Dr. Sanjay Gupta: El complicado cálculo sobre el uso de mascarillas

(CNN) — Seamos realistas: las mascarillas han sido un tema candente en Estados Unidos desde el comienzo de la pandemia. Se politizaron desde el principio y rápidamente se convirtieron en un símbolo de la seriedad con la que una persona se tomaba la amenaza del coronavirus.

En nuestro nuevo mundo, donde ahora existe una forma altamente efectiva de prevenir la propagación del covid-19 –las vacunas– las mascarillas siguen siendo un tema complicado, especialmente desde que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) relajaron su guía sobre el uso de tapabocas para personas vacunadas al aire libre.

Ahora, las máscaras no solo están ligadas a la política, también están generando mucha confusión.

Pero tenemos que sortear esa confusión: las mascarillas continúan siendo una herramienta útil, especialmente porque las tasas de infección por coronavirus en gran parte del país aún son elevadas.

Pero a medida que más personas se vacunen y las tasas de infección caigan aún más, tendremos que empezar a pensar en cuándo podemos aflojar las restricciones de las mascarillas para espacios interiores también.

De mascarillas y mandatos

Vale la pena recordar por qué se recomendaron las máscaras en primer lugar.

Fue para reducir en gran medida la cantidad de virus que un portador asintomático podría liberar al aire. Si bien también hay algo de protección para el usuario, especialmente con máscaras de alta filtración, la mayor parte del beneficio es para quienes lo rodean. Con brotes respiratorios anteriores, las personas realmente solo contagiaban cuando estaban enfermas. Eso facilitó la autoevaluación de los síntomas y que se quedaran en casa.

Con el covid-19, se estima que más de la mitad de la propagación proviene de personas con infecciones asintomáticas y presintomáticas que a menudo no saben que son portadoras del virus. La solución fue recomendar el uso de mascarillas ampliamente cuando la gente estaba en público.

Pero eso deja abierta la pregunta: ¿es todavía necesario usar mascarillas hoy en día, cuando aproximadamente el 57% de los adultos estadounidenses han recibido al menos una dosis de la vacuna y aproximadamente el 43% están completamente vacunados y las infecciones naturales han creado inmunidad en millones más?

Los CDC actualizaron su guía de mascarillas para exteriores para personas completamente vacunadas en un contexto de disminución de los casos de coronavirus y de número creciente de estadounidenses vacunados. Esto es lo que significan para usted: si está completamente vacunado, ahora puede quitarse la mascarilla entre amigos de varios hogares durante pequeñas reuniones al aire libre o cuando coma afuera. Las personas no vacunadas aún deben usar una máscara en ese tipo de reuniones.

Los CDC advierten que tanto las personas vacunadas como las no vacunadas todavía usan máscaras durante eventos al aire libre repletos de gente, como conciertos, desfiles y eventos deportivos. Y se aplica la misma guía para todos los espacios públicos interiores.

Cuando hablo con expertos de los CDC, dan dos razones principales para justificar esa guía cautelosa continua. Debido a que la transmisión viral sigue siendo alta en aproximadamente el 35% de los condados de este país, hogar de casi el 42% de la población, a los funcionarios les preocupa que, estadísticamente, las grandes concentraciones sigan siendo lugares donde pueden ocurrir eventos de propagación. Las vacunas no confieren una protección del 100% y se han documentado los llamados casos de avance.

Otro problema es que la mayoría de los entornos no requieren prueba de vacunación. Por lo tanto, hasta que se establezcan sistemas para identificar a las personas con inmunidad natural o adquirida por vacuna, o hasta que se haya vacunado una cantidad suficiente del país, es probable que los CDC continúen recomendando el uso de mascarillas en espacios interiores.

¿Cuánto dura el efecto de la vacuna contra covid-19 luego de la segunda dosis? El Dr. Huerta responde

La pieza del rompecabezas de la vacuna

Los ensayos clínicos originales de las tres vacunas para recibir la autorización de uso de emergencia por parte de la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE.UU. (FDA) demostraron que son muy efectivas para prevenir que las personas desarrollen y mueran a causa del covid-19 sintomático.

Lo que inicialmente no se sabe: qué tan buenas son las vacunas para prevenir enfermedades asintomáticas y la transmisión del virus. En otras palabras, ¿podría una persona vacunada aún infectarse (pero no saberlo) y transmitir el virus a alguien que aún no se haya vacunado? Nuevamente, esa es una de las principales razones por las que se nos pide que sigamos usando mascarillas.

