ANÁLISIS | Biden está a punto de enfrentarse a dos fuerzas implacables que podrían obstaculizar seriamente su presidencia

(CNN) — Joe Biden se enfrentará esta semana a dos fuerzas implacables que podrían obstaculizar seriamente su presidencia: Vladimir Putin y el estancamiento del Capitolio. Ambos pondrán a prueba la influencia y la capacidad del presidente para cumplir con su agenda de restaurar el liderazgo global de Estados Unidos y promulgar una de las transformaciones económicas más ambiciosas en el país en generaciones.

El primer objetivo lo adelantó la cumbre del G7, en la que Biden demostró que era más que un simple anti-Donald Trump. La reunión se cerró con el compromiso de proporcionar mil millones de dosis de vacunas de covid al mundo en desarrollo, un acuerdo para frustrar la evasión fiscal por parte de corporaciones multinacionales y la unidad sobre abusos de derechos humanos en China.

Por supuesto, la verdadera prueba de las cumbres del G7 llega cuando los líderes regresan a casa. La promesa de la vacuna es, por ejemplo, solo una gota en el balde de lo que se necesita. Una línea dura con China intentará la unidad transatlántica. Pero el mundo democrático mostró alivio al trabajar nuevamente con un presidente estadounidense y abrazó sus aspiraciones. Ahora, el líder estadounidense gira su atención, después de la cumbre de la OTAN en Bruselas, a Putin.

La postura agresiva de Rusia hacia EE.UU. y una serie de ataques de ransomware que emanan de su suelo han expuesto a Biden a críticas considerables en casa por haberse reunido con Putin. El presidente dice que la cumbre de Ginebra probará si es posible una relación más estable y productiva con una nación a la que la inteligencia estadounidense acusa de interferir en las dos últimas elecciones estadounidenses. Pero ni siquiera Biden está convencido de que vaya a funcionar.

«No hay garantía de que pueda cambiar el comportamiento de una persona», dijo Biden el domingo. «Los autócratas tienen un poder enorme y no tienen que responder a un pueblo. El hecho es que muy bien puede ser que si respondo de la misma manera, que lo haré, que eso no lo disuada… él quiere seguir adelante.»

Las cosas no se ponen mucho más fáciles cuando Biden llega a casa. El líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, ha establecido una posición de obstrucción total contra Biden y es posible que pueda frustrar las últimas conversaciones de compromiso sobre un proyecto de ley de infraestructura bipartidista que el presidente considera una gran victoria. Y las concesiones que Biden se verá obligado a hacer para atraer el apoyo del Partido Republicano podrían dificultar la participación de todos sus demócratas en un Congreso estrechamente equilibrado.

Nadie dijo que es fácil ser presidente.

Próxima parada: la OTAN

Biden viajó de Cornualles a Bruselas, donde se reunirá con socios de la OTAN el lunes.

Una simple cortesía podría contribuir en gran medida a reforzar la alianza defensiva después de años de comportamiento corrosivo de su predecesor. Estados Unidos se convirtió en una presencia temida en las cumbres después de que el entonces presidente Donald Trump reprendiera repetidamente a sus compañeros líderes por sus contribuciones financieras, y en 2017 incluso empujó al primer ministro de Montenegro, Dusko Markovic, solo para llegar al frente del grupo.

Estados Unidos y sus aliados le envían un mensaje a Rusia con el sobrevuelo de cerca de 100 aviones en los estados de la OTAN

Más revelaciones

Trump ha dejado la Casa Blanca. Pero sus escándalos siguen llegando.

La escala de la corrupción política y el comportamiento antidemocrático que definieron su presidencia aún se están aclarando. Y son bastante impresionantes. Se supo que el Departamento de Justicia de Trump obtuvo citaciones para incautar los datos de correo electrónico de varios de los principales miembros demócratas de la Cámara de Representantes que estaban investigando sus abusos de poder anteriores. El presidente de la Comisiñon de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Adam Schiff, y el representante Eric Swalwell, ambos de California, solo se enteraron de la investigación cuando las citaciones a Apple para obtener sus datos expiraron recientemente. El barrido de datos también incluyó a parte de su personal, familiares e incluso la cuenta de correo electrónico de un menor de edad.

La última revelación siguió a la revelación de CNN de que su corresponsal en el Pentágono, Barbara Starr, fue envuelta en una investigación separada y que la compañía luchó contra el Departamento de Justicia en una batalla judicial secreta durante meses. El Departamento impuso un secreto de sumario al abogado general de CNN, David Vigilante, prohibiéndole compartir detalles sobre los esfuerzos del Gobierno con cualquier persona ajena al presidente de la red y un pequeño grupo de abogados.

También se ha informado a los reporteros de The New York Times y The Washington Post que el Departamento incautó registros telefónicos o de correo electrónico en investigaciones de filtraciones separadas. Las revelaciones parecen indicar aún más ejemplos del equipo de Trump rompiendo la barrera de la independencia que se supone que existe entre el Departamento de Justicia y la Casa Blanca. Todos los objetivos involucrados en estas investigaciones estaban exponiendo supuestas transgresiones del presidente. Esto seguro que parece una campaña de intimidación contra sus enemigos percibidos.

Demócratas reaccionan a citación de Departamento de Justicia 4:12

La pregunta ahora es ¿qué funcionarios estuvieron involucrados? ¿Todo esto fue orquestado por Trump? ¿Y son los casos que hemos visto emerger solo los primeros indicios de un escándalo mucho más amplio?

Los demócratas que dirigen las comisiones del Congreso se comprometen a averiguarlo. Y se vislumbra un dilema familiar. ¿Los republicanos optarán por defender el estado de derecho y la democracia? ¿O volverán a proteger al hombre que sigue siendo el líder eficaz de su partido y que sueña con un regreso a la Casa Blanca?

‘Lenguaje familiar’

La primera Cumbre del G7 bajo la presidencia del presidente Biden fue un regreso a un «lenguaje familiar», dijo el domingo el presidente de Francia, Emmanuel Macron. «Durante cuatro años, no solo nosotros los europeos, sino también con nuestros socios canadienses y japoneses en el G7, hemos hecho todo lo posible para asegurar que el orden mundial en el que creemos pueda continuar funcionando», dijo.

Después de tensas cumbres previas en las que participó el expresidente de Estados Unidos Donald Trump, agregó, la cumbre que concluyó el domingo ha «demostrado que hemos redescubierto un lenguaje que nos es más familiar, donde las economías desarrolladas, sean cuales sean sus desacuerdos sobre temas regionales… sin embargo… comparten lo esencial y tienen la voluntad de coordinarse para defender sus valores, la reforma de sus sistemas y su capacidad de actuar juntos ante los grandes desafíos contemporáneos”.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up