Una «barrera de burbujas» atrapa los residuos de plástico antes de que lleguen al mar

(CNN) — ¿Qué tienen en común las televisiones viejas, las señales de tráfico, los cascos de moto, las tablas de windsurf y los árboles de Navidad? Todos ellos fueron atrapados flotando en el canal Westerdok de Ámsterdam… por una cortina de burbujas.
La «Bubble Barrier» o «barrera de burbujas» se desarrolló como una forma sencilla de detener la contaminación por plástico que fluye desde los canales hacia el océano. Un compresor de aire envía aire a través de un tubo perforado que atraviesa en diagonal el fondo del canal, creando una corriente de burbujas que atrapa los residuos y los conduce a un sistema de captación.

Según Philip Ehrhorn, cofundador y director de tecnología de The Great Bubble Barrier, la empresa social neerlandesa creadora del sistema, este atrapa el 86% de la basura que, de otro modo, iría a parar al río IJssel y al Mar del Norte.

A petición del municipio de Ámsterdam y de la autoridad del agua de la región, la barrera de burbujas se instaló en octubre de 2019 en menos de cinco horas.

Ehrhorn dice que la idea es atrapar el plástico sin tener una barrera física como una red o una pluma que bloquee el río, lo que podría perturbar la vida acuática o interferir con el transporte marítimo.

Los residuos son llevados a la superficie y conducidos a un sistema de captación.

Para minimizar el ruido, el compresor está situado a 50 metros de la barrera, en un contenedor de transporte reutilizado, y funciona con energía renovable de Ámsterdam.

Ehrhorn afirma que, mientras la cortina de burbujas puede atrapar plásticos de hasta un milímetro de tamaño, el sistema de captación solo retiene objetos de 10 milímetros o más. Según Ehrhorn, las pequeñas especies acuáticas a la deriva pueden quedar atrapadas en la corriente de la cortina de burbujas, pero con el tiempo pueden pasar a través del sistema de captación. Añade que un tercero independiente está evaluando actualmente el movimiento de los peces alrededor de la barrera de burbujas.

«Como un jacuzzi»

Ehrhorn, de origen alemán y con formación en arquitectura naval e ingeniería oceánica, ideó por primera vez la «Bubble Barrier» cuando pasó un semestre en Australia estudiando ingeniería medioambiental. En una planta de tratamiento de aguas residuales, vio cómo se utilizaban las burbujas de oxígeno para descomponer la materia orgánica.

«Era como un jacuzzi», dice Ehrhorn. «Y lo que observé es que parte del plástico que la gente había tirado por el retrete se acumulaba en una esquina». Esta observación dio pie a su tesis y, posteriormente, a la tecnología que hay detrás de la «Bubble Barrier»

El Banco Mundial advierte que la contaminación del agua afecta el crecimiento económico

Sin que Ehrhorn lo supiera, tres mujeres de los Países Bajos estaban trabajando en la misma idea en Ámsterdam. Anne Marieke Eveleens, Saskia Studer y Francis Zoet estaban una noche en un bar discutiendo sobre la contaminación por plásticos cuando observaron las burbujas en sus vasos de cerveza y les llegó la inspiración.

Por casualidad, un amigo de Ehrhorn vio su video de presentación para un concurso en el que se pedían soluciones para eliminar el plástico del medio ambiente.

«Conectamos y descubrimos que teníamos la misma visión y misión», recuerda Ehrhorn. «Así que entregué mi tesis y me trasladé a los Países Bajos al día siguiente». Juntos, los cuatro convirtieron una simple idea en un proyecto piloto de la barrera de burbujas en el río IJssel de Ámsterdam.

Las burbujas guían los residuos al sistema de captación que está abajo a la derecha.

El problema del plástico

Se cree que hasta el 80% del plástico de los océanos procede de los ríos y las costas. Según Ehrhorn, gran parte del plástico del canal Westerdok de Ámsterdam procede de las bolsas de basura que los vecinos dejan fuera de sus casas. Si las bolsas se rompen, el viento y la lluvia pueden arrastrar la basura al canal.

