Gobierno español indulta a líderes independentistas en Cataluña. ¿Cómo se llegó hasta aquí?

(CNN Español) — El gobierno de España concedió un indulto a los nueve condenados en el llamado “juicio del Procés”, el caso seguido a los líderes del proceso que en 2017 buscó la independencia de Cataluña con un referendo que fue declarado ilegal tanto por el gobierno central como por la justicia.

El presidente del Gobierno Español, Pedro Sánchez, anunció sus intenciones el lunes en el Gran Teatro del Liceu, un lugar emblemático de Barcelona, durante la conferencia «Reencuentro: un proyecto de futuro para toda España”.

Policías y manifestantes se enfrentan en Cataluña durante protestas por la detención del rapero Pablo Hasél

El martes el Consejo de Ministros aprobó el indulto propuesto por Sánchez. Pablo Casado, diputado y presidente del Partido Popular, anunció que recurrirá la medida ante la justicia.

El Tribunal Supremo de España había dictado en octubre de 2019 condenas de hasta 13 años para nueve líderes indepedentistas catalanes involucrados en su mayoría en el gobierno catalán durante el Procés, con cargos tales como sedición y malversación de fondos. El indulto los eximirá de cumplir las penas en prisión, pero no levantará a inhabilitaciones.

El presidente del gobierno de España, Pedro Sánchez.

Sánchez dijo que los indultos apuntan a fomentar la reconciliación entre Cataluña y el resto de España.»Es lo mejor para Cataluña y para España y está de acuerdo con la Constitución española», dijo Sánchez en un comunicado televisado a nivel nacional. «El gobierno trabajará por el entendimiento y no por la confrontación».

¿Cómo comenzó todo?

En octubre de 2017 la Generalitat de Cataluña, liderado por Carles Puigdemont, convocó un referéndum para declarar la independencia de esta región al noreste de España.

Se trata de un conflicto de larga data: en el día nacional de Cataluña, el 11 de septiembre, se recuerda cuando el ejército del rey Felipe V capturó Barcelona en 1714.

El primer estatuto de autonomía de Cataluña fue aprobado en 1932, pero durante la dictadura de Francisco Franco ésta fue reprimida e incluso se prohibió el uso de la lengua catalana.

Un segundo estatuto de amplia autonomía siguió en 1979, cuatro años después de la muerte de Franco y durante la transición democrática en España. Al mismo tiempo, los catalanes votaron en mayoría (90%) a favor de la Constitución española de 1978.

Aunque en 2006 el gobierno español apoyó el pedido de Cataluña de tener más poderes y control financiero, y reconoció por primera vez su estatus de “nación”, cuatro años después la Corte Constitucional anuló ese estatus. Argumentó que aunque existe una “nacionalidad” catalana, Cataluña en sí misma no es una nación.

Manifestantes a favor de la independencia durante la campaña rumbo al referéndum en Cataluña de 2017. (Crédito: Dan Kitwood/Getty Images)

Luego de la crisis financiera iniciada en 2009, la campaña por la independencia de Cataluña, una de las regiones más ricas de España, cobró impulso debido al hundimiento de la economía española.

Específicamente, la Generalitat planteó un régimen financiero propio -similar al que gozan las comunidades del País Vasco y Navarra- aludiendo al argumento de que Cataluña aporta mucho más a España de lo que recibe.

En una votación simbólica en Cataluña llevada adelante en 2014, solo votaron el 32% de las personas habilitadas para hacerlo: de ese total, el 80% de los votantes apoyaron la secesión completa de España.

Con una participación de aproximadamente el 42% de la población, más de 2,5 millones de personas acudieron a votar en el referéndum del 1 de octubre de 2017 y el apoyo a la independencia obtuvo el 90% de los votos, según informó el gobierno catalán.

En medio de fuertes protestas, el máximo tribunal de España había declarado ilegal, bajo la Constitución española, la celebración misma de la consulta. Pero la Generalitat siguió adelante de todas formas.

El gobierno español envió además miles de agentes de la policía nacional antes de las votaciones. Casi 900 personas resultaron heridas en los choques.

El depuesto vicepresidente catalán Oriol Junqueras. (Crédito: GABRIEL BOUYS/AFP/Getty Images)

En tanto el parlamento catalán respondió luego votando a favor de la declaración de la independencia de Cataluña a finales de octubre 2017.

¿Cómo reaccionó Madrid?

El entonces presidente del gobierno de España, Mariano Rajoy, invocó el artículo 155 de la Constitución española para anular la autonomía de Cataluña y destituir al gobierno de la Generalitat de Cataluña.

José Manuel Maza, fiscal general de España, anunció en noviembre que presentaría cargos por presuntos delitos de rebelión y sedición contra el depuesto presidente de el gobierno catalán, Carles Puigdemont, además de todos los miembros de su gabinete y otros líderes regionales.

Pero Puigdemont y otros cuatro exconsejeros de su gobierno viajaron ese mismo día a Bélgica, dónde se entregaron a las autoridades de ese país para evitar ser arrestados en España.

