ANÁLISIS | Un fin de semana de demagogia evidencia por qué no se puede ignorar a Trump

(CNN) — Nada puede acabar con el expresidente Donald Trump a los ojos de los que le quieren, una de las razones por las que su influencia en la política estadounidense sigue siendo formidable.

El expresidente demostró este fin de semana que la derrota tras un único mandato, la desgracia de su insurrección contra la democracia estadounidense y la muerte de 400.000 estadounidenses bajo su mandato en una pandemia a la que restó importancia no perjudican su atractivo para los republicanos.

De hecho, los esfuerzos de los potenciales rivales para 2024 por replicar su extremismo demuestran que la extraña magia de Trump solo se valida con sus transgresiones.

El expresidente de EE.UU. fue la estrella de la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC por sus siglas en inglés) celebrada el domingo en Dallas, una organización que en su día encumbró a un campeón de la democracia mundial, el presidente Ronald Reagan, pero que se ha transformado en un culto a Trump.

“Lo estábamos haciendo tan bien hasta que aparecieron las elecciones amañadas”, dijo Trump, expresando la mentira en el centro de la conferencia que él ha convertido en el punto de entrada para los candidatos del Partido Republicano en 2022, envenenando potencialmente las elecciones estadounidenses durante años.

Trump demanda a Facebook, Twitter y YouTube

Trump y su “inigualable capacidad para vender políticas intolerantes”

Existe el argumento de que un expresidente que está fuera del poder pero sigue desesperado por llamar la atención debería ser simplemente ignorado. Ciertamente, un discurso ambiguo, vano y lleno de mentiras de Trump carecía de coherencia y de cualquier tipo de atractivo aspiracional, y en su lugar destacaba su característico cóctel de demagogia racial, golpes personales a los enemigos, falsedades montañosas y búsqueda desesperada de adulación personal.

Para alguien de fuera, puede resultar tedioso y una mera imitación de las apariciones alegres y a veces incluso humorísticas que allanaron el camino de Trump hacia el poder en 2016. Pero al tocar todos los puntos sensibles del canon mediático conservador —desde la ley y el orden hasta la “cultura de la cancelación” y la inmigración, pasando por las quejas de que los medios de comunicación solo hablan de “raza, raza, raza”—, Trump demostró su todavía inigualable capacidad para vender políticas intolerantes.

Pero, más que eso, demostró su habilidad para invocar un sistema de creencias alternativo que es ajeno a la realidad, pero que sus partidarios adoptan de inmediato: el sello distintivo de los líderes de los hombres fuertes a lo largo de la historia.

Ataque en contra de William Barr

Por ejemplo, se lanzó a un ataque mordaz contra el ex secretario de Justicia William Barr, que durante la mayor parte de su tiempo en el cargo actuó como un escudo político para el aplastamiento de las reglas políticas por parte de Trump, pero trazó la línea en sus mentiras electorales.

William Barr se desmarca del expresidente Trump 1:28

“Le dije: ‘Bill, tienes que mover el trasero. Nuestro país está siendo atacado'”, dijo el expresidente, confirmando así su propio asalto sin precedentes a las instituciones democráticas de EE.UU., mientras se quejaba de que Barr no había autorizado las investigaciones sobre las falsas denuncias de fraude electoral en Pensilvania.

Su confesión puso de manifiesto una vez más que incluso los más celosos colaboradores que no se tragan sus abusos de poder son tarde o temprano tachados de herejes por el expresidente.

El trumpismo está en marcha

Trump no solo es popular en la CPAC, donde la multitud recibió su discurso con alegría. El hecho de que su extremismo populista esté siendo implementado por los gobernadores del Partido Republicano en los estados que ganó demuestra su poder duradero.

Lo mismo ocurre con los esfuerzos de los legisladores estatales republicanos en todo el país para restringir el voto basándose en sus mentiras sobre unas elecciones robadas.

