ANÁLISIS | Joe Biden convenció a muchos en su gira por Europa, pero hará falta mucho más para reparar los daños causados por Trump

(CNN) — El primer viaje al extranjero de Joe Biden como presidente de EE.UU., una gira diplomática por Europa, logró su objetivo principal de señalar a los amigos más cercanos que estaba listo una vez más para liderar la alianza occidental.
Sin embargo, aunque los líderes europeos se mostraron encantados de ver a un presidente de Estados Unidos ensalzando los valores del multilateralismo y la estabilidad occidental, va a hacer falta mucho más que una visita de una semana para reparar por completo el daño causado por cuatro años de hostilidad errática bajo el mandato del predecesor de Biden, Donald Trump.

De hecho, durante la mayor parte del tiempo de Trump en la Casa Blanca, los funcionarios europeos admitieron que la elección de un antieuropeo en Estados Unidos fue una llamada de atención para ellos después de décadas de asumir que Estados Unidos siempre tendría en cuenta sus mejores intereses.

¿Qué es el G7 y qué poder tiene? Lo que debes saber sobre la cumbre de líderes mundiales

La conclusión a la que llegaron muchos en Bruselas fue que, en caso de que alguien más amigable siguiera a Trump, la alianza transatlántica debía refrescarse y fortalecerse de manera que no pudiera romperse por un posible Trump 2.0 más adelante. Sin embargo, también estuvieron de acuerdo en que esto debe hacerse en paralelo a la persecución por parte de la UE de sus propios objetivos geopolíticos para asegurar su independencia de Estados Unidos, incluyendo la construcción de sus propias capacidades de defensa y el comercio con países como China y Rusia de una manera que es políticamente impensable en Estados Unidos.

En el primero de estos puntos, el viaje de Biden fue un éxito. Tanto en la Nueva Carta del Atlántico acordada por Biden y el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, como en la declaración conjunta de Estados Unidos y la Unión Europea, todas las partes coincidieron en que si el orden internacional democrático basado en normas ha de prosperar en un mundo de autocracias en ascenso, las normas creadas por occidente «necesitan una actualización«.

(De izq. a der.) El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, el primer ministro de Japón, Yoshihide Suga, el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, el primer ministro de Italia, Mario Draghi, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y la canciller alemana, Angela Merkel, posan para la bienvenida oficial de los líderes durante la cumbre del G7 en Carbis Bay.

En un discurso pronunciado en el cuartel general de la OTAN en Bruselas, el comandante en jefe del ejército más avanzado del mundo dijo: «Tenemos que demostrar al mundo y a nuestro propio pueblo que la democracia todavía puede prevalecer frente a los desafíos de nuestro tiempo y satisfacer las necesidades de nuestra gente».

Los diplomáticos europeos dijeron que existe una nueva conciencia de que EE.UU. y otros países podrían volver a ver el surgimiento de movimientos populistas que se consideraron que obstaculizaban la cooperación internacional y, en algunos lugares, socavaban la democracia, y que alimentaron el deseo de encontrar un acuerdo y crear un progreso «irreversible».

«Vimos lo que pasó con las elecciones en Estados Unidos, sabemos que también puede pasar en nuestras democracias, tristemente, es algo que en cierto modo ha pasado en el Reino Unido con Johnson y el Brexit. Es algo que ha ocurrido en Francia con los chalecos amarillos», dijo un diplomático europeo, refiriéndose a los movimientos populistas en Europa. «Sabemos que en dos años, cuatro años, puede ser algo completamente diferente. Por eso estamos trabajando juntos ahora para ir tan rápido como podamos para construir algunas cosas que sean irreversibles».

Biden: Una OTAN fuerte es esencial para EE.UU. 4:56

A pesar de los esfuerzos de algunos estados de EE.UU. por hacer retroceder la participación democrática, los observadores europeos consideraron que la apelación de Biden a los valores democráticos y compartidos, y su promesa de que EE.UU. está «de vuelta» era el principal objetivo de su viaje.

