Estados Unidos creó muchos menos empleos de los esperados en abril. Es una gran decepción

(CNN) — La pandemia continúa sacudiendo la economía de Estados Unidos, poniendo al mercado laboral de cabeza. Los empleadores que buscan trabajadores tienen problemas para encontrarlos, mientras que muchos estadounidenses despedidos permanecen al margen esperando que vuelva a la normalidad. Es un lío que confunde tanto a los empresarios como a los economistas.

La economía de Estados Unidos creó solo 266.000 puestos de trabajo en abril en el aniversario de la peor pérdida de empleo registrada en cualquier mes. Eso fue mucho menos que los pronósticos de los economistas, que habían pronosticado que Estados Unidos agregaría 1 millón de empleos el mes pasado.

La tasa de desempleo subió al 6,1% en abril, frente al 6% del mes anterior, ya que más personas regresaron a la fuerza laboral para buscar activamente trabajo, dijo el viernes la Oficina de Estadísticas Laborales. Las cifras de empleo de marzo también se revisaron a la baja a 770.000 desde 916.000 informados inicialmente.

Un año después de la peor pérdida de empleos registrada, millones de estadounidenses siguen sin trabajo

Fue la mejora más lenta para el empleo desde enero. Los expertos predijeron que el lanzamiento de la vacuna y la reapertura de la economía sacudirían la contratación.

En tiempos normales, agregar 266.000 puestos de trabajo en un mes sería un desempeño sólido. Pero nada es normal en esta era pandémica, y Estados Unidos todavía tiene 8,2 millones de puestos de trabajo menos que en febrero del año pasado antes del golpe de covid-19. El decepcionante número de empleos de abril muestra que el camino hacia la recuperación de la pandemia sigue siendo accidentado.

Molina: Biden me recordó a Roosevelt porque da esperanza 1:22

Pero el mercado laboral no está necesariamente en problemas

A medida que los analistas reconocen cuán equivocados eran sus pronósticos, señalan otros datos como las solicitudes semanales de beneficios por desempleo como prueba de que las mejoras continúan: la semana pasada, las solicitudes de desempleo cayeron por debajo de 500.000, un nuevo mínimo de la era de la pandemia.

«Con la mayoría de los indicadores de alta frecuencia apuntando a una mejora adicional y las solicitudes de desempleo cayendo como una piedra en las últimas semanas … dudamos que indique que la recuperación está en riesgo», dijo el economista senior estadounidense de Capital Economics, Michael Pearce.

En este punto, no está claro cuánto peso merece este informe en el gran esquema de las cosas, dijo Pearce. Un informe de trabajo decente de mayo podría convertir la decepción de abril en un problema temporal. Pero deja claro que la recuperación del mercado laboral va por detrás del auge del gasto de los consumidores.

Un mercado laboral cambiante

El mercado laboral tampoco está volviendo a lo que era antes de covid-19. Las dislocaciones en las diferentes industrias y la demografía de los trabajadores han sido demasiado grandes para recuperarse, mientras que covid-19 continúa infectando a decenas de miles de personas todos los días.

Los trabajadores de bajos ingresos, las mujeres, los hispanos y las personas negras sufrieron la peor parte de los despidos pandémicos y millones siguen sin trabajo. Sin embargo, algunas industrias no pueden encontrar trabajadores. Eso puede parecer contradictorio, pero es una prueba de que el mercado laboral está cambiando bajo la fuerza de la pandemia.

Las industrias que dependen de las interacciones sociales aún se están reconstruyendo después de cerrarse por completo el año pasado. El sector de la hospitalidad y el ocio agregó 331.000 puestos de trabajo el mes pasado, y más de la mitad de ese aumento correspondió a puestos en restaurantes y bares, lo que subraya lo beneficioso que es para la industria la reversión de las restricciones pandémicas. Sin embargo, todavía ha bajado 2,8 millones de puestos de trabajo en comparación con los tiempos previos a la pandemia.

Mientras tanto, las fábricas y los fabricantes tienen problemas para encontrar trabajadores especializados e incluso principiantes, ya que a los empleados les preocupa que esos trabajos puedan ser enviados al extranjero o reemplazados por robots.

«Los detalles de los datos muestran señales de que el grupo de mano de obra disponible es extremadamente reducido», escribieron los economistas de Jefferies Thomas Simons y Aneta Markowska en una nota a los clientes.

El empleo manufacturero se redujo en 18.000 puestos de trabajo el mes pasado. Otras áreas que registraron pérdidas de empleo fueron los temporales en servicios empresariales, mensajería y venta minorista. Los factores estacionales, así como la escasez, podrían haber sido la razón, según los economistas en jefe de la PNC, Gus Faucher.

Mientras tanto, las ganancias promedio por hora subieron US$21 centavos a US$30,17 dólares el mes pasado. Eso fue más de lo que esperaban los economistas y sugiere que «los empleadores están recurriendo a salarios más altos para hacer que los trabajadores se levanten de sus sofás y también les piden a los empleados actuales que trabajen más tiempo para cubrir las brechas de programación», dijeron Simons y Markowska.

La semana laboral promedio aumentó en 0,1 horas a 35 horas el mes pasado. En la industria manufacturera, el promedio de horas trabajadas por semana se mantuvo sin cambios en 40,5 horas.

– Matt Egan contribuyó a este informe.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up