A Biden le quedan pocas semanas para tomar decisiones clave que marcarán el futuro de Afganistán

(CNN) — Con el avance de los talibanes en las zonas rurales de Afganistán, y las críticas por lo que algunos consideran una salida demasiado precipitada, la el gobierno de Joe Biden tiene unas pocas semanas para tomar un puñado de decisiones críticas que ha pospuesto hasta el último minuto.

¿Cómo evacuará con seguridad a miles de intérpretes afganos y a sus familias? ¿Qué política aplicará en materia de ataques con aviones no tripulados? ¿Cómo asegurará el mayor aeropuerto civil de Kabul? Y, quizá lo más importante, ¿qué hará con los cientos de contratistas estadounidenses en el país que prestan servicio y mantienen el complejo y costoso equipo militar que los afganos necesitan para luchar contra los talibanes?

Historia y datos sobre la Operación Libertad Duradera en Afganistán

Las respuestas a estas preguntas determinarán esencialmente el tipo de relación de Estados Unidos con Afganistán y, por extensión, el destino probable del país en el futuro inmediato.

El presidente Joe Biden no quiso abordar ninguna de estas cuestiones el pasado viernes, mostrándose visiblemente frustrado cuando los periodistas le preguntaron. Pero no podrá evitar el tema esta semana. Biden se reúne el jueves con su equipo de seguridad nacional antes de un discurso que pronunciará por la tarde en el que detallará sus planes para la asistencia estadounidense a Afganistán en el futuro.

“La guerra parece estar obligando al gobierno a tomar algunas decisiones rápidas”, dijo Seth Jones, director del Programa de Amenazas Internacionales del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales y autor del libro “In the Graveyard of Empires: America’s War in Afghanistan”.

Un Boeing C-17 Globemaster III de EE.UU. despega de la base Bagram, en Afganistán.

Aunque el gobierno de Biden ha subrayado que mantendrá su compromiso con Afganistán a través de la ayuda diplomática, económica y humanitaria, Jones dijo que “los afganos no han entendido el mensaje. Ven esencialmente el abandono. Eso tiene muchas consecuencias si vemos la fragmentación [de las fuerzas de seguridad afganas]”.

“Si vemos esa fractura, no les va a importar la ayuda financiera de Estados Unidos. No les va a importar este apoyo más allá del horizonte”, añadió, utilizando el término militar para referirse al apoyo desde fuera del país.

Mensajes inconexos

La antena parabólica de color naranja-rojo situada cerca de la pista de aterrizaje de tres kilómetros de la Base Aérea de Bagram seguía girando cuatro días después de que el último vuelo estadounidense despegara a primera hora de la mañana del pasado viernes, uno de los pocos signos de actividad en el extenso complejo que fue el corazón de la presencia militar estadounidense en Afganistán durante dos décadas. Camionetas blancas vacías se sentaban junto a autobuses blancos abandonados, una flota fantasma a la altura de esta ciudad fantasma recién abandonada.

La velocidad de la retirada de Estados Unidos de Bagram cogió a muchos por sorpresa, incluso a los militares afganos. Un oficial afgano de alto rango dijo a la CNN que le habían dado menos de 24 horas para asegurar el perímetro del enorme complejo antes de que se fueran los últimos estadounidenses.

El gobierno de Biden dijo la semana pasada que tardaría hasta dos meses más en retirar las últimas tropas que quedan en Afganistán. Los funcionarios del Pentágono negaron que hubiera una ralentización, pero varios funcionarios dijeron a la CNN que se esperaba que la retirada total se completara a mediados de julio, un cronograma más rápido de lo que ahora parece estar previsto.

Un helicóptero UH-60 Blackhawk de evacuación médica en la provincia de Kandahar, Afganistán, el 22 de agosto de 2011.

Esta semana, el general Scott Miller visitó Bruselas para informar al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, sobre la salida de las fuerzas estadounidenses. Pero varios funcionarios estadounidenses han manifestado a la CNN su frustración con Miller en los últimos pasos de la retirada, lo que ha provocado algunos mensajes inconexos sobre la salida de Bagram y puede haber dañado las relaciones de Estados Unidos con los afganos.

“La forma en que se produjo el traspaso de la base aérea de Bagram parece haber estado muy mal coordinada y esa realidad y percepción no ayuda a los intereses estadounidenses. Es casi un microcosmos de lo que hemos visto en general, y eso es una mala planificación”, dijo Bradley Bowman, director del Centro de Poder Militar y Político del grupo de expertos de la Fundación para la Defensa de las Democracias.

“La verdad es que su éxito es nuestro éxito”, dijo Bowman a la CNN. “Queremos y necesitamos que tengan éxito para nuestros intereses de seguridad nacional”.

El movimiento Talibán, en datos

La lucha está ahora en gran parte en manos de los militares afganos, incluso mientras pierden rápidamente terreno frente a los talibanes, que han avanzado con una narrativa de victoria inevitable, anunciando sus éxitos en Twitter mientras marchan hacia las capitales de múltiples distritos.

Los talibanes ya han tomado más de 100 distritos en Afganistán, incluso en el norte y el noreste, pero aún no han lanzado ataques contra las principales ciudades. El ejército afgano ha retomado algunos distritos, pero los continuos combates hablan de un país que es y seguirá siendo escenario de feroces batallas por el control territorial.