Pero la evidencia está comenzando a aparecer mostrando que estas vacunas, especialmente las de Pfizer/BioNTech y Moderna, son muy efectivas no solo para reducir la infección asintomática sino también para reducir la carga viral si una persona vacunada se infecta. Por ejemplo, estudios del mundo real publicados recientemente sobre la vacuna Pfizer / BioNTech sugieren que redujo la infección asintomática hasta en un 92%.

Las variantes pueden complicar todo esto, pero hasta ahora, las vacunas también parecen proteger contra enfermedades graves.

Aquí está el punto crítico: la posibilidad de ser un portador silencioso vacunado es cada vez menor. No es cero, pero es bastante bajo. Entonces, ¿cuánto deberíamos seguir preocupándonos? ¿Y cuál será el umbral cuando finalmente podamos, colectivamente, dar un suspiro de alivio sin mascarilla?

No usar mascarilla en el interior vs. no usarla al exterior

Si bien no es fácil, existen formas objetivas de resolver esto. Para empezar, puedes preguntarte: ¿cuál es la probabilidad de que respire el aire de otra persona y que el aire contenga suficiente virus para que yo me infecte?

Uno de los factores más importantes es el medio ambiente. ¿En qué parte está? Si estás al aire libre, la probabilidad de que respires el aire de otra persona con suficiente virus para contagiarte una infección es muy pequeña.

Según una revisión reciente de cinco estudios internacionales, se calculó que las probabilidades de transmisión en interiores eran casi 19 veces mayores que en exteriores, y que menos del 10% de las infecciones por coronavirus ocurrieron al aire libre. Eso no quiere decir que sea imposible, pero es mucho menos probable.

Y a medida que más personas se vacunan, esa probabilidad disminuye aún más. Por todas esas razones, realmente no parece necesario seguir usando una máscara al aire libre, excepto en situaciones de hacinamiento en las que estarás al lado de las mismas personas durante un largo período de tiempo. Eso aumenta la probabilidad de que respires su aire. Si hay mucho virus circulando en la comunidad, la probabilidad de que el aire inhalado tenga virus es mayor.

¿Y qué pasa en espacios interiores?

Actualmente, los CDC recomiendan el uso de máscaras y el distanciamiento físico cuando personas se encuentran en espacios cerrados con otras no viven en el mismo hogar. Pero las recomendaciones provisionales para las personas completamente vacunadas ahora aconsejan que puedan visitar espacios interiores y sin máscaras con otras personas completamente vacunadas y con personas no vacunadas de un solo hogar que tienen un riesgo bajo de contraer covid-19 grave.

Los CDC han dicho que continuarán actualizando las pautas a medida que evolucione la situación en el país, aunque un funcionario de la agencia le dijo a CNN en un correo electrónico el martes que no tenían conocimiento de ningún plan actualizado.

En mis conversaciones con altos funcionarios de los CDC, a menudo pregunto no solo sobre las recomendaciones, sino también sobre cómo funcionan y reflexionan sobre estas recomendaciones. Lo que me resulta cada vez más claro es que las recomendaciones de uso de mascarillas en interiores probablemente estarán entre las últimas medidas de salud pública que la agencia relajará.

Fauci dice que tal vez sea el momento de flexibilizar la obligación de usar mascarillas en interiores

Déjame explicarlo. Recuerda que las recomendaciones de salud pública equilibran fundamentalmente el riesgo y la recompensa. En este caso, ¿cuánto sacrificio se le pide al individuo, en comparación con el beneficio potencial?

Con el uso de mascarillas en interiores, los funcionarios de los CDC me han dicho que creen que es fácil usar una mascarilla (no es un gran sacrificio) y las recompensas de salud pública siguen siendo bastante altas, dada la cantidad de propagación viral persistente.

Esa no es la forma en que todas las organizaciones parecen ver la propuesta de riesgo-recompensa. A partir del lunes, la Bolsa de Valores de Nueva York permitirá que las personas completamente vacunadas en el piso de negociación se quiten la mascarilla cuando estén distanciadas, según un memorando interno obtenido por CNN.

Será una forma provocativa de hacer las cosas, y muchos en la comunidad de salud pública la encontrarán irresponsable. ¿Cómo se asegurarán de que las personas tengan inmunidad? ¿Habrá una ventilación adecuada? ¿Y no es un piso de negociación un entorno muy concurrido para tratar de mantener la distancia física?

