Los autos usados, los viajes y los muebles son solo algunas de las muchas cosas que se están volviendo más caras

(CNN) — Casi todo se está volviendo más caro en Estados Unidos a medida que la economía impulsada por los estímulos se recupera y los estadounidenses vuelven a gastar en compras, viajes y restaurantes. Pero la pandemia está lejos de terminar, y los problemas de la cadena de suministro significan que la oferta no está satisfaciendo la demanda, lo que hace que los precios suban aún más.

Casi todos los componentes principales de la medida de inflación del gobierno aumentaron en abril, informó este miércoles la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS, por sus siglas en inglés).

Los precios al consumidor de Estados Unidos en abril aumentaron 4,2% respecto al año anterior, más del 3,6% que habían pronosticado los economistas. Fue el mayor aumento de 12 meses desde septiembre de 2008, el punto más álgido de la crisis financiera.

Los precios subieron 0,8% sobre una base ajustada estacionalmente entre marzo y abril, también más de lo que esperaban los analistas.

Si se excluyen los precios más volátiles de los alimentos y la energía, la inflación subyacente fue del 3% en el período de 12 meses hasta abril, el mayor aumento desde enero de 1996. En el mes, los precios subyacentes subieron 0,9%, el mayor aumento mensual en 39 años.

La inflación se aceleró porque «la economía se está recuperando de la recesión de 2020 a medida que se vacunan más estadounidenses, el estímulo alimenta el gasto de los consumidores y las empresas se preparan para la recuperación», dijo el economista sénior de PNC, Bill Adams.

El principal impulsor del aumento de la inflación del mes pasado fue un fuerte aumento del 10% en los precios de los automóviles y camiones usados. Ese punto máximo representó más de un tercio del aumento general de la inflación y fue el mayor aumento de precios desde que el gobierno comenzó a rastrear los datos en 1953. Durante el año pasado, los precios de los autos usados ​​aumentaron 21%.

El mercado automotriz se vio afectado por la pandemia: primero colapsó cuando la gente se quedó en casa y luego se disparó mientras buscaban viajar sin depender del transporte público. Además de eso, los fabricantes de automóviles estaban cerrados o funcionando a capacidad reducida debido a la escasez de chips de computadora utilizados en los vehículos. Todo esto impulsó la demanda de autos usados.

8 consejos para enfrentar el aumento de los precios que deja la pandemia

Los precios de vivienda y alojamiento, boletos de avión, actividades recreativas, seguros de automóvil y muebles también contribuyeron a los aumentos de precios de abril. Claramente, la gente está dispuesta a viajar de nuevo y las empresas de la industria están respondiendo con aumentos de precios después de un año de operar a una escala muy limitada.

«Da un paso atrás. Todos estos componentes han sido impulsados ​​hacia arriba por la reapertura del sector de servicios, con la excepción del componente de automóviles usados, pero aquí también covid es la historia», dijo Ian Shepherdson, economista jefe de Pantheon Macroeconomics.

«La gente necesita volver al trabajo, pero la renuencia a utilizar el transporte público ha impulsado la demanda de automóviles usados ​​y los precios se han disparado. Esto no continuará para siempre», agregó.

Los precios de los alimentos aumentaron 0,4% en abril, ya que aumentaron los precios de los alimentos y los restaurantes. Año tras año, los precios de los alimentos subieron 2,4%.

Mientras tanto, los precios de la energía, que habían sido uno de los principales impulsores de la inflación durante los últimos meses, bajaron levemente. Aun así, durante los últimos 12 meses, el índice de precios de la energía subió más de 25%.

Estos productos siguen subiendo de precio en EE.UU. 0:48

Apretar la cadena de suministro

Los aumentos de precios, los problemas de la cadena de suministro y la escasez se han convertido en temas candentes para la economía mundial a medida que se recupera del impacto pandémico de 2020. Se esperaba una mayor inflación a medida que la economía comenzaba a reabrirse. La Reserva Federal, cuyo mandato es mantener los precios estables, dijo continuamente que los precios moderadamente más altos este verano boreal serán temporales. Pero cuanto más persistan los aumentos de precios, más atención tendrá que prestarles la Fed.

Pero los problemas de la cadena de suministro, incluido el bloqueo de tráfico del canal de Suez en marzo y el ataque al oleoducto Colonial el fin de semana, exacerbaron los problemas ya creados por la escasez de buques de transporte. Los precios de las materias primas para todo tipo de bienes (petróleo, acero, madera) están subiendo a medida que la demanda supera lo que se puede suministrar. Todo esto está impulsando la inflación aún más.

Para los inversores, la preocupación es que la inflación galopante obligará a la Reserva Federal a cambiar su postura de política monetaria ultralaxa antes de lo esperado, ya sea elevando las tasas de interés o reduciendo sus compras de activos de miles de millones de dólares. Sería una mala noticia para el mercado de valores.

Otra preocupación es que si la inflación es demasiado alta durante demasiado tiempo, disuadirá a los estadounidenses de gastar el dinero en sus billeteras porque las cosas son demasiado caras. Eso sería realmente una mala noticia porque la economía de Estados Unidos se basa en el gasto del consumidor.

Las acciones estadounidenses comenzaron el día a la baja después del informe, con los tres principales índices bursátiles en números rojos.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up