitud, mayoritariamente afroamericana, a convencer a sus amigos y vecinos para que también se vacunen.

Este miércoles, Biden grabará videos informativos sobre la vacuna con Fauci y Olivia Rodrigo, una celebridad del pop que la Casa Blanca espera que atraiga a los jóvenes para que se vacunen.

Y los planes para abordar de forma más directa el escepticismo sobre las vacunas que se emite en Fox News y otros medios conservadores se pondrán en marcha a la brevedad. En la última semana, la Casa Blanca ha intentado rebatir las críticas de los conservadores a su plan de ir de puerta en puerta para educar a los estadounidenses sobre el virus, una reacción avivada por los medios de comunicación conservadores que no hizo sino subrayar para los funcionarios la creciente politización del esfuerzo de vacunación.

“El fracaso a la hora de proporcionar información precisa sobre la salud pública, incluyendo la eficacia de las vacunas y la accesibilidad de las mismas a la gente en todo el país, incluyendo Carolina del Sur, está literalmente matando a la gente”, dijo la semana pasada la secretaria de prensa Jen Psaki, respondiendo a las críticas del gobernador republicano de Carolina del Sur Henry McMaster sobre los esfuerzos de Biden para conseguir que más estadounidenses se vacunen.

Exfuncionaria denuncia que se está politizando la vacunación en niños en Tennessee

No son solo las voces de los medios conservadores. La Casa Blanca también está luchando para combatir la desinformación sobre las vacunas en las grandes plataformas de las redes sociales. En mayo, el jefe de gabinete de Biden, Ron Klain, se enfrentó a Mark Zuckerberg, de Facebook, por las ideas erróneas sobre las vacunas que, según él, provenían de “publicaciones en Facebook”.

“Le he dicho directamente a Mark Zuckerberg que cuando reunimos a grupos de personas que no están vacunadas y les preguntamos por qué no están vacunadas, y nos dicen cosas que son erróneas, nos dicen cosas que son falsas, y les preguntamos dónde han oído eso, la respuesta más común es Facebook”, dijo Klain a The New York Times.

Aunque señaló las medidas adoptadas por Facebook para ayudar a la gente a encontrar vacunas, Klain no quiso opinar sobre si empresas como el gigante de las redes sociales deberían ser reguladas por cuestiones como la desinformación sobre las vacunas, y dijo que era una “decisión política” que correspondía al gobierno.

Director general de Sanidad advierte que la desinformación es la mayor amenaza para los esfuerzos de vacunación contra el covid-19

Los funcionarios de la administración y los ejecutivos de las plataformas de redes sociales han mantenido conversaciones sobre la lucha contra la desinformación sobre las vacunas.

Entrando en la lucha ideológica

Los funcionarios no han dudado en frenar las conversaciones sobre las órdenes federales de vacunación, sugiriendo que no es parte de su alcance exigir a los estadounidenses que se vacunen. Y en los meses anteriores, se han negado a enfrentarse a los legisladores republicanos más extremistas como la diputada de Georgia Marjorie Taylor Greene, que han defendido falsedades sobre la vacuna.

Sin embargo, ahora que las tasas de vacunación han disminuido, los funcionarios dijeron que los efectos perjudiciales de ese tipo de retórica se han vuelto más evidentes. Incluso la cruda realidad actual que ponen de relieve los funcionarios, que casi todas las hospitalizaciones y muertes se producen ahora entre los no vacunados, puede no ser suficiente para convencer a los que ya han decidido no hacerlo.

Mayoría de casos y muertes por covid-19 en Los Ángeles corresponden a personas no vacunadas

“Realmente no tengo una buena explicación de por qué está ocurriendo esto. Creo que se trata de una rigidez ideológica”, conjeturó Fauci durante una aparición en CNN.

“¿Por qué tenemos estados rojos y lugares del sur que son muy ideológicos en un sentido que no quieren vacunarse? Las vacunas no tienen nada que ver con la política. Es una cuestión de salud pública”, dijo en el programa “State of the Union” de CNN. “No importa quién seas. El virus no sabe si eres demócrata, republicano o independiente. Eso sí que lo sabemos”.

Aun así, no está claro cuánto más puede hacer el gobierno federal para convencer a los todavía indecisos de que se vacunen.

Las autoridades se preparan para que los brotes regionales persistan durante los próximos meses, ya que grandes franjas de la población siguen sin vacunarse. Con la esperanza de poder atajar los brotes, la Casa Blanca dijo a principios de este mes que iba a desplegar equipos de respuesta para llevar a cabo un aumento de las pruebas, proporcionar terapias entre las que se encuentran los anticuerpos monoclonales y desplegar personal federal en las zonas que necesiten personal de apoyo para la vacunación.

Las autoridades esperan que los equipos ayuden en todo, desde el refuerzo de las pruebas hasta la entrega de suministros y el posible aumento de los esfuerzos de los medios de comunicación pagados dirigidos a las regiones donde la vacunación es baja. Sin embargo, aunque los equipos de respuesta se envían para reforzar las comunidades, los funcionarios creen que las vacunas son la mejor manera de detener la propagación y reconocen que sus esfuerzos podrían ser limitados.

En reuniones privadas, Biden ha preguntado a sus asesores sobre el impacto más amplio que la variante delta podría tener en EE.UU., según personas presentes en esas reuniones. El presidente sigue recibiendo un informe diario sobre las tasas de casos, el número de muertes y la prevalencia de las variantes. Las autoridades han subrayado que las personas vacunadas están a salvo, mientras que las no vacunadas son las que corren más riesgo.

Aunque no lo han descartado, los funcionarios no esperan actualmente que Biden establezca más metas numéricas en materia de vacunación, dado que EE.UU. aún no ha alcanzado el último y el ritmo de vacunación se ha desacelerado significativamente, según personas familiarizadas con las discusiones.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

This content was republished with permission from CNN.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up