Señalando los cinco compromisos diferentes de Biden a lo largo de la semana, reuniones en el Reino Unido, el G7, reuniones con la UE y la OTAN, y luego la cumbre con el líder de Rusia, Vladimir Putin, un segundo diplomático europeo dijo que Estados Unidos construyó cuidadosamente la semana para entregar y enfatizar ese mensaje. «Todos [los eventos] se construyeron cuidadosamente unos sobre otros para enviar el mismo mensaje: EE.UU. ha regresado, EE.UU. está regresando al rebaño de las democracias, y está comprometido a liderarlas».

Este tipo de retórica a favor de occidente y de la democracia es completamente atractiva para los líderes europeos, a muchos de los cuales les gusta creer que son el aliado más cercano de la nación más poderosa del mundo. Y el hecho de que Biden invite a los europeos a reconstruir el orden democrático junto con Estados Unidos es una perspectiva tentadora.

Pero solo un tonto ignoraría el hecho de que, a pesar de las mejores intenciones, la estabilidad política tanto de Europa como de Estados Unidos está lejos de estar asegurada más allá de los próximos 18 meses.

Las razones para ello incluyen desde la política electoral interna, como las elecciones de mitad de mandato en Estados Unidos, así como las elecciones en Francia, Alemania e Irlanda del Norte, hasta las dramáticas diferencias en las prioridades políticas a ambos lados del océano.

¿Es posible una reunificación de Irlanda como consecuencia del brexit?

A pesar de todas las palabras amistosas y los compromisos de trabajar juntos, sigue habiendo un gran interrogante sobre cómo se relaciona la renovada alianza con la política actual. «La mesa está puesta, la cocina ha comenzado, pero ninguno de nosotros sabe a qué va a saber», dice Tyson Barker, antiguo funcionario del Departamento de Estado bajo el mandato de Barack Obama.

El gobierno de Biden «ya ha aceptado que las dos partes van a tener enfoques diferentes con respecto a China», dice Barker, y añade que la incógnita por ahora es qué hará la Casa Blanca si la UE sigue persiguiendo lazos económicos más profundos con Beijing.

«No es inverosímil, dado el sentimiento de EE.UU. hacia China, que afecte a lo dispuestos que estén los funcionarios de EE.UU. a trabajar con los europeos en tecnologías futuras clave como la inteligencia artificial, dada la preocupación de EE.UU. por el historial de China en cuanto a robo de propiedad intelectual y problemas de seguridad.»

El brexit sigue dividiendo

Otra cuestión que asola a Europa y que probablemente se le vaya de las manos muy pronto es la disputa sobre Irlanda del Norte tras el brexit, que Biden ha comentado personalmente en más de una ocasión.

En resumen: como parte del acuerdo del brexit del Reino Unido con la UE, Johnson acordó el Protocolo de Irlanda del Norte para evitar una frontera dura en la isla de Irlanda.

Actualmente, el gobierno de Johnson se niega a aplicar plenamente el protocolo por temor a que provoque escasez de alimentos, incluida la carne refrigerada, en Irlanda del Norte debido a la nueva relación comercial del Reino Unido y la UE.

Biden, que suele hablar de su herencia irlandesa, habría dicho a Johnson en una «conversación sincera» que la cuestión debe resolverse. La UE, que considera que todo lo que no sea la plena aplicación del protocolo es una violación del derecho internacional, ha dado a entender que Biden apoya su postura.

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, y el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, conversan en Carbis Bay, Cornualles, antes de la cumbre del G7.

Sin embargo, como señala Anand Menon, profesor de política europea en el King’s College de Londres: «Lo único que sabemos es que quiere que se resuelvan los problemas. No hay ningún indicio de que considere al Reino Unido el principal responsable; no sabemos si piensa que la UE está siendo un poco pretenciosa con los embutidos».

Si Biden elige públicamente un favorito en la más reciente riña del Brexit, las consecuencias para el bando perdedor podrían ser graves. Para el Reino Unido, podría implicar que el país más poderoso de la tierra lo viera como un transgresor de la ley que no es de fiar; para la UE, sería un debilitamiento público de la infraestructura legal que mantiene unido al bloque. Cualquiera de los dos resultados tendría un efecto inmediato y perjudicial para la renovada alianza y haría mucho más difícil el progreso que todas las partes desean.

