Este influencer solidario recaudó US$ 2 millones en 10 días para el tratamiento de una bebé

(CNN Español) — Santiago Maratea utiliza el poder de las redes sociales para impulsar campañas solidarias. En su hazaña más reciente, el joven argentino ayudó a reunir US$ 2 millones para el tratamiento de Emma, una bebé que padece una rara enfermedad neurodegenerativa. En una entrevista “En Diálogo con Longobardi” contó cómo hace para involucrar a las marcas en sus recaudaciones, habló de las diferencias entre las distintas redes sociales y recordó la anécdota de la vez en la que su admiración por Ellen DeGeneres lo hizo meterse en problemas.

Marcelo Longobardi: En tu bio de Instagram dice “no es caridad lo que hago”. Me refiero a varias campañas solidarias, entre ellas el caso de las madres de víctimas de trata de personas, el de la comunidad Wichi de la provincia de Salta y el de Emmita, que es seguramente el que te hizo más conocido en Argentina. Si lo que lograste no es caridad, ¿qué es?

Santiago Maratea: Comencé hace muchos años con esto de los canjes de marcas que me regalaban cosas. Entonces decidí empecé a pedir el doble para regalar la mitad. Pero aparte de eso, les ofrecía a las empresas acciones para que tuvieran más ventas. Tengo una intención que aparte de ayudar es generar productividad. Es una forma de involucrar a las marcas, hacerlas parte de una campaña. Pero lo que pasó con los casos que mencionas es que la gente comenzó a poner plata. La decisión de ayuda o no era suya, ya sin marcas en el medio.

Marcelo Longobardi: ¿Cómo fue el caso de Omar de la comunidad Wichi? Un pueblo indígena que está en el norte de Argentina y también tiene presencia en Bolivia.

Santiago Maratea: Omar es un amigo que conocí en un espectáculo del Circo del Sol. En medio de la pandemia se quedó sin trabajo y me llamó. Quería que lo ayudara a conseguir un trabajo, pero era imposible. Así que le pedí sus datos y publiqué la cuenta bancaria en mi Instagram. Juntamos US$ 8.536 (800.000 pesos argentinos) para que pudiera vivir él, su familia y vecinos hasta fin de año. Después ellos necesitaban una ambulancia y pudimos conseguir dos camionetas para la comunidad.

Marcelo Longobardi: Me pareció muy alucinante la historia de la asociación Madres Víctimas de Trata, que es un tema tremendamente doloroso.

Santiago Maratea: Fue tremendo ese caso. Me ayudó a entender una situación de mi país que desconocía. Me enseñó lo negativo del estatus patriarcal y el consumo machista. A ellas las ayudamos a conseguir US$ 85.357 (8 millones de pesos argentinos) para el alquiler de un centro cultural.

Logró donaciones por US$ 2 millones para ayudar a una bebé 0:58

Marcelo Longobardi: Háblame del caso de Emmita. Ella tiene atrofia muscular espinal, que es una enfermedad muy complicada.

Santiago Maratea: Sí, es un problema muy grave y el medicamento cuesta US$ 2 millones.

Marcelo Longobardi: ¿Cuánto tardaste en recolectarlos?

Santiago Maratea: En realidad yo tuve que llegar a recolectar US$ 1,6 millones. Ellos ya tenían US$ 500.000. La familia de Emmita y yo juntamos el resto en 10 días. Eran más de US$ 100.000 por día. Algo sin explicación. Este fue un caso un poco más extremo, porque se necesitó muchísima más gente que aportara. Por eso se sumaron diferentes famosos a decirle a sus seguidores (…) Fue estresante, pero demostró el poder que tienen las redes sociales y también que Argentina quiere ver pasar cosas bonitas.

Contrastes entre redes

¿En qué se parecen los influencers a los periodistas? 1:21

Marcelo Longobardi: Para que mi generación pueda entender, explícame ¿qué diferencias encuentras entre Instagram, Twitter, TikTok, Facebook, Snapchat y YouTube?

Santiago Maratea: Instagram es la más popular y, por tanto, hoy en día es la más aburrida. Es una red que hoy está encarada a la venta. En poner publicidad para que publicite tu contenido. En cambio, en TikTok encontrás muchos más perfiles que son buenos por lo que hacen y no porque pagaron para que vos lo veas.

Marcelo Longobardi: Mientras que para mí Instagram es el futuro, para vos ya es el pasado. TikTok es el presente ¿y Twitter?

Santiago Maratea: Twitter es el demonio que todos llevamos dentro. El día que todo se caiga en internet es lo que va a seguir funcionando. Si veo algo y quiero enterarme, voy a Twitter. Hay mucha información, aunque al mismo tiempo puede ser una cloaca.

Marcelo Longobardi: ¿Qué hay de Facebook y Snapchat?

Santiago Maratea: Facebook es el pasado total. Pero al mismo tiempo es la red social que más funciona o la que más usuarios tiene… Snapchat me parece la mejor red social para mandar fotos desnudo.

Marcelo Longobardi: Mi favorita es YouTube…

Santiago Maratea: YouTube es como la televisión. Todos están ahí: Alberto Fernández, Biden, el papa. Si hay una conferencia en vivo también está en el canal del Vaticano en YouTube.

Influencer explica por qué Instagram se volvió aburrido 1:14

Un roce con la ley por Ellen DeGeneres

Marcelo Longobardi: Conozco una historia tuya muy interesante. Te confieso que me identifico, porque de joven hice lo mismo, pero con menos éxito. Yo también iba a la puerta de los canales a conocer gente. ¿Cómo es eso de que fuiste atrapado por la policía al intentar conocer a la mismísima Ellen DeGeneres en los estudios de Warner Bros.?

Santiago Maratea: Siempre me atrajo Hollywood, así que me tomé un avión y fui. Era chico, tenía otra cabeza, era más delirante que ahora. Un día fui a la puerta de Warner y estuve 10 minutos ahí parado, salieron tres policías y me dijeron que me fuera. Estuve triste, pero a la semana siguiente volví. Me quedé mirando el famoso tanque, me acerqué, crucé la barrera y nadie me detuvo. Seguí caminando. Estuve 45 minutos ahí adentro, una de las mejores experiencias de mi vida. Ahora estoy grande para romper las reglas de esa manera.

Marcelo Longobardi: ¿De nuevo te agarró la policía y terminaste ante un juez?

Santiago Maratea: Sí, la policía hizo un peritaje de los lugares por donde estuve. Estuve 5 horas ahí, revisaron si tenía antecedentes y verificaron que no. Después me liberaron, pero con una orden de restricción de por vida. Entonces yo le expliqué al juez que necesitaba una excepción, ¿qué pasaba si un día Ellen DeGeneres me invita a su programa? Le conté mi historia, cómo llegué hasta ahí y le pareció fascinante. Me dice: “bueno, dame un segundo”. Fue y cambió el documento. Ahora decía que podía entrar “en caso de que ella lo invite públicamente o a través de redes sociales”. Ahí se rompió el hechizo. Así que si algún día eso pasa, podré entrar.

Nota del editor: El programa “En diálogo con Longobardi” puede verse todos los domingos a las 9 p.m. de Miami (10 p.m. de Buenos Aires) en la pantalla de CNN en Español. Además, sus shows pueden escucharse en varias plataformas.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up