ANÁLISIS | Por qué Biden no hizo más para evitar la derrota del proyecto de ley sobre el derecho al voto

(CNN) — Si el proyecto de ley expansivo sobre el derecho al voto que fue sofocado en el Senado el martes fue la defensa más crítica de la democracia estadounidense en décadas, parece extraño que un presidente que puso ese mismo objetivo en el centro de su administración no haya hecho más para que se aprobara.

Los demócratas vieron el proyecto de ley como una de sus principales prioridades: un retroceso contra decenas de proyectos de ley de supresión de papeletas de las legislaturas estatales lideradas por los republicanos que amenazan su capacidad de ganar poder en el futuro, basados en las mentiras de fraude electoral de Donald Trump.

Es el tipo de escenario que requiere la fuerza para mover votos de un presidente de primer mandato en la cúspide de su poder. Pero en la sombría matemática política del Washington contemporáneo, tal sacudida de energía del comandante en jefe no se materializó. Y no habría importado si se hubiera materializado.

Los republicanos aplastaron el esfuerzo en el primer intento, esgrimiendo las reglas obstruccionistas del Senado, que requieren una mayoría de 60 votos para avanzar el proyecto de ley, para detener la legislación con implicaciones existenciales para el sistema democrático de Estados Unidos, antes incluso de que pudiera ser debatida.

La votación del martes fue la ilustración más tangible hasta ahora de cómo tener una mayoría en el Congreso tan minúscula frustrará los sueños liberales de una presidencia repleta de cambios radicales, y cómo se reduce el poder del presidente Joe Biden en tal escenario. El hecho de que Biden no liderara la carga en una pelea tan crítica revela todo sobre las crudas realidades del poder que definen a Washington a mediados de 2021 y ofrece información sobre cómo ve su presidencia.

En lugar de enfrentarse a los republicanos del líder de la minoría Mitch McConnell, quienes mostraron la capacidad de estrangular los planes legislativos de Biden en cualquier momento, el presidente decidió priorizar otros objetivos, como un acuerdo de infraestructura bipartidista y otros objetivos políticos que considera más cercanos al pueblo estadounidense. Es una apuesta que lo coloca en la posición de necesitar una gran victoria en infraestructura para justificar sus decisiones.

Los eventos del martes se sumarán a la creciente angustia de los progresistas cada vez más frustrados porque Biden no está haciendo más por su causa. A pesar de la furia de la izquierda, demócratas moderados como los senadores Joe Manchin de Virginia Occidental o Kyrsten Sinema de Arizona demostraron que no estaban más cerca de votar para abolir el obstruccionismo. Y un día de teatro político también mostró cómo en un Washington estrechamente dividido a menudo son solo aquellos cuyo objetivo es no lograr nada, en este caso, el Partido Republicano, los que obtienen lo que quieren.

Bernie Sanders se muestra abierto a la propuesta de Manchin sobre el derecho al voto

‘La pelea no ha terminado’

No es que Biden no quiera que se aprueben amplias revisiones sobre el voto. Ha criticado los proyectos de ley electorales republicanos en las legislaturas estatales que, según él, discriminan a los votantes negros, calificándolos de equivalentes a la represión de la era de Jim Crow. Y la legislación estatal republicana puede dañar las esperanzas demócratas en 2022 y 2024.

Sin embargo, al mismo tiempo, Biden apenas estaba poniendo de su parte para aprobar la legislación en el Senado. No hizo una gira por la nación para conseguir apoyo. La primera señal real de una campaña de base en la Casa Blanca sobre el derecho al voto se produjo cuando la vicepresidenta Kamala Harris se sumergió en una multitud de reporteros después de presidir la votación y emitió un grito de batalla destinado a resonar en la base demócrata.

«La pelea no ha terminado», declaró Harris, quien ha sido encargada por el presidente de liderar la batalla por el derecho al voto. Fue un momento de drama que pareció indicar que, con la ruta del Congreso bloqueada, los demócratas harán del tema la base de su intento de encender su base en las elecciones de mitad de período.

Que un veterano de Washington como Biden eligiera no clavar su prestigio presidencial en el impulso del derecho al voto demuestra que sabía que estaba condenado al fracaso.

«No creo que haya nada que pudiera haber hecho que hubiera cambiado materialmente lo que sucedió hoy», dijo David Axelrod, ex estratega de Barack Obama y analista político senior de CNN, y pronosticó que Biden se concentraría en temas importantes para el pueblo estadounidense que podía hacer.

Con ese fin, el presidente abordará un aumento en la violencia y los delitos con armas de fuego en la Casa Blanca el miércoles. La aparición lo pondrá al filo de la navaja, entre los votantes suburbanos que podrían ser susceptibles a un mensaje republicano alarmista de anarquía desenfrenada y los demócratas negros responsables de enviarlo por el camino hacia la nominación presidencial de su partido y luego a la Casa Blanca, muchos de los cuales son profundamente escépticos ante una mayor aplicación de fuerzas del orden.

