¿Saliendo del encierro? Consejos de moda y belleza para un mundo después del aislamiento

(CNN) — A lo largo de la pandemia, muchos de nosotros hemos soñado con cómo sería la vida una vez que el mundo empiece a recuperarse. Mientras nos enfrascamos en nuestros conjuntos de descanso y cambiamos el maquillaje por el cuidado de la piel, fantaseamos con lo ordinario: nuestro primer corte de pelo, el próximo conjunto para una cita nocturna, el uso de lápiz labial sin que se nos corra por toda la mascarilla.

En muchas partes del mundo los cierres empiezan a suavizarse. Países como el Reino Unido y Francia son algunos de los que van a reabrir con cautela en las próximas semanas, mientras que en Estados Unidos, estados desde California hasta Nueva York han levantado ya las restricciones.

Y a medida que la gente se reincorpora a la sociedad, muchos de nosotros estamos revaluando nuestra relación con la moda y la belleza.

Mucho ha cambiado en el último año. Las previsiones de estilo se dejaron de lado, a medida que la comodidad y la facilidad sustituyeron al glamour y la frivolidad. Pero mientras nuestra vida social se redujo, también lo hizo la presión por tener un determinado aspecto, según la psicóloga de la moda Dawnn Karen.

«Antes (buscábamos) la validación externa, mirando a los que controlan la puerta para determinar lo que ponemos en nuestro cuerpo a diario», dijo en una entrevista telefónica. «Ahora nos miramos a nosotros mismos».

Para ayudarte a navegar por el mundo exterior, hemos pedido a cinco expertos que nos den consejos para salir del refugio contra el covid-19 con confianza.

Vístete con alegría

Una serie de tendencias de moda emergentes pueden relacionarse directamente con nuestra salud mental, dice Karen. La moda puede utilizarse para reflejar o levantar tu estado de ánimo, y el renovado interés por el llamado «vestirse con dopamina» habla de esto último. Los colores brillantes, los símbolos de caras sonrientes y el volumen juguetón pueden ayudar a «optimizar el estado de ánimo», según Karen.

Al igual que perderse en un buen libro o ver una película alegre, llevar ciertas prendas puede representar una forma de escapismo.

Señalando el actual resurgimiento de los estilos de los años 2000 y 1970, Karen señaló que vestirse con nostalgia es otra forma de curación.

Los años 70 eran «indicativos de paz, amor y felicidad», dijo, mientras que la moda de los años 90 se definía por su «comportamiento fresco, atrevido y despreocupado».

«Es una forma de controlar nuestro dilema actual, nuestra realidad actual, en la que no sabemos si el covid se acerca o se va, si vamos a salir de la pandemia o no», dijo: «¿Por qué no volver a estos tiempos?».

Estampados vistos en el desfile de primavera/verano 2021 de Dior Womenswear. Crédito: Pascal Le Segretain/Getty Images

Pero además de vestirse para «mejorar el estado de ánimo», como lo llama Karen, algunos recurren a la «ilustración del estado de ánimo», es decir, utilizan la moda para expresar cómo se sienten. Vestirse de una manera que complemente tus emociones puede llevarte a usar ropa de descanso y prendas deportivas cuando te sientas zen, priorizando la comodidad y la calma sobre un estilo llamativo.

«Hay personas que se visten para ser felices y otras que se visten para estabilizar su estado de ánimo», dice Karen, y añade: «Hay que tumbarse en la cama (al levantarse) y preguntarse simplemente: ‘¿Cómo me siento hoy? Y luego determinar: ¿Quieres vestirte para mejorar tu estado de ánimo? ¿O quieres vestirte para estabilizar tu estado de ánimo?».

Por ejemplo, si te levantas sintiéndote un poco frágil emocionalmente, ¿por qué no te vistes pensando en la comodidad? Prueba con tejidos suaves y relajantes al tacto, como la seda o el lino, y opta por siluetas que no restrinjan tus movimientos. Un vestido suelto de seda o algodón en un color alegre puede ser la solución.

OPINIÓN | Ropa usada vs. ropa nueva: la nueva obsesión de la moda

Explora tu lado creativo

Según Marvin Osifo, estilista personal con sede en Sydney, Australia, los hombres también se están volviendo «más creativos» con su moda, saliendo de su encierro con salpicaduras de color, estampados y más accesorios. También ha observado un cambio hacia marcas más aventureras, ya que los compradores hacen caso a los llamamientos de la época de la pandemia para apoyar a las empresas locales e invertir en marcas de nicho en lugar de las marcas de moda rápida más obvias.

«El cierre dio a los hombres tiempo para revisar su armario», dijo por correo electrónico. «Entonces empezaron a pensar en (formas de) actualizar su guardarropa, con algunos estilos, colores y presentación general nuevos».