Repasando las áreas en las que Estados Unidos y Europa sí tienen diferencias, un tercer diplomático europeo dijo que «la idea no era arreglar todos los problemas en una semana… era sentar las bases y el trabajo técnico que hay que hacer para sentarse a la mesa y abordar las cuestiones con un enfoque de cooperación, no de confrontación, que permita que las cosas avancen».

Aunque nadie duda de que el espíritu de cooperación y renovación mostrado por Biden y sus aliados esta semana era sincero, el plazo para lograr un cambio significativo y duradero es ajustado.

«La ventana de oportunidad para demostrar que Estados Unidos ha vuelto es pequeña, ya que las elecciones de mitad de mandato en Estados Unidos son el próximo noviembre», afirma Georgina Wright, experta en política europea del Instituto Montaigne de París.
Steven Blockmans, director en funciones del Centro de Estudios Políticos Europeos, coincide en que las palabras son sinceras, pero la acción podría ser difícil.

«La cuestión de si la gira de recuperación del jet-set supondrá algo más que una subida de azúcar para las relaciones transatlánticas depende de la capacidad de occidente para convertir las conclusiones de la cumbre en iniciativas concretas», afirma, y añade que «los europeos necesitarán tiempo para ganar confianza sobre la salud de la democracia de EE.UU. y de que este país no solo ha vuelto, sino que está aquí para quedarse».

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, hablan tras la inauguración de la cumbre del G7.

Por el momento, los funcionarios europeos están encantados con lo que perciben como un bombardeo de amor de Biden. Un alto funcionario de la UE dijo a CNN que «Estados Unidos vuelve a ser una fuerza líder, mientras que nosotros llenamos el vacío dejado por Trump». En contra de la idea de que había grandes diferencias de opinión en materia de política exterior más amplia, Biden se había acercado en realidad a la posición de la UE, se jactó el funcionario.

Los funcionarios de Bruselas llevan mucho tiempo soñando con reivindicarse como potencia económica mundial. Con un aliado como Biden, en lugar de un adversario como Trump, ahora tienen la oportunidad de dar un paso adelante y ocupar un lugar en la mesa principal junto a Estados Unidos.

«La presión sobre Bruselas es enorme», dice Wright. «Si van a ser sinceramente una gran potencia geopolítica que no esté supeditada a Estados Unidos, los 27 Estados miembros tendrán que estar más unidos que nunca».

Ah, la desunión, esa espina constante de la Unión Europea. Algunos Estados miembros violan abiertamente la legislación de la UE, mientras que otros atraviesan transiciones políticas que podrían hacer imposible la solidaridad en política exterior en todo el bloque.

Si Alemania elige un gobierno dirigido por los Verdes a finales de este año, la mayor economía del bloque se volverá beligerante con respecto al comercio con China; si la extrema derecha gana en Francia en 2022, el apaciguamiento de Rusia será más probable en la principal potencia militar de Europa.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, da una rueda de prensa tras la cumbre de la OTAN en Bruselas el 14 de junio de 2021.

Y si los nacionalistas irlandeses tienen éxito en las próximas elecciones en Irlanda del Norte, eso arrastrará a Bruselas al séptimo año de su infierno del Brexit, ya que la cuestión más espinosa de todas: el estatus único de Irlanda del Norte y su relación precisa con la UE y el Reino Unido, sigue siendo tan inestable y potencialmente peligrosa como siempre.

Aunque el viaje de Biden a Europa encantó a sus anfitriones, la realidad es que Trump había puesto el listón tan bajo tras sus anteriores viajes, que su predecesor pudo salirse con la suya llevando gafas de sol para reunirse con la reina Isabel, de Gran Bretaña, y charlar con el presidente de Rusia, Vladimir Putin.

Los europeos ven en Biden a un líder que al menos comparte sus valores básicos y eso, después de Trump, le hace ganar una gran cantidad de buena voluntad. Sin embargo, es imposible olvidar los últimos cuatro años.

A pesar de todas las palabras cálidas y el afecto sincero hacia Estados Unidos, los líderes europeos saben que la relación forjada tras la Segunda Guerra Mundial ha desaparecido y que algo nuevo debe ocupar su lugar. Y, sin duda, a largo plazo, eso significará mantener a Washington a distancia en muchas cuestiones clave.

This content was republished with permission from CNN.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up