Cubanos lo arriesgan todo para entrar a Estados Unidos

Orozco, Cuba (CNN) — Los cuatro migrantes cubanos bajaron del barco de la Guardia Costera de EE.UU. parpadeando y luciendo aturdidos bajo el ardiente sol del Caribe. Arriesgaron sus vidas para cruzar el Estrecho de la Florida para ir a Estados Unidos, tan solo para ser detenidos en el mar y devueltos a Cuba.

Un equipo de funcionarios de Cuba se reunió con los migrantes en un muelle desierto y en ruinas a unos 86 kilómetros al oeste de La Habana. Los migrantes salieron del barco con trajes de plástico y máscaras para evitar la propagación del coronavirus, llevando sus pertenencias en bolsas de basura negras.

Una mujer se aferraba a su hija de ocho meses, a la que llevó consigo en el peligroso e ilegal viaje. Les tomaron la temperatura y les dijeron que pasarían las próximas dos semanas en un centro de aislamiento del gobierno de Cuba como precaución ante la pandemia.

La economía de la isla, gobernada por el régimen comunista, se ha visto afectada tanto por la pandemia como por el aumento de las sanciones impuestas por Estados Unidos.

Mientras los inmigrantes eran conducidos al centro de aislamiento, el buque guardacostas abandonaba las aguas cubanas. Pronto, otro como éste probablemente regresará con más aspirantes a inmigrantes.

Estados Unidos y Cuba lidian con el mayor número de migrantes cubanos que salen de la isla en barco desde 2017, cuando el entonces presidente Obama, en los últimos días de su presidencia, eliminó la política de «pies mojados, pies secos» que permitía a los cubanos que llegaban a Estados Unidos quedarse en el país.

En el año fiscal 2021, la Guardia Costera de Estados Unidos informó de la intercepción de casi 500 cubanos en el mar. Durante el mismo período, el sector de Miami de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos dijo a CNN que había aprehendido a 124 migrantes cubanos.

En el año fiscal 2019, la Guardia Costera interceptó 313 migrantes cubanos y en 2018 solo 259.

OPINIÓN | Biden deberá dejar de seguir siendo Trump en su política hacia Cuba

Aunque el aumento es muy inferior a la crisis de los balseros de los años 90, cuando miles de cubanos se lanzaron a los mares, o al éxodo del Mariel Boatlift, todavía son más los cubanos que intentan ahora el peligroso viaje a través del Estrecho de Florida.

La economía de la isla gobernada por los comunistas se ha visto afectada tanto por la pandemia como por el aumento de las sanciones impuestas por Estados Unidos. El aumento de la migración ilegal también se produce en un momento en que las relaciones entre Estados Unidos y Cuba están en su punto más bajo en años. El gobierno de Donald Trump promulgó algunas de las medidas económicas más duras contra Cuba en décadas, y hasta ahora, la administración de Joe Biden no parece dispuesta a levantarlas.

«A pesar del retroceso en las relaciones, la Guardia Costera de Estados Unidos y la Guardia de Fronteras mantienen una cooperación que es estable y funcional», dijo Yoandry Castro Fernández, un mayor de la Guardia de Fronteras de Cuba, que participó en la entrega de los migrantes.

Muchos de los cubanos intentan hacer el viaje de 145 kilómetros en embarcaciones frágiles, conocidas como «rústicos».

La gente camina cerca de un mural que representa una bandera cubana en La Habana, el 16 de abril de 2021.

«Realmente no cumplen las normas de navegación», dijo Castro. «Ponen en riesgo la vida de las personas, llevan demasiada gente a bordo. Luego hay tráfico de personas con lanchas rápidas y también sobrecargan esas embarcaciones para ganar más dinero».

Funcionarios de EE.UU. y Cuba afirman que los traficantes de personas cobran 10.000 dólares por persona para sacar a los migrantes cubanos de la isla en lanchas rápidas abarrotadas. Los que no tienen familiares en Florida para pagar las exorbitantes tarifas de los traficantes a veces venden todo lo que poseen.

Han empezado a aparecer anuncios en internet en Cuba, ofreciendo casas «con todo dentro».

Mientras los cubanos se enfrentan a meses de encierro, a largas colas para conseguir comida, a la práctica inexistencia de turismo y al corte de las remesas familiares procedentes de Estados Unidos, muchos han decidido que simplemente ya no tienen nada que perder.