La capacidad de Trump para orquestar el comportamiento de los republicanos está casi tan intacta como cuando se sentaba en el Despacho Oval: su descarrilamiento sobre una investigación bipartidista e independiente del atropello del 6 de enero es una prueba de ello. Todas estas son razones por las que no se puede ignorar a Trump como si nada.

La huella de Trump estará en las boletas electorales de 2024, con o sin él

Seis meses después de que sus partidarios atacaran el Capitolio de EE.UU. —en medio de un esfuerzo por parte de altos cargos del Partido Republicano para reinventar la historia de ese momento—, la amenaza del expresidente para la democracia estadounidense sigue siendo extrema.

Y aunque Trump no vuelva a presentarse a las elecciones presidenciales —y da toda la impresión de que ya se ha lanzado a una campaña de cuatro años—, la marca política del agravio que inventó y mantiene estará en la papeleta electoral, como muestra su lista de posibles herederos, desde el gobernador de Florida, Ron DeSantis, hasta la gobernadora de Dakota del Sur, Kristi Noem.

Así que, aunque gran parte del discurso de Trump fue retrospectivo, proporcionando una imagen optimista y falsa de una administración que dejó a su país profundamente dividido, el falso sistema de creencias que ya capturó los corazones y las mentes de millones de votantes es real.

¿El trumpismo logrará cautivar a todas las franjas del Partido Republicano?

La pregunta crucial es si el mensaje que es tan eléctrico para los partidarios de Trump seguirá causando el tipo de repulsión entre los votantes suburbanos y más moderados que desertaron del Partido Republicano de Trump y lo vieron perder la Cámara, el Senado y la Casa Blanca en un solo mandato de cuatro años.

Y ¿podría otro mensajero como DeSantis o Noem, o el gobernador de Texas, Greg Abbott, cautivar tanto a la base conservadora?

El expresidente es implacable a la hora de abordar temas como la inmigración ilegal, los llamados de algunos liberales a desfinanciar a la policía y la creciente ola de criminalidad para pintar al país como fuera de control y bajo el dominio de los izquierdistas, todo ello como una posible vía para ampliar su atractivo.

Pero su continua destrucción de la verdad llega en un momento en que el presidente de EE.UU., Joe Biden, está ignorando notablemente a su predecesor, posicionándose como un comandante en jefe moderado y tradicional.

Trump, el mayor impedimento de Biden

Esta semana, Biden hablará de la violencia con armas de fuego y de la delincuencia en las ciudades, que se disparó a medida que la pandemia disminuye. Es probable que vuelva a pedir a los estadounidenses que se vacunen para derrotar por fin al covid-19, incluso mientras los partidarios de Trump, como las representantes republicanas Marjorie Taylor Greene de Georgia y Lauren Boebert de Colorado afirman que el esfuerzo gubernamental de vacunar es similar al nazismo.

Trump supuestamente elogió a Hitler por hacer “muchas cosas buenas”, afirma un nuevo libro

Pero aunque Biden intente llevar a cabo su promesa de unir al país y de trabajar con los republicanos en la reforma de infraestructuras, por ejemplo, está claro que, en última instancia, el mayor impedimento al que se enfrenta es el poder inalterado de Trump.

El CPAC fue, por ejemplo, un ejemplo en microcosmos del hecho de que gran parte del público votante de Estados Unidos vive ahora en una realidad alternativa en la que Trump ganó las elecciones y Biden perdió. Orador tras orador aludió al fraude electoral, a pesar de la falta de cualquier prueba que se sostuviera en cualquiera de los intentos legales y políticos fallidos de Trump para anular unas elecciones libres y justas.

Su comportamiento subrayó una vez más que la batalla habitual entre el conservadurismo y el liberalismo sobre el significado de Estados Unidos en sí mismo ha sido superada. Un partido político sigue profundamente esclavizado por un líder que no deja de mentir y que se dedica a derribar el propio sistema político democrático estadounidense.