Pero el hecho de que se esté dedicando un valioso tiempo presidencial al tema es una señal de que Biden comprende su potencia en el país, incluso si no es necesariamente el foco de atención de los legisladores y activistas demócratas más comprometidos.

ANÁLISIS | Joe Biden convenció a muchos en su gira por Europa, pero hará falta mucho más para reparar los daños causados por Trump

Biden ahora necesita urgentemente una victoria en infraestructura

Quedó claro en los últimos días que, al menos en el corto plazo, el presidente está invirtiendo mayormente sobre un posible acuerdo bipartidista de infraestructura con los republicanos.

Se notó que antes de la votación, Harris pasó tiempo con la senadora republicana de Alaska Lisa Murkowski, y un funcionario de la administración dijo que hablaron sobre infraestructura. El equipo de negociación de infraestructura del presidente también estuvo en el Capitolio el martes.

Pero las reglas de la política también significan que la derrota del martes aumenta la presión sobre Biden para obtener una victoria en infraestructura para demostrar su viabilidad política, y especialmente después de sus concesiones sobre el tamaño y el alcance de la propuesta.

Al estar atento al botín de la infraestructura en lugar del proyecto de ley sobre el voto que siempre fue poco probable que se aprobara, Biden mostró una preferencia por la política como el arte de lo posible. Esto encaja con la personalidad de un presidente que dijo a principios de este año que lo habían enviado a la Casa Blanca para resolver los problemas del pueblo estadounidense, pero también para forjar el tipo de unidad que rompió la era Trump.

A pesar de sus ambiciosos planes para transformar la economía y la red de seguridad en beneficio de los trabajadores, Biden también hizo campaña en 2020 como moderado.

Su comportamiento sin confrontaciones desde entonces le ha ayudado a mantener su índice de aprobación en torno al 50%, más que la mayoría de los políticos de Washington.

Por lo tanto, aunque ningún miembro del personal de la Casa Blanca lo diría en voz alta, es posible que no promulgar un proyecto de ley calificado por los republicanos como una toma de poder masiva no sean totalmente malas noticias para el presidente.

Los presidentes que obtienen malos resultados en las elecciones de mitad de período a menudo se tambalean porque se considera que se han excedido. En este punto, esa es una acusación difícil de presentar contra el historial legislativo de Biden.

LeBron James y una iniciativa para proteger el derecho al voto de la comunidad negra en EE.UU.

Los progresistas enfrentan una decisión difícil

A raíz de la derrota del martes, los progresistas pueden elegir cómo aplicar su influencia. La senadora Mazie Hirono resumió la frustración de la izquierda el martes cuando advirtió que todas las prioridades del partido serían bloqueadas.

«Si no hacemos cambios al obstruccionismo, entonces creo que vamos a considerar perder la Cámara y el Senado de todos modos», dijo la demócrata de Hawai.

Algunos liberales esperaban que la obstrucción de las prioridades demócratas por parte de los republicanos, como también sucedió con el impulso de una comisión bipartidista e independiente sobre la insurrección del 6 de enero, podría convencer a Manchin de cambiar de opinión.

Pero descartó esa idea después de la votación del martes.

«Creo que todos saben cuál es mi posición sobre el obstruccionismo», dijo a los periodistas Manchin, quien representa a un estado que Trump ganó dos veces.

Sinema presentó una postura similar en una columna de opinión de The Washington Post, argumentando, como su colega de Virginia Occidental, que el obstruccionismo protegería a los demócratas si los republicanos recuperan el Senado.

La dolorosa verdad para los progresistas, mientras tanto, es que fracasaron en sus esperanzas de capturar una mayoría significativamente más grande en las elecciones del año pasado. Incluso dos senadores más habrían debilitado la influencia de Manchin y Sinema, y quizás acercaron los cambios al obstruccionismo.

Ahora deben buscar otras formas de influir sobre el presidente, ya que su enfoque se centra en un proyecto de ley de gastos de hasta US$ 6 billones que incluiría prioridades recortadas de la propuesta de Biden para atraer republicanos.

Esto es lo que sabemos sobre el acuerdo bipartidista de infraestructura

El representante demócrata Jamaal Bowman de Nueva York le había dicho a CNN antes de la votación del Senado del martes que Biden no estaba «ausente» sobre los derechos de voto, pero que necesitaba hacer mucho más. Y advirtió que la pequeña mayoría de la Cámara demócrata podría estar en duda sin promesas de promulgar prioridades progresistas.

«Este es el momento para que seamos visionarios y audaces y lideremos como Partido Demócrata», dijo Bowman en «Inside Politics» de CNN. «No pueden garantizar que votaré por un paquete de infraestructura que sea más pequeño».

Pero el enigma para los progresistas es el siguiente: la única forma de demostrar su influencia puede ser jugar un papel de saboteador en una prioridad que acaba de convertirse en un paso obligado aún mayor para un presidente de su propio partido.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up