El exembajador de Estados Unidos en Afganistán, Ronald Neumann, dijo que está por ver si las milicias populares se unen a la lucha contra los talibanes, pero “no hay ninguna razón real para que el ejército afgano pierda esas batallas”.
“Tienen las fuerzas, tienen el equipo, así que es una cuestión de moral y liderazgo afgano”, dijo Neumann.

Contratistas

También está la cuestión de la experiencia cuando se trata de que las fuerzas afganas puedan utilizar todo el equipo dejado por Estados Unidos.

Durante 20 años, las tropas estadounidenses lucharon contra Al Qaeda y los talibanes, mientras sus contratistas entrenaban a los militares afganos y mantenían sus equipos.

Unos pocos cientos de contratistas estadounidenses permanecen en Afganistán, en gran parte para apoyar y mantener la flota de helicópteros Black Hawk de la Fuerza Aérea afgana. Estos potentes pero complejos helicópteros dependen del apoyo de los contratistas, sin el cual toda la flota podría quedar en tierra en cuestión de meses.

El Acuerdo de Doha, firmado entre la administración de Donald Trump y los talibanes en febrero de 2020, exigía la salida de estos contratistas, no sólo de las tropas. Aunque el gobierno de Biden criticó el acuerdo, se mantuvo en los términos de la retirada, cambiando sólo el plazo para su finalización.

“La decisión de retirar a todos los contratistas al mismo tiempo que se retiran todas las tropas no fue la decisión correcta”, dijo Lisa Curtis, directora del Programa de Seguridad Indo-Pacífica en el Centro para una Nueva Seguridad Estadounidense, “pero la administración lo reconoce ahora y el Pentágono ha estado buscando una manera de mantener algunos contratistas para ayudar con las reparaciones y el mantenimiento y ayudar con las misiones aéreas”.

EE.UU. entrega base militar en Afganistán 0:55

Curtis, que fue directora del Consejo de Seguridad Nacional para Asia Meridional y Central de 2017 a 2021, dijo que tiene entendido que el gobiernopretende mantener “unos 200 contratistas para realizar el mantenimiento y la reparación de los Black Hawks de EE.UU.”

Estados Unidos ha defendido constantemente el fin de los combates y una resolución pacífica entre los talibanes y el gobierno afgano, pero esa posibilidad parece cada día más remota, ya que las negociaciones en Doha entre ambas partes parecen estar estancadas.

Decisiones finales

Alrededor de 1.000 soldados afganos huyeron a la vecina Tayikistán a principios de esta semana mientras los talibanes ganaban terreno. Decenas de miles de afganos han huido de sus hogares en varias partes del país y han buscado refugio en las principales ciudades, y EE.UU. sigue trabajando en planes para reubicar a 18.000 intérpretes y traductores afganos, junto con sus familias, muchos de los cuales temen por su vida ante las represalias de los talibanes.

Biden se comprometió a finales del mes pasado con el presidente afgano, Ashraf Ghani, a apoyar a las fuerzas afganas con ataques contra los talibanes, según explicaron los funcionarios a la CNN, pero no está claro si Estados Unidos llevará a cabo esos ataques, ni con qué frecuencia, una vez completada la salida de los equipos. Los funcionarios de Defensa también se mostraron escépticos de que los ataques puedan frenar los avances de los talibanes, aunque podrían dar un impulso a corto plazo a la muy necesaria moral de los militares afganos.

Mientras tanto, EE.UU. sigue desarrollando el marco para gran parte del apoyo a la defensa y el trabajo logístico, así como las operaciones antiterroristas, que tendrán que llevarse a cabo desde fuera de Afganistán.

Los Emiratos Árabes Unidos han surgido como una parte de ese plan, según dos fuentes, donde los contratistas proporcionarán mantenimiento y apoyo logístico a al menos parte de la flota de helicópteros de la Fuerza Aérea Afgana.
“Todavía estamos trabajando en cómo serán los apoyos de ese contrato”, dijo el martes el secretario de prensa del Pentágono, John Kirby. “Estamos trabajando activamente en las formas en que ese apoyo contractual puede hacerse a distancia o virtualmente o incluso físicamente fuera del país”.

Un soldado del ejército afgano camina al lado de vehículos MRAP dejados por los militares estadounidenses tras su retiro de la base áerea Bagram en Afganistán, el 5 de julio.

Los funcionarios de Defensa han subrayado que pueden llevar a cabo ataques antiterroristas desde fuera de Afganistán, pero la administración de Joe Biden todavía está en conversaciones con países de la región para maximizar las capacidades de ataque y proporcionar un punto más cercano desde el que reunir información de inteligencia. Mientras tanto, el gobierno y la CIA siguen reconsiderando el proceso y el alcance para autorizar dichos ataques.

El miércoles, el secretario de Defensa, Lloyd Austin, habló con su homólogo turco, Hulusi Akar, en un momento en el que ambos países han intentado llegar a un acuerdo definitivo para asegurar el aeropuerto de Kabul. Los turcos han liderado la misión, pero han pedido ayuda financiera a Estados Unidos y capacidades adicionales.

El aeropuerto es una instalación necesaria para que EE.UU. mantenga una embajada en Kabul, ya que debe haber una forma de trasladar a los diplomáticos dentro y fuera del país. Un alto funcionario de Defensa se mostró “cautelosamente optimista” de que se llegue a un acuerdo, pero es una pieza más de un complejo rompecabezas diplomático, político y militar que aún no se ha resuelto.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up