Cómo se desató la crisis de la independencia en Cataluña 1:37

“No estoy aquí para pedir asilo político. Estoy aquí en Bruselas como la capital de Europa. Estoy aquí con el fin de actuar con libertad y seguridad”, dijo Puigdemont en declaraciones a la prensa.

¿Quiénes fueron condenados a prisión?

El juicio contra el resto de su gobierno continuó en España y en octubre de 2019 se dictó sentencia contra nueve líderes independentistas catalanes por el delito de sedición, condenándolos a prisión, mientras que otros tres quedaron en libertad y fueron condenados a pagar una multas.

Se trató del exvicepresidente de Cataluña, Oriol Junqueras, (13 años de prisión y 13 años de inhabilitación); los exconsejeros Raül Romeva, Jordi Turull y Dolors Bassa (12 años de prisión y 12 de inhabilitación); la expresidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell (11 años y 6 meses de prisión y mismo período de inhabilitación); los ex consejeros Joaquim Forn y Josep Rull (10 años y 6 meses de prisión y mismo período de inhabilitación; los activistas Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, (9 años de prisión y mismo período de de inhabilitación)

El depuesto presidente de Cataluña Carles Puigdemont huyó a Bélgica tras el fallido referendum de independencia del 1 de octubre.

Todos los condenados rechazaron los cargos presentados en su contra «por no ser los hechos constitutivos de delito alguno», de acuerdo al fallo de la justicia española.

En Twitter y desde Bélgica, donde aún reside, Puigdemont reaccionó en aquel momento a las sentencias: «100 años de prisión en total. Una barbaridad. Ahora más que nunca, a su lado y al de sus familias. Toca reaccionar, como nunca. Por el futuro de nuestros hijos e hijas. Por la democracia. Por Europa. Por Cataluña».

Se registraron, además, nuevas protestas, cortes de autopistas y choques entre partidarios por la independencia y la Policía.

Posiciones a favor y en contra de la independencia

Uno de los principales argumentos a favor de la independencia catalana es el económico. El partido Esquerra Republicana, uno de los impulsores del Procés, asegura que la creación de un estado catalán es necesario para asegurar el bienestar de la población, señalando que esto permitiría a los catalanes acceder a sus propios recursos y solucionar el desequilibrio impositivo con España: desde hace años, la región se queja de contribuir más de lo que recibe.

¿Es buena idea que Cataluña se independice? 12:36

Otro argumento esgrimido refiere a una falta de identificacón con España y al hecho de que Cataluña sería una nación distinta con su propia historia, cultura y lenguaje.

Entre las razones para oponerse a la independencia, está precisamente la identificación con España.

«Soy catalana y española. No quiero que la sociedad catalana se rompa como está ocurriendo ahora. Vivíamos muy bien, el pueblo catalán unido, y han convertido las cosas en lo que puedes ver, lo que has visto en las últimas semanas», decía en 2017 Susana Andrés, de 45 años, a CNN.

También el argumento económico es tomado por quienes se oponen a la independencia. «Sería un desatre», decía Carlos, de 57 años, dueño de un negocio con proveedores en España y Europa, donde la Unión Europea señaló que no reconocería la independencia catalana.

«Siento una división brutal, siento que aquellos que no son independentistas son señalados. Y no olvidemos que (los que votaron) son 2 millones –Cataluña tiene 7 millones. Pero ellos son los que hacen más ruido», señalaba.

El «reencuentro» buscado por el gobierno de España

Sánchez, actual presidente del gobierno español, anunció este lunes que propondrá el martes al Consejo de Ministros, donde se espera que sea aprobado de acuerdo a la ley vigente de 1870, conceder el indulto a los nueve condenados, casi un año y medio después de sus sentencias.

Pensando en el espíritu constitucional de concordia, mañana propondré al Consejo de Ministros conceder el indulto a los nueve condenados en el juicio del Procès. La democracia española va a dar un gran paso para que se produzca un #reencuentro que es necesario y es urgente. pic.twitter.com/DR2NxJVbh1
— Pedro Sánchez (@sanchezcastejon) June 21, 2021

«La democracia española va a dar un gran paso para que se produzca un reencuentro que es necesario y es urgente», dijo Sánchez durante una conferencia dictada desde el Gran Teatro del Liceu de Barcelona.

Sánchez, que busca poner fin a una de la crisis política que lleva ya más de tres años y ha sacudido a España, dijo que el indulto «no cuestiona ni revoca una sentencia» y que se realiza por motivos de «equidad, justicia o utilidad pública».

«La razón de los indultos que vamos a aprobar es su beneficio para la convivencia», dijo.

Mientras tanto, una encuesta reciente realizada por el Centre d’Estudis d’Opinió (CEO) de la Generalitat indica que el 47,7% de los catalanes se muestra en contra de la independencia, mientras que el 44,5% dice estar a favor.

Con información de Angela Dewan, Vasco Cotovio, Hillary Clarke, Tim Lister, Pau Mosquera, Laura Perez Maestro y Mar Pichel.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up