En junio, cuatro migrantes cubanos a bordo de una balsa fueron rescatados por pescadores mexicanos tras nueve días en el mar, cuando las corrientes marinas los alejaron de Estados Unidos hasta la península de Yucatán.

En mayo, la Guardia Costera de Estados Unidos recuperó a ocho cubanos del agua y dos cadáveres después de que su embarcación volcara cerca de Key West. Después de buscar por aire y por mar un área de aproximadamente 22.900 kilómetros cuadrados durante más de 123 horas, la Guardia Costera suspendió la búsqueda de otras 10 personas desaparecidas, que nunca fueron encontradas.

En abril, los guardacostas encontraron a dos cubanos en el Estrecho de Florida que intentaban llegar a Estados Unidos a bordo de tres tablas de pádel que habían amarrado juntas.

La Guardia Costera de EE.UU. reporta desaparición de 10 cubanos a bordo de una balsa

El gobierno de Biden está revisando los cambios realizados en la política hacia Cuba por el expresidente Trump.

En marzo, al menos cinco cubanos murieron después de que la embarcación de un presunto contrabandista que transportaba a cerca de 20 personas volcara al salir de la isla.

Yuliet, originaria de la ciudad costera de Caibarién, Cuba, donde los residentes parecen conocerse todos, dijo a CNN que su hermano Pedro Ángel estaba a bordo de ese barco y que su cuerpo nunca fue encontrado.

«Lo que queremos es saber. Tener alguna noticia, aunque sea dura, pero por lo menos saber qué pasó con él», comentó. «Que encuentren su cuerpo como mínimo».

Cordes dijo que su hermano tenía la esperanza de ir a Estados Unidos para encontrar trabajo y reunirse con sus familiares allí.

Pero, para los cubanos, viajar legalmente a Estados Unidos se ha vuelto más complicado, si no completamente imposible.

En 2017, la embajada de Estados Unidos en La Habana suspendió los servicios de visado en Cuba tras una serie de inexplicables incidentes sanitarios en los que se vieron implicados diplomáticos de Estados Unidos. Ahora los cubanos tienen que viajar a otros países para solicitar un visado para visitar o emigrar a Estados Unidos. A raíz de la pandemia, solicitar un visado para EE.UU. se convirtió en una odisea aún mayor después de que Cuba redujera los vuelos internacionales y muchos países de la región entraran en cuarentena.

Según cifras del gobierno de EE.UU., más de 100.000 cubanos no han podido obtener sus visados para viajar al país desde septiembre de 2017, cuando se suspendieron por primera vez los servicios de visado.

El gobierno de Joe Biden está revisando los cambios realizados en la política hacia Cuba por el expresidente Trump, pero también ha dicho que mejorar las relaciones con La Habana no es una prioridad inmediata.

Al ser cuestionada por Univisión en junio sobre el aumento del número de cubanos que salen de la isla en barco, la vicepresidenta Kamala Harris dijo que «parte del desafío que nuestra administración ha enfrentado es que bajo el gobierno anterior, hubo cuatro años de deterioro de nuestro sistema de inmigración. Y por ello, estamos en el proceso de reconstruirlo… Siempre nos comprometeremos a ser un refugio seguro para quienes huyen de un peligro».

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, habla con miembros de los medios de comunicación a su llegada al aeropuerto internacional de El Paso, Texas.

Pero funcionarios cubanos le dicen a CNN que en sus limitadas comunicaciones con funcionarios de Estados Unidos, el gobierno de Biden ha expresado su preocupación por la posibilidad de una nueva crisis de balseros.

«Ellos han reconocido que ven los números, han reconocido que es un problema. Se lo hemos expresado, pero eso es todo», dijo Carlos Fernández de Cossío, Director General de Asuntos de EE.UU. del Ministerio de Asuntos Exteriores de Cuba.

En medio de la congelación de las relaciones, Cossio dijo que EE.UU. y Cuba no se han reunido para discutir la migración en casi tres años
«La tendencia está ahí», dijo. «Las dificultades que tiene Cuba hoy no las ha enfrentado en más de una década. Así que la receta está ahí para una migración descontrolada a través del océano. Algo que queremos evitar, algo que creemos que podemos evitar».

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

This content was republished with permission from CNN.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up