La mujer que pasó la cuarentena sola en el Ártico

(CNN) — Para la mayoría de nosotros, la pandemia ha significado una soledad forzada. Pero para otros, ha sido la oportunidad de ir a buscar esa soledad. ¿Y dónde mejor hacerlo que en el Círculo Polar Ártico?

De hecho, Valentina Miozzo dio un paso más. Se mudó al extremo norte de Noruega –dentro del Círculo Polar Ártico–, no solo a mitad de la pandemia, sino justo cuando las noches polares de 24 horas estaban en el horizonte. Fue un bautismo de fuego, pero a ella le gustó.

«Diciembre y enero fueron dos meses de oscuridad», dice.

Miozzo, de la región de Emilia Romagna, en el norte de Italia, había visto su vida trastocada por la pandemia.

Una guía de naturaleza y caminatas, que acompañó a italianos en viajes al extranjero, también escribió en su blog sobre viajes sostenibles en Italia, y dirigió el popular blog Viaggiare Libera. «Todo estaba concentrado en el turismo», dice. «Mi vida siempre la pasé viajando, estaba fuera de casa unos seis meses al año».

Hasta que llegó la pandemia. Como muchos otros en la industria de viajes, la vida de Miozzo se detuvo bruscamente.

Incapaz de trabajar, continuó escribiendo en blogs y haciendo trabajo promocional en línea. Pero después de que Italia atravesó uno de los confinamientos más duros del mundo y emergió en el verano de 2020 con el virus aparentemente bajo control, sus pies comenzaron a sentir picazón nuevamente.

Entonces, cuando fue contactada a través de Instagram en septiembre, con una oferta para ir al Círculo Polar Ártico para administrar una casa de huéspedes, apenas parpadeó.

«¿Estaba asustada? No, lo vi como una hermosa oportunidad para visitar lugares que quizás nunca hubiera elegido por mi cuenta», dice.

«Como ya no podía hacer mi trabajo de viajes, esta era una forma de viajar y vivir otra realidad, de una manera más estática, por supuesto, pero en una parte del mundo que no conocía y que me fascinaba».

En dos días, ella había aceptado; un mes después, llegó a Kongsfjord, a unas 3.862 kilómetros al norte de su antigua casa cerca de Módena en Italia.

Las diferencias no pueden ser mayores. Módena es una ciudad de 185.000 habitantes conocida por su gastronomía, comida con estrellas Michelin (Massimo Bottura tiene su sede ahí) y la catedral del siglo XII.

Kongsfjord, por otro lado, tiene solo 28 habitantes y no tiene arquitectura medieval.

«El supermercado más cercano está a 40 kilómetros», dice Miozzo. “El hospital más cercano está a casi 321 kilómetros y el aeropuerto, obviamente es pequeño y local, está a 64 kilómetros”.

«En invierno, había vientos de 120 km/h y hielo por todas partes, por lo que es difícil moverse». Los residentes se aventuran a ir a la tienda de comestibles cada una o dos semanas, siempre que las carreteras estén despejadas. La ruta hacia el aeropuerto y el supermercado en Berlevåg es una carretera costera sinuosa, bordeada de acantilados; con mal tiempo, es intransitable.

Noches oscuras, muy oscuras

Valentina Miozzo se mudó a Kongsfjord en octubre de 2020. Foto: Valentina Miozzo/ViaggiareLibera

«No tenía ninguna expectativa, no las creé a propósito, ya que tenía curiosidad por descubrir», afirma. Sin embargo, sí tenía una idea de lo que le esperaba: «Sabía que me dirigía a un lugar muy, muy aislado, me habían advertido. Sabía que era extremo y sabía que estaba en la tundra ártica, pero nunca había estado en Noruega».

«Poco después de mi llegada, llegaron las noches polares».

Sin embargo, dispuesta a cualquier cosa, no la perturbaba la oscuridad 24 horas al día, 7 días a la semana.

«Fue una experiencia increíble, vivir dos meses completamente en la oscuridad. No fue perturbador, de hecho, es más difícil vivir con la luz».

Sí, esa luz solar 24 horas al día, 7 días a la semana. Desde mediados de mayo hasta mediados de julio, Kongsfjord está bañado por el sol de medianoche. «No hay puesta de sol durante dos meses y el cuerpo no acepta que es de noche cuando sale el sol, por lo que es más difícil dormir», dice.

«Pero aparte de eso, no es molesto; de hecho, es una hermosa forma de vida».

De hecho, dice que el clima extremo le enseñó algo extremadamente importante.

“Cuando fui a países cálidos, tomas energía del exterior, de otros, del clima, de la atmósfera. Estás interactuando con otras personas y está el sol.

«Cuando te encuentras en un lugar como este, completamente aislado, lo que aprendes a hacer es encontrar energía en ti mismo. Y es un descubrimiento asombroso, especialmente cuando no hay luz durante dos meses y necesitas despertarte».

Kongsfjord intercultural

Las casas de Kongsfjord están muy lejos de ser las de su Italia natal. Foto: Valentina Miozzo/ViaggiareLibera

Entonces, ¿qué tipo de personas eligen vivir una forma de vida tan extrema?

Miozzo llama a la población de 28 habitantes de Kongsfjord «multicultural», con alemanes, letones, italianos y tailandeses que viven juntos con los lugareños y se comunican en inglés. «Todos fueron muy acogedores y encantadores conmigo», dice.