Modelos masculinos posan durante el desfile de primavera/verano 2021/22 de Etro. Crédito: Vittorio Zunino Celotto/Getty Images

Osifo instó a la gente a alejarse de los básicos y, en su lugar, a «ampliar sus estilos de colores o patrones, así como a abrazar nuevas prendas que no hayan usado antes». Las camisas de fibras naturales, en lugar de las sintéticas, son una norma para los meses más calurosos, pues los materiales menos transpirables, como el nailon y el poliéster, tienden a atrapar la humedad y provocar manchas de sudor, añadió.

Vestirse para las nuevas realidades

Las personas que regresan a su lugar de trabajo pueden tener que equilibrar estas consideraciones con otras normas y expectativas. Pero las cosas pueden haber cambiado notablemente desde la última vez que se preparó para el trabajo, dijo Karen, quien sugirió que la vestimenta de oficina tal como la conocemos cambiará drásticamente. «Creo que los códigos de vestimenta serán más laxos», dijo.

«Se acabará el estilo de traje y corbata de Wall Street», continuó, y predijo un cambio hacia el «estilo de Silicon Valley», con capuchas de Mark Zuckerberg y todo.

La estilista Josephine Eve aconsejó refrescar lo que se sabe sobre «el código de vestimenta y las normas» exigidas en el lugar de trabajo. Las expectativas pueden ser ahora más relajadas de lo que recuerdas. Además de estar atento a las elecciones de los compañeros, echar un vistazo a los estantes de las marcas de moda corporativa, muchas de las cuales han adoptado elementos de athleisure, ropa de descanso y vestimenta casual en colecciones recientes, puede ayudarte a navegar por la nueva normalidad.

Sarah Harris, editora adjunta de British Vogue, lleva un relajado traje de Roksanda Illincic durante la Semana de la Moda de Londres. Crédito: Kirstin Sinclair/Getty Images

Añadir piezas llamativas a los estilos monocromáticos es otra forma de llevar tu personalidad al trabajo, sugiere Eve. Pero siempre hay que «adaptar los atuendos a la situación», advirtió la estilista con sede en Sydney, añadiendo que a algunos de sus clientes les ha resultado difícil salir de su zona de confort de la moda pandémica.

«Tras los confinamientos, mucha gente se quedó atrapada en una ‘rutina de estilo’, en la que les resultaba difícil salir de su cómoda ropa ‘segura’ para entrar de nuevo en territorio desconocido», dijo Eve, y añadió: «Todos hemos pasado por muchos cambios (debido al) covid, y el cambio realmente puede evolucionar y alterar nuestro estilo personal».

Para quienes no sepan por dónde empezar, Eve recomendó experimentar con estilos de mezclilla acampanados y rectos, con tonos neutros de moda como el crema, el avena o el chocolate, y con la «combinación de tonos» (llevar un conjunto del mismo color pero en tonos diferentes). Eve también sugirió despojar el armario de las prendas que «aportan emociones negativas».

Y no solo nuestros lugares de trabajo pueden haber cambiado, sino también nuestros cuerpos. Tanto Eve como Osifo dijeron que los clientes han tenido que ajustarse a sus formas corporales cambiantes, y este último dijo que esto se aplica tanto a los que ganaron como a los que perdieron peso durante el cierre. Para las mujeres, Eve recomendó invertir en vestidos envolventes, piezas que «rozan y no se pegan al cuerpo» y prendas hechas con «telas elásticas y estructuradas que tienen elastano (licra)».

«No importa cuál sea tu forma, o cómo se vea tu cuerpo en este momento, abraza lo que tienes. Y aprende a favorecer la forma y el tamaño de tu cuerpo en el momento presente, en lugar de desear y esperar ese ‘cuerpo perfecto’ (antes) de comprar ropa».

Maquillaje limpio y sencillo

Los bolsos de maquillaje quedaron intactos durante el encierro, y muchos de nuestros regímenes de belleza se limitaron a aplicar el corrector para ir al supermercado o a las reuniones de Zoom. Incluso cuando nos aventuramos a salir de nuevo, el enfoque de «menos es más» puede perdurar, según la maquilladora de celebridades Joy Adenuga, que cuenta entre sus clientes a la creadora de «I May Destroy You», Michaela Coel.

En Londres, Reino Unido, donde se ha restablecido la normalidad en las últimas semanas, la gente ha adoptado un estilo de belleza minimalista, según Adenuga. La gente opta por un «maquillaje limpio y sencillo», añadió, y muchas de sus clientas dan prioridad al cuidado de la piel y piden acudir a dermatólogos.

Una modelo en el backstage de un desfile de Christopher John Rogers durante la Semana de la Moda de Nueva York en 2019. Crédito: Dominik Bindl/Getty Images

«Ahora que las restricciones han comenzado a levantarse, estamos experimentando con el maquillaje de nuevo, aunque con cautela», continuó, diciendo que había «todavía una sensación de inquietud en el aire».

«Todavía no estamos preparadas para ir a tope de glamour por las calles de Londres».

