ANÁLISIS | El problema que Simone Biles puso al descubierto

(CNN) — Recordemos el momento en el que Simone Biles, sin duda la mejor gimnasta de todos los tiempos, finalizó torpemente un salto en la competición por equipos de los Juegos Olímpicos.

Piensa en si, después de ese salto, y de la decisión de Biles de retirarse del resto de la competición y de su participación individual, se revelara que se había torcido el tobillo. O que tenía una reacción de estrés en el pie. O se había roto el ligamento cruzado anterior.

La reacción universal sería de conmoción y decepción, tanto por no poder competir como por no poder verla competir. Porque todos entendemos que si algo anda mal en su cuerpo, entonces, por supuesto, no podría competir.

Ahora consideremos lo que sucedió. A raíz de su decisión de retirarse de la competición por equipos, se reveló que lo hizo por razones de salud mental, las mismas razones por las que decidió retirarse de la competición individual all-around que comenzaría a finales de esta semana.

“Siempre que te encuentras en una situación de gran estrés, pierdes el control”, explicó Biles a los periodistas este martes. “Tengo que centrarme en mi salud mental y no poner en peligro mi salud y mi bienestar. Es terrible cuando te peleas con tu propia cabeza”.

La reacción, al menos en algunos rincones, fue increíble: estaba defraudando a su equipo. Se estaba defraudando a sí misma. Simplemente tenía que aguantar y las cosas mejorarían.

ANÁLISIS | Simone Biles y los “twisties”: cómo el miedo afecta la salud mental y la seguridad física de las gimnastas

Lo que la salida de Biles pone de manifiesto es la enorme brecha existente entre la forma en que pensamos y tratamos las enfermedades físicas y las mentales. Y nuestra continua, y demostrablemente falsa, creencia de que ambas no están interrelacionadas.

Consideremos un ejemplo lejos de los Juegos Olímpicos.

A finales de mis 30 años me empezó a molestar el tobillo izquierdo. Fui al médico. Me dijo que tenía cartílago suelto y trozos de hueso flotando por ahí, por los años de baloncesto y los tobillos torcidos. Me aconsejó que me operara para limpiarlo todo. Me operé. Fui a fisioterapia. Mejoré. Le conté a cualquiera que me preguntara por qué cojeaba, y todos lo entendieron: se lastimó el tobillo y se lo arreglaron.

Quince años antes, era mi mente la que me molestaba. Tenía ataques de pánico y una ansiedad tan agobiante que tenía que obligarme a salir de casa. No se lo dije a nadie. Y nadie me preguntaba porque era capaz de ponerme una máscara cuando estaba en público que hacía que todos pensaran que estaba bien. Pero la ansiedad afectaba a mi forma de trabajar y de vivir mucho más de lo que lo haría mi tobillo.

Al final busqué ayuda. Y hablar con un psicólogo ayudó y sigue ayudando. Pero me costó mucho más conseguir esa ayuda que cuando me empezó a doler el tobillo. Porque había interiorizado el estigma de la salud mental en este país, en el que admitir que se tiene una enfermedad mental parecía estar a un paso de ser encerrado en una habitación acolchada, mientras que reconocer que se tiene una enfermedad física suponía una licencia para quedarse en casa con una buena película.

Estrés, ansiedad y depresión: las consecuencias de la pandemia

Socialmente, hemos avanzado mucho desde la aparición de mi ansiedad a principios de la década de 2000. Gracias a las celebridades, los atletas y otras personas de alto perfil que hablan sobre sus propias luchas con las enfermedades mentales, el estigma para la persona promedio ha disminuido.

Y eso es bueno. Porque, según las estadísticas de Johns Hopkins, “se estima que el 26% de los estadounidenses de 18 años o más, aproximadamente 1 de cada 4 adultos, sufre un trastorno mental diagnosticable cada año”.

Pero la reacción a la decisión de Biles sugiere que, sencillamente, no estamos donde tenemos que estar cuando se trata de entender las enfermedades mentales.

Piensa en lo que la gente “dura” quería que hiciera: seguir compitiendo en un deporte en el que se requieren volteretas, saltos y giros cuando ella reconoció abiertamente que no estaba en el espacio mental adecuado para hacerlo y los analistas expertos dijeron que estaba claro que se había desorientado mientras estaba en el aire en ese salto.

Lo que significa que Biles estaría intentando algunas de las habilidades más difíciles, y peligrosas, de este deporte mientras luchaba, como mínimo, con su capacidad para saber efectivamente dónde estaba en el aire. Eso es una receta para las lesiones y, dadas las volteretas y los giros que Biles es capaz de hacer, un daño potencialmente grave en la cabeza y el cuello.

La salud mental es uno de los mayores problemas por la pandemia que enfrentaremos en 2021

¿Sigues pensando que la salud física y la salud mental no están relacionadas?

Al final, la clase y la gracia de Biles frente a los críticos de sillón, que no podrían hacer ni una sola voltereta aunque sus vidas dependieran de ello, brillaron con luz propia, y es de esperar que nos enseñen a todos una lección sobre la importancia de tratar la salud mental del mismo modo que tratamos las dolencias físicas.

“También tenemos que centrarnos en nosotros mismos, porque al fin y al cabo también somos humanos”, dijo Biles. “Tenemos que proteger nuestra mente y nuestro cuerpo, en lugar de salir a hacer lo que el mundo quiere que hagamos”.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up