Linsey Marr, profesora y experta en la transmisión aérea de virus en Virginia Tech, le dijo a CNN en un correo electrónico que no está especialmente preocupada por las acciones de la NYSE.

«Si todos en la sala están vacunados, no creo que sea necesario tomar ninguna precaución. Si hay personas no vacunadas presentes, entonces todo se reduce a la propia tolerancia al riesgo de la persona vacunada. Sabemos que las vacunas son muy buenas, que protegen contra enfermedad grave y muerte, pero sí se producen infecciones irruptivas», dijo Marr, y señaló que, a partir de las fotos que ha visto, los techos altos ayudan a diluir el aliento exhalado y reducen el riesgo de transmisión.

Agregó que una buena ventilación y filtración, evitar las partes abarrotadas del piso y evitar a las personas que gritan reducirá aún más el riesgo, si es que eso es posible en el piso de la sala de operaciones.

En un artículo de The Washington Post, Joseph G. Allen, profesor asociado y director del programa Healthy Buildings de la Escuela de Salud Pública TH Chan de la Universidad de Harvard, lo expresó sin rodeos: la ciencia médica nos dice que no es necesario usar una mascarilla en interiores si está vacunado.

«El riesgo para usted y los demás es bajo», escribió.

«Las ciencias sociales nos dicen algo diferente. En esta fase intermedia, a medida que aumentan las vacunas y disminuyen los casos, lo correcto es usar máscaras en el interior de espacios públicos hasta que todos los adultos hayan tenido una oportunidad justa y equitativa de vacunarse, probablemente alrededor del 1 de junio. Se necesitan alrededor de 30 días para que las personas estén completamente vacunadas y para que se active la protección total. Eso significa que es razonable esperar que podamos deshacernos de los mandatos de mascarillas en interiores para el 4 de julio, Día de la Independencia. Parece razonable».

Nuestros cerebros han sido entrenados

A medida que avanzamos hacia la siguiente fase de la pandemia, habrá un subconjunto de personas que todavía se sentirán incómodas al quitarse las máscaras. Tomemos a mis padres, por ejemplo. Estuve haciendo un FaceTime con ellos durante el fin de semana y vi que tenían sus máscaras puestas mientras salían a caminar. Les dije que realmente no necesitan usarlas y mi mamá respondió que solo están tratando de tener cuidado porque a pesar de que estaban vacunados, podría haber personas no vacunadas alrededor.

Quizá su tolerancia al riesgo es menor. Pero la neurociencia probablemente añadiría otra razón. Después de un año de usar máscaras, nuestro cerebro simplemente ha sido entrenado para hacerlo. Se ha convertido en un hábito.

Cada vez que participamos en nuevos comportamientos regulares, como el uso de máscaras, nuestros cerebros realmente cambian: se reconectan ligeramente para adaptarse a esa nueva experiencia. Específicamente, esa experiencia provoca la formación de nuevas dendritas, que son segmentos de células cerebrales que reciben impulsos eléctricos. Con el comportamiento y el aprendizaje repetidos, las dendritas existentes se fortalecen, hacen más conexiones que luego se convierten en el patrón normal de transmisión en nuestro cerebro. Se llama neuroplasticidad.

Durante más de un año, hemos estado participando en comportamientos regulares relacionados con la pandemia, como usar mascarillas, saludar con los codos y lavarnos las manos con mayor frecuencia, y debido a esto, hemos reconfigurado nuestros cerebros, afianzando estos hábitos. Este proceso puede fortalecerse aún más en los niños. Observo cómo mis tres hijas agarran una mascarilla por reflejo cada vez que salen por la puerta.

Peruanos viajan a EE.UU. para vacunarse contra el covid-19 ante lentitud de vacunación en su país

Y mucho de eso es bueno: un mayor comportamiento de salud pública probablemente nos protegerá mejor contra otros patógenos, como la gripe. Sin embargo, ese recableado también puede dificultar el cambio de hábitos nuevamente a medida que se alivian las restricciones por covid-19.

La ciencia nos dice que podemos andar sin máscara con más frecuencia y volver a vernos la cara por primera vez en más de un año. Para algunos de nosotros, sin embargo, puede que nuestros cerebros tarden un poco más en ponerse al día, lo que también está bien, porque en verdad, no hay un mandato, ni una guía de los CDC, que nos diga que no debemos usar mascarilla.

Andrea Kane de CNN Health contribuyó a este informe.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up