China dice que los niveles de radiación son normales alrededor de la planta de energía nuclear de Taishan después del reporte de una fuga

Hong Kong (CNN) — China dijo el martes que los niveles de radiación alrededor de la planta de energía nuclear de Taishan son normales, luego del informe exclusivo de CNN de que el gobierno de Estados Unidos estaba evaluando una fuga reportada en la instalación.

«No hay anomalías en el entorno de radiación alrededor de la planta de energía nuclear. Su seguridad está garantizada», dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Zhao Lijian, en una rueda de prensa en Beijing.

El lunes, CNN informó que la compañía francesa que ayuda a operar la planta nuclear en la provincia sureña de Guangdong había advertido a Washington de una «amenaza radiológica inminente».

La advertencia incluía una acusación de que la autoridad de seguridad china estaba elevando los límites aceptables para la detección de radiación fuera de la planta para evitar tener que cerrarla, según una carta de la firma francesa Framatome al Departamento de Energía de Estados Unidos, obtenida por CNN.

Energía nuclear en el mundo: ¿cuántos reactores tiene cada país?

En respuesta al informe del martes, Zhao dijo que la planta de Taishan cumplía plenamente con todos los requisitos técnicos.

«China concede gran importancia a la seguridad nuclear y ha establecido un sistema de supervisión de seguridad nuclear que está en línea con los estándares internacionales y las condiciones nacionales», dijo. «Las plantas de energía nuclear de China hasta ahora han mantenido un buen historial operativo. No ha habido incidentes que afecten el medio ambiente y la salud pública».

Sin embargo, Zhao se negó a responder preguntas de seguimiento sobre el lenguaje de Framatome en su advertencia a los funcionarios estadounidenses, específicamente, su uso del término «amenaza radiológica inminente» y la sugerencia de que las autoridades chinas habían elevado límites aceptables de radiación para la planta y su área circundante.

El miércoles, la Administración Nacional de Seguridad Nuclear (NNSA) de China negó haber aumentado los límites aceptables de radiación fuera de la planta para evitar su cierre.

En cambio, el regulador dijo que «revisó y aprobó los límites relevantes de radiactividad específica de gases inertes en el refrigerante del reactor en la planta de energía nuclear de Taishan».

«Estos límites se utilizan para la gestión operativa y no tienen nada que ver con los niveles de radiación fuera de la planta de energía nuclear», dijo la administración en un comunicado en su cuenta oficial de redes sociales.

Haciendo eco de declaraciones anteriores del copropietario francés de la planta, Electricite de France (EDF), que es el propietario mayoritario de Framatome, la NNSA reconoció un mayor nivel de radiactividad en el circuito primario en uno de los dos reactores debido a las barras de combustible dañadas.

«El aumento en el nivel de radiactividad en el circuito primario es completamente diferente de un accidente de fuga radiológica», ya que las «barreras físicas son seguras», dijo, agregando que el nivel «todavía está dentro del rango de operación estable permitida» y la «seguridad operativa de la central nuclear está garantizada».

La agencia dijo que sólo cinco de las más de 60.000 barras de combustible del reactor se han visto afectadas, reiterando que no hay riesgo de «fugas de radiación al medio ambiente».

Anteriormente, los propietarios de la planta sostenían que las lecturas ambientales tanto de la instalación como de las áreas circundantes eran «normales». En un comunicado el domingo, dijeron que los dos reactores nucleares en Taishan están operativos, y agregaron que la Unidad 2 había completado recientemente una «revisión» y «se conectó con éxito a la red el 10 de junio de 2021». No definió por qué o cómo se reacondicionó la planta.

A pesar de la alarmante notificación de Framatome, la administración de Biden cree que la instalación aún no se encuentra en un «nivel de crisis», dijo una fuente a CNN.

EDF tiene una participación del 30% en el propietario y operador de la planta de energía, TNPJVC, una empresa conjunta con China General Nuclear Power Group, de propiedad estatal.

China General Nuclear Power Group y tres de sus afiliadas fueron agregadas a una lista de entidades de EE.UU. en agosto de 2019, lo que redujo el acceso de la empresa china a la tecnología estadounidense.

Framatome se había puesto en contacto con EE.UU. para obtener una exención que les permitiera compartir la asistencia técnica estadounidense para resolver el problema en la planta china.

Preocupación por posible fuga en planta nuclear china 3:32

Los funcionarios estadounidenses han estado monitoreando la situación y creen que actualmente no representa una amenaza grave para la seguridad de los trabajadores de la planta o del público chino. Pero la preocupación fue lo suficientemente significativa como para que el Consejo de Seguridad Nacional celebrara varias reuniones la semana pasada.

La administración Biden ha discutido la situación con el gobierno francés y sus propios expertos en el Departamento de Energía, dijeron las fuentes. Estados Unidos también ha estado en contacto con el gobierno chino, dijeron funcionarios estadounidenses, aunque no está claro el alcance de ese contacto.

En una declaración a CNN el viernes, Framatome reconoció que «está apoyando la resolución de un problema de rendimiento con la planta de energía nuclear de Taishan en la provincia de Guangdong, China».

«Según los datos disponibles, la planta está operando dentro de los parámetros de seguridad. Nuestro equipo está trabajando con expertos relevantes para evaluar la situación y proponer soluciones para abordar cualquier problema potencial», agrega el comunicado.

El lunes, la empresa francesa de servicios públicos EDF dijo en un comunicado que había sido informada de una mayor concentración de «gases nobles en el circuito primario» del reactor número 1 de la planta de Taishan.

EDF dijo que «la presencia de ciertos gases nobles en el circuito primario es un fenómeno conocido, estudiado y previsto en los procedimientos operativos del reactor», pero no dio más detalles sobre los niveles de gas.

Más tarde el lunes, un portavoz de EDF dijo que el aumento de los niveles de radiación fue causado por una «degradación de la carcasa de las barras de combustible».

El vocero afirmó que los niveles de radiactividad observados en la planta estaban por debajo del umbral estipulado por las autoridades chinas, agregando que las viviendas afectadas son la primera de tres barreras de contención entre las varillas y la atmósfera.

El portavoz señaló que el riesgo de una posible fuga en la carcasa de la varilla se discutió por primera vez luego de una interrupción de reabastecimiento planificada en octubre de 2020 después de que las mediciones iniciales llevaron a sospechar una «falta de estanqueidad» en las carcasas.

Sin embargo, el portavoz enfatizó que sin un análisis completo, es demasiado pronto para confirmar si es necesaria una parada completa del reactor, y agregó que EDF actualmente no tiene información sobre el origen de la degradación de la carcasa de varilla.

Kylie Atwood, Kristen Holmes, Steven Jiang, Yong Xiong y Shanshan Wang de CNN contribuyeron a este informe.

This content was republished with permission from CNN.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up