Según Adenuga, el «glamour natural» está a la orden del día, con «un énfasis en el maquillaje de ojos y un toque de color en las mejillas».

Adenuga recomendó utilizar cremas hidratantes con color y correctores más ligeros que bases de maquillaje de gran cobertura para los próximos meses de verano. En Londres, por ejemplo, la gente acudió a los parques con «mejillas doradas y brillantes, complementadas con colorete» en tonos más oscuros, como el cereza y el ciruela, así como el melocotón, el coral y el albaricoque, explicó la maquilladora.

Aunque las ventas de lápiz labial se desplomaron durante la pandemia, parece que la gente vuelve a recurrir a él. El minorista británico Escentuals informó de un aumento del 85% en la demanda en mayo de 2021, volviendo a los «niveles prepandémicos», según la publicación del sector Fashion Network. Una tendencia similar se observa también en EE.UU., donde la empresa de investigación IRI observó un aumento del 80% en las ventas de lápiz labial en abril, en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Incrementan ventas de lápiz labial en un 80%

Según Adenuga, hay que elegir tonos de labios resistentes a las manchas y a las mascarillas. Y se puede conseguir un estilo discreto con lápiz labial mate en «tonos neutros más suaves como el marrón, el topo y el nude», añadió.

Adenuga también dijo que las cejas son «más gruesas y naturales» que antes de la pandemia, posiblemente debido al cierre de los salones de belleza en muchos lugares durante los confinamientos, mientras que las cejas «pluma» también se han convertido en una opción popular. (Adenuga dice que usar «geles para cejas con una punta pequeña» es la mejor manera de domar los pelos de las cejas despeinadas).

Y antes de volver a echar mano de las paletas de sombras de ojos, Adenuga también recomendó realizar una «auditoría de belleza» de tu colección y tirar todo lo que haya caducado.

Refresca y reactiva tu cabello

En los lugares donde se han reabierto las peluquerías, los estilistas han sido bombardeados con citas para recortar los mechones rebeldes de la pandemia, o incluso para arreglar algún que otro desastre capilar inspirado en TikTok.

En Hong Kong (donde el miedo al virus, más que las restricciones legales, mantuvo a la gente alejada de los salones), los clientes que regresaban a menudo se encontraban «confundidos o perdidos» sobre lo que debían hacer con su cabello, dijo Marvin Lin, director creativo de Shhh Salon.

La investigación en línea solo puede ayudar hasta cierto punto. Consultar a un estilista profesional en persona suele ser la mejor manera de obtener recomendaciones adaptadas a la forma de tu cara y a las tendencias actuales, dijo Lin, y añadió: «Estamos en muy buena posición para (dar) consejos».

La modelo Kaia Gerber con un bob corto en el desfile de otoño/invierno de Bottega Veneta en 2020. Crédito: Miguel Medina/AFP/Getty Images

Ella recomendó estilos más cortos, que no solo son adecuados para los meses más calurosos, sino que también te permiten literalmente «cortar el último año». Como el pelo suele crecer 15 centímetros al año, un corte grande ayudará a «refrescar y reiniciar» tu imagen, explicó.

Los efectos del covid-19 en el cabello 0:50

Lin fue testigo de una buena cantidad de crisis capilares durante la pandemia, muchas de las cuales se debieron a la tendencia de usar tintes en casa. Teñirse el pelo en un salón de belleza en lugar de hacerlo en nuestra bañera tiene una serie de ventajas, ya que los estilistas profesionales suelen hacer pruebas en el pelo para asegurarse de que se consigue el color exacto. Lin afirma que en los salones se toman otras precauciones para proteger el cabello y el cuero cabelludo de los clientes.

«Sin esas medidas adecuadas, el pelo, la textura, se estropea totalmente y se vuelve áspero», explica. «Y por no mencionar que (la gente) no pudo conseguir el color que pretendía».

Lin sugirió que los que experimentan sensibilidad y daños en el cabello deberían probar una «desintoxicación del cuero cabelludo» para limpiar la piel sin quitarle sus aceites naturales.

A pesar de los experimentos realizados con colores de neón y puntas escarchadas al estilo de las bandas de los 90, algunos de nosotros volveremos a los peinados más adecuados para la oficina en los próximos meses. Una forma de mantener la creatividad es un peinado que Lin llama «No lo cuentes», que consiste en teñir estratégicamente una sección inferior del cabello con un tono brillante que pueda ocultarse fácilmente cuando te dejes el pelo suelto. Las mechas en contraste son otra buena forma de hacerlo, dice.

Pero, según Karen, muchas de las «reglas estrictas» tácitas a las que antes nos ateníamos han quedado «obsoletas». Tanto si llevamos color en el pelo como si nos vestimos para estar cómodos, hemos desarrollado una nueva relación con nuestra apariencia, «y a su vez», añadió, «hemos desarrollado una nueva relación con nosotros mismos».

This content was republished with permission from CNN.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up