Puede que China no forme parte del G7, pero domina la agenda

(CNN) — Puede que China no forme parte del Grupo de los Siete (G7), el club informal formado por las democracias más grandes y ricas del mundo, pero es probable que su presencia ocupe un lugar destacado en la primera cumbre presencial de la agrupación en casi dos años.
China, y los retos ideológicos que plantea su ascenso, será uno de los temas más urgentes a los que se enfrentarán los líderes del G7 cuando se reúnan en Inglaterra el viernes.

En su primer viaje al extranjero como presidente de Estados Unidos, se espera que Joe Biden intente convencer a sus aliados para que se unan a Washington en la adopción de una postura más dura frente a Beijing por sus acciones en Xinjiang, Hong Kong y el Mar de China Meridional, entre otras áreas.

Biden expande la lista de Trump de empresas chinas en las que no se puede invertir en Estados Unidos

Al presentar su viaje la semana pasada, Biden escribió en el diario The Washington Post que «Estados Unidos debe liderar el mundo desde una posición de fuerza», incluso para hacer frente a las «actividades perjudiciales de los gobiernos de China y Rusia».

En algunos ámbitos, hay indicios de que ya se está formando ese frente unido.

En una declaración conjunta el jueves, Biden y su homólogo del Reino Unido, Boris Johnson, se comprometieron a apoyar una nueva investigación sobre los orígenes de covid-19, incluso en China.

El presidente de EE.UU., Joe Biden, se reúne el jueves con el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, antes de la cumbre del G7 en Cornualles.

El apoyo del Reino Unido, y posiblemente de otros miembros del G7, reforzará la presión de Biden para que se reexamine el origen del virus, incluida la teoría de la filtración del laboratorio. Beijing arremetió contra el llamado de Biden el mes pasado, acusando a Washington de «manipulación política para desviar la culpa».

Reino Unido envía una enorme flotilla naval a una de las zonas de mayor tensión en Asia

Al parecer, en la cumbre también se espera el lanzamiento de una alternativa ecológica impulsada inicialmente por Biden para rivalizar con la iniciativa de China «Belt and Road», cuyo objetivo es apoyar el desarrollo sostenible en los países en desarrollo.

Asimismo, se ha invitado a varios países a participar en la cumbre, entre ellos Australia, que aprovechará la ocasión para buscar apoyo en sus crecientes disputas comerciales con China. El miércoles, el primer ministro de Australia, Scott Morrison, pidió a las naciones del G7 que respalden la reforma de la Organización Mundial del Comercio para hacer frente al creciente uso de la «coerción económica».

Es probable que esta alianza emergente antagonice aún más a Beijing. El jueves, el Ministerio de Asuntos Exteriores de China criticó el plan de Biden de reunir a los aliados en torno a China, acusándolo de «avivar la confrontación».

«Formar grupos, perseguir la política de bloques y formar pequeñas pandillas son acciones impopulares y están condenadas al fracaso. Esperamos que los países relevantes dejen de lado los prejuicios ideológicos y miren a China de forma objetiva y racional», dijo el portavoz del ministerio, Wang Wenbin, en una conferencia de prensa.

Pero, al mismo tiempo, en China crece la opinión de que el G7 es un remanente del pasado y su influencia, junto con la de sus países participantes, está en declive. Esta opinión, promovida con vehemencia por los medios de comunicación estatales del país, se ha visto reforzada por la aparente recuperación económica de China tras la pandemia.

Tampoco pasa desapercibido para los observadores de Beijing el hecho de que es el G7 el que reacciona ante China, en lugar de que China reaccione ante el G7.

«La influencia y el poder (del G7) ya no son dignos de atención. La razón fundamental es que el centro de gravedad económico y político del mundo se ha desplazado hacia el este», decía un artículo de opinión publicado el jueves en el diario estatal Global Times en el que se afirmaba que China está marcando ahora la agenda mundial.

Y aunque las naciones del G7 pueden estar cambiando hacia algo parecido a un frente unido en ciertas áreas, queda por ver si los países estarán dispuestos a arriesgarse a perjudicar las relaciones bilaterales con Beijing.

Los observadores de China citados por el Global Times parecen estar seguros de que las «divergencias fundamentales» de los países del G7 sobre cómo tratar a China «les impedirán tomar medidas sustanciales».

De hecho, mientras el mundo comienza a recuperarse de la pandemia, muchos países occidentales siguen dependiendo como nunca del mercado y las inversiones de China.

Beijing, por su parte, la aprovecha. El día antes de que comenzara la cumbre del G7, China aprobó una ley para contrarrestar las sanciones extranjeras, un gesto simbólico para las naciones occidentales de que sus medidas contrarias, ya sea sobre las cuestiones de Hong Kong, Xinjiang, el comercio o la tecnología, serán respondidas con fuertes represalias.

Foto del día

«Comiéndose el sol»: Un eclipse solar parcial se ve sobre el monte Miaofeng en Beijing el jueves. En el antiguo folclore chino, se creía que un eclipse solar se producía cuando un mítico perro celestial atacaba y devoraba el sol.