Se vinculó especialmente con otra mujer italiana que trabaja en el B&B (hospedaje con desayuno), Eugenia, y dice que, a pesar de la población cosmopolita de Kongsfjord, algunas cosas no cambiaron. «Tal vez sea un estereotipo que los italianos tendemos a ser mucho más ruidosos y gesticulamos cuando hablamos, y ellos no. Definitivamente noté [una diferencia en] nuestro estilo de comunicación».

Un lugar diferente a cualquier otro

Miozzo dice que los habitantes de Kongsfjord se convirtieron en una familia para ella. Foto: Valentina Miozzo/ViaggiareLibera

No es la primera vez que Miozzo pasa períodos prolongados en el extranjero; pasó tres años en Londres hace 18 años. Pero más recientemente, se ha concentrado en climas más cálidos, pasando tres meses en India, Indonesia y Senegal, así como un año en el sudeste asiático. Lo que hace que su decisión de llegar al Ártico sea aún más sorprendente.

Pero ella dice que es imposible comparar el Ártico con cualquier otro lugar, porque simplemente no es como en ningún otro lugar. De hecho, cuenta que el norte de Noruega es un mundo diferente al sur del país.

“El clima, la luz, la oscuridad, todo es diferente. Aquí, es una tundra real. Los árboles no crecen, es un paisaje realmente salvaje. Tenemos zorros rojos y árticos, y renos por todas partes».

«Hay ballenas, delfines, orcas y muchas aves marinas; es conocido por su observación de aves. Y hay focas, que son hermosas».

«No he vivido en Noruega. He vivido en la tundra ártica».

La tundra también estaba libre de covid-19. Todavía no ha habido un solo caso de covid-19 en Kongsfjord, y aunque las ciudades de Noruega estaban sometidas a restricciones, el aislamiento extremo en la aldea significaba que la vida podía continuar con normalidad.

«No usé un cubrebocas durante siete meses», dice Miozzo.

La reapertura

Kongsfjord en verano se ve muy diferente que en invierno. Foto: Valentina Miozzo/ViaggiareLibera

La apertura de los viajes a medida que la pandemia está bajo control preocupa a Miozzo.

“Antes de la pandemia había una especie de turismo vinculado al exhibicionismo, y su presencia en las redes sociales”, afirma.

«Necesitabas demostrar que estás en el extranjero, así que te harías una selfie con un tigre o un indígena. Viajar estaba perdiendo su significado como instrumento de crecimiento personal, de autodescubrimiento».

«Y el distanciamiento físico tiene que ver con el miedo, no solo de estar infectado, sino también de contagiar. Por lo tanto, definitivamente influirá en las interacciones que tendremos con las personas en un lugar ahora. Cosas como abrazar son parte de la interacción humana normal así que lo haremos menos y probaremos otra forma de comunicarnos y de transmitir nuestro interés por otra cultura».

«Definitivamente cambiará nuestra forma de viajar, pero tendremos que ver exactamente cómo».

Como bloguera de viajes sostenibles, ha estado impulsando el turismo «lento» desde 2007, y espera que otro efecto secundario de la pandemia sea que nos demoremos más y nos movamos más lentamente cuando viajamos. Y cree que la forma en que vemos el turismo natural y al aire libre podría cambiar.

«Deberíamos tener más conciencia de lo poderosa que es la naturaleza ahora que la hemos visto en la pandemia, y eso debería hacernos pensar en los humanos como una parte integral de la naturaleza, no como algo para ir a ver como un museo, o simplemente usar», dice ella.

«Más bien, deberíamos estar en contacto con ella, respetarla, preservarla. Salvarla».

¿Vida ártica para siempre?

Miozzo aprendió a moverse como los lugareños. Foto: Valentina Miozzo/ViaggiareLibera

El período oficial de Miozzo en la casa de huéspedes terminó hace dos meses, pero su tiempo en el Ártico causó tal impresión que se quedó en Kongsfjord, alquilando una casa en su lugar. «Ha sido hermoso estar aquí», dice. Pero ahora se está preparando para irse, al menos temporalmente.

No es que vuelva a Italia. En cambio, compró un automóvil junto con Eugenia, y se dirigen al norte hacia el ultra remoto archipiélago de Svalbard, el asentamiento habitado más septentrional del planeta durante todo el año, ubicado a solo 1.046 kilómetros debajo del Polo Norte, donde los humanos comparten las calles con osos polares. Después de un mes viajando ahí, se dirigirán hacia el sur, a las islas Lofoten, donde trabajarán en otra casa de huéspedes.

¿Y después de eso? «He creado hermosas relaciones y solidaridad con la gente de Kongsfjord; es como si hubiéramos creado una familia, ahora estoy vinculada a ellos, así que definitivamente regresaré en el futuro para visitarlos», afirma.

Para el otoño, ve regresar a su trabajo de guía, por lo que está pensando en volver a Italia. Aunque como ella lo dice, suena desgarrada.

«En realidad, no lo sé, podría pasar cualquier cosa», asegura.

«Elegí mi carrera por esta razón: puedo trabajar viajando. Y siempre he dejado las puertas abiertas a lo que la vida me ofrece».

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up