En todo el mundo, 11 millones de toneladas métricas de residuos plásticos llegan a los océanos cada año, donde pueden asfixiar y atrapar a algunas especies acuáticas. Los residuos plásticos de menos de cinco milímetros de longitud, conocidos como microplásticos, también pueden afectar a la vida marina. Los microplásticos, que a menudo se confunden con alimentos, se ingieren y se han encontrado en el zooplancton, peces, invertebrados y sistemas digestivos de los mamíferos.

La ecologista especializada en la conservación de aves marinas Stephanie B. Borrelle es la coordinadora regional para el Pacífico y el mar de BirdLife International. Su investigación sobre la contaminación por plásticos ha revelado que, incluso con los «ambiciosos compromisos establecidos actualmente por los gobiernos», podríamos liberar 53 millones de toneladas métricas de residuos plásticos en los ecosistemas marinos y de agua dulce del mundo para 2030.

Contaminación del mar: hay 14 millones de toneladas métricas de microplásticos en el fondo marino, según un estudio

Como miembro del Grupo de Trabajo sobre Emisiones de Contaminación por Plástico, un equipo de «científicos, expertos en políticas y profesionales de la conservación», Borrelle también ha investigado la llamada «Bubble Barrier».

«Para nosotros fue muy interesante estudiarla, sobre todo porque otros tipos de barreras colocadas en entornos acuáticos pueden ser un poco problemáticas por la forma en que interactúan con el funcionamiento ecológico y los animales que se mueven por ese sistema», dice.

Borrelle tiene algunas reservas sobre la tecnología; se pregunta hasta qué punto el sistema sería adecuado para ríos anchos y en economías en desarrollo, con una bomba que necesita electricidad continua y mantenimiento ocasional, y señala que las burbujas podrían no levantar trozos pesados de plástico.

«Además, si hay mucho tráfico, la acumulación de plástico se verá afectada», afirma Borrelle, y añade que los barcos que atraviesen la barrera podrían arrastrar el plástico.

«Hay ciertas limitaciones, pero, en mi opinión, es una parte importante de las herramientas que tenemos para hacer frente al plástico que ya está en el medio ambiente», dice. «Lo que ocurre con la contaminación por plástico es que no hay una única solución para arreglarla. Una vez que está en el medio ambiente, se trata de intentar eliminarlo desde todos los ángulos posibles».

Por el momento, el equipo de The Great Bubble Barrier trabaja con la autoridad del agua de Ámsterdam y la ONG Plastic Soup Foundation para analizar qué tipo de plástico se ha capturado e identificar sus fuentes, para ayudar a desarrollar nuevas políticas en torno a los residuos plásticos.

La autoridad del agua de Ámsterdam vacía tres veces por semana la cesta del sistema de captación, de 1,8 por 2 metros. El contenido se envía a un procesador de residuos para su clasificación, y los materiales adecuados se reciclan. Ehrhorn afirma que, debido a la pandemia, no han podido medir la cantidad de plástico que ha atrapado su «Bubble Barrier» hasta la fecha.

Solo 20 compañías producen la mitad de los residuos de plástico de un solo uso

La empresa, con ánimo de lucro, tiene previsto instalar más barreras de burbujas en los Países Bajos, Portugal e Indonesia. La empresa afirma que el costo de la instalación y el uso de energía dependen de la ubicación y el caudal del río.

Además de alejar el plástico de nuestros océanos, el sistema podría ayudar a cambiar actitudes. Dado que los residuos dentro del sistema de captación son fáciles de ver para los transeúntes, Ehrhorn cree que ayuda a la gente a darse cuenta de la cantidad de residuos que acaban en nuestras aguas; de este modo, la barrera también actúa como herramienta educativa para desalentar los residuos y la basura.

«Se concentra en la basura que, de otro modo, fluiría sin ser vista e incluso bajo el agua», dice. «Hace aflorar, literalmente, [aquello] que de otro modo nunca se vería».

This content was republished with permission from CNN.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up