Un eclipse solar «anillo de fuego» ilumina el cielo este jueves

La empresa china de viajes compartidos saldrá a la bolsa en Nueva York en medio de las tensiones entre Estados Unidos y China

El gigante chino de los viajes compartidos Didi saldrá a bolsa en Estados Unidos.

La empresa, que ofrece servicios de transporte público, taxi y coche compartido en China, y que también tiene servicios en Brasil, México y otros países, dijo el jueves en un documento público que tiene la intención de cotizar en la Bolsa de Nueva York o en el Nasdaq. La presentación no reveló cuánto planea recaudar la empresa en la oferta pública inicial.

Aunque Didi dice que opera en 15 países, más del 93% de sus ventas proceden de China. Desde hace años, es el servicio de transporte compartido dominante en el país, con unos 377 millones de usuarios activos anuales en China y 13 millones de conductores activos.

Uber, Cabify, Beat, Didi… las apps más usadas para transportarse en Latinoamérica y España

La cotización de Didi en EE.UU. es notable en medio de las actuales tensiones entre EE.UU. y China. Muchas de las principales empresas tecnológicas de China cotizan en Nueva York, como Alibaba, JD.com y Pinduoduo, pero el entorno se ha vuelto mucho más volátil. En los últimos dos años, una avalancha de empresas chinas que cotizan en Wall Street han llevado a cabo cotizaciones secundarias en Hong Kong para poder echar raíces más fuertes cerca de casa, alegando el empeoramiento de los obstáculos regulatorios.

Didi reconoció los riesgos en su prospecto, escribiendo que se han producido «mayores tensiones en las relaciones económicas internacionales». Mencionaba las disputas entre Estados Unidos y China sobre el comercio, covid-19 y Hong Kong, entre otras cuestiones.

«Dichas tensiones entre Estados Unidos y China, y cualquier escalada de las mismas, pueden tener un impacto negativo en las condiciones generales, económicas, políticas y sociales de China y, a su vez, afectar negativamente a nuestro negocio, situación financiera y resultados de las operaciones», dijo la empresa.

— De Jill Disis y Pamela Boykoff

En Asia

La Junta Militar de Myanmar acusó a la depuesta líder civil Aung San Suu Kyi de corrupción, lo que se suma a una serie de causas judiciales contra la que fuera galardonada con el Premio Nobel de la Paz.
Al menos nueve personas murieron cuando un edificio de cinco plantas en proceso de demolición se derrumbó sobre un autobús en Corea del Sur este miércoles.
Una filial afgana de ISIS se ha atribuido la autoría de un atentado contra la organización benéfica internacional de desminado Halo Trust, que dejó 10 muertos y 16 heridos el martes en Afganistán.
Los cárteles de la droga de Asia se adaptaron rápidamente a la pandemia de 2020, inundando los mercados con narcóticos sintéticos por valor de decenas de miles de millones de dólares, incluso cuando la economía mundial se paralizó, según un nuevo informe de las Naciones Unidas.

Los uigures viven en un «infierno distópico», según un nuevo informe de Amnistía

El grupo de derechos humanos Amnistía Internacional ha reunido lo que, según la organización, son nuevas pruebas del internamiento y la tortura generalizados de grupos minoritarios musulmanes en la región de Xinjiang, en China, en uno de los informes más detallados que se han elaborado hasta ahora sobre los presuntos abusos de derechos humanos cometidos por Beijing.

Con base en entrevistas con más de 50 personas detenidas en campos de internamiento de toda la región, el informe de 160 páginas afirma que existe una «base fáctica» para concluir que el gobierno de China está cometiendo crímenes contra la humanidad.

Los investigadores de Amnistía acusan al gobierno de China de encarcelar a sus ciudadanos en violación del derecho internacional, así como de torturar y perseguir al pueblo uigur, de mayoría musulmana, de la región.

Los testimonios de antiguos detenidos incluidos en el informe denuncian palizas y duros castigos por infracciones menores percibidas.

«Las autoridades de China han creado un infierno distópico a una escala asombrosa en la región autónoma uigur de Xinjiang», afirmó Agnes Callamard, secretaria general de Amnistía Internacional, en un comunicado tras la publicación del informe.

Callamard dijo que las presuntas acciones de Beijing en Xinjiang deberían «sacudir la conciencia de la humanidad».

Sin embargo, Amnistía no llegó a calificar las acciones de Beijing en Xinjiang de «genocidio», lo que diferencia a la organización de numerosos gobiernos occidentales, incluido el de Estados Unidos.

Persecución de los uigures no se detiene en la frontera china 4:18

Beijing ha negado repetidamente las acusaciones de estar cometiendo crímenes contra la humanidad, afirmando que sus campos son «centros de formación profesional» diseñados para combatir la pobreza y el extremismo islámico en Xinjiang.

Pero en su informe, los investigadores de Amnistía afirman que el verdadero objetivo del gobierno de China en Xinjiang es borrar la identidad cultural y religiosa de los grupos minoritarios de la región y, en su lugar, «inculcar por la fuerza una nación china secular y homogénea y los ideales del Partido Comunista».

«Ni una sola persona (en mi pueblo) puede rezar ahora. Es porque el gobierno está en contra de la religión. Están en contra de los musulmanes», manifestó un exdetenido a Amnistía para su informe.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up