Simpatizantes de Trump vitorean que Biden no haya cumplido su objetivo de vacunación

En un momento del sábado, que ejemplificó la fuerza de la ideología de la derecha, la multitud de la CPAC vitoreó el hecho de que Biden no cumpliera su objetivo de vacunación, ya que más del 30% de los adultos —la mayoría de ellos en estados conservadores que ahora tienen afectaciones por la variante delta del covid-19— aún no reciben al menos una dosis.

Esa situación escandalizó al principal experto en enfermedades infecciosas del Gobierno, el doctor Anthony Fauci, que ha sido convertido en chivo expiatorio por los conservadores, deseosos de encubrir la desastrosa gestión de la pandemia por parte del propio Trump.

“Es horroroso. Se alegran de que alguien diga que es bueno que la gente no intente salvar sus vidas”, dijo Fauci a Jake Tapper en el programa “State of the Union” de CNN el domingo.

On #CNNSOTU w/ @jaketapper, Dr. Anthony Fauci calls the reaction by the crowd at the Conservative Political Action Committee to a conservative author’s comments about the US falling short of it’s vaccination goal ‘horrifying’ https://t.co/riMPKronHA
— State of the Union (@CNNSotu) July 11, 2021

Sin gastar su capital político en el tema de las vacunas

Llamó la atención que, mientras Trump exigía el justo reconocimiento de la vacuna que se desarrolló bajo su administración —pues él aseguró que salvó 100 millones de vidas—, no hiciera ningún llamado para que la gente se vacunara.

La reticencia del expresidente a gastar su capital político en un asunto que entra en conflicto con la ortodoxia de muchos conservadores y que podría salvar miles de vidas sigue siendo llamativa, incluso después de que durante las primeras fases de la pandemia se pasara meses destrozando las orientaciones de salud pública basadas en la ciencia.

Y Trump tenía el poder de cambiar de opinión en la reunión del CPAC, ya que el 70% de los asistentes que participaron en una encuesta de sondeo no científica lo eligieron como su candidato preferido para 2024.

La peor crisis de salud pública de los últimos 100 años es ahora presa del mismo torbellino incesante de desinformación y mentiras que ahoga la verdad de lo que ocurrió el pasado noviembre en los círculos conservadores. Trump factura como triunfo masivo sus múltiples fracasos en una crisis que prometió que simplemente “desaparecería”.

La gobernadora de Dakota del Sur, con una postura que ignora la realidad… como Trump

Y la posible candidata que muchos conservadores querrían ver en una papeleta con él en 2024, Noem de Dakota del Sur, está contando su negativa a adoptar directrices básicas de salud pública que salvan vidas como una virtud política.

“Tenemos gobernadores republicanos en todo el país que fingen que no cerraron sus estados; que no cerraron sus regiones; que no ordenaron mascarillas”, dijo Noem en el CPAC.

Parecía estar dibujando un contraste con DeSantis y Abbott —que adoptaron un enfoque más restrictivo pero aún laxo— con un futuro debate de primarias republicanas en mente.

“Ahora no estoy buscando peleas con los gobernadores republicanos. Lo único que digo es que necesitamos líderes con agallas”, agregó Noem.

El hecho de que su estado, mayoritariamente rural y con pocas de las grandes ciudades que ayudaron a la rápida propagación del covid, tuviera 230 muertes por cada 100.000 habitantes, según datos de la Universidad Johns Hopkins —lo que lo sitúa en el décimo lugar en esa métrica entre los 50 estados—, plantea serias dudas sobre el historial de Noem. Al igual que la realidad de que Dakota del Sur también tuvo 14.090 casos de covid-19 por cada 100.000 personas, lo que le da la tercera tasa más alta de la nación.

Pero como ha demostrado Trump, la capacidad de reinventar la verdad y de ignorar la realidad podría ser el activo más importante en un potencial candidato presidencial, en el Partido Republicano, tres años antes de las próximas elecciones.

Maeve Reston, de CNN, contribuyó a este informe.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up